Mises Wire

Esperen más destrucción de monedas y economías débiles en 2024

Los mercados cerraron 2023 con la mayor subida de la renta variable, la renta fija, el oro y las criptomonedas en años. El nivel de complacencia fue evidente, registrándose un nivel de «avaricia extrema» en el Índice de Avaricia y Miedo.

2023 también fue un año increíblemente malo para las materias primas, en particular el petróleo y el gas natural, algo que muy pocos habrían pronosticado en medio de dos guerras con relevante impacto geopolítico y significativos recortes de suministro de la OPEP+. También fue un mal año para la renta variable china, a pesar de un crecimiento económico más lento de lo previsto, pero sólido, y de unos beneficios robustos en los grandes componentes del índice Hang Seng.

Los mercados subieron debido a una combinación de expectativas optimistas de inflación y agresivos recortes de tipos por parte de los bancos centrales. La pregunta ahora es, ¿qué podemos esperar en 2024?

El año de la desinflación sólo puede venir de una recesión. Las expectativas del mercado de una reducción masiva de la inflación no pueden venir de lo que los economistas llaman un aterrizaje suave. La razón por la que no hemos visto una recesión en 2023 es porque la masa monetaria mundial no cayó por debajo de 103 billones de dólares y terminó casi en el nivel récord de 107 billones, según Citi. Además, los gobiernos de los países desarrollados han seguido gastando como si la inflación y las subidas de tipos no existieran. La política fiscal ha sido excesivamente agresiva, mientras que la monetaria ha sido restrictiva. Por ello, la caída de los agregados monetarios y el impacto de las subidas de tipos han recaído sobre los hombros del sector privado.

La inflación disminuyó en consonancia con los agregados monetarios, pero aún no hemos visto el verdadero impacto en la economía debido al efecto retardado. Es probable que veamos el impacto a gran escala de la contracción monetaria de 2023 en 2024. Si la economía se debilita y la demanda agregada del sector privado se desploma, la inflación disminuirá como era de esperar. Sin embargo, es casi imposible que se produzca el tipo de economía de Ricitos de Oro —que predicen muchos inversores— y se alcance una inflación del 2%.

Las bajadas de tipos de los bancos centrales sólo se producirán cuando la economía esté muy débil. Los bancos centrales nunca actúan de forma preventiva. Si acaban recortando los tipos en 150 puntos básicos, será porque la desaceleración de la economía es grave. No podemos apostar ni por una cosa ni por la otra. Si uno cree en un aterrizaje suave, no debería esperar seis recortes de tipos. Por el contrario, si cree que los bancos centrales recortarán los tipos cinco o seis veces, debería preparar su cartera para un aterrizaje duro, uno terriblemente malo, de hecho.

Las materias primas pueden rebotar a medida que el riesgo geopolítico cree un suelo y repunte la demanda marginal de China. Los mercados han ignorado la fortaleza de la economía china, que crecerá al menos un 4,5% en 2023, porque el mercado bursátil no se ha comportado. Sin embargo, una economía que crece a este ritmo a pesar de los inmensos retos del sector inmobiliario no debería ser ignorada. Es probable que la demanda marginal de materias primas energéticas repunte justo cuando el riesgo geopolítico mantenga un suelo en el precio, lo que provocará un rebote en el complejo de materias primas gracias a la demanda marginal de China y al rápido crecimiento de la India. Como una mayor parte de la moneda de nueva creación se destina a activos relativamente escasos, una política monetaria más laxa también puede apoyar esta recuperación de las materias primas

América Latina y Europa seguirán decepcionando, mientras que Asia lidera el crecimiento. Debido a las expectativas de que lo peor ya ha pasado y a un relativo rebote del euro frente al dólar de EEUU, los mercados han comprado acciones y bonos europeos. Lo mismo está ocurriendo con los activos de riesgo de Amperic Latina. Sin embargo, los problemas son más profundos y complejos. Puede que el euro rebote, pero su posición como moneda de reserva mundial se está debilitando frente al dólar de EEUU y frente a contendientes al alza como el yuan. La falta de crecimiento de Europa no se debe a factores exógenos, sino que, como en la mayor parte de América Latina, es autoinfligida. La zona euro terminó 2023 en recesión a pesar de los bajos precios de las materias primas y del Fondo de la UE para la próxima generación. El problema en la zona euro y en la mayoría de los países latinoamericanos es la constante aplicación de políticas que perjudican el crecimiento e hinchan a los gobiernos. Para deshacer la pesadilla que ha creado el intervencionismo colectivista, Argentina pasará probablemente por un año de desintoxicación.

Debido a la destrucción monetaria que han implantado los bancos centrales, es posible que los mercados de renta variable sigan comportándose satisfactoriamente, pero es probable que aumente la volatilidad a medida que el optimismo del mercado choque con la realidad económica. Aunque 2024 probablemente no será el año de las monedas digitales de los bancos centrales, están en proyecto, y esto significa aún más envilecimiento monetario. En este entorno, Bitcoin y el oro pueden seguir apoyando la lucha contra la destrucción del poder adquisitivo de las divisas. No podemos ignorar la alta volatilidad y el riesgo del bitcoin, pero no podemos olvidar que ha empezado a separarse de otras criptomonedas para ser una clase de activos propia.

A medida que los bancos centrales preparan el camino para las monedas digitales, que son lo más parecido a la vigilancia disfrazada de dinero, las reservas de valor son más necesarias que nunca. Es probable que el oro sea un buen activo descorrelacionado que proteja frente al envilecimiento de los bonos soberanos y las divisas nacionales.

Es probable que 2024 sea un año de desaceleración significativa en las principales economías, teniendo en cuenta las tendencias actuales del sector privado, y un año de aumento de la deuda pública, que los gobiernos intentarán disimular con la destrucción del poder adquisitivo de la moneda. En ese escenario, apostar por el rápido final del estallido inflacionista puede ser prematuro. Si la inflación disminuye como se prevé, será como consecuencia del deterioro de la economía y del gasto excesivo del gobierno. Si la deuda y el déficit gubernamentales siguen aumentando, la inflación puede sorprender por el lado negativo. En cualquier caso, la clave en 2024 será esperar más destrucción de divisas.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows