Mises Wire

El impuesto al patrimonio de Biden es un caballo de Troya que requiere múltiples manipulaciones

Aunque nadie espera que los políticos sean honestos, una de las mayores mentiras que provienen del presidente Joe Biden, de los miembros de su partido y de quienes se hacen eco de sus mensajes es que «los ricos pagan menos impuestos que tú.» Esta afirmación artificiosa está diseñada para avivar las emociones a expensas de los hechos con el fin de llevar a la opinión popular a apoyar un impuesto sobre la riqueza a pesar de su inconstitucionalidad y falta de apoyo cuando fue propuesto por primera vez en 2020 por Elizabeth Warren, que fue derrotada decisivamente durante las primarias demócratas de ese año.

Manipulación 1: Mentir por omisión

«Los ricos pagan menos impuestos que usted» crea la imagen de un director general de Wall Street pagando menos dólares reales al año que un gerente de McDonald's. Pero cuando los autores de artículos y los políticos hacen esta afirmación y presentan las pruebas que la respaldan, resulta que se refieren más bien a los tipos impositivos.

Las plusvalías se gravan a un tipo inferior al de los ingresos. En la actualidad, el tipo impositivo más alto del impuesto sobre la renta es el 37%, mientras que las plusvalías tributan como máximo al 20%, ya que las plusvalías a largo plazo (mantenidas durante más de un año) se gravan menos que los ingresos. Las plusvalías se obtienen de activos como rentas vitalicias, acciones y bienes inmuebles, y sólo se pagan cuando la inversión se realiza y se cobra en efectivo.

Por ejemplo, si pagó 100.000 dólares por un terreno y lo vendió dos años después por 200.000 dólares, pagaría un 20% de impuestos sobre los 100.000 dólares adicionales que ganó con la venta. Y hay que tener en cuenta que, para la mayoría de los americanos, la inversión inicial de 100.000 dólares habría procedido de ahorros acumulados después de pagar el impuesto sobre la renta.

Un argumento que se puede escuchar es que Warren Buffet solo paga un tipo impositivo del 20% porque su dinero procede de plusvalías mientras que su secretaria paga un tipo impositivo del 37% (tendría que ganar más de 400.000 dólares al año para que eso ocurriera), por lo que paga más impuestos que él. En 2011, Warren Buffet declaró al Congreso que ganó 62,1 millones de dólares en 2010. El 20% de esa cifra son 12.420.000 dólares, mientras que el 37% de 400.000 dólares son 148.000 dólares. Por cantidad en dólares, la factura fiscal anual de Warren Buffet es mayor que la de su hipotética secretaria.

Manipulación 2: Confundir ganancias no realizadas con ingresos

En cuanto a la propuesta del Presidente Biden de un impuesto mínimo sobre la renta de los multimillonarios, el sitio web de la Casa Blanca lamenta que el actual código fiscal premie la riqueza en lugar del trabajo porque los trabajadores pagan impuestos sobre el dinero que ganan (realizan) mientras que los inversores no pagan impuestos sobre sus inversiones a medida que aumentan de valor hasta que se realizan (cobran), y por eso quieren que los ultra ricos paguen más dinero anualmente al gobierno en nombre de la justicia. Afirman que esto es necesario porque «los multimillonarios pagan el 8% del total de sus ingresos realizados y no realizados en impuestos, mientras que un profesor o un bombero podrían pagar más del doble». Esa afirmación es manipuladora porque contiene una mentira técnica.

En nuestro sistema fiscal actual, sólo pagamos impuestos sobre los ingresos cuando se realizan. Nadie paga un impuesto sobre los ingresos no realizados porque eso sería un impuesto al patrimonio, que es inconstitucional. Esa afirmación, que procede directamente de la página web de la Casa Blanca, utiliza la táctica de decir una mentira tantas veces que acabe siendo aceptada como verdad.

Los impuestos sobre el patrimonio plantean muchos problemas. Ignorando los problemas morales, uno de los mayores obstáculos logísticos es que se trata de un impuesto sobre plusvalías latentes, cuyo valor puede fluctuar y ser subjetivo. Usted podría haber comprado acciones de Disney por 100 dólares por acción en 2020, haberlas hecho valer 200 dólares por acción en 2021, y luego haberlas visto caer a menos de 90 dólares por acción en 2022. Con un sistema de impuesto al patrimonio, habrías pagado impuestos por una ganancia que nunca disfrutaste y luego habrías experimentado una pérdida por la que probablemente no te devolverían nada. Con nuestro sistema actual, no tienes una ganancia o pérdida real hasta que vendes.

Manipulación 3: Los ricos no pagan lo que les corresponde

Una afirmación diseñada para exaltar las emociones de las masas es que los ricos no pagan los impuestos que les corresponden. Sin embargo, nadie que haga esta afirmación está dispuesto a ofrecer un porcentaje o una cantidad en dólares, por no hablar de una definición, de lo que es «justo». Pero al revisar los datos del impuesto sobre la renta, resulta obvio que la mitad de los contribuyentes de EEUU están subvencionando a la otra mitad al pagar la inmensa mayoría de los ingresos fiscales. Esa mitad es la de arriba, y pagó el 97,7% de los ingresos federales en 2020.

El villano 1% de los que más ganan pagó más que el 90% de los que menos ganan, con 723.000 millones de dólares frente a 450.000 millones. Más del 60% de todos los ingresos proceden del 10% de los que más ganan. Definitivamente hay un gran porcentaje de americanos que no pagan lo que les corresponde, pero la realidad va totalmente en contra de la opinión popular.

Los impuestos al patrimonio destruyen la libertad

El objetivo de esta manipulación es convencer a la opinión pública de que apoye el impuesto al patrimonio. Se nos dice que un impuesto sobre la riqueza sería maravilloso porque sólo lo pagarían los súper ricos mientras que el resto de nosotros disfrutaríamos de los beneficios sin riesgo alguno. Sin embargo, un impuesto sobre la riqueza violaría el principio de propiedad privada. Si la propiedad privada se considera un recurso público en el que las necesidades de muchos superan a las de unos pocos, entonces los agentes políticos podrían utilizarla como arma contra su oposición e iniciar un camino hacia la tiranía.

Los impuestos sobre la renta también fueron lanzados y comprados por el público porque se les dijo que sólo los superricos los pagarían. La experiencia nos ha demostrado lo contrario. Del mismo modo, si un concepto increíblemente radical como el impuesto al patrimonio es realmente necesario porque la reducción del déficit se ha convertido en una prioridad para quienes lo han incrementado de forma constante año tras año, entonces la alternativa más rápida y eficaz para cumplir este objetivo sería recortar el gasto.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute