Mises Wire

Cómo los hospitales totalmente privados, sin seguro, ayudan al hombre común

¿Cómo se puede tomar una decisión económica cuando el precio de un bien no es evidente? Para cualquier partidario de la escuela austriaca, esto es, por supuesto, imposible. No hay manera de decidir si se compra algo si la única forma de saber el precio es después de comprometerse. Por ejemplo, ¿quién llenaría su coche sólo para ver cuál es el precio al final? Nadie. En ningún aspecto de la vida tendría esto sentido, y sin embargo es la norma en el sistema sanitario americano.

Esta es la situación en la que me encontraba. Necesitaba una intervención quirúrgica menor en régimen ambulatorio y trataba de sopesar mis opciones, pero esto era imposible sin conocer el precio de la operación. Si tuviera alguna idea, al menos podría calcular cuánto tendría que ahorrar. En ningún centro cercano se ofrecían precios para alguien sin seguro.

Bien, podía seguir adelante y contratar un seguro médico a través de mi empresa. Pero el precio seguía sin estar claro. Sabía lo que pagaría anualmente por el seguro (unos 3.000 dólares), conocía mi franquicia (unos 2.000 dólares) y sabía el porcentaje del coste de la intervención que cubriría el seguro (el 80%). No sabía el importe de la intervención. Al menos podía buscar precios medios en Internet y hacer una estimación. El abanico era ridículamente amplio, pero en el mejor de los casos se trataba de una operación de 4.000 dólares, así que, en resumen, el mejor de los casos era de 5.800 dólares, y yo dejaría el seguro al cabo de un año. Necesitaba la operación, pero no estaba en condiciones de considerar el rango de 5.800 dólares y más. Tendría que esperar.

 En junio de 2021, el Instituto Mises celebró la Cumbre de Libertad Médica en Salem, New Hampshire, y uno de los ponentes fue el Dr. G. Keith Smith, del Centro de Cirugía de Oklahoma, una institución que es verdaderamente de libre mercado y no recibe dinero del gobierno federal. Habló de los éxitos de su negocio y del sencillo modelo que él y el Dr. Steve Lantier establecieron en 1997. Smith describe su primera experiencia como paciente de la siguiente manera:

La primera semana que abrimos, recibimos una llamada de una paciente que tenía una masa mamaria que quería extirpar, y quería saber cuánto le cobraríamos, ya que no tenía seguro. Esta era la llamada que todos esperábamos, la razón por la que habíamos abierto, y sin embargo no tenía ni idea de cómo responder a su pregunta. La puse en espera y llamé a nuestro cirujano general y le pregunté cuánto quería por sus honorarios. No tenía ni idea. Le dije que eligiera una tarifa o, como un profesor de Harvard, yo elegiría una por él. Dijo que 500 dólares. Me pareció muy razonable, así que le colgué antes de que tuviera la oportunidad de reconsiderarlo. Como anestesista, básicamente facturo por mi tiempo y sabía que esta cirugía duraría veinte o treinta minutos. Los suministros del centro eran mínimos. Estaba a punto de retirarla de la espera cuando me di cuenta de que querría saber si tenía cáncer. Llamé a un amigo patólogo y le pregunté cuánto quería por examinar la muestra. No tenía ni idea. Le presioné para que me respondiera. Veintiocho dólares por la patología. Informé al paciente de que nuestro precio era de 1.900 dólares. «¿Por qué?», preguntó. «Por todo», dije. Ella dijo: «Es curioso. El hospital que está al final de la calle quería 19.000 dólares sólo por la tarifa de la instalación». Supe que íbamos por buen camino cuando, después de contar el caso y el coste de los suministros, habíamos obtenido beneficios. Si las tasas de patología que se aplican al examen de las masas mamarias no hubieran aumentado, nuestro precio sería el mismo ahora que en 1997, pero por desgracia ahora es de 2.365 dólares. Sólo otras tres tarifas han aumentado desde que empezamos a cotizarlas por teléfono en 1997.

En resumen, Smith preguntó a sus colegas cuál sería el precio justo para ellos, eliminó a todos los intermediarios y todos ganaron: los médicos se beneficiaron y el paciente se ahorró una pequeña fortuna. Todos salieron ganando, como es habitual en los intercambios reales del libre mercado.

Más tarde contó la historia de un hombre de Georgia al que le habían cotizado 40.000 dólares por su cirugía en casa. El Centro de Cirugía de Oklahoma le ofreció 4.000 dólares. Molesto por haber perdido ya un paciente, el cirujano de la ciudad natal del hombre decidió igualar el precio. El paciente le dijo al Dr. Smith que el Centro de Cirugía de Oklahoma «le había ahorrado 36.000 dólares y... ni siquiera había realizado su cirugía».

Por supuesto, tenía curiosidad por conocer su respuesta a mi propio problema, así que fui a su sitio web. Era sencillo: 3060 dólares de su bolsillo para todo. Me puse en contacto con el centro y me pusieron en contacto con la oficina del cirujano para fijar la fecha. Como venía de fuera de la ciudad, me programaron una consulta el lunes por la mañana y la cirugía por la tarde, sin necesidad de repetir las visitas.

Aprecié su estimación de precios, pero esperaba que cambiara. Claro, la gente que puso en marcha el lugar era libre de mercado, pero en la asistencia sanitaria el precio es siempre una estimación imprecisa. Me equivoqué. Se acercaba la fecha, llamé para pagar y seguía siendo exactamente 3.060 dólares. Mi mujer y yo nos pusimos en camino hacia Oklahoma City, y todo fue como la seda, sin retrasos ni incertidumbres.

La gente como yo, y los que tienen problemas médicos más graves, acuden al Centro de Cirugía de Oklahoma desde toda América y Canadá para experimentar la libertad económica y médica. El coste del viaje palidece en comparación con los miles o decenas de miles que se ahorran acudiendo a una institución médica de mercado libre. Su modelo de atención médica supera fácilmente el creado por las compañías de seguros amiguistas y los centros sanitarios corruptos gestionados por el gobierno. Los doctores Smith y Lantier son pioneros, héroes y campeones de la libertad. Están luchando activamente contra el gobierno aquí y en Canadá, y hasta ahora han ganado. Sólo podemos esperar que su éxito continúe. Estoy orgulloso de haber participado en sus esfuerzos al menos una vez. Con suerte, no necesitaré ninguna otra cirugía, pero si lo hago, el Centro de Cirugía de Oklahoma es el único que consideraría.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows