Mises Wire

Biden está ofreciendo una oportunidad para un nuevo «acercamiento a los deplorables»

Eran otros tiempos cuando el apoyo a Israel era un consenso uniforme en la derecha. A mediados de los 2010, cuando muchos liberales e izquierdistas estaban siendo «rojo-pildorados», parte de convertirse en un derechista incluía defender a Israel contra la incoherente alianza despertada entre la izquierda y los musulmanes. Sólo los Republicanos defenderían un bastión de libertad y democracia en un lugar donde la autocracia es la norma, según puntos de venta conservadores de la «píldora roja» como PragerU y la Young America's Foundation.

Como muchos exizquierdistas se convirtieron a la derecha en aquella época, la mezcla de la oposición y la censura experimentada significó que, en un momento dado, el movimiento se escindiría en muchas facciones enfrentadas. Nadie previó que la mezcla de un puñado de neoconservadores, libertarios, tradicionalistas y autoproclamados «liberales clásicos» se disgregaría. Cuando las grandes tecnológicas y la Sección 230 se convirtieron en la noticia del día, las implicaciones fueron mayores que el mero papel del gobierno en la economía.

Pronto emergió la sustancia bajo la superficie del paleoconservadurismo. Aunque el desacuerdo entre facciones de la derecha política se hizo más intenso en torno a la política exterior, todas las facciones (excepto los neoconservadores) estaban en contra de la financiación de Ucrania y cultivaron lazos con izquierdistas antiguerra como Glenn Greenwald y Matt Taibbi hasta el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre. Aunque la incredulidad en el actual sistema de gobierno ha sido un punto con las creencias de la derecha o al menos parte de la retórica, nunca fue hasta este punto. Después de las grandes tecnológicas, Ucrania, el covid-19, el 6 de enero y ahora Israel, los derechistas están más cansados del establishment que nunca.

Indignados porque el dinero de sus contribuyentes se utiliza para financiar el adoctrinamiento de los woke en casa y las guerras en el extranjero, muchos se están volviendo extremadamente recelosos del gobierno. La devoción al Partido Republicano como línea de defensa ha disminuido, ya que el Partido Republicano prefiere mantener a personas dispuestas a sacrificar el conservadurismo por más guerras. Mientras que la izquierda nunca se enfrentará a la rendición de cuentas por casi nada, la difusión de la teoría racial crítica, la luz de gas constante, y la extralimitación absurda del gobierno no ha terminado, sino que ha empeorado. Hoy en día, no es raro escuchar argumentos de partes de la derecha que antes eran tachados de «antiamericanos» sólo unas décadas antes. Algunos miembros de la derecha han calificado la política exterior americana de «imperialista», y muchos odian al gobierno federal.

Para ellos, Joe Biden simboliza todo lo podrido del statu quo actual: un político oportunista, mentiroso e intrusivo que se enriquece a costa de los contribuyentes. Otros siguen la línea de que Biden es un oportunista de doble cara que busca impulsar un mayor control gubernamental o simplemente un títere del establishment para tal fin. Hace dos años, fuiste expulsado del ejército por no aceptar la vacuna. Hoy en día, puedes impugnar la baja. Hace dos años (otra vez), el ejército lanzó anuncios de reclutamiento woke, alienando a patriotas predominantemente conservadores. Ahora, el Ejército está lanzando anuncios con un elenco de hombres casi todos blancos, sin ninguno de los elementos izquierdistas.

Noticia de última hora: el daño no puede deshacerse complaciendo a la gente cuando la sustancia sigue siendo la misma. Por mucho que se convenza a la gente, la reputación de la administración actual no mejorará si nombra a simpatizantes soviéticos, aplica una formación de extrema izquierda sobre diversidad, equidad e inclusión, da un trato preferente a los alborotadores de extrema izquierda y falsifica datos económicos (y aparentemente sobre delincuencia). La confianza institucional no puede reconstruirse haciendo que la institución se parezca más a China. Al avanzar en el control de segmentos políticamente sensibles de la economía y la sociedad, como la inteligencia artificial, la justicia penal y las comunicaciones en línea, al tiempo que continúa avanzando en el control gubernamental de temas tradicionales (armas y automóviles), esta administración está erosionando la propia confianza en el gobierno que desea defender.

Sin embargo, no se trata en absoluto de la típica reacción de la derecha de los tiempos de Barack Obama. Ya no es sólo ladrar y no morder, como se ha visto con Seguridad Social y Medicare. Aunque estas cuestiones no se resolverán pronto, contra la impopularidad de las guerras, asuntos como la inmigración y la posesión de armas han visto un cambio notable en la reacción. Hay una batalla en curso entre Texas y DC en la frontera entre los Estados Unidos y México, donde DC ha estado tratando de destruir las vallas temporales erigidas por Texas. En otros lugares, varios estados Republicanos han anulado leyes federales sobre armas.

La única respuesta de Biden y del Beltway ha sido redoblar la regulación de su camino hacia un mundo feliz progresista. Aunque muchos en la derecha claman por el mismo poder federal para regular su camino hacia un mundo feliz «conservador», la probabilidad de una toma del poder por la derecha es esencialmente cero. Los Demócratas y la Extrema Izquierda conseguirán lo que quieren en casa, los neoconservadores transigirán con ellos sólo para mantener una política exterior intervencionista, y algunos conservadores prefieren ampliar los poderes del gobierno (inadvertidamente para la misma Extrema Izquierda).

Y lo que es más importante, ¿qué ocurrirá cuando Donald Trump esté fuera de la arena política? A pesar de ser el arquitecto de los programas de vacunación y de los encierros durante el covid-19, de transigir con la clase dirigente sobre Afganistán y de imprimir dinero durante la pandemia, muchos seguirán apostando por él en 2024. Después de Trump, puede que no haya nadie que pueda ocupar su lugar. Sin embargo, los negocios no serán como de costumbre, lo que significa que no puede allanar el camino para otro George W. Bush.

Sin duda, la idea de la secesión no será aceptable. Sin embargo, las posibilidades de llegar a los conservadores y convencerles sobre el enfoque correcto de la política exterior, la economía y la sociedad son mayores que nunca. Cada vez son más los que cuestionan la eficacia del antiguo statu quo y la «alternativa» que ofrecen las organizaciones originales de la «píldora roja». Cuando muchas de estas organizaciones de la «píldora roja» están ocupadas vitoreando una mayor implicación en Israel, nadie acude a la conferencia de los escépticos de la guerra para señalar su alineamiento con la extrema izquierda en cuanto a la profundidad y la intrusión que debe tener el gobierno.

Algunos todavía dudan del libertarismo, considerándolo una narrativa vacua y transaccional sobre la naturaleza humana dispuesta a tolerar el consumo de drogas a pesar del peligro que supone para el consumidor y, lo que es más importante, para la sociedad. No hay una «renuncia colectiva» a ciertos derechos —para citar al añorado Roger Scruton que ponga en peligro el tejido social a través de vicios como la prostitución. Sin embargo, quienes dudan olvidan que las carreteras son un bien de propiedad «colectiva». Frente al progresismo rastrero de DC y Sacramento, a los conservadores les conviene abogar por la privatización (o, al menos, por la descentralización).

Después de todo, el libertarismo no se limita a las interacciones transaccionales, ya que las asociaciones voluntarias incluyen actividades no comerciales. Cuando el gobierno grava a la gente con el 40% de sus ingresos —combinado con una letanía de otros impuestos y la inflación— sólo para repartir un cheque masticado cuando te jubilas, ¿por qué redoblar los esfuerzos por un gobierno más «científico» (para usar el lenguaje de los socialistas)? ¿Por qué seguir el camino de la inclusión represiva donde un californiano tiene voz y voto sobre cómo vives? Podemos arreglar las iglesias impidiendo que sigan el camino del «Kool-Aid», pero arreglar el gobierno federal es una ficción utópica.

Si el profesor adjunto del Instituto Cato Corey DeAngelis puede evangelizar eficazmente a favor de las escuelas concertadas y dejar que los padres controlen el dinero de sus impuestos un poco mejor que si se les obliga a depositar una fe ilimitada en las escuelas públicas, entonces los libertarios también pueden dar un paso más. No podemos ganar a nivel federal, pero podemos ganar a nivel local, donde la influencia de California y DC es mínima.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows