Mises Wire

Home | Node | Lo que la economía es

Lo que la economía es

  • market

Tags The EntrepreneurAustrian Economics Overview

09/20/2022

La economía es un campo apasionante. La economía de antaño trataba de descubrir cómo funciona el mundo. Demostró, o incluso demostró, que existe un orden natural. Hay una estructura en el aparente caos. La economía tiene algo de vida propia: tiene una naturaleza. Esto significa no sólo que podemos estudiarla y conocer sus formas, sino también que no somos libres de manipularla a voluntad y no podemos hacer que funcione de la forma que prefiramos pero que no se ajuste a su naturaleza. Hay «leyes» por las que funciona la economía, y son inmutables. Durante los últimos tres siglos, la economía ha consistido en identificar, aprender y comprender esas leyes.

Para entender la economía es fundamental reconocer que se trata de acciones e interacciones humanas. De hecho, la economía son las personas que actúan e interactúan. Es poco o nada más. Tendemos a pensar en la economía en términos de recursos, máquinas, empresas y quizás puestos de trabajo. Pero esto es una simplificación engañosa. Son importantes, pero todos son medios para conseguir fines. La economía consiste en utilizar los medios para alcanzar los fines. Dicho de otro modo, es cómo actuamos para satisfacer nuestros deseos, para mejorar nuestra situación. En pocas palabras, la economía consiste en crear valor.

Nuestros medios son limitados, pero nuestros deseos no. Tenemos que pensar en cómo hacer lo máximo posible con lo poco que tenemos. Si elegimos perseguir un fin, no podemos utilizar los mismos medios para perseguir otros fines. En otras palabras, siempre hay una compensación. Cada elección que hacemos y cada acción que emprendemos significa que renunciamos a lo que no hemos elegido. O bien coges el coche para dar una vuelta o te quedas en casa. No puedes hacer las dos cosas a la vez. Puedes usar tu dinero para comprar una cosa o para comprar otra. O puedes guardar tu dinero para otro momento. Pero el mismo dinero no puede usarse tanto para comprar algo como para ahorrarlo. La elección de una cosa significa que no has elegido ni puedes elegir la otra. Al elegir una cosa en lugar de otra, al actuar, clasificamos el valor de las cosas para nosotros— economizamos. La economía es la economía de todos nosotros.

La economía

La economía es un orden no planificado. Es lo que surge cuando las personas se dedican a sus propios asuntos, cuando actuamos e interactuamos como nos parece.

El economista francés del siglo XIX Frédéric Bastiat lo plasmó en una pregunta: «¿Cómo se alimenta París?» Al vivir en una gran ciudad, los parisinos no producen alimentos, pero tienen abundante acceso a ellos. La cuestión importante es cómo se llega a esto. Al fin y al cabo, no existe un plan centralizado sobre los tipos y cantidades de alimentos que deben ofrecerse a los parisinos y cuándo. No hay nadie que diga a los agricultores cuándo y qué sembrar, qué tierra utilizar para cada cultivo, qué herramientas utilizar o desarrollar, o en qué ciudades, pueblos o plazas de mercado vender sus productos y a qué precios. Todo esto ocurre sin más. La economía es un sistema descentralizado y distribuido en el que todas las personas — agricultores y gente de la ciudad por igual— toman sus propios planes y decisiones. No se limitan a cumplir las órdenes de un mando central1.

El objetivo de la economía es comprender cómo funciona una economía, en todas sus formas, la naturaleza y el funcionamiento del proceso global de las personas que toman sus propias decisiones, actúan e interactúan como les parece. La economía carece de plan y planificador. Ni siquiera tiene un objetivo. Simplemente es.

Pero las personas tienen objetivos. Tienen necesidades y deseos que se esfuerzan por satisfacer utilizando diferentes medios. Algunas cosas las proporciona la naturaleza, pero la mayoría requieren que las personas hagan un esfuerzo para producirlas. Estos son los bienes y servicios que satisfacen los deseos que tenemos. La producción es el núcleo de la economía: se trata de proporcionar el mayor número posible de medios para satisfacer el mayor número posible de deseos altamente valorados.

El problema económico

La producción es un problema. No es simplemente una cuestión de cuántos recursos están disponibles. No existe una relación constante entre la entrada y la salida. Es cierto que a menudo más insumos pueden producir más productos. Pero con las innovaciones obtenemos más productos por cada insumo: aumentamos la productividad. Esto es aún más evidente cuando hablamos del valor de la producción y no sólo de la cantidad. El valor nunca es automático. Uno puede utilizar muchos recursos para producir algo que resulta ser bastante inútil. Si produzco un cuadro, el resultado esperado tendrá poco valor independientemente de mi esfuerzo o de la cantidad de pintura que utilice. El mismo lienzo y la misma pintura utilizados por Vincent van Gogh crearían algo de mucho más valor. Poner su firma en mi cuadro aumentaría su valor. Pero mi firma en su cuadro disminuiría su valor.

La única relación que existe entre las entradas y las salidas es que las entradas deben utilizarse para producir las salidas. No podemos crear algo de la nada.

El problema económico no es la producción en sí, sino la economización de la producción. Se trata de la cuestión que surge porque no tenemos más recursos de los que podemos encontrar usos. En otras palabras, los recursos son escasos. Así que nos corresponde averiguar cómo se pueden utilizar nuestros recursos para producir el mejor resultado posible (en términos de valor). Cada vez somos más hábiles en este sentido, sobre todo en los últimos siglos. Durante miles de años, avanzamos muy poco, pero de repente, con lo que se conoce como industrialización, nación tras nación empezó a salir de la pobreza gracias a los avances en la producción. El interés por la economía coincide con este desarrollo.

De ahí el título del influyente tratado de Adam Smith: Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. El título llama la atención sobre las dos dimensiones de la riqueza nacional (prosperidad) que siguen siendo el núcleo de la economía: la naturaleza de la riqueza y sus causas. La naturaleza de la riqueza se refiere a cómo debemos entenderla, qué la compone y cómo se relaciona la economía como sistema con la teoría del valor como satisfacción personal. Las causas de la riqueza se refieren a los orígenes y a los procesos particulares que dieron lugar a esta prosperidad. Si los entendemos correctamente, podemos sacar a la gente de la pobreza y crear una sociedad cada vez más próspera.

La economía, como estudio del funcionamiento de la economía, es por tanto también la ciencia de cómo se crea la prosperidad.

La economía como comprensión

Ser economista es ser un estudiante de la economía como un proceso continuo. Se trata de comprender su funcionamiento y su naturaleza. Se trata de averiguar la naturaleza y las causas de esos procesos, mecanismos y órdenes universales que identificamos como economía. A partir de esto aprendemos sobre la prosperidad y, lo que es más importante, cómo producir más de ella y asegurarse de que más personas se beneficien de ella.

Para comprender el funcionamiento de la economía, debemos ser humildes ante el hecho de que existe y tiene un orden— tiene una naturaleza. La tarea del economista no es predecir los detalles del futuro, sino descubrir los procesos subyacentes que producen los resultados económicos que podemos observar. En otras palabras, debemos desarrollar una lógica para entender los fenómenos y comportamientos económicos agregados: una teoría económica. La economía es un marco para pensar y razonar sobre la economía, para dar sentido a lo que ocurre. Una «intuición», por así decirlo.

De ello se deduce que el aprendizaje de la economía consiste fundamentalmente en adquirir conocimientos económicos para poder comprender mejor el mundo del que formamos parte. El mundo real, no el mundo inventado que encontramos en los modelos formalizados. Como dijo Ludwig von Mises, «La economía trata con el hombre real, débil y sujeto a errores como es, no con seres ideales, omniscientes y perfectos como sólo los dioses podrían ser». Sí, exactamente.


Este artículo es el capítulo 1 del nuevo libro de Bylund How to Think about the Economy: A Primer.

Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund, PhD, is a Senior Fellow of the Mises Institute and Associate Professor of Entrepreneurship and Johnny D. Pope Chair in the School of Entrepreneurship in the Spears School of Business at Oklahoma State University, and an Associate Fellow of the Ratio Institute in Stockholm. He has previously held faculty positions at Baylor University and the University of Missouri. Dr. Bylund has published research in top journals in both entrepreneurship and management as well as in both the Quarterly Journal of Austrian Economics and the Review of Austrian Economics. He is the author of three full-length books: How to Think about the Economy: A Primer, The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect our Everyday Lives, and The Problem of Production: A New Theory of the Firm. He has edited The Modern Guide to Austrian Economics and The Next Generation of Austrian Economics: Essays In Honor of Joseph T. Salerno. He has founded four business startups and writes a column for Entrepreneur magazine. For more information see PerBylund.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here