Mises Wire

Home | Node | Practicando la política como autodefensa

Practicando la política como autodefensa

  • defense

Tags AntipoliticsBig GovernmentStrategy

09/20/2022

La mayor incertidumbre con el libertarismo no es si es moral, sino si es realizable.

Alguna forma de libertarismo es lo que debería ser. La violencia agresiva no puede ser moral bajo ninguna circunstancia. El Estado es una institución que depende de la violencia agresiva para su sustento y es, por tanto, una entidad inmoral.

Pero, a pesar de ser inmoral, sigue existiendo. Empiezo a preguntarme si alguna vez dejará de existir de alguna forma o si nosotros, como individuos, tenemos control sobre su aspecto.

En su libro El individuo soberano, James Dale Davidson y William Rees-Mogg sostienen que los individuos tienen una influencia mínima en la estructura política general. En cambio, la política a gran escala está influida por otros factores como la tecnología, la topografía y el clima.

«Las causas más importantes del cambio no se encuentran en los manifiestos políticos ni en los pronunciamientos de economistas muertos, sino en los factores ocultos que alteran los límites donde se ejerce el poder», escribieron Davidson y Rees-Mogg. «A menudo, los cambios sutiles en el clima, la topografía, los microbios y la tecnología alteran la lógica de la violencia».

Dado que la política es, en última instancia, un sistema de violencia, las circunstancias que influyen en los rendimientos de la violencia conforman la estructura política. Por ejemplo, el paso de las espadas a las armas de fuego en las primeras etapas de la Revolución Industrial condujo a la difusión de la democracia de masas en Occidente. Las espadas eran costosas y proporcionaban una gran ventaja a una élite que era experta en su uso. Las armas podían producirse en masa y manejarse con poca experiencia. Esto hizo que la ventaja pasara de la destreza al número y facilitó el gobierno de las grandes mayorías.

El Estado no está bajo nuestro control

En el ámbito de la libertad, pensamos que porque aplicamos principios abstractos a la política, los demás también lo hacen. Pero la mayoría de la gente no piensa en la política en términos morales. Más bien, se preocupan por lo que es inmediatamente conveniente.

Si el Estado les conviene inmediatamente, lo apoyarán. Si las condiciones apoyan al Estado, éste existirá.

Como cristiano, creo que vivimos en un mundo caído. Aunque hemos sido creados a imagen de Dios, no somos perfectos. En esta vida, el pecado es casi inevitable. El Estado no es una respuesta al pecado, instituido por Dios para suprimirlo (no creo que Dios haya concedido ningún «derecho divino» a Adolf Hitler, Joseph Stalin o el círculo social de Jeffery Epstein), sino más bien un resultado del pecado, de seres humanos individuales que recurren a la violencia debido al orgullo, la ira y la envidia.

Aunque el Estado sea inmoral, debemos entender que existe y aceptar que no lo veremos desaparecer en nuestra vida. Si lo hacemos, probablemente tendrá más que ver con factores ajenos a nuestro control que con algo que hayamos hecho nosotros.

Concéntrate en lo que está bajo tu control

 

Para ello, utilizamos otro principio cristiano muy oportuno: Enfócate en lo que está bajo tu control en lugar de lo que no puedes controlar. Mateo 6:34 dice: «Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana, porque el día de mañana se preocupará por sí mismo. Basta con que el día se preocupe por sí mismo».

Este principio no sólo existe en el cristianismo. El filósofo estoico Epicteto escribió en sus Discursos: «Distingue y separa las cosas, y di: 'Lo externo no está en mi poder: la voluntad está en mi poder. ¿Dónde buscaré lo bueno y lo malo? Dentro, en las cosas que son mías».

Si el Estado está fuera de nuestro control, debería estar más abajo en la lista de cosas que nos preocupan. El Estado es inmoral, sí, pero podríamos pasar todo el día preocupándonos por cosas inmorales. Sería una pérdida de tiempo y energía.

Tenemos mejores cosas de las que preocuparnos y que están bajo nuestro control: nuestro carácter, fe, salud física, familias y comunidades. En última instancia, tenemos más control sobre estas cosas que sobre un país de 330 millones de personas.

Castigo a la política

Centrarse demasiado en la política puede ser un obstáculo. En su libro Race and Culture, el economista y sociólogo Thomas Sowell describe cómo los grupos que se centran principalmente en la política tienden a sufrir innecesariamente:

Como foco principal de talentos y ambiciones, la política puede convertirse fácilmente en algo intrincado y desesperante. La preocupación por la política puede convertirse en un sustituto de la productividad, tanto para los individuos como para los grupos.... Los grupos o naciones que llevan generaciones de retraso en cuanto a habilidades económicas también pueden buscar atajos políticos para alcanzar la importancia, ya sea a través de la ideología, el simbolismo, las confiscaciones, el terrorismo o la guerra.

Utilizar la política contra sí misma

Está bien creer que la política es infecciosa o inmoral, pero eso también requiere reconocer los límites de su influencia. Esto no significa que tengas que ignorar la política por completo. Yo diría que no deberías hacerlo, siempre que tengas alguna influencia.

La influencia que tienes no debería estar dirigida a cambiar el sistema en general. Debe ir dirigida a defenderte a ti mismo, a tu familia y a tu comunidad de las agresiones.

No toda la violencia es mala. La defensa es moralmente permisible. Pero aunque la defensa está bien, no siempre es práctica. Si las represalias van a aumentar tu sufrimiento y el de tus seres queridos, probablemente no deberías tomar represalias. Sólo deberías tomar represalias en la medida en que realmente te protejan. Hacer lo contrario sería contradictorio con el principio expuesto anteriormente.

Además, las represalias deben dirigirse únicamente contra aquellos contra los que se toman represalias. Causar bajas inocentes o dañar a terceros inocentes es un acto de agresión. Utilizar el sistema político -votar, hacer presión, etc.- es un acto de violencia. Puede ser agresivo o defensivo.

Utilizar el sistema político para sacar provecho de otras personas a través de los impuestos, la inflación o la intervención sería utilizar el sistema de forma agresiva. Utilizar el sistema político para evitar que tú, tu familia y tu comunidad sufran por los impuestos, la inflación o la intervención sería utilizar el sistema de forma defensiva. Este es el concepto de la política como autodefensa.

Las implicaciones de la política como autodefensa

Si estás comprometido con la política como autodefensa, deberías querer descentralizar la política tanto como sea posible. De esta manera, tu influencia sobre el sistema crece, y puedes usar esa influencia para reducir su impacto. La descentralización a través de la secesión puede ser una moneda inviable, pero la descentralización a través de la legislación, el litigio y la anulación es posible.

Cuando se utiliza la política como autodefensa, el enfoque debe ser de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo. La política nacional debe considerarse menos importante que la política estatal y la política estatal menos importante que la política local. Los sistemas políticos más pequeños deben ser aprovechados contra los más grandes.

Elegir a funcionarios locales, como los sheriffs, que se nieguen a aplicar leyes estatales intrusivas, que reduzcan la dependencia del Estado y que responsabilicen a los pequeños delincuentes (asesinos, ladrones y estafadores a pequeña escala). Elegir a funcionarios estatales que anulen las leyes federales intrusivas, que se nieguen a aceptar subvenciones con condiciones invasivas y que responsabilicen a los delincuentes de nivel medio.

Elijan a personas de todos los niveles que vayan a ser engranajes de la máquina. Ningún candidato será perfecto. No todos los candidatos serán buenos. Simplemente elige a aquellos que, basándote en una decisión informada, creas que reducirán el impacto de la política.

De paso, no prestes demasiada atención a lo que dicen los políticos, incluso a los que votas. No se puede tomar en serio a ninguno de ellos. Puede que unos pocos estén ahí por una causa noble (para detener a otros políticos), pero la mayoría están ahí porque son parásitos hábiles que carecen de la capacidad de alcanzar el mismo nivel de riqueza o de engrandecimiento de sus propios logros productivos.

De qué preocuparse primero

La política como autodefensa es inútil si no tenemos nada que defender. Trabaja primero en ti mismo. Construye tu mente, tu cuerpo y tu espíritu. Crea una familia y críala con principios morales. Extiende tu impacto a tu comunidad, no mediante el proselitismo y la señalización de virtudes, sino predicando con el ejemplo, siendo decente y dando generosamente, no por obligación, sino por amor al prójimo.

Si nos centramos en lo que está bajo nuestro control, y nos defendemos de forma práctica, reduciremos el impacto que los políticos tienen en nuestras vidas y nuestras conciencias. De ese modo, seremos más libres de lo que seríamos si nos distrajéramos intentando instituir la libertad de arriba abajo.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here