Mises Wire

Home | Node | Préstamos estudiantiles y subsidios del gobierno: otro «beneficio» del gobierno crea un caos financiero

Préstamos estudiantiles y subsidios del gobierno: otro «beneficio» del gobierno crea un caos financiero

  • debt

Tags Big GovernmentTaxes and Spending

05/09/2022

Los orígenes del programa federal de préstamos a estudiantes están bien documentados y siguen una trayectoria similar a la de la mayoría de los programas de subvenciones gubernamentales de la historia de Estados Unidos. Todos los programas de subvenciones gubernamentales anteriores han tenido una historia de mala gestión, ineficiencia, incentivos retrógrados y presión inflacionaria a través de la creación y distribución de nuevos dólares a cambio de bienes y servicios a precios inferiores a su valor de mercado.

La asunción federal de los préstamos estudiantiles es una subvención porque vende por debajo del valor de mercado el tipo de interés, las normas de préstamo y las condiciones de reembolso de este tipo específico de préstamos. Estas categorías se vieron exacerbadas durante la respuesta de emergencia a la pandemia que comenzó a principios de 2020: los tipos de interés de los préstamos federales para estudiantes se redujeron al 0%, los pagos requeridos se suspendieron temporalmente y ahora hay confusión sobre cuándo se reanudará el pago de los intereses, si es que lo hace, o si el gobierno condonará estas deudas por completo.

El cambio en las condiciones de pago también ha creado incentivos directos para que los prestatarios suspendan los pagos de sus deudas de préstamos estudiantiles aunque tengan medios para pagar. Con deudas a tipos de interés reales negativos (y la esperanza de que se les pueda perdonar en el futuro) y la opción de mantener el patrimonio en cuentas de ahorro o emplearlo en otros usos más rentables, los prestatarios tienen pocas razones para pagar sus deudas.

Las acciones de la administración Biden hasta la fecha han contribuido a la inflación y al retroceso de los incentivos para los prestatarios. Si esta administración quiere enderezar el barco, tendrá que hablar claramente sobre el futuro de las deudas de los préstamos estudiantiles federales. Deberían advertir a los prestatarios que los pagos se reanudarán el 31 de agosto de 2022, y que el período de interés cero no continuará, sino que prevalecerá el tipo de interés original.

Deberían declarar explícitamente que no habrá más suspensiones de pagos. Si el gobierno de Biden procede por el camino de la confusión para el prestatario y permite que el contribuyente asuma los costes de esta subvención, sólo habrá una opción para el Congreso. El Congreso tendrá que declarar que aprobará una legislación para eliminar la autoridad del gobierno federal para prestar dinero a los estudiantes para la educación universitaria. Esta acción no castigaría al ciudadano que puede estar esperando obtener una reducción de los costes de los préstamos, sino que sería el único paso lógico para aclarar la confusión sobre si se exigirá el pago de los préstamos en el futuro. Una vez sentado el precedente de que el gobierno está dispuesto a rescatar a los prestatarios, éstos empezarán a esperar acciones similares en el futuro.

El gobierno federal tiene un largo historial de consecuencias no deseadas y el programa de préstamos a estudiantes no es una excepción. Una de estas consecuencias es el concepto de riesgo moral. El riesgo moral se produce cuando una entidad crea una red de seguridad (como un seguro), pero inadvertidamente y de forma simultánea reduce el coste de un comportamiento arriesgado. Cuando el gobierno creó la FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos) tras la Gran Depresión, abrió la puerta a que los bancos tuvieran un comportamiento más arriesgado, sabiendo que la mayoría de sus depósitos estaban asegurados por el gobierno federal. Thomas Hoenig, vicepresidente de la FDIC, dijo en un discurso en 2017:

La amenaza de quiebra sirve para garantizar que los bancos sigan siendo más sensibles al riesgo, e impide que el sector tienda a asumir riesgos excesivos. Sin la disciplina que proporcionan los depositantes y otros acreedores inclinados a retirar sus fondos cuando sospechan que un banco es inseguro, los bancos tienen un incentivo para asumir tales riesgos.

Tras la crisis financiera de 2007-08, el gobierno se sintió obligado a reaccionar rescatando a muchas instituciones financieras y empresas. En respuesta, el inspector general especial del Programa de Alivio de Activos en Problemas del Tesoro (TARP por sus siglas en inglés) americano, Neil Barofsky, escribió en un informe trimestral en 2009: «En ausencia de una reforma regulatoria significativa, el TARP corre el riesgo de limitarse a reanimar mercados que se habían hundido bajo el peso de un comportamiento imprudente».

La intervención del gobierno fomenta el riesgo moral por un comportamiento excesivamente arriesgado de las sanciones financieras desconectadas. En estos momentos, el gobierno de Biden está considerando la posibilidad de eliminar aún más el coste económico de las decisiones tomadas por los cuarenta y tres millones de individuos con préstamos estudiantiles que suman 1,606 billones de dólares, con una media de 37.000 dólares por prestatario. Si se condonan todos o una parte de estos préstamos, se sentará el precedente para que esta red de seguridad vuelva a aparecer para los futuros prestatarios de préstamos estudiantiles.

El cálculo del riesgo de los prestatarios cambia cuando el contribuyente puede pagar la cuenta. Habrá un aumento de los prestatarios y un aumento del saldo de los préstamos cuando pagar en efectivo hoy cuesta más que pagar los intereses durante unos años antes de que sus deudas sean probablemente perdonadas. En el primer trimestre de 2022, el 78% de estos prestatarios debe menos de 40.000 dólares, y el 56% debe menos de 20.000 dólares. Si la condonación de la deuda se convierte en algo esperado, los futuros prestatarios se verán incentivados a asumir más deuda de préstamos estudiantiles y a mantenerla durante más tiempo.

La condonación de parte del valor de los préstamos estudiantiles hoy cambiará inmediatamente los hábitos de gasto de aquellos que tienen el dinero destinado a cuentas de ahorro para el pago de su deuda o que han hecho planes para pagar la deuda con sus ingresos futuros. Esto estimulará a estos prestatarios a hacer planes alternativos para ese dinero, planes que sin duda aumentarán artificialmente la demanda de bienes y servicios en los próximos años.

Los actuales prestatarios de préstamos estudiantiles no necesitan una confusión adicional sobre las condiciones de pago de sus préstamos, los futuros prestatarios de préstamos estudiantiles no necesitan infravalorar el coste de sus obligaciones de pago, la política monetaria no necesita una entrada adicional de dólares en la economía, y los contribuyentes no necesitan cargas adicionales mientras transfieren riqueza a los prestatarios de préstamos estudiantiles. El presidente Biden debería dejar claro que los pagos de la deuda se reanudarán el 31 de agosto, y los prestatarios deberían empezar a prepararse para devolver sus préstamos según sus condiciones originales. Si el presidente no deja esto claro, o perdona cualquier cantidad de deuda de préstamos estudiantiles, entonces el Congreso debe eliminar la autoridad del gobierno federal para emitir nuevos préstamos estudiantiles.

Author:

Joe Harmon

Joe Harmon is an engineer and project manager specializing in large residential developments in Nashville, TN. He has spent his career producing valuable assets for his clients, focusing on quality, schedule and budget. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library