Mises Wire

Home | Wire | Tres maneras de acelerar la recuperación de la crisis económica

Tres maneras de acelerar la recuperación de la crisis económica

  • Chile Economic Crisis Recovery
0 Views

El fomento de una rápida recuperación de la actual crisis económica en Chile depende de que se libere a los empresarios y a otras personas para que actúen libremente y creen riqueza en el mercado. Esto dependerá de la disminución de las cargas reglamentarias, el control del gasto público y la reducción de los impuestos. La comprensión de la visión de la escuela austriaca sobre la acción económica y el espíritu empresarial es la clave para entender la salida de la crisis.

Aquí está el porqué:

A diferencia de las escuelas keynesianas y de Chicago, que estudian la economía en términos matemáticos como si las personas fueran números, los economistas de las escuelas austriacas centran su programa de investigación en la esencia de los fenómenos sociales: la acción humana individual (Hülsmann 1999; Backhouse 2000). La escuela austriaca considera la economía como parte de una ciencia general de la acción humana (praxeología) que se entiende como la capacidad creativa y empresarial innata de las personas. La acción humana como función empresarial implica la capacidad de percibir las oportunidades de beneficio y la capacidad y la voluntad de aprovecharlas. Como sostuvo Mises, «en cualquier economía real y viva, cada actor es siempre un empresario» ([1949] 1966, 253). La empresarialidad es la fuerza motriz de los procesos dinámicos de interacciones e intercambios voluntarios que caracterizan la vida en sociedad.

Kirzner sugiere que el alcance de la vigilancia empresarial «se refiere no a la capacidad de ver lo que existe, sino a la capacidad necesariamente especulativa de ver el futuro». Esa vigilancia metafórica puede consistir en la visión de crear algo en el futuro» (1985, 7). La vigilancia implica una acción humana que reestructura todo el mapa de los fines y medios de los individuos al actuar en sus respectivos contextos. La alerta permite al empresario notar nuevas oportunidades de beneficio para mejorar su condición, es decir, la creatividad no necesita medios previos. La empresarialidad crea conocimiento ex nihilo, ya sea un nuevo conocimiento (especulación) o un conocimiento que existía pero que se ha pasado por alto hasta ahora (arbitraje). La vigilancia crea una idea en la mente del empresario, pero su acción humana, guiada por esa idea, requiere el uso de bienes para lograr fines. El empresario sólo puede especular ex ante sobre la eficacia de su acción, pero el resultado de su vigilancia sólo puede ser verificado ex post. La vigilancia implica también la serendipia, que es la capacidad de aprovechar las oportunidades que surgen por sorpresa, sin ser perseguidas deliberadamente, y actuar en consecuencia.

La gente aprende a realizar acciones específicas (know-how) y adquiere patrones de comportamiento práctico (Huerta de Soto, 1992). Estas acciones ayudan a los empresarios a articular sus conocimientos y a mejorar la atención a través de un proceso dinámico de «aprender viendo» y «aprender haciendo». Como escribió Mises, «el proceso de mercado es el ajuste de las acciones individuales de los diversos miembros de la sociedad a los requisitos de la cooperación» ([1949] 1966, 259). Los precios de mercado comunican información sobre las relaciones de intercambio basadas en la relativa escasez de bienes y servicios valorados subjetivamente por cada actor como vendedor o consumidor, participando en el mercado o absteniéndose de hacerlo. Los precios de mercado requieren la existencia previa de propiedad privada. Los precios reflejan las relaciones históricas de intercambio que ayudan a las mentes humanas a hacer un cálculo económico racional, es decir, la estimación subjetiva que hacen las personas en unidades monetarias sobre los posibles resultados de sus acciones. El cálculo económico se refleja en la contabilidad y las expectativas, que sirven de guía a los empresarios sobre qué producir, cómo producir y en qué cantidad. Aunque el control de la producción es tarea de los empresarios, los consumidores son soberanos y tienen el poder de enriquecer a los pobres y empobrecer a los ricos. Los empresarios proponen nuevos bienes y servicios en el mercado, pero los consumidores son libres de elegir el mejor o el más barato.

Los precios, la capacidad y la voluntad de utilizar estos conocimientos son esenciales para ahorrar los recursos disponibles. Este hecho favorece la productividad de los recursos y el aumento de los ingresos, lo que permite la acumulación de recursos adicionales (Bylund 2016). El libre mercado tiende a la coordinación social en el sentido de que los empresarios sólo pueden prosperar si ajustan su intelecto para identificar y resolver los problemas de los demás. Por lo tanto, el progreso económico es la expansión de alternativas abiertas a las personas (Bauer y Yamey 1957). El libre ejercicio de la función empresarial es la base del progreso económico y no tiene fronteras; la creatividad humana no tiene límites; en un proceso virtuoso de cambio tecnológico para resolver problemas humanos cada vez más complejos.

El espíritu empresarial estimula una visión a largo plazo para adoptar ideas y asumir riesgos (Foss y otros, 2007). El proceso dinámico de coordinación intertemporal está influido por el precio del tiempo, conocido como el tipo de interés. El tipo de interés guía a los empresarios para determinar en qué etapas del proceso de producción es relativamente más rentable invertir. Cuando las personas aumentan su nivel de ahorro, aumenta la «oferta de fondos prestables» y disminuye la «tasa de interés». Esto hace que los proyectos empresariales sean relativamente más rentables en las etapas de producción más alejadas del consumo final. Es decir, crece la inversión en bienes de capital, entendidos como los bienes o servicios que el actor considera subjetivamente necesarios para producir bienes o servicios más cercanos al consumo final (Manish y Powell 2014). El aumento del ahorro voluntario previo fomenta el progreso económico. porque los incentivos de los empresarios (proyectos de inversión de mayor complejidad y tiempo de maduración) tienden a coordinarse con las disposiciones de los consumidores (consumen más en el futuro). El ahorro genuino fomenta la inversión sostenible y la creación de más y mejores bienes y servicios abiertos a las personas. La producción más intensiva de bienes de capital da lugar a tecnologías más accesibles para satisfacer las necesidades de las personas (por ejemplo, la industria, el transporte, la educación, la salud, la seguridad social o el medio ambiente).

Consideremos el caso de Robinson Crusoe, que acaba de llegar a una isla (Böhm-Bawerk 1959, 2, 102-18). Se dedica a la recolección de cocos, ya que es el único medio de subsistencia. Si no tiene bienes de capital, Crusoe debe subir a las palmeras para recoger los cocos directamente con sus manos. Sin embargo, percibe que una varilla de madera podría ayudarle a golpear los cocos en la cima de la palmera para que caigan más rápido y con mayor seguridad. Crusoe guarda algunos cocos durante los cuatro días completos que estima que tardará en crear su varilla de madera, reduciendo su consumo por debajo de su nivel potencial. Después de crear la varilla de madera, Crusoe puede recoger más cocos en menos tiempo y ha aumentado su productividad. Tiene más tiempo disponible para otros fines valiosos para él (por ejemplo, la construcción de un refugio más cómodo y seguro o el cambio de su comida y ropa). Todos los ahorros producen bienes de capital, aunque inicialmente son bienes de consumo (como los cocos) que no se consumen (o no se venden). Los bienes de capital (como los cocos) se sustituyen gradualmente por otros más avanzados (como la varilla de madera). El espíritu empresarial y la inversión en bienes de capital, financiados con ahorros genuinos, son vitales para un progreso económico saludable y sostenido. Como explicó Huerta de Soto:

Por lo tanto, la importancia clave de no desatender la empresarialidad de nadie. Incluso las personas más humildes, las de más bajo nivel social o las que carecen de conocimientos formales, poseerán exclusivamente por lo menos pequeños trozos de conocimiento e información que pueden tener un valor decisivo en el curso de los acontecimientos sociales. Desde este punto de vista, es evidente que nuestro concepto de empresarialidad es de naturaleza esencialmente humanista, un concepto que hace de la economía, tal y como la entienden y desarrollan los miembros de la escuela austriaca, la quintaesencia de la ciencia humanista (2008, 25).

Por otra parte, si Crusoe sólo seguía las recetas intervencionistas del tipo apoyado por la escuela keynesiana y otras, sólo podía consumir cocos hasta que se acabaran (lo que produce una crisis inexorable). Además, el aumento de los riesgos de coacción y confiscación (por ejemplo, inestabilidad política, falta de orden público, arreglos institucionales coercitivos, inflación incontrolada, riesgo de incumplimiento, impuestos y reglamentos de confiscación) haría que el emprendimiento productivo fuera cada vez más difícil o incluso imposible. Si el entorno no es favorable a la iniciativa empresarial, el nivel de ahorro e inversión de los empresarios locales y extranjeros será menor y se centrará en períodos breves (Bylund y McCaffrey 2017).

¿CÓMO ASEGURAR UNA RECUPERACIÓN ECONÓMICA SANA Y SOSTENIDA?

¿Cómo aseguramos una recuperación económica y social sana y sostenida de nuestra crisis económica? Nuestras propuestas son coherentes con nuestra teoría del progreso económico y pueden reducirse a tres directrices generales, que deben aplicarse conjuntamente ya que se refuerzan mutuamente:

1) Eliminar las barreras legales para entrar en el mundo empresarial para racionalizar la asignación de los factores productivos (recursos naturales, mano de obra, capital y capacidad empresarial) a las actividades más requeridas por las personas, y promover el proceso dinámico de ahorro e inversión para la identificación y solución de los problemas humanos. Esto tiene como objetivo respetar la propiedad privada, establecer la libertad de contrato (una sociedad basada en lazos contractuales), limitar la interferencia de los políticos en el proceso de mercado.

2) Alivio de confiscación para las familias y las empresas. Esta reforma implica la eliminación de los impuestos de primera y segunda categoría sobre las pequeñas y medianas empresas (PYMES) durante los dos primeros años de actividad; la reducción del impuesto sobre actividades económicas del 27% actual al 15% (es decir.., volver a la tasa impositiva del año 2000); y la eliminación del impuesto al valor agregado (IVA) de la canasta básica, de los impuestos a las herencias, subsidios y donaciones, de los impuestos a la inversión y de los impuestos a la vivienda (también llamados «contribuciones»), además de buscar la autonomía de los municipios para fijar el nivel de los impuestos municipales (i.e., impuestos a la tierra, patentes comerciales y el impuesto a los casinos). La reducción de la carga fiscal de las personas garantiza mayores grados de libertad para disponer de los frutos de su esfuerzo, además de facilitar la realización de actividades de ahorro, inversión y formación de capital. El aumento de la inversión per cápita incrementa la productividad y los salarios reales de las personas.

3) Asegurar un equilibrio estructural y prevenir el déficit fiscal y el endeudamiento. Se recomienda una reducción drástica del gasto público, especialmente del «gasto político-burocrático» (por ejemplo, los ministerios, secretarías y otros organismos estatales, los sueldos de los funcionarios públicos, los bienes y servicios del Estado, los subsidios arbitrarios a las empresas y los grupos de presión), que representa alrededor de la mitad del gasto total (véase la página de Estadísticas Fiscales de la Dirección de Presupuesto). Esta reforma busca mantener un equilibrio estructural entre los ingresos y los gastos del Estado. Además, se propone modificar la ley de equilibrio estructural de modo que se pase de un superávit del 0 por ciento a uno del 2 por ciento, a fin de promover el ahorro estatal y evitar la deuda pública. Este proyecto conjetura que cuanto más se reduzca el tamaño del sector público, más posibilidades habrá de reducir los impuestos y la corupción, que es inherente a la existencia del Estado.

ALGUNAS RESPUESTAS A LAS CRÍTICAS

Los partidarios de un mayor intervencionismo han articulado numerosas justificaciones para la coacción gubernamental y la confiscación arbitraria de los esfuerzos de otros. Entre ellas destacan dos:

1) Los políticos a menudo argumentan que «el gasto público no puede ser tocado». Si se reduce el gasto público, afirman, los más pobres quedarán desprotegidos. Esta afirmación es falsa. Primero, los políticos a menudo recurren a este argumento para esconderse detrás de los pobres, permitiéndoles preservar sus privilegios de casta viviendo parasitariamente del dinero de los contribuyentes. Paradójicamente, el 50% de los impuestos recaudados en Chile provienen del IVA, que es el impuesto más regresivo. Por lo tanto, en gran medida, los salarios de los políticos provienen del dinero de la gente más humilde. En segundo lugar, nuestra propuesta sólo apunta a los gastos políticos y burocráticos. No se consideran los programas sociales bien evaluados y la ayuda a la educación. Sería interesante, además, centrarse en el «gasto social» en las áreas más productivas: la formación laboral y el emprendimiento. En tercer lugar, nuestra propuesta beneficia a la gente en general, y especialmente a los más pobres, con mejores oportunidades de trabajo, mayores ingresos, y abriendo un abanico de alternativas para que puedan satisfacer sus requerimientos de manera más barata y eficiente.

2) El otro argumento es que, en comparación con los países desarrollados, «los impuestos, la deuda y el gasto público en Chile son bajos» y, sin embargo, estos bajos niveles no han tenido ningún beneficio para la mayoría de los chilenos. Por lo tanto, se sugiere que se aumenten los niveles de impuestos, deuda y gasto público. Sin embargo, la evidencia empírica más básica revela que esta afirmación es infundada. Aunque Chile fue uno de los países más pobres de América Latina hasta la década de los setenta, las «tibias reformas favorables al mercado» de los años ochenta han contribuido a su actual posición de líder de la región en materia de desarrollo humano, libertad económica, negocios y percepción de la corrupción. El PIB de Chile se multiplicó 5,5 veces entre 1990 y 2017, mientras que el de América del Norte sólo lo hizo 2,5 veces, el de la Unión Europea 2,8, el de Hong Kong 3,5, el de Singapur 4,2, el de Japón 2,2, el de Nueva Zelandia y el de Australia 2,8. La debacle económica y social de Chile, de hecho, fue generada precisamente por las recetas keynesianas, intervencionistas y socialistas de la última década.

Ha llegado el momento de deshacerse de las restricciones intervencionistas en la innovación empresarial. Es hora de cambiar la cultura de la coerción y la confiscación arbitraria por una cultura empresarial, de ahorro genuino y de cooperación social. Chile tiene una oportunidad única de ser un referente de libertad y progreso en el mundo y, de una vez por todas, eliminar la pobreza y convertirse en un país más próspero, justo y pacífico.

REFERENCIAS

Backhouse, R.E. 2000. «Austrian Economics and the Mainstream: View from the Boundary». Quarterly Journal of Austrian Economics 3, no. 2: 31–43.

Bauer, P.T., y B.S. Yamey. 1957. The Economics of Underdeveloped Countries. Cambridge: Cambridge University Press.

Böhm von Bawerk, E.R. 1959. Capital and Interest: Positive Theory of Capital. Illinois: Libertarian Press.

Bylund, P.L. 2016. The Problem of Production: A New Theory of the Firm. New York: Routledge.

Bylund, P.L., y M. McCaffrey. 2017. «A Theory of Entrepreneurship and Institutional Uncertainty». Journal of Business Venturing 32, no. 5: 461–75.

Estadísticas Fiscales. Dirección de Presupuesto, Ministerio de Hacienda, Gobierno de Chile (website), Accessed Apr. 14, 2020. https://www.dipres.gob.cl/598/w3-propertyvalue-2132.html.

Foss, K., N.J. Foss, P.G. Klein, y S.K. Klein. 2007. «The Entrepreneurial Organization of heterogeneous Capital». Journal of Management Studies 44, no. 7: 1165–86.

Gopinath, Gita. 2020. «The Great Lockdown: Worst Economic Slowdown since the Great Depression». IMF Blog, Apr. 14, 2020. https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=13190.

Huerta de Soto, J. 2008. The Austrian School: Market Order and Entrepreneurial Creativity. Cheltenham and Northhampton, UK: Edward Elgar.

———. [1992] 2010. Socialism, Economic Calculation and Entrepreneurship. Cheltenham and Northhampton, UK: Edward Elgar.

Hülsmann, J.G. 1999. «Economic Science and Neoclassicism». Quarterly Journal of Austrian Economics 2, no. 4, 3–20.

Manish, G.P., y B. Powell. 2014. «Capital Theory and the Process of Inter-temporal Coordination: The Austrian Contribution to the Theory of Economic Growth». Atlantic Economic Journal 42, no. 2: 133–42.

Miller, T., A. Kim, y J. Roberts. 2020. Index of Economic Freedom. Washington, DC: The Heritage Foundation.

Mises, L.E. [1949] 1966. Human Action: A treatise in Economics. Chicago: Henry Regnery.

Transparency International. 2020. Corruption Perceptions Index 2019. [Berlin]: Transparency International. https://www.transparency.org/cpi2019.

United Nations Development Programme. 2019. Human Development Report 2019. New York: United Nations Development Programme. http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr2019.pdf.

United Nations. 2020. «The Coronavirus Will Lead Us to Recession and Economic Slowdown». United Nations (website), Mar. 14, 2020. https://news.un.org/en/story/2020/03/1470891.

World Bank. 2020. Doing Business 2020. Washington, DC: World Bank. http://documents.worldbank.org/curated/en/688761571934946384/pdf/Doing-Business-2020-Comparing-Business-Regulation-in-190-Economies.pdf

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire