Mises Wire

Home | Wire | ¿Quieres reducir el déficit comercial? Recorta el gasto del gobierno

¿Quieres reducir el déficit comercial? Recorta el gasto del gobierno

  • ship

Etiquetas Proteccionismo y libre comercioImpuestos y gasto

11/11/2020

En 2016, el entonces candidato presidencial Donald Trump, al notar el déficit comercial de EEUU con China y otros países, declaró: «Tenemos una guerra comercial y estamos perdiendo mucho». El déficit comercial de EEUU (también conocido como déficit de cuenta corriente) fue de 67.000 millones de dólares en agosto de este año, según la Oficina del Censo y la Oficina de Análisis Económico. ¿Significa esto que los EEUU siguen perdiendo en el comercio?

No.

A la hora de la verdad, las cifras de la balanza de pagos internacional no revelan mucho. La cuenta corriente (que consiste en el valor de las exportaciones e importaciones de bienes y servicios terminados, los servicios de los factores y las transferencias unilaterales netas), como cuestión de identidad contable, se compensa necesariamente con la cuenta de capital (que consiste en el valor de las exportaciones e importaciones de activos).

La verdadera cuestión es la actividad económica real que hay detrás de estas cifras. Por ejemplo, un déficit en cuenta corriente implica un superávit en la cuenta de capital, que puede consistir en que los ahorros extranjeros se inviertan internamente en empresas productivas. Esto significa que los extranjeros consideran a los EEUU un lugar atractivo para invertir su dinero. La mayoría consideraría que esto es una indicación positiva de la salud económica. Sin embargo, un superávit en la cuenta de capital puede consistir en que los extranjeros utilicen sus ahorros para comprar bonos del Tesoro de los EEUU para financiar los déficits del gobierno. Si el gobierno está gastando estos en rescates y puentes a ninguna parte, la mayoría consideraría este tipo de superávit de la cuenta de capital como algo negativo. Lo que importa mucho más que si la cuenta de capital está en superávit o en déficit es en qué consiste. Las cifras de la balanza de pagos internacional no son como una cuenta de pérdidas y ganancias o un cuadro de mando, aunque a menudo se tratan como tales.

Lo que es revelador, sin embargo, es que quienes tratan la balanza de pagos como un sistema de puntuación rara vez abogan por el recorte del gasto público como medio para reducir el déficit de la cuenta corriente. Esto se debe probablemente al hecho de que proponer barreras para reducir las importaciones beneficia a los productores nacionales concentrados a expensas de los consumidores dispersos, por lo que este medio de intentar reducir el déficit es políticamente atractivo, mientras que la reducción del gasto público tiende a no serlo. Pero tal vez quienes desean reducir el déficit no conocen la relación entre el gasto público y la balanza de pagos internacional. Esperemos que si alguno de ellos logra leer este artículo, ya no sufrirá más de esta ignorancia.

Para mostrar esta relación, comencemos con la conocida ecuación del gasto nacional bruto, Y = C + I + G, donde

Y = ingreso interno bruto

C = gastos de consumo

I = gasto de inversión

G = gasto del gobierno.

En una economía cerrada sin comercio internacional, el gasto nacional bruto es igual al ingreso nacional bruto. Sabemos que el ahorro (S) es necesario para la inversión (I), y el ahorro es lo que sobra después del gasto. Como tal,

S = Y - C - G, y S = I

Los ahorros se pueden desglosar en ahorros «privados» y «gubernamentales», SP y SG, respectivamente.

SP = Y - T - C y SG = T - G, donde T = impuestos.

Es decir, los ahorros privados son lo que no se gasta en bienes de consumo o se confisca a través de los impuestos, y los ahorros del gobierno consisten en impuestos no gastados. Si el gobierno tiene un déficit presupuestario (G > T), entonces ese déficit tiene que ser financiado con los ahorros privados y desplaza la inversión.

Ahora consideremos una economía abierta con comercio internacional. La ecuación del ingreso nacional se convierte en Y = C + I + G + CA, donde CA es la cuenta corriente, que consiste en las exportaciones netas de bienes finales, servicios de factores y transferencias unilaterales.

Dado que S = Y - C - G, podemos restar C y G del lado derecho de la ecuación anterior para obtener S = I + CA. Podemos además reemplazar S con las partes constituyentes del ahorro privado y el ahorro del gobierno para obtener SP + SG = I + CA, que podemos reordenar para obtener finalmente CA = SP + SG - I.

Si el gobierno tiene un déficit presupuestario, el SG es negativo. En ese caso, el ahorro privado tiene que ser mayor que el déficit y la inversión nacional o de lo contrario los extranjeros tendrán que compensar la brecha y habrá un déficit de cuenta corriente.

Así, podemos ver cómo los perpetuos déficits presupuestarios del gobierno de los EEUU, y los déficits récord de este año, están directamente relacionados con los déficits de la cuenta corriente. Ese gasto tiene que ser financiado de alguna manera, y si no a través de los impuestos (tanto directos como indirectos a través de la inflación) y la compra interna de bonos del gobierno, entonces debe ser a través de préstamos extranjeros (así como la imposición de los titulares de dólares extranjeros a través de la inflación), lo que resulta en un déficit de cuenta corriente. Por lo tanto, una de las formas más seguras de reducir ese déficit, todo lo demás mantenido constante, sería recortar el gasto del gobierno.

Pero es de esperar que quede claro que es una tontería tratar la reducción del déficit de la cuenta corriente como un fin en sí mismo. El déficit de cuenta corriente puede reflejar un problema subyacente, como el gasto público descontrolado, pero entonces el problema es el gasto. También podría ser un reflejo de la manipulación monetaria, pero en ese caso la falta de dinero sólido sería el verdadero problema. Como se ha mencionado anteriormente, un déficit de cuenta corriente también podría reflejar un entorno de inversión atractivo, pero sería masoquista intentar reducir el déficit de cuenta corriente haciendo de su país un lugar donde la gente no quiera invertir.

En última instancia, probablemente estaríamos mucho mejor si no se recogieran en absoluto las cifras de la balanza de pagos. Como explicó Rothbard, «sólo por medio de las estadísticas, el gobierno federal puede hacer un intento de planear, regular, controlar o reformar varias industrias». Pero para la recolección de estas estadísticas, no habría ninguna «tarjeta de puntaje» que agregue las cifras de transacciones mutuamente beneficiosas que los individuos hicieron y que lleve a un observador externo a hacer la afirmación de que de alguna manera perdieron en la red. Robert Higgs lo dice mejor:

Si no existiera un concepto contable o un conjunto de datos organizados como la balanza de pagos internacionales, esos conceptos erróneos y errores no tendrían ningún lugar donde esconderse. El comercio se vería como un medio de aumentar la riqueza de todos los comerciantes, independientemente del país en que residan. Las tonterías sobre los déficits perjudiciales en la balanza comercial nacional de bienes y servicios (la llamada cuenta corriente) se evaporarían como la niebla de la mañana en el sol naciente. Los políticos perderían la poderosa cobertura retórica de sus planes para enriquecer a sus compinches del sector privado (y por lo tanto a ellos mismos en la retribución política). Lo mejor que podría ocurrir en lo que respecta a la comprensión por parte del público de los flujos comerciales y financieros internacionales sería que la balanza de pagos internacionales simplemente desapareciera. Es muy lamentable que este sistema de contabilidad no se haya estrangulado en su cuna.

Author:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire