Mises Wire

Home | Wire | Por qué la envidia puede destruir el progreso económico

Por qué la envidia puede destruir el progreso económico

  • envy

03/22/2021

Los economistas piensan que la cultura es un concepto difuso. Sin embargo, como demuestran las investigaciones, la cultura permite conocer el potencial de crecimiento de un país. Un rasgo cultural digno de estudio por su propensión a impedir el desarrollo es la envidia. La envidia se describe como un sentimiento de resentimiento motivado por los logros de otras personas. La manifestación de esta emoción puede ser destructiva o progresiva. Obtener una educación, iniciar un negocio o invertir son ejemplos de envidia constructiva. El deseo de superar al rival puede servir de incentivo para realizar actividades productivas. En concreto, los estudios postulan que los individuos trabajan más horas para compensar la caída de ingresos en relación con otros grupos.

Sin embargo, muchos han argumentado que la envidia constructiva es más dominante en los países desarrollados, mientras que el miedo a la envidia destructiva es omnipresente en el mundo en desarrollo. Esto se debe a que en los países con instituciones débiles—es decir, instituciones que no protegen la propiedad privada—hay menos probabilidades de enriquecerse; por lo tanto, la escasez de éxito hace que el logro sea pretencioso. En consecuencia, los individuos competentes evitan racionalmente las iniciativas emprendedoras para frustrar los planes de los envidiosos. Como era de esperar, el comportamiento de evitación de la envidia impone una limitación a la productividad, restringiendo así el crecimiento de la prosperidad material. En los estudios antropológicos, los estudiosos postulan que la intención de prevenir los efectos de la envidia destructiva ha dado lugar a la subproducción deliberada de cultivos.

Para las personas en un entorno envidioso, los beneficios del rendimiento superan los costes de la envidia destructiva. En «Envy and Agricultural Innovation: An Experimental Case Study from Ethiopia», Bereket Kebede y Daniel John Zizzo ilustran que la envidia destructiva es un factor disuasorio para la adopción de innovaciones agrícolas. Los autores informan de que, en uno de los pueblos del estudio, un hombre quemó la granja de su hermano cuando éste cultivaba un cereal más lucrativo. Por tanto, la envidia destructiva conlleva un coste de peso muerto, ya que en lugar de ser productivos los envidiosos se dedican a socavar los esfuerzos de sus vecinos.

Cuando se impide a los individuos disfrutar de las ganancias de la innovación debido a la envidia, la sociedad sólo puede retroceder. Además, la envidia atrapa a los países más pobres en la pobreza, porque crea desconfianza y reduce el capital social necesario para formar redes a gran escala. Si los individuos no confían en los demás, serán reacios a compartir ideas con los de fuera y, por tanto, pueden perder valiosas oportunidades. La confianza reduce los costes de transacción, y sin ella la formación de empresas puede convertirse en una carga.

Sin embargo, la envidia destructiva como barrera para el desarrollo en los países pobres no se ha examinado suficientemente, a pesar de las pruebas que sugieren que es más importante de lo que se supone. Boris Gershman en «Envy in the Process of Development: Implications for Social Relations and Conflict» sostiene que la manifestación de la envidia en los países ricos es muy diferente a la del mundo en desarrollo:

En la oleada de 2002-2003 de la encuesta del Afrobarómetro, una impresionante media de más del 9% de los encuestados en nueve países africanos mencionó la envidia/el chisme como una de las tres fuentes más importantes de conflicto intergrupal violento, junto con la rivalidad religiosa y étnica, las disputas por la tierra y las dificultades económicas.... El potencial destructivo de la envidia afecta a los incentivos de quienes toman las decisiones de inversión, producción y consumo.... Por esta razón, aunque las personas se esfuercen por alcanzar una mayor posición relativa, es posible que no quieran adelantarse demasiado a los demás.

Sin embargo, el potencial de la envidia es más constructivo en los países desarrollados:

En el contexto de «Espiando a los vecinos», la provocación de la envidia a través del consumo conspicuo es normal, y la respuesta habitual a este comportamiento es igualar el patrón de gasto del grupo de referencia. La búsqueda de estatus a través de la compra de bienes y servicios visibles es, por supuesto, una parte integral de la cultura de consumo. La envidia no se evita, sino que se busca, y la provocación de la envidia se ve como algo deseable y no como algo peligroso.

Gershman ofrece una explicación de por qué la envidia destructiva es inviable en los países desarrollados: «Intuitivamente, si los derechos de propiedad individual están bien protegidos, la tecnología de defensa es accesible y eficaz, y el castigo por actividades perturbadoras es severo e inevitable, entonces el coste de dedicarse a la destrucción es alto, lo que hace que sea una respuesta poco probable». Invariablemente, los países pobres carecen de instituciones que puedan generar una prosperidad generalizada. Así que, como la gente se preocupa por su posición relativa, una forma que tienen los individuos de los países en vías de desarrollo de proteger su estatus es dedicarse a la envidia destructiva. Sin embargo, la envidia destructiva no confiere ventajas a los ciudadanos de los países ricos, ya que sus instituciones están diseñadas para generar una prosperidad continua.

Al retomar el caso de Tzintzuntzan en México, Gershman nos recuerda que el éxito puede eliminar los efectos adversos de la envidia destructiva: «Con la llegada de nuevas oportunidades, un subproducto del crecimiento económico mexicano, el persistente miedo a la envidia que asolaba a la comunidad comenzó a disiparse, allanando el camino a la emulación pacífica y sembrando las semillas de una sociedad de consumo». Así pues, aunque los intelectuales de la izquierda suelen atribuir los fracasos de los países en desarrollo al capitalismo, las pruebas revelan que las políticas pro mercado son fundamentales para generar prosperidad. Evidentemente, la envidia destructiva es una mejor explicación para los desafíos que encuentran los países en desarrollo que el capitalismo de libre mercado. De hecho, sólo el éxito generado por el capitalismo puede domar los efectos perniciosos de la envidia destructiva y mejorar la calidad de vida de los países en desarrollo.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire