Mises Wire

Home | Wire | Por qué el PIB no puede medir la calidad de vida

Por qué el PIB no puede medir la calidad de vida

  • gdp health

Etiquetas Filosofía y Metodología

11/14/2020

El PIB es una idea económica importante; a menudo se discute en los medios de comunicación, se ve en todo tipo de libros de texto y es hablado por los políticos. Pero, ¿qué es el PIB? El PIB es el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos en un país en un plazo determinado, y el PIB per cápita es el PIB dividido por la población para averiguar el valor por ciudadano. Se calcula averiguando lo que los hogares, los gobiernos y las empresas gastan en el mercado; después de todo, lo que están comprando debe haber sido producido por alguien. El PIB es grande para medir el valor agregado de los bienes y servicios que se producen en un país y se venden en el mercado. Pero aunque es un asombroso dispositivo de medición, el PIB es a menudo criticado porque sólo mide la actividad agregada del mercado y no mide nada que no pueda ser contado en términos de precios de mercado. Por ejemplo, Moore McDowell, Rodney Thom, Ivan Pastine, Robert Frank y Ben Bernanke lo criticaron en Principles of Economics (3d European ed., McGraw Hill) por varias razones. En este artículo planeo explicar esas razones desde una perspectiva austriaca. Aquí están algunas de las cosas que el PIB no cuenta.

Calidad de vida

El PIB no es muy bueno para medir la calidad de vida, porque valora los bienes y servicios comercializables y no los factores que determinan la calidad de vida, como la seguridad, el equilibrio entre la vida laboral y la vida privada, y la satisfacción de los ciudadanos, todos los cuales, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), determinan la calidad de vida. En la figura 1, el eje x es el PIB per cápita medido en dólares de los Estados Unidos y el eje y es el rango de calidad de vida de la OCDE (un número menor es mejor).

Figura 1

Fuente: Datos de la OCDE (producto interno bruto [PIB] [indicador], 2017; consultado el 13 de noviembre de 2020), https://www.oecd-ilibrary.org/economics/gross-domestic-product-gdp/indicator/10.1787/dc2f7aec-en; y datos del Índice de Mejor Vida de la OCDE (2017; consultado el 13 de noviembre de 2020), http://www.oecdbetterlifeindex.org/#.

Como podemos ver, un elevado PIB per cápita no implica necesariamente una mayor calidad de vida. Por ejemplo, Luxemburgo tiene un PIB alto, pero hay países como Canadá y Noruega que tienen una mayor calidad de vida. Si el PIB fuera bueno para medir el bienestar, entonces los países con más PIB per cápita tendrían una mejor calidad de vida, lo cual, como podemos ver en el gráfico, no es el caso. En efecto, como escribió el filósofo Marcus Aurellius, «La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos» Incluso si no estamos de acuerdo con las clasificaciones de la OCDE, podemos ver sin embargo cómo el PIB no tiene en cuenta muchas medidas de la calidad de vida, como la seguridad personal, el clima local y otras medidas.

Desigualdad económica y pobreza

Otra razón por la que se critica el PIB es que, aunque es muy bueno para medir el consumo agregado, a menos que recojamos datos adicionales el PIB no nos dice quién consume todos estos bienes. Un PIB de 50.000 dólares no implica que cada ciudadano consuma 50.000 dólares en bienes. La mitad de la gente podría consumir 80.000 dólares mientras que la otra mitad consume 20.000 dólares. En Francia, por ejemplo, aunque la renta disponible es de 31.304 dólares, el 20 por ciento superior de la población gana alrededor de cuatro veces más que el 20 por ciento inferior.

Tiempo libre

El PIB no es una medida de bienestar: las cosas que aumentan el bienestar del consumidor que no se venden en el mercado (es decir, el tiempo de ocio) no contribuyen en nada al PIB, aunque contribuyen a nuestro bienestar. Además, el crecimiento del PIB puede ser el resultado de un menor tiempo de ocio, porque puede darse una situación en la que para aumentar los bienes producidos en una economía los trabajadores tengan que trabajar durante más horas. Además, un aumento del PIB no siempre desencadenará el «efecto renta» de un mayor tiempo de ocio, porque el valor marginal de los bienes de la economía es inferior al valor marginal del ocio.

En tercer lugar, cada país dedica una cantidad diferente de tiempo de ocio; por ejemplo, los trabajadores del Reino Unido pasan 14,4 horas de tiempo de ocio al día, en contraste con los trabajadores franceses que pasan 16,4 horas de ocio al día.

Un aumento del PIB no es un aumento de la actividad económica

El PIB se deriva de lo que se compra y se vende en el mercado. Esto significa que un aumento del PIB no siempre significa un aumento de la actividad económica, porque la actividad económica podría pasar de ser creada por la mano de obra comprada en el mercado a provenir de la mano de obra no comercial. Ilustrémoslo con un ejemplo. Digamos que Robinson Crusoe limpió su casa con su propia mano de obra. Entonces un día Crusoe contrató a un limpiador para limpiar la casa mientras descansaba. Aunque habrá un incremento en el PIB igual a lo que Crusoe pagó por los servicios de la limpiadora, como se puede ver claramente no ha habido ningún incremento en la actividad económica. En este ejemplo el servicio de limpieza de la casa acaba de ser transferido de Crusoe a la limpiadora. En ambos escenarios la casa será limpiada por alguien.

La recopilación de datos suele ser incompleta

El PIB no siempre es exacto porque no incluye los ingresos no declarados, que pueden ser desde taxistas que no declaran sus ingresos hasta la venta de estupefacientes, porque las personas que prestan esos servicios —ya sea el tráfico de drogas o la entrega de pizzas— pagan un precio por declarar sus ingresos, desde la cárcel hasta los impuestos.

Los bienes y servicios producidos mediante la actividad ilegal, contados a través de transacciones ilegales (es decir, la compra de narcóticos) en la economía sumergida, como porcentaje del PIB, ascienden a una cantidad nada despreciable. Aunque muchos pueden pensar que esta cifra puede ser pequeña, en lugares como Grecia se estima que la economía sumergida representa el 21,5% del PIB, según el Instituto de Investigación Económica Aplicada de la Universidad de Tubinga en Alemania.

Además, para que un país pueda tener una estimación exacta del PIB, los investigadores necesitan cuentas de ingresos nacionales fiables. En los países no tan desarrollados, con cuentas de ingresos nacionales poco fiables, recopilar el PIB suele ser como intentar calcular la velocidad de uno sin un velocímetro. Pero incluso si se pudiera medir la actividad del mercado, no nos diría nada de las muchas formas de valor no monetario que afectan a la calidad de vida de una persona.

Author:

Asim Hussain

Asim Hussain is a student at Brunel University.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire