Mises Wire

Home | Wire | Paul Volcker: el hombre que venció al oro

Paul Volcker: el hombre que venció al oro

  • Centennial_Event_121613-4458_02893_(13896575917).jpg
0 Views

Tags La Reserva FederalDinero y BancosHistoria de EEUU

12/19/2019

El aluvión de obituarios que señalaron el fallecimiento de Paul Volcker (1927-2019) la semana pasada han alabado casi todos sus logros como presidente de la Reserva Federal (1979-1987) en el control de la inflación de dos dígitos que asoló la economía estadounidense durante la década de 1970.

A Volcker se le conocía como el «ex presidente de la Reserva Federal que luchó contra la inflación» (aquí); «domador de la inflación» y «guerrero de la inflación en toda regla» (); y el «presidente de la Reserva Federal que luchó contra la inflación» y dirigió «la campaña de fuerza bruta de la Reserva Federal para someter la inflación» (aquí). El Sr. Volcker ciertamente merece el crédito por haber frenado la Gran Inflación de los años setenta. Sin embargo, también merece la mayor parte de la culpa por haber desencadenado la Gran Inflación en la economía estadounidense y mundial en primer lugar. Porque fue el Sr. Volcker quien ideó el programa que el presidente Nixon anunció el 15 de agosto de 1971, el cual suspendió unilateralmente la convertibilidad del oro en dólares estadounidenses en manos de gobiernos y bancos centrales extranjeros, impuso un congelamiento fascista de los salarios y precios en la economía estadounidense y aplicó un recargo del 10 por ciento a las importaciones extranjeras.1

Trágicamente, al cortar el último vínculo entre el dólar y el oro, el programa de Volcker hundió la última oportunidad de restaurar un genuino patrón oro.

Más de dos años antes de que Nixon cerrara de golpe la «ventana de oro», Volcker, el recientemente nombrado subsecretario del tesoro para asuntos monetarios, hizo una presentación oral a Nixon y sus asesores más cercanos sobre los problemas de la balanza de pagos de los Estados Unidos. La presentación se basó en un memorándum que el secreto «grupo Volcker», iniciado por Henry Kissinger, pasó cinco meses preparando.

Entre otras cosas, Volcker recomendó la continuación de los controles de capital para apuntalar el tipo de cambio sobrevalorado del dólar inflado y una apreciación o «revaluación» masiva de las monedas de los países menos inflacionarios como Alemania Occidental, haciendo recaer sobre estos países la carga del ajuste a la inflación desenfrenada de los Estados Unidos. Volcker entonces plantó la bomba de tiempo que eventualmente detonaría y sellaría el destino del patrón oro. Sugirió a Nixon que si estas medidas no funcionaban para sostener el pseudopatrón de oro del Sistema de Bretton Woods, una corrida en las acciones de oro de EE.UU. sólo podría evitarse repudiando unilateralmente la promesa de la posguerra de EE.UU. de convertir en oro las tenencias oficiales extranjeras de dólares. Lamentablemente, el informe del Grupo Volcker descartó de forma sumaria la alternativa de elevar – posiblemente doblar – el precio del dólar del oro, es decir, «devaluar el dólar», lo que habría incrementado el valor de las acciones de oro de los EE.UU. y facilitado la restauración de un genuino estándar de oro.

Sólo un verdadero patrón oro podría haber detenido y revertido el colapso en cámara lenta que el sistema monetario internacional había estado experimentando desde mediados de la década de 1960, debido a los grandes y persistentes déficits de pagos de los EE.UU. impulsados por la creación despilfarradora de dólares.2

Sin embargo, Volcker odiaba y quería deshacerse de los últimos vestigios del patrón oro y sustituirlo por un sistema de tipo de cambio fijo dominado por el dólar fiduciario estadounidense para aumentar aún más el poder y el prestigio de los Estados Unidos en los asuntos internacionales. Según Volcker, «la estabilidad y la fortaleza de nuestra moneda era importante para sostener el amplio papel de los Estados Unidos en el mundo». Años más tarde, Volcker reveló: «Nunca he podido deshacerme de la sensación de que una moneda fuerte es generalmente algo bueno, y que es típicamente un signo de vigor, fuerza y competitividad».3 Uno de sus biógrafos insinuó que el antiguo arrepentimiento de Volcker por haber sido rechazado para el servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial debido a su estatura fue la raíz de su determinación de mantener «la supremacía del dólar americano como la principal moneda del mundo».4

De hecho, Volcker luchó poderosamente para hacer que el dólar pareciera fuerte, incluso mientras la impresión desenfrenada de dinero para financiar los programas de bienestar de la Gran Sociedad y la Guerra de Vietnam lo debilitó inexorablemente. Pero Volcker se opuso amargamente al aumento del precio del oro, porque temía que una devaluación abierta del dólar inflado no sólo disminuyera el estatus y la reputación de los EE.UU., sino que también premiara a las personas y países que detestaba, es decir, a los especuladores en oro y a los países productores de oro como la Unión Soviética y Sudáfrica. Especialmente odiaba y quería castigar al presidente Charles de Gaulle y a los franceses por avergonzar y desacreditar a los EE.UU. retirándose de la OTAN y exponiendo la debilidad del dólar insistiendo en convertir sus dólares en oro ante las amenazas de los EE.UU. de eliminar la protección militar contra la Unión Soviética. (Para añadir un insulto a la herida, de Gaulle había enviado barcos navales para recuperar el oro francés).

Cuando a principios de 1971 parecía inminente una verdadera carrera por las acciones de oro de Estados Unidos, Volcker preparó un memorándum para el nuevo secretario de Hacienda, el ex gobernador de Texas y el principal agente político John Connally. El memorando contenía tres propuestas principales. En primer lugar, los países con políticas monetarias menos inflacionarias y, por tanto, con superávit en la balanza de pagos, como Alemania Occidental y el Japón, se verían obligados a apreciar sustancialmente el valor de sus monedas, lo que fomentaría las exportaciones de los Estados Unidos y sofocaría sus importaciones, evitando al mismo tiempo la vergüenza de devaluar abiertamente el dólar. En segundo lugar, Volcker recomendó un ataque preventivo contra el oro en forma de una «suspensión a sangre fría» de la convertibilidad del oro. La propuesta final de Volcker fue una congelación temporal de los precios de los salarios.

Como uno de los biógrafos de Volcker caracterizó su motivación, «quería que Estados Unidos actuara de manera preventiva, para evitar la apariencia de derrota a manos de los especuladores de divisas».5 (Énfasis añadido).

El secretario Connally se ha metido en el programa de Volcker. Cuando unos meses después se produjo una grave crisis del dólar, utilizó todas sus importantes artimañas políticas para persuadir a Nixon de los méritos del plan Volcker. El entonces presidente de la Reserva Federal y asesor de Nixon, Arthur Burns, a pesar de todas sus ideas monetarias erróneas y de los fracasos de su política, estaba convencido de que el oro debería desempeñar – al menos nominalmente – un papel central en el sistema monetario internacional. De hecho, «después de que Nixon asumió el cargo, Burns propuso poner fin al problema de la balanza de pagos aumentando el precio oficial del oro», lo que habría «devaluado efectivamente el dólar».6

En opinión de Burns, esto mantendría el oro como ancla de un sistema de tipo de cambio fijo, un resultado que Volcker habría detestado. No es sorprendente que Burns se sintiera «preocupado» por Volcker, quien pensó que había dado «una respuesta estúpida» a Nixon sobre la subida del precio del oro.7 Burns también reconoció y lamentó la influencia de Volcker sobre Connally: «De alguna manera, el pobre y miserable Volcker - sin saber nunca cuál era su posición en ningún asunto - había logrado infundir un miedo irracional al oro a su tiránico amo, a quien trataba constantemente de complacer alimentando su odio a los extranjeros (particularmente a los franceses)».8

Por desgracia, Burns había subestimado mucho a Volcker, y había confundido su tacto y compromiso estratégico con la vacilación y la indecisión. Como su biógrafo señaló, Volcker

admiraba las habilidades sociales de John Connally y había aprendido mucho del maestro político. ... Prefirió equivocarse, calificarse y arriesgarse a ser tildado de mal comunicador, en lugar de fingir certeza.9

Al final, el astuto eje Connally-Volcker prevaleció sobre el políticamente ingenuo Burns. El biógrafo de Burns reconoció claramente la astucia política de Volcker para ganarse a Nixon:

El Presidente decidió en contra de Burns. Paul Volcker le convenció de que la suspensión [de la convertibilidad del oro] era inevitable y que un retraso sólo crearía un caos financiero. Tal vez más importante, Nixon se dio cuenta de que si anunciaba el movimiento como parte de un nuevo paquete económico, parecería que estaba actuando con decisión para hacerse cargo de la crisis, convirtiendo, como dijo Volcker, «la devaluación del dólar en un triunfo político, lo cual no fue una hazaña insignificante».10

Así fue que el memorándum de Volcker fue usado como la base de la Nueva Política Económica que fue elaborada por Nixon y sus consejeros, incluyendo a Volcker, en Camp David y anunciada en el fatídico discurso del domingo de Nixon a la nación.

Un obituario enumeró los «grandes logros públicos» de Volcker de esta manera:

Fue el hombre clave del Departamento del Tesoro en 1971 que gestionó la desvinculación del dólar del oro; sofocó la inflación de dos dígitos que se arraigó en Estados Unidos a finales de la década de los setenta; ayudó a guiar la respuesta del país a la crisis financiera de 2008.

Desafortunadamente, esta lista exagera enormemente los logros públicos de Volcker, porque no revela la conexión causal entre su derrota de los últimos restos del patrón oro y la subsiguiente inflación del dólar fiduciario cuyo suministro estaba entonces sujeto únicamente a las decisiones de los burócratas que buscaban ansiosamente complacer a sus amos políticos.

  • 1. El subtítulo de esta pieza está tomado del pie de foto de una foto de Paul Volcker y Margaret Thatcher en William L. Silber, Volcker: The Triumph of Persistence (New York: Bloomsbury Press, 2012), p. 326.  Historia de la participación de Volcker en  (New York: Bloomsbury Press, 2012), p. 326. La historia de la participación de Volcker en el cierre de la ventana de oro está bien contada en ibid., pp. 53-85. Volcker cuenta la historia con sus propias palabras en Paul Volcker y Toyoo Gyohten, Changing Fortunes: The World's Money and the Threat to American Leadership (Nueva York: Times Books, 1992), págs. 59-90.
  • 2. Esta posición había sido defendida durante los años sesenta, en particular y de manera persuasiva por Jacques Rueff, el asesor económico del presidente Charles de Gaulle y seguidor de Ludwig von Mises en economía monetaria. Véase Jacques Rueff, The Monetary Sin of the West, trans. Roger Glémet (Nueva York: The Macmillan Company, 1972).
  • 3. Volcker y Gyohten, Changing Fortunes, p. xv.
  • 4. Silber, Volcker, pp. 17, 87.
  • 5.  Ibídem, págs. 78 y 79.
  • 6. Wyatt C. Wells, Economist in an Uncertain World: Arthur F. Burns and the Federal Reserve, 1970–1978 (Nueva York: Columbia University Press, 1994), pág. 37.
  • 7. Robert H. Ferrell, ed., Inside the Nixon Administration: The Secret Diary of Arthur Burns, 1969–74 (Lawrence, KS: University Press of Kansas, 2010), p. 13.
  • 8. Ibíd., pág. 65.
  • 9. Silber, Volcker, p. 81
  • 10. Wells, Economist in an Uncertain World, p. 76.
Author:

Contact [node:title]

Joseph Salerno is academic vice president of the Mises Institute, professor emeritus of economics at Pace University, and editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics.

Add Comment

Shield icon wire