Mises Wire

Home | Wire | Los peligros de una moneda digital controlada por el Estado

Los peligros de una moneda digital controlada por el Estado

  • digital yuan fed account no cash

Etiquetas Central BanksInflationMonetary Policy

07/07/2020

No se requiere una imaginación demasiado oscura para darse cuenta de la gravedad de las preocupaciones por el yuan digital. China es un verdadero pionero en lo que se refiere a la vigilancia, la censura y la opresión política, y la era digital ha dado al Estado un arsenal increíblemente eficiente y eficaz. Agregar dinero a ese conjunto de herramientas fue un movimiento planeado durante muchos años y está muy claro cuán útil puede ser una herramienta para cualquier régimen totalitario. La capacidad de rastrear las transacciones de los ciudadanos, acceder a sus datos financieros, controlar y congelar la cuenta de cualquiera que represente una amenaza potencial, todo ello abre la puerta a la opresión definitiva: el control total sobre los recursos privados, sobre los medios de vida de las personas y su capacidad para cubrir sus necesidades básicas.

Pero ni siquiera tenemos que esperar a los primeros signos de abuso del sistema. Como parte de los paquetes de gastos del gobierno para el alivio de COVID, se cargaron vales digitales en los teléfonos inteligentes de los ciudadanos chinos para alentarlos a gastar en sus tiendas locales. Según la Dra. Shirley Yu, investigadora visitante de la Escuela de Economía de Londres: «Los cupones digitales permiten al gobierno chino rastrear el uso de estos cupones», y «permiten al gobierno saber qué sector es el más ayudado, quién lo usa y dónde se gasta realmente el dinero». Por supuesto, si el gobierno tiene acceso a datos que le permitan comprobar si sus políticas se transmitieron bien y si el dinero se gastó de la forma prevista, también puede utilizar esos datos para comprobar y rastrear cualquier transacción para cualquier otro propósito.

Xu Yuan, investigador principal del Centro de Investigación de Finanzas Digitales de la Universidad de Pekín, destacó los beneficios normativos de hacer trazables todos los flujos de efectivo de la sociedad. «En teoría, tras el lanzamiento del yuan digital, no habrá ninguna transacción que las autoridades reguladoras no puedan ver — los flujos de efectivo serán completamente rastreables», dijo Xu en una entrevista. Por supuesto, este pensamiento ya da bastante miedo por sí mismo, pero se vuelve infinitamente más aterrador cuando los que controlan el sistema tienen un historial muy largo de abusos y de flagrante desprecio de los derechos y libertades fundamentales.

«Nunca podría suceder aquí»

Ese es probablemente el argumento más repetido en nuestras democracias occidentales «civilizadas», justo antes de que se produzca algún terrible abuso gubernamental de poder, o antes de que se apruebe alguna nueva ley restrictiva o regulación general que limite los derechos individuales de los ciudadanos. Mucha gente pensó que la Ley Patriótica nunca podría ser aprobada, que el secreto bancario siempre sería respetado, y que no había forma de que pudiéramos ver un cierre económico global por decreto. En comparación, una moneda digital fiduciaria no es realmente tan descabellada. De hecho, unos veinte bancos centrales, aparte del Banco Popular de China (PBOC), ya están trabajando activamente en ello. En cuanto a la posibilidad de que las monedas digitales y los sistemas de pago se apliquen, la mayoría de los funcionarios de los bancos centrales y los políticos de Occidente parecen estar bastante confiados.

En una entrevista reciente, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, Patrick Harker, dijo que una opción de pago digital en tiempo real era «inevitable», mientras que el jefe del Banco de Pagos Internacionales también reconoció que los bancos centrales tendrán que emitir pronto sus propias monedas digitales. Durante los debates sobre el alivio del coronavirus en los Estados Unidos, el senador demócrata Sherrod Brown abogó por que los pagos de estímulo se distribuyeran mediante una billetera digital en dólares. El llamado programa FedAccount, del que la Reserva Federal sería responsable de supervisar, ofrecería cuentas bancarias gratuitas para recibir dinero y hacer pagos.

En cuanto a la Unión Europea, durante muchos años ha habido un fuerte apoyo al desarrollo de un mercado único digital. Según un reciente informe del Parlamento Europeo, «hasta la fecha no existe ningún método de pago al por menor en toda la UE (aparte del efectivo en euros), ya que no hay ningún sistema europeo de tarjetas. Esto es motivo de preocupación para el Banco Central Europeo (BCE)... Por lo tanto, el BCE está pidiendo una estrategia de pago europea para cambiar esta situación». Este es, según todos los indicios, el siguiente paso en el plan de centralización e integración de la Unión Europea, y este no podría ser un mejor momento para que se materialice. Dada la disminución de la confianza pública tras la gestión de la crisis de la corona por parte de la UE, la «integración» financiera podría ser un instrumento valioso para unir más estrechamente a los miembros y forzar a todos los ciudadanos a una economía digital común, planificada y gestionada de forma centralizada.

Una bifurcación en el camino

Por lo tanto, si aceptamos que las monedas digitales son inevitables y que su aparición se ha acelerado por la crisis del coronavirus, la verdadera pregunta es: ¿Quién las controla? ¿Quién las emite y distribuye? ¿Quién determina su valor? Estamos en una encrucijada histórica y la respuesta a estas preguntas puede determinar el tipo de futuro al que despertaremos. Podría ser muy sombrío, si el poder permanece en manos de los gobiernos e instituciones centralizadas. En este escenario, el dinero conservará todos los defectos y vulnerabilidades de las actuales monedas fiduciarias, sólo su naturaleza digital las amplificará hasta un punto inimaginable. Las violaciones de la privacidad de hoy en día se harán simplemente imparables, un mero hecho de la vida, mientras que las desastrosas políticas monetarias, como los tipos de interés negativos, hasta ahora sólo amortiguadas por la capacidad de los individuos de esquivarlas a través del dinero físico, se transmitirán por la fuerza y de manera uniforme a toda la economía.

Por otra parte, el futuro podría ser más bien brillante, si tomamos el otro camino, hacia la descentralización, la libre competencia y la soberanía financiera individual. Si en cambio elegimos romper el monopolio estatal del dinero y permitir que las monedas digitales privadas compitan, surgirá una miríada de soluciones diferentes para servir a una miríada de necesidades diferentes. Los ahorros pueden acomodarse mediante monedas digitales físicas respaldadas por oro, los activos reales pueden ser simbólicos para facilitar y asegurar la venta de propiedades físicas, las criptomonedas especializadas pueden ofrecer privacidad y transacciones irrastreables. Lejos de ser una quimera, muchas soluciones como éstas ya existen, mientras que otras están en ciernes. Por lo tanto, hay una elección sobre el tipo de futuro que queremos, y somos nosotros, como individuos, los que debemos hacerla.

Author:

Contact Claudio Grass

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire