Mises Wire

Home | Wire | La crisis del COVID sobrecargó la guerra contra el efectivo

La crisis del COVID sobrecargó la guerra contra el efectivo

  • cash covid cashless digital currency

Etiquetas Economía globalPolítica monetariaDinero y bancos

06/30/2020

La crisis del coronavirus ya ha cobrado un precio muy alto y ha causado profundos daños en nuestras sociedades y nuestras economías, cuya magnitud aún no se ha hecho evidente. Hemos visto su impacto en la productividad, en el desempleo, en la cohesión social y en la división política. Sin embargo, hay otra tendencia muy preocupante que se ha acelerado bajo el velo del temor y la confusión de que la pandemia se ha extendido. La guerra contra el dinero, que ya lleva casi una década, se ha intensificado drásticamente en los últimos meses.

El «problema»

En los últimos años, y a medida que la guerra contra el dinero se ha ido intensificando, nos hemos acostumbrado a escuchar ciertos argumentos o «razones» por las que todos deberíamos abandonar el papel moneda y pasar en masa a una economía exclusivamente digital. Estos puntos de discusión se han repetido una y otra vez, en la mayoría de las economías occidentales y por innumerables figuras institucionales. «El dinero en efectivo es utilizado por terroristas, lavadores de dinero y delincuentes» es posiblemente el más repetido, ya que se ha empleado ampliamente en la mayoría de los debates sobre la transición digital. Hace un par de años también fue utilizado por Mario Draghi para apoyar la decisión de desechar el billete de 500 euros. No obtuvimos ninguna información específica o datos sobre cuántos terroristas estaban usando realmente este billete de alta denominación, pero sabemos que muchos ciudadanos respetuosos de la ley lo estaban usando para ahorrar, al igual que los propietarios de pequeñas empresas para sus necesidades de liquidez operativa.

Ahora, sin embargo, la crisis del coronavirus ha introducido una nueva dirección para la retórica anti-dinero y nuevos argumentos a favor de la economía digital. Incluso en las primeras etapas de la pandemia, cuando esencialmente no se sabía nada concreto sobre el virus o su transmisión, las semillas de los nuevos temores ya estaban siendo plantadas por los informes sensacionalistas de los medios de comunicación y las figuras políticas e institucionales que fomentan el miedo. La insidiosa idea de que «se puede contraer el COVID a través del dinero» puede haberse propagado prematuramente, pero se quedó grabada en la mente de la mayoría de la gente. Esto es, por supuesto, comprensible dados los altísimos niveles de incertidumbre y ansiedad del público en general. Querer eliminar las amenazas potenciales fue un instinto natural y también lo fue el impulso de recuperar al menos algo de control sobre nuestras vidas después de haber sido arrojadas al caos total por el congelamiento económico mundial.

Otro factor que ayudó concretamente al cambio del dinero físico fue uno totalmente práctico. Dadas las medidas de bloqueo y las nuevas directivas de «distanciamiento social» que se aplicaron en todo el mundo, se hizo difícil utilizar el dinero en efectivo incluso si realmente se quería, o si no se disponía de otros medios de transacción, como es el caso de miles de millones de personas. Al verse obligadas las tiendas físicas a cerrar y al ser cada vez más las tiendas en línea que ofrecen entrega sin contacto (ya sea como opción o como requisito de servicio), la necesidad de dinero en efectivo dio paso muy rápidamente a los pagos digitales.

Para la mayoría de nosotros que tenemos acceso a la banca en línea, las tarjetas u otros servicios de pago digital, esto no supuso ningún inconveniente real, y probablemente ni siquiera lo pensamos dos veces. Sin embargo, para muchos de nuestros conciudadanos fue un grave impedimento que en algunos casos bloqueó su acceso a bienes básicos y suministros esenciales. Contrariamente a las brillantes promesas de la economía digital, de la inclusión financiera y de la conveniencia, el hecho es que todavía hay millones de personas que simplemente no tienen acceso a este valiente nuevo mundo. Según las cifras del Banco Mundial, a nivel mundial hay 2.500 millones de personas sin cuenta bancaria, con una alta concentración en el mundo en desarrollo. Sin embargo, en Occidente también hay una gran parte de la población que no tiene cuentas bancarias y/o no tiene acceso a soluciones digitales, mientras que los ancianos también están en gran medida «excluidos» de la economía digital. Para todos estos miles de millones de personas, el dinero en efectivo es la única forma de ahorrar, de realizar transacciones y de cubrir las necesidades básicas.

La «solución»

Al presentarse el dinero en efectivo no sólo como un peligro para la sociedad y la seguridad nacional, sino también como un peligro directo para la salud debido al coronavirus, el impulso hacia las alternativas digitales se ha reforzado masivamente en los últimos meses. Tanto las organizaciones internacionales como los gobiernos individuales han participado activamente en este empuje y lo han fomentado, algunos mediante declaraciones de orientación pública y otros mediante la aplicación estricta de normas y medidas directas que no dejan espacio real a los ciudadanos para tomar sus propias decisiones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en su orientación oficial a los trabajadores minoristas, recomendaron que «alentaran a los clientes a utilizar opciones de pago sin dinero en efectivo», mientras que un informe del Banco Mundial destacó la necesidad de adoptar los pagos sin dinero en efectivo en aras de la «protección social». El Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos alentó el uso de la banca en línea y los pagos digitales «como medida para proteger la salud y la seguridad de los residentes de los Emiratos», y el Banco de Inglaterra ha reconocido que los billetes pueden contener «bacterias y virus» y ha recomendado a las personas que se laven las manos después de manipular el dinero. En marzo, un informe de Reuters reveló que la Reserva Federal de los Estados Unidos estaba poniendo en cuarentena los dólares que repatriaba de Asia y también el banco central de Corea del Sur, mientras que el gobierno obligaba a los bancos de China a desinfectar los billetes y a guardarlos en una caja fuerte hasta catorce días antes de ponerlos en circulación.

Sin embargo, lo más destacado fue en mayo cuando el Foro Económico Mundial publicó un artículo en su Agenda Global en el que apoyaba firmemente la adopción masiva de los pagos digitales por el bien de la salud pública. En él los autores sostienen que «los pagos digitales sin contacto en el punto de venta, como el reconocimiento facial, los códigos de Quick Response (QR por sus siglas en inglés) o las comunicaciones de campo cercano (NFC por sus siglas en inglés), pueden hacer que sea menos probable que el virus se propague a otros a través de los intercambios de dinero». También aplaudieron los esfuerzos de China por digitalizar los pagos y parecieron considerar al país y sus medidas como un modelo a emular: «El camino de China para permitir los pagos digitales debería proporcionar algunas lecciones a otros países deseosos de seguir el ejemplo». Dado que algunos gobiernos occidentales pueden estar realmente «ansiosos por seguir el ejemplo», veamos más de cerca este brillante ejemplo y examinemos lo que realmente implica.

Dinero fiduciario 2.0

El impulso de la digitalización en todos los aspectos del estado, la sociedad y la economía china no es nada nuevo y ciertamente es anterior a la aparición de COVID-19. El tristemente célebre «sistema de calificación social» del país apareció en los titulares hace años, y el afán del gobierno por utilizar la tecnología, Internet y todo tipo de sistemas digitales para rastrear el comportamiento y las afiliaciones de sus ciudadanos ha atraído durante mucho tiempo la crítica internacional y la condena generalizada de las organizaciones de derechos humanos, los defensores de la privacidad y los partidarios de la libertad de expresión. Ahora, sin embargo, el estado ha recibido una razón para acelerar sus esfuerzos en la adopción masiva de los pagos digitales y el abandono del dinero en efectivo.

En gran medida, esta tarea de digitalización de los pagos fue mucho más fácil en China, ya que los pagos digitales allí ya estaban muy extendidos. Más del 80 por ciento de los consumidores ya utilizaban los pagos por móvil en 2019, según la consultoría de gestión Bain, lo que supone un fuerte contraste con los Estados Unidos, que tenían tasas de adopción inferiores al 10 por ciento. Por lo tanto, como la población ya había aceptado una nueva forma de pago, la nueva iniciativa buscaba dominar también los medios de pago. Así, se introdujo un nuevo «yuan digital». Esta nueva moneda fiduciaria, que se viene desarrollando desde hace más de cinco años, se puso en marcha en abril en cuatro ciudades chinas, con un plan para su adopción nacional en breve, de modo que finalmente sustituya a la moneda de curso legal física.

El llamado Digital Currency Electronic Payment (DCEP) se pondrá en circulación a través de los cuatro grandes bancos estatales de China, y los ciudadanos podrán recibirlo y utilizarlo descargando una aplicación de billetera electrónica autorizada por el Banco Popular de China (BPC), que estará vinculada a su cuenta bancaria. En la superficie, parece funcionar igual que la antigua moneda. Está emitida y respaldada por el PBOC; tiene el mismo valor que los billetes físicos y, gracias a las asociaciones con Alipay y WeChat Pay, que controlan el 80 por ciento del mercado de pagos del país, se utilizará para pagar cualquier cosa y será pagada por cualquiera. De hecho, algunos salarios de funcionarios públicos y subsidios estatales ya se están pagando en este nuevo yuan digital, que llega a las carteras digitales de sus destinatarios.

Según los medios de comunicación estatales de China, People's Daily, la nueva moneda está destinada a simplificar las transacciones y el comercio nacionales, pero también facilitará y agilizará las transacciones transfronterizas. La implicación allí es clara: es otro intento de desafiar el dominio global del dólar americano después de que la Iniciativa del Cinturón y la Carretera fracasara en mover realmente la aguja como el estado chino había esperado. La estrategia de gastar enormes cantidades de dinero chino en el extranjero sí proporcionó cierta influencia sobre los países en desarrollo, pero no llegó ni de lejos a «destronar» el dólar e internacionalizar el renminbi. Tal vez esta iniciativa funcione mejor, especialmente porque China tiene ahora la ventaja de ser el primero en llegar.

Entrar primero en esta arena  «fiduciaria digital» es enormemente importante, y el momento del lanzamiento de la moneda digital no fue una coincidencia. El desarrollo y el plan de despliegue se aceleraron significativamente después del anuncio de la libra por Facebook, ya que el estado chino no quería que el gigante de la tecnología privada les ganara de mano. De hecho, el yuan digital se asemeja a la libra de muchas maneras. Lo más importante es que ninguno de ellos es una criptomoneda, que está descentralizada por diseño y permite las transacciones entre pares sin necesidad de un intermediario o un tercero. En este caso el emisor es el tercero, y todas las transacciones pasan por un sistema muy centralizado que controla y tiene acceso a todos los datos. En otra no coincidencia, hace apenas unos años, el Gobierno de China prohibió las ofertas iniciales de monedas (ICO por sus siglas en inglés) y puso grandes cargas sobre las criptomonedas y los criptoinversores, lo que dificultó mucho las operaciones en el país, desmantelando así la amenaza de una posible competencia del sector privado y despejando el camino para su propia moneda digital.

Author:

Contact Claudio Grass

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire