Mises Wire

Home | Wire | Las subestimadas contribuciones de Rothbard al análisis de los bienes públicos

Las subestimadas contribuciones de Rothbard al análisis de los bienes públicos

  • mailbox

Etiquetas Impuestos y gastoSubjetivismoValor e Intercambio

Una de las principales justificaciones que se dan para la provisión estatal de un bien o servicio es que se trata de un «bien público», lo que significa que es lo suficientemente costoso como para excluir del disfrute del bien a quienes no pagan y que el disfrute del bien por parte de una persona no interfiere con el de otra. La provisión de estos bienes por medios voluntarios se considera imposible o, como mínimo, ineficiente en comparación con la provisión estatal. Los individuos racionales optarán por disfrutar del bien sin pagar por él. En consecuencia, la provisión del bien en el mercado dará lugar a una infraproducción, ya que cualquier empresa que proporcione dicho bien producirá una cantidad en la que el ingreso marginal sea igual al coste marginal, pero el coste marginal será desigual al beneficio marginal. Además, si el proveedor tuviera que contratar a todos los beneficiarios para que acepten pagar antes de producir el bien, los costes de transacción seguirían siendo prohibitivos. Por ello, el Estado sería un mecanismo de provisión más eficiente, ya que puede obligar a todos los beneficiarios a pagar por el bien público, superando así el problema del free rider.

Rothbard rechazó este análisis, negando que el Estado sea capaz de proporcionar bienes de forma más óptima a través de la coerción que los individuos que actúan libremente por medios voluntarios (Rothbard 1956, 1961, 1962). Los individuos se organizan y contribuyen voluntariamente a todo tipo de actividades en el mercado, incluidos los proyectos comunes que benefician a más personas que los propios contribuyentes, es decir, que generan «externalidades positivas».

Los críticos de Rothbard lo han malinterpretado sistemáticamente, ya sean defensores de la economía de elección pública (Frech 1973) o de la economía neoclásica dominante (Caplan 1999). La mayoría de los economistas, en su detrimento, viven tristemente en la completa ignorancia de las contribuciones de Rothbard en el campo de la teoría de los bienes públicos.

Robert Lawson y J.R. Clark (2017, 136), en un artículo de la Review of Austrian Economics, han asumido la posición rothbardiana y lo han acusado de ser un «negador de los bienes públicos» y «intelectualmente descuidado» por «ridiculizar» las ideas de bienes públicos y externalidades. Aunque reconocen que «deberíamos tomarnos en serio las preocupaciones misesianas y hayekianas sobre los límites del conocimiento en ausencia de señales de precios del mercado» (137), cualquiera que apreciara plenamente estas preocupaciones no descartaría a Rothbard tan rápidamente.

Lawson y Clark presentan dos escenarios de bienes públicos y externalidades en los que los individuos que desean algún bien están dispuestos a pagar colectivamente más de lo que sería necesario para su provisión. En su primer ejemplo, los habitantes de una ciudad están dispuestos a pagar colectivamente más de lo que sería necesario para la construcción de un parque público. En el segundo ejemplo, un grupo de astrónomos aficionados está dispuesto a pagar más de lo necesario para que el resto de los habitantes de la ciudad apaguen sus luces para poder observar las estrellas.

Debido a los problemas de los free riders y los costes de transacción, el mercado no consigue producir estos bienes deseados. Afortunadamente, el Estado puede gravar a los «polizones» y hacer que estos intercambios se realicen. El hecho de que algunas personas no valoren en absoluto estos bienes no es un problema, porque «siempre que la disposición total a pagar por parte de la comunidad supere el coste de la construcción, es posible diseñar un sistema de impuestos en el que cada persona esté mejor» (Lawson y Clark 2017, 134).

Pero esto no es más que un ejercicio de asunción del problema. ¿Cómo saben los economistas, precisamente, que los individuos tienen una mayor disposición a pagar de la que demuestran en la acción? Rothbard (1962, 1036) afirma que no lo saben: simplemente sustituyen sus propios puntos de vista éticos por los de los contribuyentes que pronto serán asaltados y luego revisten sus puntos de vista con la opinión «científica» de que, en estos casos, la acción del libre mercado ya no es óptima, sino que debe ser devuelta a la optimidad mediante una acción estatal correctiva. Este punto de vista no comprende en absoluto la forma en que la ciencia económica afirma que la acción del libre mercado es siempre óptima. Es óptima no desde el punto de vista de las opiniones éticas personales de un economista, sino desde el punto de vista de las acciones libres y voluntarias de todos los participantes y de la satisfacción de las necesidades libremente expresadas de los consumidores.

La afirmación de que «los bienes públicos financiados con impuestos pueden hacer que todos, literalmente todos y cada uno de nosotros, estemos mejor» (Lawson y Clark 2017, 134) es solo eso: una afirmación. Lawson y Clark están asumiendo lo que no se puede saber sino a través de las acciones voluntarias de los individuos en el mercado libre. No hay forma científica de demostrar que las personas estén mejor gracias a los impuestos y a la provisión de bienes por parte del Estado.

Lawson y Clark dicen que su argumento es que las empresas privadas subproducen bienes públicos. Pero, ¿cómo pueden saber si un bien está infraproducido? ¿Cómo pueden distinguir entre una situación en la que los individuos no están dispuestos a pagar por más de un bien y otra en la que estarían dispuestos a pagar pero no lo hacen debido a los costes de transacción? Incluso si las personas no están dispuestas a emprender un proyecto debido a los costes de transacción que conlleva, esto demuestra simplemente que el valor del proyecto para ellos es inferior a sus costes de oportunidad. La ciencia económica no puede demostrar que un bien está «infraproducido», por lo que Rothbard afirma que los economistas que afirman que la producción estatal o la subvención de bienes mejoraría el bienestar no lo hacen basándose en la ciencia. Simplemente están introduciendo de contrabando sus propias preferencias en su análisis supuestamente libre de valores bajo la cobertura de los «bienes públicos». Rothbard nos recuerda que no podemos suponer un abrelatas; en este caso, no podemos suponer que conozcamos la disposición real de los individuos a pagar.

Desgraciadamente, las contribuciones de Rothbard en esta materia son ignoradas o malinterpretadas por muchos que se consideran economistas de libre mercado pero que aceptan el tratamiento neoclásico estándar de los bienes públicos y la posibilidad de que la intervención estatal conduzca a mejoras de Pareto. Ignoran la simple verdad de que la mera posibilidad de una provisión de bienes públicos financiada por los impuestos que nos hace «a todos, literalmente a todos y cada uno de nosotros, mejores» es un argumento para la intervención del Estado como la mera posibilidad de ganar el premio gordo es un argumento para echar monedas en una máquina de juego. Puede que personalmente prefieras hacerlo por el gusto de hacerlo, pero no esperes ganar. De hecho, Lawson y Clark lo entienden completamente al revés. Si la provisión mutuamente beneficiosa de bienes públicos es posible, no hay necesidad del Estado. De hecho, a diferencia del jugador, que al menos puede saber si sus ganancias superan sus pérdidas (y si el placer del juego supera la pérdida de dinero), no hay forma de que los intervencionistas que proporcionan bienes públicos sepan si los bienes se valoran más o menos que el coste impuesto al público. El análisis de los bienes públicos, si ha de ser científico, tiene que partir de las restricciones de Rothbard.

Authors:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Kristoffer Mousten Hansen

Kristoffer Mousten Hansen is a research assistant at the Institute for Economic Policy at Leipzig University. He received his PhD from the University of Angers and is a former Mises Institute research fellow. 

Contact Karl-Friedrich Israel

Karl-Friedrich Israel is an assistant professor in the department of economics and business at Western Catholic University in Angers, France. He is an organizing member of the Austrian Economics Meeting Europe and is a Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire