Mises Wire

Home | Wire | Las apps de seguridad privada podrían ser el futuro de la policía del vecindario

Las apps de seguridad privada podrían ser el futuro de la policía del vecindario

  • sec

Etiquetas Sistema legal

05/31/2021

A medida que las ciudades desfinancian sus departamentos de policía y la cantidad de servicios de seguridad pública que se demandan supera la cantidad que se ofrece, los participantes en el mercado buscan formas de ofrecer nuevos servicios. Hace unas dos semanas, un todoterreno con el logotipo de la aplicación Citizen y el texto «Making Your World a Safe Place» fue visto en Los Ángeles. Correos electrónicos filtrados obtenidos por Vice, así como entrevistas con antiguos empleados de Citizen, revelaron que Citizen estaba probando un programa piloto para ofrecer servicios de seguridad privada a través de su aplicación. Sin embargo, desde entonces han declarado que no tienen planes de lanzar este servicio.

En la actualidad, la aplicación de Citizen proporciona a los usuarios alertas de seguridad basadas en las llamadas al 911 y en los incidentes denunciados por los usuarios en su zona, y está disponible en veinte ciudades. También ofrece un servicio de 20 dólares al mes llamado Protect, que proporciona la ubicación del usuario en tiempo real a un empleado de Citizen, permite al usuario activar una transmisión de vídeo enviada a ese empleado mediante una palabra clave y permite a Citizen alertar a los servicios de emergencia sobre la ubicación exacta del usuario.

Con la intención de ampliar su oferta, Citizen estudió la posibilidad de asociarse con empresas de seguridad privada para ofrecer servicios adicionales a los usuarios. Una de estas empresas es Securitas; otra es Los Angeles Professional Security (LAPS), que se describe a sí misma como un «servicio de aplicación de la ley por suscripción». Según su página web, LAPS ofrece respuesta rápida personal, patrullaje, respuesta a las alarmas, monitorización por vídeo, vigilancia en vacaciones y detección de caídas con el Apple Watch para «personas mayores o con capacidades diferentes que viven solas». También ofrecen «aplicación de máscaras» para las empresas privadas a las que el condado de Los Ángeles ha exigido que sean ejecutoras no remuneradas de los mandatos de máscaras. LAPS tiene dos niveles de suscripción: por 200 dólares al mes, se recibe el servicio de patrulla, así como la supervisión de alarmas y señales inteligentes. Por 999 dólares al mes se recibe «evacuación y seguridad personal in situ».

Por qué es útil una app de seguridad privada

La aplicación prevista por Citizen fue descrita como el Uber de la seguridad privada. La posibilidad de obtener servicios de seguridad bajo demanda puede poner dichos servicios al alcance de quienes, de otro modo, quedarían desprotegidos. Según los correos electrónicos filtrados de Citizen, el Departamento de Policía de Los Ángeles calificó su servicio previsto como un verdadero cambio de juego. Al igual que los servicios de transporte compartido y de coche compartido han permitido a algunos evitar los costes de la propiedad de un coche, así como a otros conseguir un viaje cuando lo necesitan, una aplicación de seguridad a la carta puede permitir a las personas obtener una protección suplementaria cuando un servicio de suscripción completo puede estar fuera de sus necesidades o de su presupuesto. Un buen ejemplo de esto (y que Citizen probó en su programa piloto) es tener una escolta de seguridad proporcionada rápidamente a petición. Mientras que este es un servicio que muchos proveedores de seguridad, como los de los campus universitarios, realizan de forma rutinaria, es probable que sea una baja prioridad para los departamentos de policía de las grandes ciudades, si es que lo proporcionan.

Aunque Citizen no tiene previsto ofrecer servicios de seguridad a través de su aplicación, este tipo de servicio no es nuevo. La empresa londinense My Local Bobby lleva varios años ofreciendo un servicio que permite a los abonados tener línea directa con un «Bobby» asignado y acceder a su ubicación en tiempo real a través de su aplicación, con servicios de patrulla y escolta incluidos. Todavía está por ver si los futuros servicios se basarán también en la suscripción o serán a la carta (como la mayoría de los servicios de transporte compartido).

Lo que permite esta tecnología es la reducción de los costes de transacción asociados a la prestación de seguridad. Creo que los economistas se equivocan cuando califican la vigilancia como un bien público, ya que es claramente rival a partir de cierto punto de congestión y es en muchos aspectos excluible. Por ejemplo, puedo contratar a Barney Fife para que proteja mi casa y darle instrucciones para que ignore a los ladrones que entren en la puerta de al lado (y anunciar a los posibles delincuentes que Barney les dejará en paz), evitando así que los vecinos se aprovechen de ello.

El verdadero problema es economizar el uso de la mano de obra de Barney: todos los vecinos podrían contratar a su propio Barney, pero probablemente sería más económico llegar a algún tipo de acuerdo de reparto. Barney podría patrullar alrededor de mi manzana (o de una zona más amplia) sin sacrificar mucho la eficacia de su patrulla para mí individualmente. Encontrar formas innovadoras de compartir los servicios de Barney permite un ahorro más eficaz, al igual que la economía colaborativa facilita un mayor uso de los bienes que, de otro modo, quedarían inactivos. Una aplicación que permite a la gente contratar seguridad en un mercado al contado cuando la necesitan tiene el potencial de reducir los costes de la seguridad en ciertos márgenes de la misma manera que compartir viajes ha disminuido los costes del transporte en ciertos márgenes.

Por razones no reveladas, Citizen abandonó sus planes. Su servicio podría haber resultado poco rentable si lo hubieran llevado a cabo. Este es quizás uno de los mejores argumentos a favor de los mercados en materia de seguridad: los proveedores de servicios deben ofrecer realmente lo que los consumidores están dispuestos a pagar, y se les permite fracasar si no lo hacen. La disciplina del mercado es mucho más eficaz para hacer que la policía rinda cuentas que cualquier medida de responsabilidad propuesta para la policía del monopolio gubernamental. Cuanto menos tenga que depender la gente de la policía gubernamental para su seguridad, mejor será.

Author:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
AndreyPopov via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire