Mises Wire

Home | Wire | La verdad sobre The Edge of Democracy

La verdad sobre The Edge of Democracy

  • dilma
0 Views

Tags Subsidios CorporativosEconomía GlobalHistorial Mundial

02/11/2020

The Edge of Democracy, un documental de Petra Costa producido por Netflix y nominado a un Oscar, se ha distribuido a cientos de millones de espectadores desprevenidos que no saben nada de la historia reciente del Brasil y tienen poco o ningún acceso a los hechos reales. Así que, como brasileño, tenía que decir algo.

Un documental puede mirar los hechos e intentar extraer una interpretación o visión de los mismos. Podemos estar de acuerdo o no. El problema comienza cuando una película intenta ser un documental y aún así no consigue acertar ni siquiera con los hechos básicos o las estadísticas.

El documental intenta mostrar lo que sucedió antes, durante y después del proceso de destitución de Dilma Rouseff. La película –ya no la llamemos documental– ignora en gran medida los escándalos de corrupción que rodearon a Dilma, al ex presidente Lula y a su Partido de los Trabajadores, sólo menciona de pasada la crisis económica que causaron, convierte a la oposición en un hombre de paja, minimiza la razón por la que Dilma fue acusada, tergiversa los hechos e incluso se equivoca en las cifras básicas.

Hacer mal las cosas básicas...

El documental afirma que Lula logró la menor tasa de desempleo de la historia de Brasil. No es así. Muestra a Lula diciendo que se metió en la política porque sólo dos congresistas de 443 eran de la clase obrera cuando nunca hubo exactamente 443 congresistas. Afirma que Dilma perdió su prestigio y poder porque se enfrentó a los bancos cuando en realidad los bancos obtuvieron enormes beneficios bajo su gobierno y las políticas de altas tasas de interés. Guido Mantega, uno de sus ex ministros, ha sido acusado incluso de vender información privilegiada a esos bancos y de canalizar los beneficios al partido. En su segundo mandato, Dilma llevó a los bancos al gobierno nombrando a Joaquim Levy en lo que hoy es el Ministerio de Economía. Si eso es enfrentarse a los bancos, me gustaría saber qué significa ayudarlos.

La película afirma que Lula creó la Bolsa Familia, una política de ingresos básicos para los pobres que es uno de los elementos básicos de su gobierno. El hecho es que Bolsa Familia es una amalgama y expansión de diferentes programas de apoyo de gobiernos anteriores. Lula debería saber: él está en el registro criticando esos programas.

Otra afirmación bastante curiosa es que Michel Temer, vicepresidente y presidente de Dilma después de la impugnación en 2016, fue un traidor a su gobierno desde el primer día del segundo mandato. El registro muestra algo diferente: llevó a cabo pesadas negociaciones pro-Dilma en el Congreso y eso fue ampliamente reconocido. Uno de los vice-líderes de Dilma en el Congreso, Orlando Silva, salió en las noticias diciéndolo.

Estas son declaraciones fácilmente verificables, aunque incorrectas, que se encuentran a lo largo de la película y son fáciles de entender para un lector que no conoce Brasil. El problema es que estas declaraciones son probablemente los delincuentes más pequeños de la lista. Explicar el resto requiere bastante contexto e historia reciente de Brasil.

El error más atroz es la narrativa general: la democracia iba bien defendida por Lula y Dilma. Se enfrentaron a los grandes intereses y fueron derrotados por un golpe de estado, y la democracia fue subvertida. Nada de esto es cierto, y ni siquiera es una cuestión de interpretación: es algo que cualquier hablante de portugués puede resolver con un googlear básico.

En 2005 estalló un gran escándalo de corrupción: Mensalão. Lula y su partido, el Partido de los Trabajadores, fueron sorprendidos malversando fondos para comprar apoyo en el Congreso Nacional, conseguir nominaciones y asegurarse de que gobernarían sin control. Eso no es sólo un escándalo de corrupción sino un ataque directo a las instituciones y principios democráticos.

En 2014 fueron atrapados de nuevo en Petrolão. El esquema era el mismo, y en gran parte organizado por las mismas personas: desviar fondos, comprar apoyo, gobernar sin control. Eso los convierte en reincidentes en su intento de destruir la separación de poderes y obtener el control por medios ilícitos.

La libertad de prensa

La película afirma que Lula era amigo de los periodistas. Sin embargo, en 2004 Lula envió un proyecto de ley al Congreso para crear un consejo federal con facultades para regular y castigar a los periodistas. Casi todos los años Dilma o su partido hacían nuevos esfuerzos para «regular los medios de comunicación», y Dilma incluso trató de conjurar una asamblea constitucional «limitada» –lo que sea que eso signifique– para discutir sobre los medios de comunicación. Un escándalo relativamente menor pero simbólicamente importante ocurrió al principio de la presidencia de Lula. Cuando un reportero americano escribió que Lula tenía un problema con la bebida, Lula exigió la cancelación de su visa. Cuando sus ayudantes le dijeron que era inconstitucional deportar al periodista por estar casado con una brasileña, la respuesta de Lula fue siniestra: «[...] la constitución». Por lo tanto, insinuar o decir abiertamente que la democracia en Brasil iba bien bajo el Partido de los Trabajadores es francamente deshonesto.

La película sólo menciona brevemente el escándalo de Mensalão y trata a Petrolão como unos cargos inventados por Sergio Moro, un juez formado en los EE.UU. La película implica, por lo tanto, que los escándalos fueron el resultado de las intervenciones de las potencias extranjeras. Pero para citar a Roy Jones Jr., «Todos deben haberlo olvidado»: en 1992 Dilma tomó el mismo curso que Moro.

The Edge of Democracy también muestra que durante su audiencia en la corte, Lula le pregunta a Moro cómo se siente por haber colapsado el sector de la construcción en Brasil. Uno pensaría que sería relevante mencionar que esas compañías de construcción fueron las que estuvieron dentro del escándalo de corrupción, pero de alguna manera los cineastas no lo encontraron muy relevante.

Hablando de construcción, Lula fue encarcelado porque recibió un apartamento como soborno de una de esas empresas de construcción. También se le acusa de conseguir una amplia mejora de una propiedad rural, de malversar millones, de supervisar un plan de corrupción y de mucho más. Sin embargo, la película afirma que todo lo que los jueces tenían sobre él era el apartamento.

También es por eso que Lula no pudo postularse a la presidencia en 2018. Las personas condenadas por ciertos delitos -entre los que obviamente se incluye la corrupción- no pueden presentarse a las elecciones durante ocho años, una disposición de la «Ley de registro limpio», conocida en el Brasil como «Lei Ficha Limpa», que el propio Sr. Lula sancionó. Curiosamente, la película no menciona eso y en su lugar afirma que la condena de Sergio Moro sacó a Lula de la carrera. Moro no pudo haber hecho eso, ya que la condena que cuenta para el Acta de Registro Limpio es a través de una corte de apelaciones, y Moro estaba un paso por debajo de eso. Otros tres jueces no sólo confirmaron la sentencia de Moro, sino que aumentaron el tiempo de cárcel que Lula tenía que cumplir.

Lula sólo es libre hoy, porque la Corte Suprema Federal votó que sólo puede ir a la cárcel por delitos no violentos una vez que pierda su caso y todas las apelaciones en la corte suprema. Antes de esto, uno podía ir a la cárcel después de ser condenado en un tribunal de apelación.

Vale la pena señalar que el presidente del tribunal supremo era, y sigue siendo, Dias Toffoli. Lula lo nombró a la Corte Suprema por el brillante honor de no haber pasado nunca un examen de juez y haber sido el abogado de campaña de Lula. De hecho, siete de los once jueces de la Corte Suprema fueron nombrados por Lula o Dilma. Difícilmente un tribunal hostil que intente atacar la democracia o ser partidario de un golpe de estado.

El registro económico

Pero no fue sólo el sector de la construcción el que sufrió. Toda la economía sufrió su peor crisis en la historia de Brasil. La economía sólo se menciona una hora después de la película, e incluso entonces casi como un aparte. Los detalles se omiten, pero vamos a aclararlos.

En 2015 el PIB se redujo en un 3,8 por ciento y en un 3,6 por ciento el año siguiente. En 2017, el desempleo se disparó del 6 por ciento a casi el 14 por ciento hasta que las nuevas políticas económicas de Michel Temer comenzaron a derribarlo. Los déficits se dispararon, llevando la deuda nacional del 51,5 por ciento del PIB en 2013 a más del 80 por ciento en la actualidad, cuando todavía estamos haciendo profundas reformas para tratar de hacer frente a los déficits y las políticas que todavía están en piloto automático desde los años de Dilma. Cuando se aprobaron las reformas de las pensiones en 2019, estaba claro que si no pasaban por Brasil se irían a la quiebra.

Estas cuestiones fueron el resultado de políticas económicas expansionistas e intervencionistas, manipulación de los tipos de interés, fraude contable, controles de precios para controlar la inflación y ayudar a la reelección de Dilma, y mucho más. Eso nos lleva a Dilma: ¿por qué fue impugnada?

La impugnación de Dilma

La película intenta mostrar la impugnación de Dilma como un golpe de estado, omitiendo un simple hecho: ella claramente y ampliamente rompió las leyes presupuestarias. No sólo lo hizo en términos de la interpretación de la ley, sino también en el sentido de su intención original.

En la historia de Brasil, era normal que los gobernadores crearan bancos estatales, los usaran para financiar déficits, lanzar planes de compra de votos y responsabilidad presupuestaria general. Estos bancos serían declarados en bancarrota. A esto le seguiría la creación de un nuevo banco, y el proceso se repetiría eternamente. Los depositantes se quedaron con la bolsa, el gobierno se lavó las manos del asunto, los actores políticos consiguieron dinero. Enjuague y repita.

Este y muchos otros planes de contabilidad dieron lugar a reformas que crearon leyes presupuestarias que prohibían al gobierno tomar préstamos sin la autorización del Congreso y ordenaban una mejor contabilidad y muchas otras buenas prácticas.

Dilma utilizó bancos estatales para financiar sus políticas. En la práctica, utilizó los saldos de los bancos como si fueran saldos del tesoro. Para subrayar: no se trataba de una semana de balanceo de cuentas, sino de una política que se remontaba a 2009 con 45.000 millones de reales en saldos abiertos. Como referencia, eso es un poco menos de la mitad de todo el gasto federal en educación en 2015. Eso constituye un préstamo sin autorización del Congreso y un fraude presupuestario, como ha verificado el Tribunal Federal de Cuentas (TCU).

Ahora uno podría preguntarse: ¿el Partido de los Trabajadores, Lula y Dilma se defendieron de esas acusaciones? No. Sus respuestas fueron similares a las que señalamos en «The Edge of Democracy»: directamente declaran lo opuesto a lo que realmente sucedió. No menciones lo que realmente pasó. Busca tus argumentos con narraciones partidistas y repítelos.

Si bien es cierto que todavía hay muchos elementos de derecha e izquierda que quieren acabar con la democracia en Brasil y tomar el control del poder estatal, el hecho es que la mayor amenaza a la democracia desde que regresó a Brasil en 1985 y en 1988 con una nueva constitución fue planteada precisamente por Lula y el Partido de los Trabajadores.

Michel Temer nunca fue una amenaza para la democracia. ¿Era corrupto? Aunque todavía no hay convicciones, el consenso en Brasil es un claro sí. Fue comprado y pagado hace mucho tiempo por Lula y su camarilla. Pero hay una diferencia entre un ladrón y un dictador.

¿Es Bolsonaro una amenaza para la democracia? Tal vez. Ha tenido algunas ideas preocupantes, pero hasta ahora no ha puesto en práctica nada que constituya una amenaza. Por supuesto, sólo ha estado en el poder durante un año. Sin embargo, tratar de compararlo con un partido que intentó dos veces –y durante bastante tiempo tuvo éxito– subvertir la separación de poderes y controlar todas las palancas es poco sincero. Su historia aún no ha sido escrita, mientras que la historia de Lula, Dilma y el Partido de los Trabajadores ya está escrita, parte de ella en los registros de muchos tribunales, de las auditorías y de los arrestos.

Por último, tenemos el argumento del Ave María de la película: a pesar de todos sus defectos, el Partido de los Trabajadores era una esperanza para los pobres, un bastión contra la desigualdad. Lucharon por el hombre común, y tal vez se cometieron errores, pero al menos se abordó la desigualdad.

Bueno, otra vez vienen esas molestas estadísticas para mostrar lo contrario.

La desigualdad ya estaba cayendo en el segundo mandato del Presidente Fernando Henrique Cardoso, de 1994 a 1998. Siguió cayendo a un ritmo bastante similar durante la presidencia de Lula, lo que implica que añadió poco a los mecanismos en juego, y comenzó a subir de nuevo después de la reelección de Dilma en 2014. Justo después de su reelección, se permitió que muchos precios controlados por el estado subieran, la inflación cruzó el 10 por ciento por año, y muchos programas fueron cortados.

Sin embargo, cuando damos un paso atrás y miramos el cuadro completo, el hecho es que la desigualdad apenas se ha movido. El coeficiente de Gini en Brasil pasó de un máximo de cincuenta y ocho a un mínimo de cincuenta y dos durante esos años. Mirando esto a lo largo de las décadas, casi parece una línea recta. Y al final Dilma no pudo mantener el poco progreso que se había hecho.

Es fácil mantener las cosas unidas por un tiempo cuando se puede hacer una redada en los balances de los bancos estatales, cocinar los libros, comprar apoyo en el congreso y ganar elecciones con miles de millones de reales en dinero malversado. Pero eso sólo puede durar un tiempo, y llegó a su fin con la destitución de Dilma. Brasil, sin embargo, no llegó a tal fin. Ahora luchará durante una década o más para limpiar el desorden y volver al camino del crecimiento y la reducción de la pobreza.

(Estas no son las únicas mentiras dentro del documental, aquí está la lista completa)

Publicado originalmente en Ideias radicais.

Author:

Raphaël Lima

Raphaël Lima is a popular media commentator and author in Brazil. His Youtube channel is one of the largest and most closely watched in the country.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire