Mises Wire

Home | Wire | La guerra unipersonal de Paul Krugman contra la ciencia

La guerra unipersonal de Paul Krugman contra la ciencia

  • science

Etiquetas Burocracia y regulación

Cuando David Card fue galardonado recientemente con el Premio Nobel de Ciencias Económicas (junto con otros dos economistas), supuse que Paul Krugman intervendría, ya que Card, junto con el difunto Alan Krueger, fue autor de un estudio económico hace casi treinta años que supuestamente desacreditaba la teoría económica estándar sobre los efectos de un salario mínimo vinculante. Krugman no decepcionó.

Como es su modus operandi, Krugman seleccionó su información y luego afirmó que los estudios de Card-Krueger, junto con otros estudios que aparentemente refutan cómo se aplican normalmente las teorías económicas, deberían «favorecer un movimiento político hacia la izquierda», al menos cuando se trata de políticas gubernamentales. Esta es otra forma de decir que Krugman volvió a afirmar que el coste de oportunidad es irrelevante y probablemente equivocado. No, no hizo esa afirmación en sí, pero no hay otra forma de interpretar sus comentarios. Así pues, empecemos.

Durante muchos años, Krugman ha argumentado que siempre que la teoría económica y las listas de deseos de los políticos y activistas de izquierdas entran en conflicto, esa teoría económica simplemente está equivocada y, si uno es honesto, probablemente sea mala. Esto le da a Krugman una razón más para odiar a los austriacos, que tienen un enfoque a priori del análisis económico, pero también les da a los austriacos, una vez más, la oportunidad de señalar los errores y las falacias descaradas de Krugman.

El Nobel de este año se ha concedido a los economistas que se han dedicado a lo que llamamos economía «empírica», es decir, que se fijan en los análisis estadísticos cosechados a partir de los datos que han recogido para «probar» hipótesis económicas como la Ley de la Demanda. Krugman escribe:

En general, los economistas no pueden hacer experimentos controlados; todo lo que podemos hacer es observar. Y el problema de intentar sacar conclusiones a partir de observaciones económicas es que en cualquier momento y lugar están ocurriendo muchas cosas.

El economista David Henderson —que claramente no es el mayor partidario de Krugman— escribe algo similar en The Wall Street Journal:

¿Por qué son importantes los experimentos naturales? Uno de los problemas más difíciles de la investigación económica es averiguar si una relación entre dos variables es causal o casual.

Los economistas austriacos pueden señalar la declaración inicial de su clásico de 1871, Principios de Economía, que afirma: «Todas las cosas están sujetas a la ley de causa y efecto». Cuando los economistas recopilan datos, a menudo intentan averiguar qué es una causa y qué es un efecto y, con demasiada frecuencia, obtienen erróneamente las relaciones al revés. Por ejemplo, he leído en algunos textos de economía que la inflación es el aumento general de los precios de los bienes y servicios cuando, en realidad, el aumento de los precios es el efecto de la inflación, que es el envilecimiento del dinero cuando los gobiernos aumentan su oferta.

Por tanto, comprender la causalidad es importante cuando se realiza un análisis económico, especialmente cuando el análisis económico conlleva iniciativas de política gubernamental. Durante la Gran Depresión, por ejemplo, tanto el gobierno de Herbert Hoover como el de Franklin D. Roosevelt creyeron que la caída de los precios era la causa de las quiebras empresariales cuando, en realidad, fue la recesión la que provocó la caída de los precios. (Debo añadir que los austriacos creen que la caída de los precios es decisiva para que se produzca una recuperación económica tras el colapso del auge insostenible e inspirado en el crédito). Así pues, los New Dealers hicieron todo lo que pudieron encendiendo la inflación y cartelizando la economía de EEUU en un intento de acabar con la depresión; por supuesto, sus acciones sólo prolongaron la recesión, poniendo el «gran» en «gran depresión»).

No es de extrañar que Krugman y Henderson difieran en su interpretación de los resultados de los estudios Card-Krueger, ya que Krugman afirma que «refutan» o al menos ponen en tela de juicio la teoría económica estándar sobre el empleo y los salarios y, además, «hacen que se justifique no sólo el aumento de los salarios mínimos, sino los intentos más agresivos de reducir la desigualdad en general».

Henderson, como es lógico, tiene un relato más detallado y más incisivo del documento Card-Krueger y sus afirmaciones:

Card y Krueger llevaron a cabo un famoso experimento natural estudiando el empleo en los restaurantes de comida rápida de Nueva Jersey y Pensilvania antes y después de que Nueva Jersey aumentara el salario mínimo y Pensilvania no lo hiciera. En contra de lo que cabría esperar, el empleo en los restaurantes de comida rápida de Nueva Jersey aumentó ligeramente en relación con el empleo en los de Pensilvania. Sobre esta base, desafiaron los modelos estándar de oferta y demanda de los efectos de los salarios mínimos. Lamentablemente, los datos de los señores Card y Krueger no eran tan buenos: los recopilaron llamando por teléfono a los restaurantes. (el énfasis es mío)

Y añade:

El economista de la Universidad de California en Irvine, David Neumark, y el economista de la Reserva Federal, William L. Wascher, utilizando los datos de las nóminas de los restaurantes, descubrieron lo que la mayoría de los economistas habrían esperado: El aumento del salario mínimo en Nueva Jersey hizo que el empleo disminuyera en los restaurantes de Nueva Jersey en relación con el empleo de los restaurantes de Pensilvania. En respuesta, los señores Card y Krueger actualizaron su análisis y concluyeron que «el aumento del salario mínimo de Nueva Jersey no tuvo ningún efecto sobre el empleo total en la industria de la comida rápida de Nueva Jersey». En su libro de 2008, «Minimum Wages», los Sres. Neumark y Wascher señalaron que si esa hubiera sido la conclusión original de los Sres. Card y Krueger, «habría habido mucho menos margen para poner en duda el modelo competitivo estándar de los mercados laborales». En efecto.

Este relato es mucho más que una simple discusión de métodos entre economistas académicos, ya que va al corazón de los argumentos que Krugman está presentando e, irónicamente, la interpretación del estudio que Krugman y otros economistas utilizan para impulsar los aumentos del salario mínimo y otras intervenciones del gobierno también desacreditan su propio análisis. No se puede pretender que los resultados no concluyentes de un estudio de una región se puedan trasladar por la vía rápida a la conclusión de que todo el análisis económico estándar mediante el uso de teorías económicas no es válido.

Aunque este no es un artículo sobre el estudio Card-Krueger, sin embargo, el estudio y sus consecuencias se han transformado en algo que supuestamente desacredita la teoría de los mercados, y Krugman y otros también declaran que podemos conocer la respuesta a una cuestión económica sólo después de que los investigadores hayan terminado sus estudios. Además, si la empiria es el orden -de hecho, el único orden del día- entonces uno no puede extrapolar los resultados que Card y Krueger supuestamente encontraron en Nueva Jersey para cubrir todos los mercados laborales, aunque eso es exactamente lo que Krugman y otros están haciendo. La incoherencia intelectual es alucinante. La economía pasa de ser una ciencia cuidadosa a convertirse en un ariete para los políticos y sus aliados académicos como Krugman, que creen que lo único que se interpone en el camino del éxito de cualquier política que quieran es la voluntad política.

Estamos viendo juegos de poder intelectual en los que uno simplemente abruma cualquier oposición a través de tener los «números de nuestro lado». Obsérvese que si se va a decir que el estudio sobre el salario mínimo de Nueva Jersey es la determinación definitiva de si los mercados laborales siguen las teorías económicas estándar, entonces parecería que el documento de Neumark-Wascher se llevaría la palma, ya que sus datos reflejan los resultados reales del empleo, en contraposición a una encuesta telefónica no vinculante. Si uno va a afirmar que «la ciencia importa», entonces la solidez de los datos, al parecer, tiene que ser de suma importancia.

Además, si incluso Krugman admite que el estudio Card-Krueger produjo resultados no concluyentes, entonces difícilmente puede convertirse en el estándar para desechar completamente todo análisis económico que produzca resultados que no les gusten a los progresistas. Para Krugman, si le gustan los resultados de un estudio y éste puede utilizarse para promover iniciativas políticas progresistas, entonces la teoría económica no importa. Sin embargo, si un estudio como el realizado por Neumark y Wascher afirmara la teoría económica estándar y al mismo tiempo pusiera en duda la eficacia de una iniciativa política progresista, entonces el estudio es de derechas y carece de valor intelectual.

Para «probar» su posición sobre los salarios mínimos, Krugman señala un documento de trabajo de la Universidad de California-Berkeley, al igual que se refiere a un par de otros documentos que «prueban» que la expansión del Estado de bienestar mejora la salud humana. Sin embargo, David Henderson cita otro estudio que analiza los resultados en materia de salud de la ampliación de Medicaid en Oregón y los resultados son diferentes a los que podrían satisfacer las expectativas de Krugman:

Amy Finkelstein, del MIT, y otros economistas de la salud utilizaron un experimento natural en Oregón para evaluar el efecto de Medicaid en la salud. El gobierno estatal había organizado una lotería para las personas que quisieran acceder a Medicaid. Los economistas podían estar razonablemente seguros de que los que ganaran la lotería no serían muy diferentes de los que perdieran. Así que siguieron a un gran número de cada uno y descubrieron que entrar en Medicaid «no generaba mejoras estadísticamente significativas en los resultados de salud física medidos en los dos primeros años».

¿Significa esto que Medicaid no mejora las perspectivas de salud de nadie? ¿Significa que Finkelstein no es más que un títere de la derecha? ¿Significa que todos los programas de Medicaid deberían ser abolidos, o tal vez deberían ser ampliados? La importancia de este tipo de estudios está realmente en el ojo del lector y del defensor.

Hay una razón por la que economistas como Ludwig von Mises y Murray Rothbard han visto con malos ojos hacer economía sacando a relucir estudios de duelo. En el mejor de los casos, estos estudios pueden darnos una idea general de los efectos de las políticas gubernamentales cuando siguen los supuestos de la teoría económica y cuando violan los supuestos económicos. Por ejemplo, conocemos el historial de los controles de alquileres y otros controles de precios, pero los políticos progresistas abogan por la aplicación de esas políticas y cuando alguien les advierte de los resultados inevitables, los progresistas responden con una cascada de bravuconadas e invectivas.

La deshonestidad de Krugman, francamente, es impresionante. Afirma que porque ciertos economistas hicieron un estudio con datos cuestionables que no «prueban» grandes pérdidas de empleo debido a un aumento del salario mínimo, los resultados nos dicen que entonces los políticos deben aumentar agresivamente los salarios mínimos, ya que tales políticas no tienen costo y sólo proporcionan beneficios positivos. (Después de todo, si no hay leyes económicas consistentes y universales, entonces tampoco existe el coste de oportunidad). En otras palabras, está afirmando que los resultados de un estudio regional deberían aplicarse siempre de forma universal si las políticas que se promueven se consideran progresistas.

Esto es contradictorio. Si uno afirma que realmente no hay leyes universales de la economía y que la oferta y la demanda no importan, entonces tampoco se pueden aplicar universalmente los resultados de un estudio estilizado, especialmente un estudio que utiliza datos que pueden ser fácilmente manipulados.

No se puede declarar que el método científico es válido e inválido a la vez, sin embargo, esto es lo que hace Krugman, y dada su evidente influencia, entonces, como Cándido, se supone que debemos inclinarnos y declarar que «debe ser así». Si Krugman se niega a aceptar incluso el método científico básico, entonces, parafraseando a Mises, se dedica a poco más que a la metafísica económica.

Author:

William L. Anderson

William L. Anderson is a professor emeritus of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here