Mises Wire

Home | Wire | La Fed está volando ciegamente

La Fed está volando ciegamente

  • blind1.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

Las tasas de interés en Estados Unidos siguen subiendo, en gran medida porque se espera que la Reserva Federal (Fed) de EE. UU. aumente aún más los costos de los préstamos en los próximos trimestres. La Tasa de Fondos Federales ahora tiene un ancho de banda de 1,75 a 2,0 por ciento, y el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años recientemente ha subido ligeramente por encima del nivel de 3 por ciento. Se puede esperar que los costos de endeudamiento más altos, y aún más futuros, tengan consecuencias de largo alcance para la economía y los mercados financieros en particular.

Esto se vuelve claro si reflexionamos sobre la política de tasas de interés de la Fed al emplear una teoría económica sólida . Comencemos por destacar cinco efectos que resultan de la reducción de las tasas de interés de mercado de la Reserva Federal: reduciendo su Tasa de Fondos Federales y/o subiendo los precios de los bonos y suprimiendo los rendimientos del mercado de capitales en todos los ámbitos. Esto debería ayudarnos a comprender mejor lo que el endurecimiento actual de la política monetaria de la Reserva Federal podría tener en la tienda.

Efectos de la manipulación de la tasa de interés

1.) La tasa de interés suprimida artificialmente induce un auge insostenible: desalienta el ahorro y alienta el consumo y la inversión, lo que seduce a la economía para vivir más allá de sus posibilidades. Las empresas contratan personal nuevo, aumentan sus instalaciones de producción, pagan salarios más altos y la economía se expande.

2.) La depresión forzada de la tasa de interés hace que las empresas sean más propensas a participar inversiones a largo plazo, que se vuelven más rentables a medida que disminuye la tasa de interés. La estructura global de producción y empleo de la economía se distorsiona: los escasos recursos se ven atraídos cada vez más hacia las industrias de bienes de capital, alejados de la industria de bienes de consumo.

3.) La disminución artificial de las tasas de interés infla los precios de las acciones y la vivienda: los flujos de efectivo futuros se descuentan a una tasa de interés más baja, aumentando así su valor presente y, como resultado, su precio de mercado. Las tasas de interés excepcionalmente bajas también contribuyen a aumentar los niveles de valoración de los mercados de activos, lo que significa que, por ejemplo, las existencias y la vivienda se vuelven más caras en relación con los ingresos que generan.

olleit1_0_2.png

4.) La caída en las tasas de interés contribuye a un aumento en todos los precios de bienes y servicios. Esto se debe a que las empresas compran factores de producción a un precio que refleja el valor agregado (el "producto de valor marginal") al emplear estos factores de producción, descontados a la tasa de interés vigente en el mercado. En otras palabras: las tasas de interés más bajas aumentan los precios de los bienes intermedios, como, por ejemplo, la energía y el trabajo.

5.) El apetito de riesgo de los inversores tiende a aumentar a medida que las tasas de interés bajan. La política de baja tasa de interés reduce los costos de crédito, haciendo que los préstamos sean más asequibles, especialmente a medida que las garantías de los prestatarios ganan en valor de mercado. Los consumidores, las empresas y las entidades del sector público que padecen hambre de crédito pueden renovar sus deudas a tasas de interés más favorables, y los bajos costos crediticios fomentan la acumulación de aún más deuda.

La "tasa de interés natural"

En este contexto, uno podría estar inclinado a pensar que un aumento en las tasas de interés inevitable e inmediatamente debe causar problemas: ralentizar la expansión económica; explosión de la estructura de producción y empleo de la economía; desinflar los precios de los activos; poner a los prestatarios bajo presión de financiación. Sin embargo, las cosas no son tan simples, tanto depende de la llamada "tasa de interés natural".

La tasa de interés natural (no observable) es parte de la tasa de interés del mercado, y es la tasa de interés a la cual los ahorros se alinean con las inversiones para que la economía funcione bien. Si el banco central empuja la tasa de interés del mercado por debajo de la tasa de interés natural, la economía se ve impulsada por un boom; y si la tasa de interés del mercado se eleva por encima de la tasa de interés natural, la economía se hunde.

Entonces, si queremos formamos una opinión sobre lo que significa el aumento de la tasa de interés de la Fed para la economía y los mercados financieros, tenemos que desarrollar una opinión sobre el nivel de la tasa de interés natural: en caso de que la tasa de interés natural haya aumentado en los últimos años, las tasas de interés más altas de la Fed causarían menos problemas para la economía y los mercados financieros en comparación con el caso en el que la tasa de interés natural se ha mantenido en un nivel muy bajo.

Un proceso de prueba y error

El problema es, sin embargo, que no sabemos y no podemos saber el nivel de la tasa de interés natural. El mercado de capitales no puede proporcionarnos esta información debido a las intervenciones permanentes de la Fed: el banco central sigue emitiendo saldos en dólares estadounidenses sin respaldo producidos por el crédito bancario, desviando sistemáticamente las tasas de interés del mercado de los niveles que prevalecerían si no hubiera dinero emitido por la Fed.

Además, no existe una relación fija o inmutable entre las cifras, como, por ejemplo, el crecimiento del producto interno bruto y la tasa de interés. De hecho, un nivel dado de la tasa de interés natural puede ser, según las circunstancias, compatible con un nivel de ahorro e inversión alto o bajo. Habiendo dicho eso, es apropiado considerar la política monetaria de la Fed como un "vuelo a ciegas" cuando se trata de establecer las tasas de interés del mercado.

Como la Fed no sabe ni puede conocer el nivel correcto de las tasas de interés, su política es un proceso de "prueba y error". Desde finales de 2015, la Fed se ha embarcado, aunque lenta y cautelosamente, en una ruta de interés. Al menos hasta ahora, la economía de EE. UU. ha seguido expandiéndose, con la producción y el empleo en aumento, lo que sugiere que la Fed ha mantenido la tasa de interés del mercado por debajo de la tasa de interés natural.

En otras palabras: el boom actual que ha estado sucediendo desde hace bastante tiempo aún no ha enfrentado una retribución. Sin embargo, esto no es motivo de complacencia, ya que genera más malas inversiones y más consumo excesivo, hace que las personas tomen decisiones cada vez más imprudentes, y el aumento de la tasa de interés de la Fed aumenta la probabilidad de que algo salga mal en algún momento, que el boom puede eventualmente descarrilar, dando paso a un busto.

Tenga en cuenta el "grupo de errores"

La experiencia nos dice que la actividad comercial puede avanzar sin problemas durante bastante tiempo, mientras que la mala inversión, que lleva a la producción fuera de sincronía con la demanda del mercado, se está acumulando. Luego, de repente, la economía se ve desbaratada: no solo en un sector empresarial, sino en prácticamente todos ellos emergen "racimos de errores empresariales". Esta es una de las principales características del ciclo de auge y caída de la vida real.

La teoría monetaria del ciclo comercial presentada por la Escuela Austriaca de Economía no solo explica el fenómeno del "grupo de errores". Tiene mucho más que ofrecer: nos hace comprender los problemas económicos y éticos que conlleva la estructura de nuestro sistema monetario, en el que los bancos centrales poseen el monopolio de la producción de dinero, creando dinero de la nada a través del aire de expansión del crédito bancario.

La acción del banco central causa, por ejemplo, inflación crónica, que beneficia a unos pocos a expensas de muchos; pone en movimiento los ciclos de auge y caída; y aumenta la carga de la deuda de las economías. La verdad es que mantener la tasa de interés del mercado artificialmente baja, por debajo de la tasa de interés natural, es esencial para mantener el auge actual y evitar que la pirámide de la deuda se desplome.

La sólida teoría económica transmite un mensaje aleccionador: hay pocas razones para pensar que la Reserva Federal, en su "vuelo a ciegas", logre mantener el auge indefinidamente. Los mercados de valores y vivienda pueden seguir subiendo de precio durante bastante tiempo, quién sabe por cuánto tiempo. Pero esto de ninguna manera refuta la idea de que la Fed crea, a través de su política de tasas de interés, auges que se convierten en bustos en algún momento.

Dr. Thorsten Polleit, Chief Economist of Degussa and macro-economic advisor to the P&R REAL VALUE fund. He is Honorary Professor at the University of Bayreuth.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire