Mises Wire

Home | Wire | La esclavitud en el Imperio Asante de África Occidental

La esclavitud en el Imperio Asante de África Occidental

  • asa

Etiquetas Historial Mundial

09/23/2020

En todo el mundo occidental se están derribando monumentos dedicados a figuras históricas como Robert Milligan y Edward Coulston. Se afirma que los monumentos a hombres como estos glorifican el imperialismo y la esclavitud de los negros. Sin embargo, no podemos ceder el debate a la izquierda radical. Hay una práctica desafortunada en los círculos intelectuales de criticar principalmente a los blancos por su participación en el imperialismo y la esclavitud. Rara vez los comentaristas discuten estas empresas desde un ángulo no occidental. Pero esta es una presentación desequilibrada de la historia. Contrariamente a las narraciones populares, el imperialismo y la esclavitud no son exclusivos de los blancos. A lo largo de la historia, los negros han participado voluntariamente en ambas empresas. Muchas personas están familiarizadas con las historias de las dinastías europeas, aunque la historia del imperialismo y la esclavitud en África Occidental es en gran parte desconocida fuera de la comunidad académica de los Africanistas. Debemos arrojar luz sobre estos acontecimientos para destruir el mito de que históricamente los negros han sido actores pasivos en el peón del imperialismo europeo. El África occidental es de gran interés para nuestro análisis, porque es predominantemente negra. También cabe destacar el hecho de que los descendientes de los esclavos del África occidental viven en los países occidentales.

Independientemente de la raza, los humanos poseen una inclinación natural a adquirir poder dominando a los grupos más débiles. Como tal, los africanos occidentales también persiguieron lo que los estudiosos llaman «política de gran poder». Al igual que sus pares europeos, también estaban interesados en lograr el dominio político sobre sus rivales. La esclavitud tampoco era ajena al África Occidental. La esclavitud era una institución social aceptada en Europa y África Occidental. Pocos necesitan recordar las hazañas del gran Imperio Británico, así que debemos compartir la historia de su contraparte en África Occidental — el Imperio Asante. Debido a su destreza militar, a mediados del siglo XVIII, el Reino de Asante se había convertido en el Estado más poderoso de la Costa de Oro. El historiador J.K. Fynn describe claramente la sed del imperio por adquirir territorios: «Los Asantes anexaron partes de Akyem y Kwawu mientras mantenían su dominio sobre Denkyera, Akwamu, Wassa, Sefwi, Assin, Aowin y Ga-Adangbe. De hecho, cuando Opoku Ware murió, en 1750, el único país independiente del sur era el grupo de estados Fante».

Los Estados conquistados fueron reducidos a tributarios del Imperio Asante. Para administrar estos nuevos territorios, fueron puestos bajo la supervisión de un jefe del imperio. Fynn se refiere a este estilo de administración como una regla indirecta, un término que se suele invocar para ilustrar la administración de las colonias de Gran Bretaña. La sofisticación organizativa del Imperio de Asante estaba a la par de los estados europeos contemporáneos, y varios de sus funcionarios eran responsables de la gestión efectiva de las provincias. Por otra parte, los Asantes no se quedaron atrás en el área de la defensa; ni siquiera los poderosos británicos pudieron derrotarlos en su cúspide. En palabras de Agnes A. Aidoo: «Una aplastante derrota de un ejército de Fante costero y estados aliados liderado por los británicos en 1824 coronó la larga empresa imperial... El poder y la influencia del Asantehene [«rey de todos los Asantes»] se extendió sobre un área tal vez una vez y media el tamaño de la Ghana moderna, con una población de tres a cuatro millones de habitantes». Curiosamente, Thomas Bowdich, un oficial comercial británico que visitó Kumase en el siglo XIX sostuvo que «Asante era indiscutiblemente la mayor y la creciente potencia de África occidental».

Y como todas las potencias imperiales, nunca dudó en defender su esfera de influencia. Destronar el Imperio Asante demostró ser una tarea desalentadora. A partir de la década de 1820, ambas partes se involucraron en una guerra intermitente, sin embargo, un gran golpe a la hegemonía del Imperio Asante sólo llegó en 1874. Como señala el destacado africanista Kwabena Adu-Boahen: «Hasta 1874 Asante seguía siendo una formidable potencia imperial en el norte, pero en 1874 los británicos debilitaron gravemente esta potencia cuando invadieron y derrotaron Asante. La invasión británica supuso un cambio en su política imperial, que implicó el abandono gradual de la cautela para la intervención activa en los asuntos del interior de Ghana. La política tenía por objeto destruir la hegemonía de Asante en el interior como forma de romper su dominio en las rutas comerciales y el flujo del comercio norte-sur». A pesar de lo que algunos creen que incluso los africanos eran orgullosos defensores de una tradición imperial.

De la misma manera, la esclavitud también fue evidente en el Imperio Asante. Sin embargo, al escuchar a los legisladores de California, que están en el proceso de crear un grupo de trabajo para hacer recomendaciones de reparación a los afroamericanos, se podría pensar que la esclavitud es un pecado exclusivamente occidental. En su análisis de la esclavitud en las sociedades africanas, Boniface I. Obichere escribe que: «La actitud filosófica hacia la esclavitud en Asante era que era una institución natural... honrada en el tiempo, practicada por los ancestros y sancionada y aprobada por los Dioses». La obtención de esclavos tomó una variedad de formas, que iban desde la captura de víctimas de la guerra hasta la compra en los mercados de esclavos. La sociedad asante tenía numerosos usos para los esclavos. Como sociedad agresiva, el Asante tenía una gran demanda de esclavos para el servicio militar. Además, muchos eran empleados como empleados domésticos o trabajadores agrícolas. El trabajo de los esclavos en realidad formaba un componente significativo de la economía según Ivor Wilks: «Los esclavos eran de hecho de crucial importancia para la economía de los Asantes, no tanto para el comercio de exportación como para satisfacer las necesidades de mano de obra de la agricultura y la industria». Parece claro, sin embargo, que si bien los plebeyos libres de Asante estaban también muy involucrados en la producción de alimentos, había otras esferas empresariales que les resultaban aborrecibles; en las que, por lo tanto, la dependencia de la mano de obra no libre era casi total. La principal de ellas era la minería de oro, contra la cual operaban fuertes tabúes religiosos».

Además, hay que señalar que incluso en África la servidumbre involuntaria podría ser una condición hereditaria. Por ejemplo, entre el pueblo Asante, el hijo de un hombre libre y una mujer esclava era contado como esclavo. Es cierto que los esclavos podían ocupar altos cargos en la corte real, pero su trato no siempre era benigno. Durante las celebraciones especiales, era típico que los esclavos fueran sacrificados. Escribiendo sobre el comercio interno de esclavos en la Ghana precolonial, incluido el Imperio Asante, Akosua Perbi detalla el horrible trato que recibían varios esclavos: «En el comercio interno, los esclavos en los mercados eran encadenados en grupos a menudo de quince por el cuello y expuestos todo el día desde la mañana hasta la noche al sol. A menudo estaban hambrientos, sedientos y débiles. Algunos registros documentales y orales afirman que en general los esclavos domésticos eran bien tratados. Otras tradiciones, sin embargo, afirman que había una clara distinción entre el tratamiento de los esclavos hombres y mujeres. Mientras que las esclavas eran tratadas con más indulgencia, los hombres eran tratados con dureza y se les hacía trabajar muy duro... Mientras que una esclava era mantenida con hambre y encerrada en casa, su contraparte masculina era severamente azotada».

Además, como la esclavitud era tan esencial para el Asante, como muchos conservadores resistieron a la presión de los británicos para abolir el comercio de esclavos. Consideremos las siguientes observaciones de Asantehene Osei Bonsu cuando el cónsul británico Joseph Dupuis le dijo en 1820 que la trata de esclavos debía ser abolida por razones humanitarias: «Los hombres blancos que van al consejo con tu amo, y rezan al gran Dios por él, no entienden a mi país, o no dirían que el comercio de esclavos fue malo. Pero si ahora la consideran mala, ¿por qué antes la consideraban buena? ¿No es su ley una ley antigua, la misma que la ley 1Crammo?... Si el gran rey quisiera restaurar este comercio, sería demasiado bueno para los hombres blancos y para mí también, porque Ashantee es un país para la guerra, y el pueblo es fuerte; así que si hablas bien esa palabrería por mí en el país blanco, te daré mucho oro y te haré más rico que todos los hombres blancos». La trata de esclavos fue permitida en el Imperio Asante hasta que fue abolida por los británicos en 1874.

La historia del Asante demuestra que los negros, como los humanos en general, son actores racionales que toman decisiones calculadas. Describirlos como víctimas inocentes es una negación de su agencia. Algunos pueden destacar el papel de Europa en el imperialismo y la esclavitud con fines políticos, pero hacemos un flaco favor a los negros al no contar sus historias. En resumen, la verdad es que si los negros sólo pueden ser virtuosos, entonces son sólo niños. Debemos rechazar el encubrimiento de la historia de los negros.

  • 1. La ley islámica.
Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Mises.org, The Federalist, and the Jamaica Gleaner. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or twitter @matthewslipton

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire