Mises Wire

Home | Wire | La digitalización alimentada por el dinero barato y los confinamientos por el covid es una forma de malinversión

La digitalización alimentada por el dinero barato y los confinamientos por el covid es una forma de malinversión

  • onl

Etiquetas Auges y caídasHistorial mundial

11/05/2020

El Dr. Pangloss en la actual emergencia sanitaria mundial no es el pobre filósofo del Cándido de Voltaire, sino un narrador de la burbuja de las «reservas pandémicas». El mensaje optimista es el mismo—incluso cuando el desastre golpea, eso es para el mejor de todos los mundos posibles. Los narradores de la burbuja sostienen que la pandemia ha impulsado una aceleración del progreso tecnológico, sobre todo la digitalización. Cambios innovadores que de otra manera hubieran tomado años, de hecho, décadas, para desarrollarse están ocurriendo ahora en meses o menos. Todos deberíamos celebrar.

Esto no tiene sentido en dos niveles.

En primer lugar, aunque fuera cierto que la aceleración del cambio tecnológico genera prosperidad, deberíamos restar de cualquier ganancia aquí los costos humanos y económicos de la pandemia misma. La muerte, la enfermedad, el deterioro de la calidad de vida, muchos servicios que ya no están disponibles o sólo en forma de alto riesgo de infección, los recursos desviados para la defensa o el ataque contra el virus, la inactividad forzosa, todos estos son algunos de los costos que deben ser calificados como negativos.

En segundo lugar, el hecho de que la pandemia haya acelerado el cambio tecnológico no es necesariamente algo bueno en sí mismo. El ritmo al que viajamos hacia el bosque de lo desconocido no siempre es mejor por ser más rápido. De hecho, una de las funciones de las manos invisibles es optimizar la velocidad de este viaje, lo que a menudo significa ralentizarlo. Si la pandemia desencadena fuerzas que hacen que estas manos funcionen mal (o en una metáfora alternativa, que corrompen la intrincada señalización de los precios de la economía capitalista, especialmente en los mercados de capitales), entonces hay motivos de preocupación.

La narración

Según los narradores, las empresas bajo las exigencias de la pandemia no tuvieron más remedio que experimentar con sus fuerzas de trabajo operando en casa, y sorprendentemente descubrieron que esto es eminentemente factible y probablemente económico, al menos en cierto grado. Sin la pandemia, habrían seguido procediendo con mucha más cautela en esa experimentación—se habría llegado a la misma conclusión en cuanto a la viabilidad y la conveniencia, pero durante un período de tiempo mucho más largo. La pandemia ha causado un cortocircuito entre el futuro y el presente. Una historia similar es que los hogares más antiguos que antes se habían resistido a las compras en línea se vieron obligados por el miedo a la enfermedad—o por las órdenes de quedarse en casa—a abandonar los ladrillos y el mortero. Ahora encuentran el cambio en sus costumbres tan beneficioso que no volverán a la tienda cuando la pandemia haya terminado—¡es bueno que se hayan visto obligados a experimentar!

No hace falta decir que los narradores más entusiastas de las historias de progreso tecnológico forzado son los portavoces de los negocios que ostensiblemente se han beneficiado de ello, por ejemplo, los ordenadores en nube, los minoristas en línea, los grandes monopolistas de la tecnología. Con el telón de fondo de la inflación monetaria, con una poderosa inflación de activos, estas empresas han disfrutado de un fantástico mercado para su emisión de acciones. Los tipos de interés cero y negativos han estimulado la desesperación por el rendimiento entre los inversores, que en consecuencia han descartado su escepticismo normal sobre las narrativas especulativas.

El escenario económico se estableció antes de Covid-19

Incluso antes de que se produjera la pandemia, era plausible que los años de inflación de los activos hubieran acelerado la digitalización más allá del ritmo óptimo. Las empresas capaces de reunir capital en términos espectacularmente baratos basados en las grandes narrativas de la tecnología, incluyendo los potenciales beneficios del monopolio, podían conducir por la vía rápida. Esta ventaja artificial permitió que estas empresas se involucraran en acciones de precios depredadores para eliminar la competencia de tecnologías más antiguas o alternativas. Estas nuevas tecnologías digitales gozaban de bonificaciones de red y de masa crítica, lo que significaba que una vez que tantas empresas y hogares las habían adoptado, al menos en parte, les resultaba demasiado costoso retroceder el reloj cuando surgían defectos profundos.

Entre esos defectos figuraban la vulnerabilidad a los virus y la ciberdelincuencia en general, al tiempo que se saboteaban las tradiciones de la privacidad. Los costos de la construcción de defensas contra estas nuevas fuerzas de destrucción, más en algunos casos las actividades de los propios agresores, se suman a las estimaciones del PIB. Aun así, el crecimiento del nivel de vida, medido sobre la base de los datos relativos a la renta nacional, siguió siendo muy inferior a los anteriores registros de auge tecnológico (incluidos los Estados Unidos a mediados del decenio de 1920 o la segunda mitad de la década de los noventa), lo que probablemente indica el alcance de las inversiones malintencionadas. Por último, la velocidad del viaje hacia la selva de la digitalización significó que para cuando se había formado una fuerte reacción política contra el abuso de poder de mercado conexo, los nuevos buscadores de rentas de monopolio ya habían devastado el campo competitivo que tenían ante sí.

Malinversión alimentada por la paralización/pandemia

Adelantando hacía la pandemia. El aprendizaje forzado y la experimentación que esto ha desencadenado son de dudosa calidad. La idea de que las empresas que reorganizan sus operaciones para adaptarse al trabajo en casa han encontrado ganancias permanentes de eficiencia está lejos de ser probada. El mecanismo de precios apenas ha tenido oportunidad de reflejar la multitud de compensaciones individuales para los trabajadores, los empleadores y los propietarios de bienes raíces. Sí, muchos hogares no tenían otra opción, dado su temor a contraer enfermedades, que no fuera la de hacer compras en línea, aunque el monopolio ya era fuerte. Cuánto mejor habría sido esa experiencia si hubiera habido cinco Amazons y cinco Googles, en lugar de una cada una, y si la competencia entre ladrillos y mortero no hubiera muerto entretanto, estrangulada en algunos casos por reglamentos, incluidos los aplicados en respuesta a la pandemia. La destrucción acelerada de las tecnologías más antiguas y el capital atado a ellas por el ritmo forzado de la digitalización es un lastre para la prosperidad.

La pandemia ha ido acompañada de un refuerzo de la inflación de los activos, lo que en sí mismo se suma a estos potenciales destructivos de la aceleración tecnológica. La desesperación por el rendimiento, acentuada por la adopción por parte de la Reserva Federal del 2% más la inflación como objetivo de su política, junto con nuevas estrategias radicales de manipulación de los tipos, ha ido acompañada de un aumento de las temperaturas especulativas en sectores clave del mercado de valores. Entre ellos se incluyen las áreas en las que circulan narraciones no sólo de beneficios inmediatos de la pandemia, sino también de un gran aumento de los beneficios a largo plazo debido a cómo la pandemia ha acelerado el cambio tecnológico. Sí, podría haber un auge pospandémico. Sin embargo, es probable que nos encontremos con que el crecimiento de la prosperidad hasta bien entrada la pandemia sigue decepcionándonos.

Author:

Brendan Brown

Brendan Brown is a founding partner of Macro Hedge Advisors (www.macrohedgeadvisors.com) and senior fellow at Hudson Institute. As an international monetary and financial economist, consultant, and author, his roles have included Head of Economic Research at Mitsubishi UFJ Financial Group. He is also a Senior Fellow of the Mises Institute. He is the author of Europe’s Century of Crises under Dollar Hegemony: A Dialogue on the Global Tyranny of Unsound Money with Philippe Simonnot. His other books include The Case Against 2 Per Cent Inflation (Palgrave, 2018) and he is publisher of “Monetary Scenarios,” Euro Crash: How Asset Price Inflation Destroys the Wealth of Nations and The Global Curse of the Federal Reserve: Manifesto for a Second Monetarist Revolution.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
artisteer via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire