Mises Wire

Home | Wire | La declaración de Great Barrington: unas pocas palabras de precaución

La declaración de Great Barrington: unas pocas palabras de precaución

  • cvs

Etiquetas Gran GobiernoSaludTeoría Política

Con la reciente declaración de Great Barrington, el movimiento anticonfinamiento ha recibido un disparo en el brazo.

La propuesta, presentada por tres destacados epidemiólogos y científicos en una cumbre patrocinada por el Instituto Americano de Investigaciones Económicas, parece ofrecer una alternativa bien acogida a las actuales políticas de cierres generales.

Los autores de la declaración recomiendan políticas de «protección focalizada» y ya han recibido el apoyo de decenas de miles de profesionales de la salud pública, médicos y miembros del público en general.

Si bien acojo con satisfacción la propuesta como un excelente avance y consideraría su adopción como una probable mejora con respecto a la situación actual, debo señalar, no obstante, algunas dificultades importantes con esta declaración.

La inmunidad de grupo como objetivo de política

Para empezar, debe quedar claro que la propuesta es una propuesta de política. Ofrece ideas generales sobre lo que la respuesta de salud pública a la pandemia debe apuntar y da algunos ejemplos de los tipos de cambios de comportamiento que se deben implementar. Las ideas políticas son ideas que se imponen en última instancia.

¿Cuáles son esas ideas?

Los autores afirman que el objetivo de la respuesta al covid debería ser lograr la inmunidad de grupo, que definen como «el punto en el que la tasa de nuevas infecciones es estable».

Si bien esa definición es adecuada, y aunque la inmunidad de grupo puede ser en efecto un fenómeno real que puede tener lugar en determinadas circunstancias cuando las poblaciones están sujetas a una enfermedad contagiosa, es importante reconocer que la inmunidad de grupo no es un concepto que tenga ningún valor práctico para establecer una política de salud pública.

En primer lugar, no hay una forma objetiva de establecer que se ha logrado la inmunidad de grupo, ya que una tasa «estable» de nuevas infecciones es una noción subjetiva. Lo que para mí es un índice de infección estable o tolerable, puede no serlo para usted.

Además, no hay garantía de que la inmunidad de grupo se pueda o se vaya a conseguir. Si la inmunidad personal al virus disminuye después de unos meses, es al menos concebible que la población siempre estará sujeta a brotes u olas de infección.

Por ejemplo, en muchos lugares que fueron duramente afectados en el curso inicial de la pandemia se está produciendo un resurgimiento de los casos—aunque hasta ahora con menos morbilidad y mucha menos letalidad que la ola inicial. ¿Han logrado la inmunidad de grupo? Estrictamente hablando, no lo han hecho.

Otro ejemplo sorprendente en la historia reciente es el caso de Mongolia. Entre 2011 y 2014, no se registró ni un solo caso de sarampión en esa nación, en gran parte como resultado de las muy altas tasas de vacunación. Luego, en 2015, se produjo un brote masivo que, en un lapso de dieciséis meses, afectó a más de cincuenta mil personas, en su mayoría niños vulnerables menores de la edad de vacunación. El brote se produjo a pesar de que Mongolia mantenía tasas de inmunización ejemplarmente altas. ¿Tenía Mongolia inmunidad de grupo en vísperas del brote? Evidentemente no, pero ¿cómo se podía saber?

El punto de discusión no es que el covid-19 no disminuya en gravedad con el tiempo (sin duda alguna lo hará), sino que la inmunidad de grupo no es empíricamente demostrable fuera de un entorno experimental. Por lo tanto, establecerla como un objetivo de política es dar a las autoridades de salud pública carta blanca para decidir si se ha alcanzado y cuándo, o, si declaran prematuramente que se ha alcanzado, arriesgarse a dar a los que se encuentran en prisión preventiva una excelente oportunidad de reclamar el fracaso de la política y reimponer sus duras prescripciones.

¿Confinamientos selectivos?

La otra gran idea que proponen los autores de la declaración es que, para lograr mejor la inmunidad de grupo, la política de salud pública debe tener como objetivo la protección de los vulnerables.

Pero esto es mucho más fácil de decir que de hacer, ya que los más vulnerables viven mezclados con los menos vulnerables. Además, la vulnerabilidad se produce en un gradiente sin definiciones claras. Sí, la edad es un factor de riesgo importante, al igual que la obesidad y otras comorbilidades. Pero, ¿dónde se traza la línea? Una política de atención a los vulnerables impone necesariamente divisiones arbitrarias.

Y una política de «protección centrada» puede sonar benigna y atractiva en teoría, pero la declaración es bastante vaga en cuanto a cómo se vería su propuesta en la práctica. Los autores enumeran sólo unos pocos ejemplos de lo que los vulnerables «deberían» hacer (o no hacer) por sí mismos, o de lo que los menos vulnerables «deberían» hacer (o no hacer) a los vulnerables, pero dejan de lado la cuestión de la aplicación y el cumplimiento. Pero, como dije antes, la política se impone inevitablemente—al menos en algunos casos.

Por ejemplo, los autores afirman que «las residencias de ancianos deberían adquirir personal con inmunidad adquirida». ¿Significa eso que el actual personal no inmune debería ser despedido? También, «los jubilados deberían recibir sus alimentos en casa». ¿Y si se niegan y desean ir al mercado? ¿Se les impedirá?

En entrevistas oficiosas, los autores de la declaración han sugerido que sus deberes y obligaciones podrían ser opcionales (aunque uno de ellos propuso que «los maestros de más de 60 años deberían trabajar desde su casa», sin aclarar si eso sería una elección o un mandato). Pero «política» y «opcional» rara vez se mezclan, y la protección centrada, si se adoptara, probablemente acabaría convirtiéndose en un «confinamiento selectivo»—una mejora con respecto a la situación actual, sin duda, pero un confinamiento de todos modos. Los confinamientos son erróneos en principio, ya sean selectivos o a gran escala.

La salud no es un bien común

Es cierto que, dada la desastrosa situación actual, los puntos que acabo de plantear pueden parecer fastidiosos o demasiado críticos. «Lo perfecto es el enemigo de lo bueno», como dice el dicho.

También soy plenamente consciente de que los autores han manifestado un enorme valor al desafiar abiertamente a muchas autoridades de salud pública y a sus aliados ideológicos en el mundo académico, poniendo así en peligro sus carreras y su reputación. Los felicito de todo corazón por hacerlo. En contraste con las políticas actuales, su propuesta es una boya salvavidas, sin duda. Sin embargo, hay un punto más que insisto en señalar, no tanto para descarrilar este esfuerzo, sino para centrar la atención en una cuestión más fundamental.

La declaración establece que el objetivo de la política es «minimizar la mortalidad». Pero por muy común que sea una idea, es una idea muy equivocada: las autoridades estatales no deberían tener por qué salvar vidas individuales, y mucho menos promover la salud.

La vida y la salud de un individuo son bienes particulares, no bienes comunes. Es una verdad metafísica obvia que mi salud y mi vida sólo pueden ser mías y no son compartidas en común con nadie, y ciertamente no con la comunidad política en general. En el fondo, la «salud pública» es un oxímoron, ya que «el público», como abstracción, no tiene salud. Sólo los individuos están sanos o no.

Esto no quiere decir que no sea bueno para los demás, o para el país en general, que yo, como individuo, permanezca vivo y bien en lugar de estar enfermo o muerto. Pero es un gran error considerar que la promoción del bien común significa que el gobierno debe, a través de algún tipo de razonamiento utilitario, promover mi salud o «salvar mi vida» o las vidas de otras personas individuales—incluso si fuera realmente capaz de hacerlo—todo ello mientras equilibra las preocupaciones económicas más amplias.

Por necesidad, una intervención gubernamental de ese tipo siempre viene con compensaciones que enfrentan a los que se benefician de las «vidas salvadas» (si es que alguna vez pueden ser identificadas) con los que soportan los costos. No se trata de una promoción del bien común, que, por definición, debe extenderse a todos los miembros de la comunidad política (eso es lo que significa «común»). Por el contrario, el sustento y la salud de las personas individuales deben ser promovidos por otros individuos y por instituciones comunales no estatales que se dediquen naturalmente a la división del trabajo, donde las compensaciones puedan ser evaluadas y adjudicadas libre y éticamente.

La opinión errónea de que la promoción del bien común significa una redistribución «justa» de una reserva de bienes materiales para beneficiar a determinados individuos a expensas de otros ha sido lamentablemente ampliamente aceptada desde su primera articulación al comienzo de la Ilustración. Es una opinión que inevitablemente promueve el crecimiento del poder estatal, con una acción gubernamental cada vez más amplia justificada en nombre de un seudo-bien común.

El bien común de Estados Unidos no se incrementa por estar vivo ni se disminuye por estar muerto, y lo mismo ocurre con cada uno de mis conciudadanos. Al afirmar implícitamente lo contrario, la declaración de Great Barrington perpetúa un mito pernicioso y peligroso de la filosofía política moderna. Si, en las circunstancias actuales, puede ser prudente apoyar las propuestas que contiene, no perdamos de vista el gran problema en juego, no sea que volvamos a caer rápidamente en la misma trampa de la dependencia total de los dictados irracionales del Estado.

Author:

Michel Accad, MD

Michel Accad, MD, practices cardiology and internal medicine in San Francisco, offering individualized care in a free-market setting. His blog about health care and medicine is AlertandOriented.com. He also co-hosts the Accad And Koa Report podcast.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire