Mises Wire

Home | Wire | ¿La caída de los precios provoca o predice una recesión?

¿La caída de los precios provoca o predice una recesión?

  • recession

Etiquetas Auges y caídasInflaciónCiclos Económicos

En medio de la excesiva incertidumbre económica y geopolítica de los EEUU debido a la inflación galopante y a la continua invasión rusa de Ucrania, el informe de inflación del 7,7 por ciento de octubre supone un pequeño alivio. La tasa de desempleo alcanzó el 3,7 por ciento en octubre, manteniéndose cerca del nivel prepandémico del 3,5 por ciento y ligeramente por encima de la tasa natural de desempleo del 3,4 por ciento del cuarto trimestre de 2021.

La inflación del covid

El aumento general de los niveles de precios, según la mayoría de los economistas monetarios, procede directamente de un aumento de la oferta monetaria a través de un incremento de la tasa de gasto nominal (producto interior bruto nominal [PIB]) por encima de la tendencia nominal requerida para el pleno empleo o el PIB potencial. Por encima de esa tendencia nominal, la economía se «sobrecalienta» y los precios en general se inflan. Si bien esta interpretación de los efectos del gasto nominal por encima de su nivel de tendencia es, en efecto, correcta, descuidar cómo surgen y continúan esos aumentos tiende a pasar por alto importantes efectos derivados del lado real y productivo de la economía que han facilitado la inflación de los EEUU desde principios de 2021.

Cualquier aumento del crecimiento del PIB nominal por encima de la tasa de crecimiento tendencial es inflacionista en el sentido de que los agentes productivos de la economía compiten por unos recursos relativamente escasos. Pero este crecimiento del gasto nominal, que da lugar a un aumento de los precios, también infla los márgenes de beneficio de las empresas, creando así oportunidades rentables.

El aumento de los márgenes de beneficio impulsa a las empresas a ampliar su producción aumentando la utilización de su capacidad. Al mismo tiempo, el aumento de los beneficios conduce a una reasignación del capital desde las industrias con menores beneficios hacia las que han experimentado este crecimiento del margen de beneficios. Cuando los empresarios descubren estas oportunidades de beneficios, se produce una expansión de la capacidad de producción de la economía mediante inversiones de capital.

Estos aumentos de la oferta dan lugar a una presión a la baja de los precios que sirve de contrapeso. Las empresas que compiten por el mismo cliente ofrecen precios más bajos, y esta caída de la escasez en relación con la demanda detiene la subida de los precios e incluso puede provocar su caída.

Un aumento puntual del gasto nominal puede iniciar el proceso de equilibrio aumentando la oferta de bienes. Pero este proceso de reasignación requiere un periodo de precios altos en el que los mismos recursos que se estaban utilizando en la producción de bienes de consumo final puedan liberarse y destinarse a la producción de bienes de capital e inversión. Esto aumentaría la capacidad de producción de la economía y mitigaría el aumento de la demanda.

El aumento de la productividad desarrollado para hacer frente a la elevada demanda aumenta el PIB potencial (o los medios totales demandados por los individuos) y, posteriormente, la tasa tendencial de gasto nominal necesaria para alcanzar un nivel de precios estable.

Este proceso de equilibrio de los precios es un proceso interactivo en el que los precios más altos de los fabricantes son aceptados y pagados por los consumidores. Sin embargo, si la subida de precios no es un fenómeno puntual, sino que persiste, es porque el crecimiento de la oferta es inferior al de la demanda de bienes en tiempo real, lo que no permite que el mercado se reequilibre. Si la demanda no cae en respuesta a los precios altos, normalmente los consumidores pagan los bienes utilizando los ahorros acumulados o pidiendo préstamos. Esto parece haber ocurrido en la economía de los EEUU, donde tanto la cantidad absoluta ahorrada como la tasa de ahorro han disminuido desde principios de 2021.

Pero la caída de los ahorros (o la falta de ellos) pronto lleva a la gente a reducir el gasto en bienes no esenciales, ya que los ingresos reales siguen cayendo y los precios altos persisten. Esto provoca posteriormente una caída de la demanda de bienes de consumo no esenciales, causando una reducción de la producción de esos bienes. Las empresas demandan entonces menos insumos, lo que permite que comience el periodo de corrección.

Sin embargo, vemos que la deuda de los consumidores (según la Reserva Federal) aumentó del 3,63 por ciento en diciembre de 2020 a un máximo del 12,12 por ciento en marzo de 2022 y disminuyó al 7,8 por ciento en agosto de 2022. El gasto crediticio se debió en gran parte a los tipos de interés, que la Reserva Federal no aumentó hasta marzo de 2022. Este gasto crediticio garantizó que los precios no cayeran (es decir, no hubo ajustes de precios deflacionarios) debido a la disminución de la demanda, mientras que la generación y el uso de dinero para financiar el consumo (al animar a los consumidores a recurrir a los ahorros y a aumentar el gasto crediticio) retrasó el período de ajuste realmente necesario para que la oferta alcanzara a la demanda.

La estructura de la producción y la inflación inducida por la escasez

Si el consumo no disminuye y los bienes se compran a precios más altos, puede producirse una escasez de insumos específicos. Dado que los insumos se utilizan para aumentar la producción, la escasez impide que se realicen inversiones adecuadas para hacer frente al exceso de demanda.

Algunos de estos bienes específicos son materias primas producidas en la etapa primaria de la producción. Las materias primas producidas a través de la agricultura, la silvicultura, la pesca, la minería, la extracción de petróleo y otras industrias se crean mediante procesos que llevan más tiempo y generan flujos de producción cíclicos. Como estos insumos constituyen la base de casi todos los demás productos o servicios que se ofrecen a los consumidores, las fluctuaciones de sus precios son un importante componente inflacionista en los precios de los bienes de consumo.

Cuando el aumento de los costes se financia tanto con un aumento del crédito como con una disminución del ahorro, la inflación continúa hasta que se produce una caída suficiente del gasto que permite al mercado reasignar los recursos. Este ajuste puede producirse en forma de recesión, en la que un aumento del desempleo provoca una caída del gasto. Una reducción del gasto provoca la caída de la demanda necesaria para iniciar el proceso de reasignación.

La recesión como período de ajuste necesario

Una recesión con caída de la producción y aumento del desempleo sirve como periodo de ajuste durante el cual las empresas se separan en dos categorías: las inversiones rentables en áreas que pueden soportar precios más altos basados en la demanda de los consumidores y las inversiones no rentables que antes parecían rentables únicamente debido a unos tipos de interés anormalmente bajos y a un gasto fiscal agresivo. Las empresas no rentables cierran o reducen sus operaciones durante el periodo de ajuste. Sus trabajadores son reasignados a empresas en las que pueden ser empleados de forma rentable en función de los ingresos de los consumidores y de la capacidad natural de gasto.

El objetivo del producto interior bruto nominal (PIB) pretende estabilizar la producción económica, equiparada al PIB nominal, persiguiendo una tasa de crecimiento coherente con la producción potencial de la economía. Con la creciente inflación actual, esto significa subir los tipos de interés o reducir la oferta monetaria hasta que el gasto sea coherente con el objetivo de la Fed. El objetivo del PNB también reduciría posteriormente los tipos de interés durante la próxima recesión para tratar de garantizar que el gasto no se desplome.

La aplicación de este tipo de políticas impide inevitablemente ver el curso natural de la economía real. La economía real se basa en una estructura de capital heterogénea, genera una producción estable determinada por la elección genuina del consumidor y conduce a niveles de empleo y precios naturales. El objetivo del PNB reduce la ventana de reasignación y, por tanto, mantiene el mercado desequilibrado durante más tiempo.

Mantener los tipos de interés por debajo de los del mercado interbancario y aumentar la oferta monetaria conducen inevitablemente a una falsa expansión de ciertos sectores que, a su vez, aumentan su empleo y su producción. Pero tal expansión, no sostenida por la elección de los consumidores y los ingresos, necesitará repetidas inyecciones monetarias durante una recesión. Esto reflejaría la forma en que se manipuló la economía después de la recesión de covid-19, que ha conducido a la alta inflación y al estancamiento de la producción de hoy.

Author:

Vibhu Vikramaditya

An economics and a libertarian scholar with research interests in capital theory, monetary theory, and business cycles, I write about events in the economy from a legal and economic standpoint with a proliberty outlook and believe that safeguarding the liberty and rights of each individual is the most important act toward peace, prosperity and growth. My other works can be found at the Austrian Economics Center, the Libertarian Institute, and beinglibetarian.com. I can be reached at Vibhu3333@gmail.com and on Twitter (@vibhu3333).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here