Mises Wire

Home | Wire | La burbuja distópica: George Orwell encuentra a Charles Mackay

La burbuja distópica: George Orwell encuentra a Charles Mackay

  • herd mentality

Etiquetas Subsidios CorporativosMedios y CulturaHistoria de EEUU

02/09/2021

«Las amenazas a la libertad de expresión, de escritura y de acción, aunque a menudo son triviales por separado, tienen un efecto acumulativo y, si no se controlan, conducen a una falta de respeto generalizada por los derechos del ciudadano».

~ George Orwell

A principios de diciembre pregunté a Jim Grant cómo conciliar unos mercados financieros exuberantes con una realidad económica que parece una ficción distópica. Él respondió,

No estoy seguro de que haya mucha distinción. Para mí, la forma actual de distopía es la forma de burbuja. Así que creo que este es el año de la burbuja distópica.

Las primeras páginas de la nueva década parecen una combinación de 1984 de George Orwell y Delirios populares extraordinarios y la locura de las masas de Charles Mackay. El día en que debían certificarse los resultados de las elecciones de 2020 en el Senado, una turba del bando perdedor rodeó e incluso irrumpió en el Capitolio. El presidente saliente fue acusado de incitar a los disturbios, amenazado con la destitución y vetado de por vida en Twitter. A pesar del caos, las acciones se encogieron de hombros y alcanzaron nuevos máximos.

La siguiente portada del fin de semana de Barron's, «The Case for Optimism», captó perfectamente el lado maníaco de la burbuja distópica. Su redacción ve un resquicio de esperanza en prácticamente todas las nubes:

Este es un mercado decidido a subir, y no está dispuesto a descarrilar, ni siquiera por el caos histórico en la capital del país. Las acciones están subiendo gracias a los billones de dólares de estímulo que podrían acelerarse bajo la nueva administración. La caótica temporada política está llegando a su fin, mientras la economía se prepara para una reapertura pospandémica.

Los inversores deben mantener la vista puesta en una presidencia de Joe Biden: en políticas internas más predecibles, relaciones comerciales más fluidas y esfuerzos adicionales para reactivar la economía. Ahora podría no ser un buen momento para poseer nada defensivo.

Aun así, Barron's reconoce un nuevo conjunto de riesgos políticos:

Eso no quiere decir que un Washington controlado por los Demócratas... sea totalmente favorable a los inversores. La agenda Demócrata incluye aumentos de los impuestos a las empresas y a los particulares, una mayor supervisión de la normativa y políticas sociales y económicas tan ambiciosas como un Nuevo Pacto Verde, la reforma de la sanidad y la condonación de los préstamos a los estudiantes.

Con un gobierno más grande en camino, ¿qué podría salir mal?

Hacer que Estados Unidos sea grande de nuevo

Durante el primer debate presidencial de septiembre de 2016, el ciudadano Donald Trump destrozó el mercado alcista de 7,5 años de Obama-Bernanke-Yellen, calificándolo de «burbuja grande, gorda y fea». Desde entonces, el balance de la Fed se ha expandido un 63%, la deuda nacional ha crecido un 41% (sumando 8 billones de dólares) y el déficit presupuestario se ha multiplicado 5,5 veces. Mientras tanto, las acciones estadounidenses, medidas por el S&P 500, han subido otro 80%.

El ex presidente Trump puede o no sufrir un trastorno narcisista de la personalidad, pero está claro que no le falta confianza. Uno de los síntomas del NPD es la grandiosidad; «Make America Great Again» siempre fue un delirio.

Aunque la administración entrante promete «reconstruir mejor», un apostador debe esperar más de lo mismo; de hecho, mucho más de lo mismo.

Llenando el pantano político

La política estadounidense ha sido un sistema casi unipartidista al menos desde los días de Camelot (elección de JFK en 1960), en el que los demócratas empujaban hacia el gran gobierno y los republicanos ofrecían poca resistencia de principios mientras ofrecían la ilusión de un debate saludable, aclimatándose al pantano político en el proceso. El sistema bipartidista murió oficialmente en 1964, cuando Barry Goldwater fue derrotado por Lyndon Baines Johnson. Goldwater era el último de una especie moribunda moldeada por la Vieja Derecha: un anti-New Dealer con una vena de Guerrero Frío, un liberal clásico que se llamaba a sí mismo conservador.

Richard Nixon fue el primero de una larga serie de Republicanos del establishment. Al tiempo que ponía fin a la guerra de Vietnam, su administración consolidó los logros de los programas de la Gran Sociedad de LBJ, creó la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente), la OSHA (Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo) y la ERISA (Ley de Seguridad de los Ingresos de los Empleados en la Jubilación), declaró la guerra contra el cáncer, las drogas y la inflación, y el 15 de agosto de 1971 cortó los últimos lazos del oro con el dólar estadounidense. El escándalo del Watergate acabó con la carrera política de Nixon, pero fue la amenaza de Goldwater de respaldar el proceso de destitución lo que selló su destino.

La marcha ascendente del estatismo ha continuado sin cesar, con algunas breves pausas para recuperar el aliento: Ronald Reagan era un retroceso de Goldwater y Trump quizás una versión menos burda de Reagan, cada uno una versión aguada de su predecesor. Ninguno de los dos quiso o pudo frenar la marea de la deuda, el déficit y la impresión de dinero.

Digan lo que quieran de Trump, como comentó Lew Rockwell tras su improbable victoria electoral de 2016, su cualidad más entrañable es que «toda la gente correcta lo odia». La izquierda política y la derecha del establishment están mareadas por su derrota y ambas quieren clavar una estaca en su corazón y en el del movimiento populista que representa.

Las elecciones de 2020 formalizan la transición al régimen de partido único en Estados Unidos.

La búsqueda de la verdad

«Una sociedad se convierte en totalitaria cuando su estructura se vuelve flagrantemente artificial: es decir, cuando su clase dirigente ha perdido su función pero consigue aferrarse al poder por la fuerza o el fraude».

~ George Orwell

Todos (o casi todos) los políticos mienten, pero los de la izquierda llevan esta forma de arte a un nuevo nivel. Para entender por qué hay que examinar la mente de los progresistas.

Después de la ruptura del Capitolio el 6 de enero, un progresista en Facebook dijo de los conservadores: «Vamos a arrastrarlos al siglo XXI dando patadas y gritando si es necesario». La izquierda imagina una utopía socialista, la pendiente inevitable del progreso humano. Su papel es llevarlo a cabo por los medios que sean necesarios... y dirigir las cosas, por supuesto. La verdad es un concepto difuso, que sólo se puede doblar y retorcer para servir al Estado. La justicia no se aplica al individuo, sino que se convierte en un concepto arbitrario utilizado para hacer avanzar al Estado bajo la cobertura del «bien común» o la «justicia social».

Los progresistas tienden a negar la verdad objetiva, pero mantienen la creencia de que los planificadores centrales saben lo que es mejor para el resto de nosotros. ¿Pero cómo pueden saberlo sin la existencia de la verdad? Orwell se refirió a esa tenencia de dos ideas contradictorias al mismo tiempo como «doblepensar». Otro ejemplo es la noción de que el poder político debe estar concentrado y la riqueza dispersa. La democracia es un tercer ejemplo: el pueblo es considerado un ignorante, pero se puede confiar en él para que elija gobernantes omniscientes y solidarios. La democracia era tan temida como la monarquía por los fundadores, otra razón por la que la izquierda está derribando estatuas y borrando la historia.

Violación del Capitolio

«El pueblo creerá lo que los medios de comunicación le digan que crea».

~ George Orwell

¿Qué ocurrió exactamente en Washington DC el 6 de enero?

Siempre que se produce un acontecimiento importante como éste que atrae la atención nacional, pasó por un proceso: ¿Qué se puede probar con un mínimo esfuerzo y un alto grado de certeza? ¿Qué es altamente sospechoso, pero más difícil de probar? ¿Quién se beneficia? ¿Quién está dispuesto a torcer la verdad para promover su agenda? (El estudio de la historia sigue un proceso similar).

¿Incitó el presidente Trump un disturbio? Esta debería ser la pregunta más fácil de responder, y sin embargo fue la que recibió menos escrutinio. Los medios de comunicación simplemente repitieron la acusación una y otra vez con pocas pruebas hasta que se aceptó como verdad.

En la prisa inicial por juzgar, ¿cuántas personas se tomaron realmente el tiempo de escuchar el discurso de Trump? Ann Althouse, profesora emérita de la Facultad de Derecho de la Universidad de Wisconsin, leyó la transcripción completa y enumeró las siete declaraciones que más incitan a la violencia. En el puesto número 1:

Juntos estamos decididos a defender y preservar el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Trump mencionó el Capitolio sólo tres veces en un discurso que duró una hora y trece minutos, incluyendo:

Sé que todos los presentes pronto marcharán hacia el edificio del Capitolio para hacer oír sus voces de forma pacífica y patriótica.

¿Es por esto que los tuits supuestamente incendiarios de Trump fueron borrados tan rápidamente? Una vez que los intrusos del Capitolio se fueron a casa, ¿por qué no volver a poner las pruebas incriminatorias a la vista de todos?

Otras preguntas son más difíciles de responder con pruebas contundentes. ¿Fueron robadas las elecciones? ¿Fue la violación del Capitolio una operación de falsa bandera? Hay muchas pruebas que lo corroboran, pero los medios de comunicación de izquierdas no tienen interés en seguir las pistas que no encajan en su narrativa. La práctica habitual es tachar a los promotores de esas teorías de conspiranoicos o repetir la mentira de que las afirmaciones han sido refutadas.

Durante su discurso en The Ellipse en DC, Trump dedicó una buena media hora a repasar sus acusaciones de fraude electoral y comportamiento ilegal de los estados en su prisa por establecer el voto por correo. Mi padre es un experto constitucional (durante cinco años fue habitual en un programa de radio semanal sobre el tema). Después de innumerables horas de investigación, pensó que el equipo legal de Trump tenía un caso sólido, especialmente en lo que respecta al conflicto de la Ley 77 de Pensilvania con la Constitución de Pensilvania.

Estas afirmaciones nunca vieron la luz del día, consumidas por el pantano político. Si los demócratas estaban tan seguros de que no había ninguna irregularidad, ¿por qué no dar audiencia a las acusaciones infundadas de Trump? La última oportunidad que tuvieron los republicanos de exponer sus quejas fue en la certificación de las elecciones del 6 de enero, convenientemente interrumpida por el caos en el Capitolio ese día.

«Aplicando la clásica pregunta legal 'cui bono? ' ('¿quién se beneficia?'), está claro que los Demócratas, los Republicanos del establishment anti-Trump, los medios de comunicación de izquierdas y los que sufren el TDS salen victoriosos», observó Lew Rockwell.

Proyección

En El camino menos transitado, el autor Scott Peck afirmaba que la enfermedad mental consiste en «un sistema entrelazado de mentiras que nos han contado y de mentiras que nos hemos contado a nosotros mismos». A medida que los miembros de la izquierda política adquieren más poder y se desvinculan de la realidad, cometen cada vez más deslices freudianos, revelando accidentalmente sus métodos e intenciones. Tras los acontecimientos del 6 de enero, el presidente electo Biden acusó a los acólitos de Trump de la Gran Mentira sobre el fraude electoral, citando incluso al propagandista nazi Joseph Goebbels. «El grado en que [una mentira] se vuelve corrosiva está en proporción directa al número de personas que la dicen», explicó Biden.

La proyección psicológica es la Gran Revelación.

Gran Hermano

«Sabemos dónde estás. Sabemos dónde has estado. Podemos saber más o menos en qué piensas».

~ Eric Schmidt, director general de Google, 2001-11

En el periodo previo a las elecciones, Facebook y Twitter censuraron a los usuarios conservadores, obligándoles a marcharse en masa a plataformas alternativas como Parler. Según CNN Business, «la plataforma se convirtió en la aplicación más descargada el fin de semana del 8 de noviembre, el día en que los principales medios de comunicación daban las elecciones por ganadas a Joe Biden». Un mes después, Parler contaba con 2,3 millones de usuarios activos, que se dispararon a 15 millones tras la brecha del Capitolio. (Twitter informó de 187 millones de usuarios activos diarios a 30 de septiembre).

En un primer momento, Twitter puso la cuenta de Trump en el cajón de penalización durante doce horas, pero dos días después la baneó definitivamente. Ese fin de semana se produjo una oleada de purgas de las empresas de medios sociales en la que Twitter suspendió setenta mil cuentas de «extrema derecha». Parler se disparó al número 1 en la App Store de Apple el sábado, pero el domingo por la noche había sido expulsado de las plataformas de Apple y Android (propiedad de Google). Mientras tanto, Amazon suspendió sus servicios de alojamiento en la nube, apagando las luces.

«No seas malo»

¿Cómo es posible que Silicon Valley, que era en gran medida apolítica y de tendencia libertaria durante las oleadas de ordenadores personales y redes de los años ochenta y noventa, se haya convertido en un apéndice virtual del Estado de vigilancia en una sola generación?

Desde el cambio de milenio, Internet ha sido una fuerza increíblemente disruptiva, sustituyendo los viejos árboles tecnológicos centrados en los ordenadores personales por jóvenes y agresivos arbolitos en la búsqueda online, el comercio electrónico, los medios sociales, la computación en la nube, etc. La nueva generación de fundadores se inclinó mucho más hacia la izquierda y se hizo fabulosamente rica, especialmente durante el mercado alcista impulsado por la liquidez de los últimos doce años.

22 de noviembre de 1999

La envidia también fue un factor. Los competidores habían acusado a Microsoft de actuar de forma «desleal» y de ser un monopolio, lo que condujo a un caso antimonopolio histórico en 1998 presentado por el Departamento de Justicia. Bill Gates aprendió rápidamente que enviar un ejército de lobistas a Washington DC merecía la pena. Hoy en día, las grandes empresas tecnológicas son uno de los principales contribuyentes a las campañas políticas (financiando mayoritariamente a los demócratas).

Un tercer factor fue la guerra contra el terrorismo, cuya mecha se encendió el 11 de septiembre de 2001. Según Ron Paul,

Hace tiempo que las «grandes tecnológicas» se asociaron con el Departamento de Estado de Obama/Biden/Clinton para prestar sus herramientas a los objetivos de «poder blando» de Estados Unidos en el extranjero. Ya se trate de los intentos de cambio de régimen en curso contra Irán, el golpe de Estado de 2009 en Honduras, el desastroso golpe dirigido por Estados Unidos en Ucrania, la «Primavera Árabe», la destrucción de Siria y Libia, y muchos más, las grandes empresas tecnológicas de Estados Unidos estaban felices de asociarse con el Departamento de Estado y la inteligencia de Estados Unidos para proporcionar las herramientas para empoderar a los que Estados Unidos quería tomar el poder y para silenciar a los que no estaban a favor.

En resumen, las élites del gobierno estadounidense llevan años asociándose con las «grandes tecnologías» en el extranjero para decidir quién tiene derecho a hablar y quién debe ser silenciado. Lo que ha cambiado ahora es que este despliegue de «poder blando» al servicio del poder duro de Washington ha vuelto a casa.

Los grandes árboles caen con fuerza

¿Se rejuvenecerá el bosque tecnológico como lo ha hecho tantas veces en el pasado? Jeff Deist, presidente del Instituto Mises, ve brotes verdes:

La ideología subyacente, el impulso hacia la libertad que incluye la libertad de comunicación y de expresión, no es tan fácil de aplastar. Y por esa razón, soy bastante optimista sobre un futuro altamente descentralizado en el que no tengamos estos enormes guardianes como la búsqueda de Google, o Amazon Web Services, o Facebook y Twitter e Instagram como los únicos grandes gorilas de 800 libras en los medios sociales.

Los modelos de negocio de los gigantes tecnológicos podrían sufrir un duro despertar. Enormes franjas dependen de la confianza, especialmente los medios sociales y los servicios en la nube. Si la censura y la cultura de la cancelación se intensifican, la privacidad se convertirá en un problema creciente.

Como me dice un contacto de las grandes empresas tecnológicas, el mercado libre ya está trabajando para resolver este problema:

Tim Berners Lee [conocido como el inventor de la World Wide Web] está en camino de crear un Facebook llamado MeWe que es un medio social con comunidades de pago, sin bots, sin censura más que por el propietario de un canal. Dave Rubin tiene su propia versión, llamada Locals.com, respaldada por el protegido de Peter Thiel y director general de Palantir, Joe Lonsdale. Tulsi Gabbard acaba de anunciar un canal, uniéndose a Andy Ngo, Scott Adams y la estrella de WalkAway, Karlyn Borysenko.

El talento abandonará cada vez más los árboles maduros y podridos para dar paso a los arbolitos vibrantes que ofrecen libertad y oportunidades creativas:

Creo que habrá un precio financiero que pagar para Twitter y Facebook si estas plataformas alternativas pueden mantener una conexión abierta. El director general de Gab ya dijo que tenía miles de personas de Silicon Valley, desde ejecutivos de alto nivel hasta talentos de ingeniería, que se pusieron en contacto con él para pedirle un puesto. Gab no depende de ninguno de los grandes proveedores de la nube.

Si los ingenieros y empresarios de alto nivel de las grandes empresas tecnológicas consideran que esto es la gota que colma el vaso, habrá una presión interna en esas empresas. Podría ser en forma de disidencia abierta como presión para reformar o simplemente irse silenciosamente a una empresa no despierta.

Creo que hay una gran frustración acumulada en los cocineros que han gobernado el gallinero durante los últimos 12 años y podemos ver una fuga de talento que algunos financieros inteligentes y ricos verán como una oportunidad para hacer un movimiento y aprovechar la cuota de mercado o iniciar alguna cosa nueva. Este es el inicio de un cambio que puede convertirse en una segunda oportunidad para aquellos que hemos pasado los últimos 10-12 años sofocados en la suave tiranía de los «wokesters» de muchas empresas de software.

Promover las falsas narrativas del Estado puede ser bastante destructivo para la marca de una empresa. Los deportes universitarios y profesionales de EEUU aprendieron esta lección por la vía dura cuando apoyaron el movimiento BLM el año pasado, sólo para ver cómo se desplomaban las audiencias. «El grito de guerra de los aficionados se ha convertido en un grito de guerra».

Como escribí el pasado mes de noviembre, «la naturaleza actúa contra la grandeza. Las especies agotan las fuentes de alimento, los monopolios invitan a la competencia, los imperios se dispersan». La Gran Tecnología parece estar destruyéndose a sí misma desde dentro, víctima de su propia arrogancia y de su cultura tóxica. Y lo que es peor, ha atado su fortuna a la secuoya más infestada de termitas del bosque: el Estado.

Por hachuela, hacha y sierra

¿Hay que regular o disolver los gigantes tecnológicos? Muchos piensan que sí, sobre todo los que no tienen fe en los mercados.

Según Eric Savitz, que escribe la columna Tech Trader para Barron's, «el presidente electo Biden, al igual que Trump, ha pedido la eliminación de la Sección 230 [la cláusula de la Ley de Decencia de las Comunicaciones de 1996 que proporciona inmunidad frente a contenidos de terceros a los editores de sitios web]».

Esto tendría un efecto amedrentador sobre la expresión protegida en línea y construiría un foso protector en torno a los gigantes tecnológicos, ahogando a sus competidores advenedizos en la burocracia y la potencial responsabilidad legal.

Las intervenciones sólo obstaculizarán el mercado. Como advierte el abogado especializado en propiedad intelectual Stephan Kinsella, «la única solución justa es avergonzarlos y construir alternativas».

Conclusión:

Hasta ahora, los inversores no se han dejado intimidar por el creciente número de cisnes negros que se alinean contra las grandes empresas tecnológicas. Desde la filtración del Capitolio, las acciones de Twitter han sufrido un recorte del 10%, mientras que Facebook ha subido. Con 3,7 billones de dólares de capitalización bursátil en juego en Facebook, Twitter, Amazon y Google (el 10% del S&P 500), ¿podría un bandazo a la izquierda política hacer estallar involuntariamente la burbuja de todo?

Como Charles Mackay afirmó tan sabiamente hace 180 años,

Los hombres, bien se ha dicho, piensan en manadas; se verá que enloquecen en manadas, mientras que sólo recuperan sus sentidos lentamente, y de uno en uno.

Author:

Contact Kevin Duffy

Kevin Duffy is principal of Bearing Asset Management which he cofounded in 2002. The firm manages the Bearing Core Fund, a contrarian, macro-themed hedge fund with a flexible mandate.

Bearing gained notoriety during the Great Financial Crisis by betting against stocks like New Century Financial, Fannie Mae, Bear Stearns, and Lehman Brothers. Duffy wrote extensively on the housing and credit bubble, including articles, “Alan, We Have a Problem,” “Mr. Mozilo Goes to Washington,” and “Honey, I Shrunk the Net Worth.” In May 2007 he gave a speech in NYC titled, “It’s a Mad, Mad, Mad, Mad World,” identifying root causes of the bubble. A month later, he issued a warning in an op-ed for Barron’s titled “For Whom Do the Bells Toll?” The Bearing Credit Bubble Index was cited by Marc Faber in speeches and The Gloom, Boom & Doom Report.

Prior to Bearing, Duffy cofounded Lighthouse Capital Management and served as director of research from 1988 to 1999. He chronicled the excesses of the Japan and technology bubbles of the late 1980s and late 1990s, respectively. The firm was later sold to Fisher Investments.

Duffy bought his first stock at the age of thirteen. He earned a BS in Civil Engineering from Missouri University of Science and Technology and has a passion for financial history, Austrian economics and pithy quotes. He also publishes a bimonthly investment letter called the Coffee Can Portfolio.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire