Mises Wire

Home | Wire | Este profesor odia la escuela austriaca. Pero está claro que no sabe mucho sobre ella.

Este profesor odia la escuela austriaca. Pero está claro que no sabe mucho sobre ella.

  • toll road

Etiquetas Reseñas de libros

11/29/2021

Capitalism vs. Freedom: The Toll Road to Serfdom
de Rob Larson
Zero Books, 2018, 233 pp.

Rob Larson, que es profesor de economía en el Tacoma Community College de Washington, no está de acuerdo con Mises, Hayek, Rothbard y Friedman en que el libre mercado promueve la libertad y la prosperidad y que el socialismo es el «camino a la servidumbre». Eso es un eufemismo, y no encontrará ningún eufemismo en este libro. Al contrario, el libro abunda en acusaciones salvajes.

Para Larson, los eminentes economistas que acabamos de mencionar están más que equivocados: son criminales engañadores. Sus principales objetivos son Friedman y Hayek, pero Mises y Rothbard no se salvan. Dice,

Este patrón consistente revela que una serie de economistas conservadores bastante respetados, ganadores del Premio Nobel, incluyendo a Friedman y Hayek, son oportunistas intelectuales. Casualmente, sus análisis tienen un desprecio sin fondo por el trabajo organizado... pero los gigantescos crímenes del enorme poder mayor del capital organizado son estudiadamente ignorados. Esto sitúa a Friedman y Hayek más cerca de otras figuras que han utilizado sus formidables intelectos para defender otros crueles sistemas de poder. (p. 48. Todas las referencias son a la edición Kindle de Amazon).

Frente a personas terribles como ésta, no es necesario leerlas con atención. ¿Por qué perder el tiempo haciéndolo con criminales intelectuales? Y Larson no pierde el tiempo. Dice: «Pero más que Friedman y aún más que Rand, el listón del culto al capitalismo lo puso Ludwig von Mises, a quien se concibe como el fundador [sic] de la muy conservadora escuela austriaca de economía, a la que pertenecen Hayek y Rothbard. Mises escribió sobre el «genio creativo» de los empresarios ricos» (pp. 13-14). Larson cita a continuación un pasaje de Acción humana sobre el «genio creativo», pero Mises no se refiere allí a los empresarios, sino a personas como Beethoven que están tan impulsadas por el impulso de crear que nunca dejan de trabajar. En términos más generales, no creo que Larson sepa mucho sobre la escuela austriaca, y sospecho que Menger, Böhm-Bawerk y Wieser estarían de acuerdo conmigo.

Sin embargo, aunque no lo haga, su tesis principal merece ser considerada. Dice, en efecto, que «los defensores del mercado, como Friedman, afirman que éste libera a las personas del poder arbitrario. Las empresas que compiten entre sí impiden la explotación; si una empresa paga a un trabajador por debajo de su valor, otras empresas le ofrecerán más. Friedman contrasta el mercado con la planificación central, en la que todo el mundo debe conformarse o no. Lo que esto ignora es que el capitalismo no está dirigido por pequeñas empresas que compiten entre sí, sino que está dominado por gigantescas corporaciones que nos gobiernan».

A su favor, Larson reconoce una respuesta a su queja: «Cada caso es único en sus detalles y en muchos casos la visión de la derecha de este asunto, basada en el “capitalismo de amiguetes”, es relevante. El capitalismo de amiguetes describe una economía de mercado nominal, pero con estructuras de monopolio, oligopolio u otras estructuras concentradas, porque las industrias se pusieron en manos de aliados o “amiguetes” del régimen estatal» (p. 125). Pero si los defensores del libre mercado dicen que no están a favor del capitalismo de amiguetes y, por tanto, son inmunes a la acusación de Larson de que «ignoran los gigantescos crímenes del capital organizado», son oportunistas intelectuales. «Todas las pruebas históricas demuestran que el capital se concentra con el crecimiento económico y que los monopolios surgen en entornos de libre mercado, de forma bastante consistente» (p. 126).

Espero que hayan notado la palabra clave en la última cita: «histórico». Larson no ofrece ninguna explicación teórica de que el mercado libre conduzca inevitablemente al monopolio. Menciona las economías de escala, los efectos de red y otros factores que tienden a aumentar el tamaño de las empresas, pero no presenta ningún argumento de que estos factores tiendan siempre o incluso en su mayor parte a dar lugar al control de una industria por parte de las grandes empresas. Por el contrario, se limita a describir grandes empresas como Amazon y Walmart y a retorcerse las manos de horror.

Otro problema escapa a la atención de Larson, debido a su ignorancia de la escuela austriaca. Su desafío a Friedman es que gran parte de la economía no consiste en un gran número de empresas muy pequeñas. Sin embargo, desde el punto de vista austriaco, no se requiere una abundancia de pequeñas empresas, cada una de ellas sin una influencia significativa en el precio del mercado, para que haya competencia. Todas las empresas, grandes y pequeñas, compiten por los «votos en dólares» de los consumidores, y los precios de mercado que resultan de este proceso no se juzgan según los estándares artificiales del modelo de competencia perfecta.

A Larson tampoco le gusta la idea de los «votos en dólares». Se opone a que los ricos tengan más votos que los pobres. Larson cita al «economista de la izquierda radical Robin Hahnel»: «“No es una persona un voto sino un dólar un voto en el mercado.... Pocos defenderían como un dechado de libertad unas elecciones políticas en las que a algunos se les permitiera votar miles de veces y a otros sólo una, o ninguna”. Pero este es exactamente el tipo de libertad que proporciona el mercado» (p. 24). Lo que esta queja pasa por alto es que, a diferencia de las elecciones políticas, no hay sólo uno o unos pocos ganadores, e incluso si los ricos tienen más votos que los pobres, esto no implica que sólo se produzcan las mercancías que ellos quieren. Todo el mundo puede estar satisfecho, siempre que haya suficiente demanda de un producto para que sea rentable ponerlo a disposición. Además, uno de los puntos en los que más insiste Larson es en contra de su crítica a la soberanía del consumidor. Subraya una y otra vez que los ricos son una pequeña minoría; pero si eso es cierto, los pobres son mayoría y sus votos en dólares «suman». Como suele decir Mises, «el capitalismo es la producción en masa para las masas».

Supongamos, sin embargo, que todas mis críticas hasta ahora a Larson son erróneas y que el mercado libre es un sistema terrible que explota a los pobres. Todavía tenemos que preguntarle qué quiere poner en su lugar. Su respuesta adolece, una vez más, de su falta de voluntad o de su incapacidad para enfrentarse a la economía austriaca. En respuesta a Hayek, que argumentó que la planificación central es un «camino hacia la servidumbre», dice que su tipo de socialismo no se basa en la planificación central. En su lugar, presenta un control democrático por parte de los trabajadores. «Pero, por supuesto, un nivel de vida decente requiere una gran coordinación con otros centros de trabajo, para que los bienes y servicios necesarios fluyan a través de sus cadenas de producción, a menudo largas, de forma razonablemente eficiente. Esta comunicación entre industrias se ve enormemente favorecida por la sofisticada tecnología de las telecomunicaciones de hoy en día, que también podría permitir que diferentes fuerzas de trabajo colaboren juntas para satisfacer un plan acordado» (p. 194).

¿Cómo se supone que los trabajadores van a hacer esto? Larson no ofrece ninguna discusión sobre el punto fundamental de Mises de que el cálculo económico en una economía moderna compleja sólo puede tener lugar a través de los precios de mercado, y que sin tales precios la economía se colapsaría en el caos. Las conferencias entre trabajadores, incluso las equipadas con la última «tecnología de telecomunicaciones», no resolverán el problema del cálculo.

Larson piensa que los críticos del socialismo se han concentrado erróneamente en la planificación central, pero si lee el relato de Mises sobre el sindicalismo en Socialismo, descubrirá que Mises es muy consciente de las propuestas del tipo que él favorece. Sin embargo, me resisto a recomendar a Larson que lo haga, porque parece incapaz de leer a Mises sin distorsión, y concluiré con un ejemplo más de ello. Citando un pasaje de La mentalidad anticapitalista, Larson dice que «Mises atribuía los movimientos socialistas a las emociones de envidia y resentimiento» (p. 195). Si se busca el pasaje, resulta que Mises está hablando del trabajador que se siente insatisfecho por la gente «que ha tenido éxito donde él fracasó», no del movimiento socialista. Evidentemente, no es necesario citar con precisión cuando se trata de un «oportunista intelectual» como Mises.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire