Mises Wire

Home | Wire | ¿Es Kamala Harris un Woodrow Wilson del siglo XXI?

¿Es Kamala Harris un Woodrow Wilson del siglo XXI?

  • harriswilson.png

Etiquetas Gran GobiernoBurocracia y RegulaciónHistoria de EEUU

09/04/2020

Aunque los confinamientos draconianos castigaron la economía, se produjo una recuperación parcial después de que los gobiernos permitieran la reapertura de las empresas. Sin embargo, la continuación del crecimiento económico depende del resultado de las elecciones presidenciales. La crisis abrió la puerta a una oleada de regulaciones, subsidios y otros privilegios de intereses especiales bajo el pretexto de promover la «salud pública».

Este progresismo, una palabra clave para el amiguismo, representa una seria amenaza para los Estados Unidos.

Como explica Murray Rothbard, la Era Progresista original fue testigo de regulaciones corporativas y de seguridad, leyes ambientales, bienestar y compensación laboral, y nuevos impuestos que beneficiaron a corporaciones, burócratas, académicos y activistas laborales favorecidos a expensas del contribuyente. Si las tendencias continúan, los políticos modernos aprobarán políticas similares para beneficiarse a sí mismos y a sus partidarios favorecidos, paralizando la actividad económica. Para entender apropiadamente esta amenaza progresista, uno debe reconocer los motivos, antecedentes y orientación ideológica de los progresistas originales. Eran en su mayoría yanquis, descendientes de los puritanos que se quedaron en Nueva Inglaterra o emigraron a Nueva York y al Medio Oeste. Crecieron en hogares evangélicos que instaron a una remodelación de la sociedad erradicando coercitivamente el pecado, en particular el consumo de alcohol. Tras obtener un doctorado en Alemania, los progresistas predicaban su intervencionismo bajo la apariencia secularizada de la ciencia y el bienestar público. Además, estos ingenieros sociales apoyaron la eugenesia, la ciencia de controlar la oferta de mano de obra para mejorar su calidad general. Por último, los progresistas se esforzaron por revolucionar el mundo a través de aventuras de política exterior.

En su lucha por los privilegios económicos, los progresistas se dividieron en dos grupos. Los corporativistas defendían la protección de los fideicomisos y los cárteles de las vicisitudes del libre mercado. Estos defensores de las grandes empresas querían crear comisiones comerciales y otros organismos reguladores para paralizar la competencia e imponer costos onerosos de cumplimiento a las pequeñas empresas. Por otra parte, los socialistas deseaban una revisión del sistema capitalista, tocando las trompetas para una estricta regulación antimonopolio, leyes laborales radicales e impuestos redistributivos. El presidente Woodrow Wilson encarnó ambas vertientes, trabajando con los dos grupos para promulgar el impuesto sobre la renta, el Sistema de la Reserva Federal, y la Comisión Federal de Comercio.

En muchos sentidos, los progresistas modernos son copias de carbono. Se congregan en Nueva Inglaterra y viven en la costa de la ciudad de Nueva York, Washington, DC, San Francisco y Los Ángeles. Mientras evitan la religión tradicional, los progresistas modernos son fanáticos del igualitarismo y la justicia social. Asistieron a la Ivy League y a otras universidades estadounidenses de élite, lo que les permitió realizar investigaciones financiadas por el gobierno. Aunque los progresistas modernos ignoran la eugenesia, todavía abogan por la ingeniería social, defendiendo el igualitarismo para todos excepto para ellos mismos mientras dictan lo que es moralmente aceptable. Por último, son minuciosos intervencionistas extranjeros. El neoconservadurismo es en realidad una variante del progresismo, ya que como explica Angelo Codevilla, las guerras de George W. Bush no fueron «sino una extrapolación de los sentimientos de la clase progresista de América, articulados por primera vez por personas como Woodrow Wilson de Princeton».

El movimiento progresista todavía se divide en líneas corporativas y socialistas. Los primeros apoyan una relación acogedora con Wall Street y las «Grandes tecnológicas», acogiendo varias regulaciones de internet y de seguridad que perjudicarían a los negocios más pequeños sin la infraestructura apropiada de comercio electrónico. Los segundos abogan por medidas radicalmente anticapitalistas, particularmente el desmantelamiento de las «Grandes tecnológicas», el «New Deal Verde», un ingreso básico universal, y los impuestos sobre la riqueza. Con la excepción de los juicios antimonopolio hostiles, los grandes empresarios no están en contra de estas medidas per se, siempre y cuando puedan adquirir subsidios ambientales y descargar el costo de los nuevos derechos e impuestos en los menos ricos (lo que se logra con el impuesto sobre la renta y la Seguridad Social progresistas).

Si Hillary Clinton y Joe Biden encarnan la mentalidad corporativista y Alexandria Ocasio-Cortez y Elizabeth Warren la mentalidad socialista, entonces seguramente Kamala Harris es la moderna wilsoniana.

Las grandes tecnológicas han financiado a Harris en varias elecciones de California a cambio de una supervisión regulatoria favorable. Muchos ex empleados trabajan ahora para las grandes empresas: un abogado principal se fue en 2018 para hacer lobby en nombre de Amazon, el primer director de campaña de Harris trabaja para Google y su cuñado es el director jurídico de Uber.

Para complacer a los socialistas, Harris apoya el derrochador New Deal Verde y un ingreso básico universal, financiado por nuevos impuestos que «sólo» se cobrarán a los ricos. Harris ejerce una enorme influencia sobre el extremadamente maleable (y cada vez más senil) Biden, diciéndole jubilosamente a Trevor Noah en The Daily Show que «tan pronto como lo tengamos en la Casa Blanca, e incluso antes con estos grupos de trabajo que teníamos, fuimos capaces de empujar significativamente a Joe Biden a hacer cosas que no había firmado antes».

Claramente, Harris planea dirigir el espectáculo.

Al igual que la legislación de hace cien años, el nuevo monstruo progresista representa una increíble amenaza para los Estados Unidos. Sus políticas empobrecerán al público para enriquecer a las empresas de élite, los políticos, los intelectuales y los sindicatos. Este futuro parece sombrío, y debe ser detenido.

[Adaptado de «America 2021: The Threat of Progressivism», una charla pronunciada el 29 de agosto en Orlando, FL.]

Author:

Contact Patrick Newman

Patrick is Assistant Professor of Economics at Florida Southern College. He completed his PhD in the Department of Economics at George Mason University. He is a 2018 Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire