Mises Wire

Home | Wire | En marzo, las muertes en EEUU de COVID-19 sumaron menos del 2 por ciento de todas las muertes

En marzo, las muertes en EEUU de COVID-19 sumaron menos del 2 por ciento de todas las muertes

  • stats
0 Views

Etiquetas Salud

04/06/2020

Alrededor de 2,9 millones de personas mueren en los Estados Unidos cada año por todas las causas. Mensualmente este total varía desde alrededor de 220.000 en el verano a más de 280.000 en el invierno.

En las últimas décadas, la temporada de gripe ha alcanzado a menudo un pico en algún momento de enero a marzo, y esto es un factor importante en el total de muertes. El promedio diario de muertes de diciembre a marzo es de más de ocho mil.

Hasta ahora, los datos de muertes totales son demasiado preliminares para saber si ha habido algún aumento significativo en las muertes totales como resultado de COVID-19, y esta es una medida importante, porque nos da una idea de si COVID-19 está impulsando las cifras de muertes totales muy por encima de lo que de otra manera se esperaría.

De hecho, según algunas fuentes, no está claro que el total de muertes haya aumentado significativamente como resultado de COVID-19. En un artículo del 30 de marzo para The Spectator, el ex patólogo del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, John Lee, señaló que el número actual de muertes por COVID-19 no indica que el Reino Unido esté experimentando «un exceso de muertes», escribe :

La forma más simple de juzgar si tenemos una enfermedad excepcionalmente letal es mirar las tasas de mortalidad. ¿Están muriendo más personas de las que se esperaría que murieran en una semana o un mes? Estadísticamente, esperaríamos que mueran unas 51.000 personas en Gran Bretaña este mes. En el momento de escribir este artículo, 422 muertes están relacionadas con el Covid-19, es decir, el 0,8% del total esperado. En una base global, esperaríamos 14 millones de muertes en los primeros tres meses del año. Las 18.944 muertes por coronavirus en el mundo representan el 0,14% de ese total. Estas cifras podrían dispararse pero son, en este momento, inferiores a las de otras enfermedades infecciosas con las que vivimos (como la gripe). No son cifras que, por sí mismas, causarían reacciones globales drásticas.

¿Cómo se ven estos números en los Estados Unidos? Durante marzo de 2020, hubo 4.053 muertes de COVID-19 según el Worldometer. Eso es el 1,6 por ciento del total de muertes en marzo de 2019 (los datos totales sobre las muertes de marzo de 2020 son todavía demasiado preliminares para ofrecer una comparación). Para el contexto, podríamos señalar que el total de muertes aumentó en unos cuatro mil entre marzo de 2018 y marzo de 2019. Así que para marzo, el aumento de las muertes totales es aproximadamente igual a lo que ya vimos como un aumento pre-COVID de marzo de 2018 a marzo de 2019.

 

totaldeaths

Como señala Lee, el total de muertes por COVID-19 podría aumentar significativamente esta temporada, pero aún así debemos preguntarnos qué porcentaje del total de muertes justifica el pánico internacional. ¿Es el 5 por ciento? ¿Diez por ciento? La pregunta nunca ha sido abordada, y hasta ahora, una cifra del 1 por ciento del total de muertes en algunos lugares está siendo tratada como una razón para cerrar por la fuerza la economía mundial.

Sin embargo, como un informe de los CDC señaló recientemente, las muertes por neumonía han sido a menudo mucho más comunes que las muertes por COVID-19 en este momento: «Según los datos de vigilancia de la mortalidad del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) disponibles el 26 de marzo de 2020, el 8,2 por ciento de las muertes que se produjeron durante la semana que terminó el 21 de marzo de 2020 (semana 12), se debieron a [la neumonía y la gripe]».

Mientras tanto, hay una tendencia a atribuir más muertes por neumonía a la COVID-19 en lugar de a la gripe, aunque esto no significa que la tasa de mortalidad total haya aumentado. El informe de los CDC continúa: «el porcentaje de todas las muertes por influenza que figuran como causa ha disminuido (del 1,0% al 0,8%) durante este mismo período de tiempo». El aumento de las muertes por neumonía durante este período de tiempo probablemente esté asociado a la COVID-19 en lugar de a la gripe». Esto no representa un aumento total de las muertes por neumonía, sólo un cambio en la forma en que se registran.

Esto refleja una mayor atención a la atribución de las muertes a COVID-19, como señaló Lee:

En el clima actual, cualquier persona con una prueba positiva de Covid-19 será sin duda conocida por el personal clínico que la atiende: si alguno de estos pacientes muere, el personal tendrá que registrar la designación de Covid-19 en el certificado de defunción, lo que es contrario a la práctica habitual para la mayoría de las infecciones de este tipo. Hay una gran diferencia entre que el Covid-19 cause la muerte y que el Covid-19 se encuentre en alguien que murió por otras causas. Hacer que la Covid-19 sea notificable podría dar la impresión de que causa cada vez más muertes, sea esto cierto o no. Podría parecer mucho más asesino que la gripe, simplemente por la forma en que se registran las muertes.

Dada esta prisa por maximizar el número de muertes atribuibles a COVID-19, ¿cómo serán los datos de abril? Puede ser que las muertes por COVID-19 puedan ser el 10 o el 20 por ciento de todas las muertes.

Pero la pregunta sigue siendo: ¿aumentarán sustancialmente las muertes totales en comparación con abril de 2019 o abril de 2018? Si no lo hacen, esto pondrá en duda si COVID-19 es el motor de la mortalidad que muchos burócratas del gobierno insisten en que es. Después de todo, si la mortalidad de abril sigue siendo «más o menos la misma» que el total habitual y se sitúa entre 230.000 y 235.000, entonces la preocupación obsesiva por COVID-19 sólo estaría justificada si se puede demostrar que las muertes de abril de 2020 se habrían desplomado año tras año si no fuera por COVID-19.

Actualización:

Mientras tanto, el CDC está instruyendo al personal médico para que informe de las muertes como muertes por COVID-19, incluso cuando ninguna prueba haya confirmado la presencia de la enfermedad. En un cuestionario sobre certificados de defunción publicado por el CDC el 24 de marzo, la agencia aconseja:

El certificado de defunción de todos los difuntos en los que la enfermedad haya causado o se suponga que haya causado o contribuido a la muerte debe incluir el COVID-19. Los certificadores deben incluir la mayor cantidad de detalles posibles basados en su conocimiento del caso, registros médicos, pruebas de laboratorio, etc. Si el difunto tenía otras condiciones crónicas como EPOC o asma que también pueden haber contribuido, estas condiciones pueden ser reportadas en la Parte II. [énfasis en el original.]

Es muy probable que esto infle el número de muertes atribuidas a la COVID-19, al mismo tiempo que reduce las muertes atribuidas a otras enfermedades similares a la gripe y a las muertes causadas por neumonía de origen no especificado. Esto es especialmente problemático, ya que sabemos que la abrumadora mayoría de las muertes por COVID-19 se producen en pacientes que ya padecen otras enfermedades. En Italia, por ejemplo, los datos muestran que el 99 por ciento de las muertes por COVID-19 ocurrieron en pacientes que tenían al menos otra condición. Más del 48 por ciento tenía otras tres afecciones. Es probable que casos similares en los EEUU se reporten ahora de manera rutinaria simplemente como casos de COVID-19.

weekly

Fuente: Datos de muertes totales y muertes por gripe/neumonía a través del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (www.cdc.gov/flu/weekly/weeklyarchives2019-2020/data/nchsData12.csv). Los totales de COVID-19 vía las estadísticas del Worldometer COVID.

Desafortunadamente, debido a que los datos de muerte total no se reportan inmediatamente, aún tenemos que ver cómo se desarrolla esto. Sin embargo, sabemos históricamente que las muertes atribuidas a la gripe y la neumonía durante la última década han tendido a constituir entre el cinco y el diez por ciento de todas las muertes, dependiendo de la gravedad de la «temporada». La semana pasada (semana 14, la semana que termina el 4 de abril) fue la primera semana en la que las muertes por COVID-19 superaron a las muertes por gripe y neumonía, llegando a representar el 11 por ciento de todas las muertes de esa semana. La semana anterior (semana 13, la semana que terminó el 28 de marzo) las muertes por COVID-19 constituyeron el 3,3 por ciento de todas las muertes. Hasta que no tengamos cifras confiables sobre todas las muertes en las próximas semanas, será imposible saber hasta qué punto los COVID-19 están «canibalizando» las muertes por gripe y neumonía en general. Es decir, si los totales de COVID-19 se disparan, pero el total de muertes se mantiene relativamente estable, entonces podríamos suponer que muchas muertes que antes se atribuían simplemente a la neumonía, o a la gripe, se están etiquetando ahora como muertes por COVID-19. Potencialmente, esto también podría ser el caso de otros pacientes, como aquellos con casos avanzados de diabetes.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Defense Dept
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire