Mises Wire

Home | Wire | El próximo régimen del BCE: el centrismo radical

El próximo régimen del BCE: el centrismo radical

  • lagarde.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

Este año se ha producido un cambio de guardia en el Banco Central Europeo con dos nuevos nombramientos importantes. Philip Lane, gobernador del banco central irlandés, fue nombrado economista jefe del BCE en junio. Y la actual directora del FMI, Christine Lagarde, fue nombrada recientemente como sucesora de Mario Draghi como presidente del BCE en noviembre. En todos los sentidos, es una candidata inmejorable: es la máxima conocedora, ha sido ministra de finanzas francesa antes de convertirse en directora del FMI, y ha cultivado excelentes relaciones con los principales actores de la política europea. Es una de las favoritas de los franceses y los alemanes, aparentemente muy querida por muchos de los gobiernos europeos más pequeños. Incluso Yanis Varoufakis, el ex ministro de finanzas de Grecia, que se enfrentó a ella por la supuesta austeridad de Grecia, da fe de su gran admiración por el futuro presidente del BCE.

Dado que podemos esperar que la Sra. Lagarde sea nombrada con un mínimo de oposición, surge la pregunta: ¿qué significa esto para la futura política monetaria europea? El anuncio de su nombramiento fue recibido con euforia en los mercados financieros, ya que se cree que el BCE se volverá aún más suave bajo su liderazgo. No cabe duda de que seguirá los pasos de su predecesor inmediato y «hará lo que sea necesario» para mantener a flote al BCE y a los mercados financieros europeos —y a los gobiernos—. Tampoco hay ninguna duda de que posee las habilidades necesarias para navegar en la política institucional e internacional que se le exige a su nuevo trabajo, como deja claro un artículo reciente en el Wall Street Journal. Sin embargo, esto no responde a la pregunta clave. Incluso la tecnócrata más mundana siempre se guía por una ideología, una visión del mundo o un conjunto de ideas que conforman su forma de pensar sobre lo que es posible y lo que no lo es. Lo que realmente necesitamos saber es: ¿qué ideas guiarán a la Sra. Lagarde cuando se convierta en jefa del BCE en noviembre?

Sus propios antecedentes no ofrecen ninguna pista, más allá del hecho de que obviamente está alineada con la corriente principal de la política europea. Pero es una centrista de pies a cabeza, dispuesta a encubrir la corrupción y los tratos turbios cuando ministra de finanzas en Francia. Y como directora del FMI, desempeñó un papel clave en ayudar a los acreedores alemanes a garantizar sus préstamos al gobierno griego.

El empuje hacia el dinero en efectivo digital

Más evidencia sobre la tendencia del pensamiento de la Sra. Lagarde acerca de la política monetaria puede obtenerse de la investigación de los académicos que trabajaron bajo su dirección en el FMI, y de las ideas que ella apoyó públicamente como directora del Fondo. Considere, por ejemplo, el discurso que pronunció en noviembre de 2018 en el Singapore Fintech Festival. En este sentido, abogó por la emisión de efectivo digital por parte de los bancos centrales. Las razones ostensibles que dio para esta innovación son bastante absurdas si se consideran durante más de cinco segundos. Por ejemplo, ¿quién puede tomar en serio la afirmación de Lagarde de que el dinero en efectivo digital mejorará la privacidad si el banco central emite moneda digital? Se nos dice que los detalles de cómo utilizamos el efectivo digital del banco central sólo se revelarán al Estado si así lo exige la ley, o si las transacciones en cuestión parecen sospechosas. En otras palabras, el velo del anonimato que se puede levantar cuando el estado lo decreta. Ese no es exactamente un gran plan de protección de la privacidad.

La razón subyacente por la que los bancos centrales podrían querer imponer algún tipo de moneda digital surge si consideramos la publicación del FMI que la Sra. Lagarde cita en su discurso. Escrito por un grupo de economistas del FMI, «Casting Light on Central Bank Digital Currencies» es un documento largo y aburrido que detalla los pros y los contras del efectivo digital. En el informe se pone de manifiesto que la cuestión crucial para un banco central a la hora de considerar el efectivo digital es la capacidad de reducir los tipos de interés cuando se enfrenta a una crisis económica. El efectivo digital es una forma de superar el límite inferior de cero y empujar los tipos de interés hacia un territorio negativo. El FMI es un defensor de esta posición desde hace mucho tiempo, tanto en su blog como en documentos de trabajo elaborados y publicados bajo sus auspicios con títulos como «Enabling Deep Negative Interest Rate to Fight Recessions» y «Breaking Through the Zero Lower Bound».

La necesidad de tipos de interés negativos en la expansión de los poderes del banco central es la conclusión a la que inevitablemente conduce la economía monetaria dominante. Ya lo hemos visto defendido en los Estados Unidos por el ex nominado a la Reserva Federal Marvin Goodfriend y más recientemente por Michael Bordo y Andrew Levin en el Cato Journal. Cuando se considera que la manipulación de los tipos de interés es una herramienta clave para hacer frente a las recesiones, inevitablemente se acaban teniendo problemas cuando el tipo de interés es cercano a cero. Por lo tanto, no nos debe sorprender que en el FMI, bajo la dirección de la Sra. Lagarde, hayan florecido las becas para superar el límite inferior cero, ni que ella pueda importar estas ideas al BCE, en la medida en que no estén ya allí.

La Dra. Lane y la presión por los bonos soberanos en toda Europa

Esto nos lleva de nuevo al nuevo economista jefe, Philip R. Lane, de quien se espera que la Sra. Lagarde dependa en gran medida. Un economista muy respetado, el Dr. Lane ocupa la prestigiosa cátedra Whatley en el Trinity College de Dublín, es educado en Harvard como muchos de los grandes magos del pensamiento monetario convencional. Es ampliamente considerado como una paloma y se le atribuye el haber reflejado la burbuja inmobiliaria irlandesa cuando era gobernador del Banco Central de Irlanda.

Sin embargo, el verdadero radicalismo de la Dra. Lane no es su inclinación por el dinero fácil. Eso viene con el territorio como funcionario del banco central de la Unión Europea. La innovación radical que podemos esperar que defienda es la creación de nuevos bonos soberanos a escala europea, o valores respaldados por bonos soberanos (SBBS), como él los denomina. El razonamiento que subyace a la introducción de estos bonos es que los bancos europeos mantienen grandes cantidades de deuda soberana interna, lo que inhibe la creación de un mercado común de servicios bancarios y hace que los bancos dependan de sus gobiernos para la estabilidad y los beneficios.

La SBBS no es una idea nueva que se le ocurrió a la Dra. Lane, sino algo que ha estado en marcha desde hace algunos años. El sistema debe funcionar de la siguiente manera: una nueva entidad de la UE, o quizás el propio BCE, emite nuevos bonos respaldados por los bonos soberanos de los gobiernos de la UE. Estos nuevos bonos se pueden dividir en tramos senior, mezzanine y junior, dependiendo de los riesgos de incumplimiento asociados a ellos. El tramo principal estaría protegido contra el impago por los tramos intermedio y subordinados, y podría utilizarse para sustituir la deuda soberana en los balances de los bancos, destetándolos de la dependencia de la deuda pública.

Hay varios problemas con esta propuesta. En primer lugar, si hubiera una demanda de este tipo de rehipoteca de la deuda pública, los mercados financieros la suministrarían voluntariamente. En segundo lugar, es crucial que el SBBS no destete a los bancos de la deuda pública. Por el contrario, en lugar de los gobiernos nacionales, los bancos dependerán de las políticas financieras centralizadas de la UE y del BCE. En caso de que el SBBS sustituya a la deuda pública nacional, conducirá a la armonización de los balances de todos los bancos de la UE, lo que hará que los bancos europeos sean vulnerables a las perturbaciones que se originen en cualquier lugar de la Unión. También significará una mayor concentración de poder en las instituciones financieras y políticas de la UE, lo que facilitará al BCE la manipulación de los tipos de interés y el bombeo de dinero a la economía, en pos del mítico nivel «deseable» de inflación.

Conclusión

Podemos esperar que el BCE continúe por el camino del dinero fácil y del control central cada vez mayor sobre el dinero y las finanzas que ya se ha propuesto. Si bien puede haber algún retroceso de los gobiernos nacionales que se resistan a una mayor erosión de su soberanía, éste es claramente el desarrollo indicado por el pensamiento monetario en el centro del régimen de Lagarde-Lane. Estas no son ideas revolucionarias o heterodoxas, sino la conclusión lógica del pensamiento monetario dominante. Puesto que este pensamiento equivale a poco más que un sofisticado inflacionismo, no deberíamos esperar que la política providente y la normalidad financiera vuelvan a Europa en un futuro próximo. El veredicto de Mises es tan cierto para los actuales gobernantes de la UE como para los gobiernos de su tiempo:

Todos los gobiernos están firmemente comprometidos con la política de bajos tipos de interés, expansión del crédito e inflación. Cuando aparecen las inevitables secuelas de estas políticas a corto plazo, sólo conocen un remedio: continuar en los emprendimientos inflacionarios.

Con la Sra. Lagarde y la Dra. Lane en el BCE, las élites europeas están seguras de conseguir tanta inflación e intervención gubernamental en dinero y finanzas como puedan desear. Los trabajadores y consumidores europeos se enfrentarán a las desastrosas consecuencias de otra ronda de dinero barato.

Kristoffer Mousten Hansen is a Ph.D. candidate at the University of Angers and a Mises Institute Research Fellow. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire