Mises Wire

Home | Wire | El mundo se está ahogando en deudas

El mundo se está ahogando en deudas

  • moneyball.png

Etiquetas Gran GobiernoEconomía globalImpuestos y gasto

07/21/2020

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el apoyo fiscal mundial en respuesta a la crisis será de más de 9 billones de dólares, aproximadamente el 12 por ciento del PIB mundial. Esta cadena prematura, claramente apresurada, probablemente excesiva y a menudo equivocada de los llamados planes de estímulo distorsionará las finanzas públicas de una manera que no hemos visto desde la Segunda Guerra Mundial. El enorme aumento del gasto público y la caída de la producción darán lugar a una cifra de deuda pública mundial cercana al 105 por ciento del PIB.

Si añadimos la deuda pública y privada, estamos hablando de 200 billones de dólares de deuda, un aumento mundial de más del 35 por ciento del PIB, muy por encima del 20 por ciento visto después de la crisis de 2008, y todo en un solo año.

Este brutal aumento del endeudamiento no va a impedir que las economías caigan rápidamente. El principal problema de esta cadena de estímulo mundial es que está totalmente orientada a apoyar el hinchado gasto público y los rendimientos artificialmente bajos de los bonos. Esa es la razón por la que una respuesta monetaria y fiscal mundial tan masiva no está haciendo mucho para evitar el colapso del empleo, la inversión y el crecimiento. La mayoría de las empresas, las pequeñas sin deuda y sin activos, están siendo eliminadas.

La mayor parte de esta nueva deuda se ha creado para sostener un nivel de gasto público que fue diseñado para un auge cíclico, no una crisis, y para ayudar a las grandes empresas que ya estaban en problemas en 2018 y 2019, las llamadas empresas zombi.

Según el Banco de Pagos Internacionales, el porcentaje de empresas zombis —aquellas que no pueden cubrir los pagos de los intereses de su deuda con los beneficios de explotación— ha explotado en el período de estímulos gigantescos y tasas reales negativas, y la cifra se disparará de nuevo.

Por eso toda esta nueva deuda no va a impulsar la recuperación, sino que probablemente prolongará la recesión.

La deuda no es gratuita ni irrelevante, como los intervencionistas quieren hacernos creer, aunque los tipos de interés sean bajos. Más deuda significa menos crecimiento y una salida más lenta de la crisis, con un menor crecimiento de la productividad y una tibia mejora del empleo. El argumento a menudo repetido de que «habría sido peor» si no se hubieran aplicado estos planes de rescate y de gasto y que «no se podría haber hecho nada más» es fácilmente rebatible: los países que menos caerán en 2020, se recuperan primero y lo hacen con las tasas de desempleo más bajas son los que han mantenido planes de gasto prudentes, han preservado el tejido económico y han abordado la crisis sanitaria con protocolos serios. Corea del Sur, Taiwán, Singapur, Austria, Suiza, Suecia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos... Muchos países no han caído en la trampa del gasto público masivo, han obtenido mejores resultados sanitarios y económicos que la mayoría de las naciones, y lo han hecho con menores niveles de intervencionismo.

Muchos países muestran que no es necesario cubrir la economía con enormes desequilibrios presupuestarios para garantizar la salud.

Es importante recordar estas cifras de enorme endeudamiento debido a la desconexión entre los mercados financieros y la economía real, que ha alcanzado niveles casi récord y presenta características de tipo burbuja. En primer lugar, estos enormes estímulos son probablemente demasiado grandes, demasiado pronto, y claramente orientados a sostener sectores de baja productividad. Todo esto está respaldado por una política monetaria que ha pasado de proporcionar liquidez a ser la habilitadora de las burbujas de activos.

El balance del Banco Central Europeo ha aumentado en casi 2 billones de euros en lo que va de año y ya supera el 52 por ciento del PIB de la zona euro, muy superior al de la Reserva Federal, que es el 32,6 por ciento del PIB de los Estados Unidos, o al del Banco de Inglaterra, que es el 31,1 por ciento. El balance del Banco de Japón ya representa el 117 por ciento del PIB, y sus consecuencias deberían ser una señal de advertencia para todas las naciones. El consumo se ha desplomado de nuevo en mayo y el país ha estado estancado durante dos décadas, con una deuda que superará el 260 por ciento del PIB. Copiar a Japón es la receta para un estancamiento secular.

El enorme aumento de los balances de los bancos centrales para mantener artificialmente bajos los rendimientos de los bonos ha empujado a los mercados de valores al alza, de la misma manera que el 80 por ciento de las empresas que cotizan en bolsa han abandonado sus objetivos de beneficios empresariales y los analistas están recortando las estimaciones para 2020, 2021 y 2022 a la mayor velocidad de la última década, según JP Morgan y Bank of America.

Esta enorme acción de los bancos centrales conduce a una desconexión sin precedentes entre la economía real y los mercados de valores. La expansión de los múltiplos se ha acelerado justo cuando las estimaciones de ganancias se desploman.

Al hacer que los bonos soberanos sean prohibitivamente caros, suceden dos cosas peligrosas: los gobiernos creen que los bajos rendimientos de los bonos se deben a sus políticas, y los inversores corren mucho más riesgo del que creen tener en sus carteras.

Todo esto parece inofensivo si la burbuja se expande y el efecto placebo funciona, pero si los datos de las ganancias macro y del empleo siguen siendo decepcionantes, el próximo choque puede ser peor que el cierre económico, porque puede añadir una crisis financiera a la ya débil economía. Lamentablemente, cuando ocurra el próximo crash, los gobiernos y los bancos centrales nos dirán que se justifica un mayor estímulo.

Originalmente publicado en dlacalle.com.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here