Mises Wire

Home | Wire | El gran golpe keynesiano de agosto de 1971: cincuenta años después

El gran golpe keynesiano de agosto de 1971: cincuenta años después

  • plane window closing

Etiquetas Dinero y bancos

El 15 de agosto de 1971, los últimos restos de lo que había sido un magnífico sistema monetario murieron de forma terrible, y las élites académicas, políticas, empresariales y mediáticas americanas encabezaron las aclamaciones. El promedio Dow Jones subió más de 32 puntos al día siguiente. Un impago nacional de facto se presentó como una gran liberación de un acuerdo financiero tiránico que había asolado a la humanidad durante generaciones. Medio siglo después, la desinformación continúa, ya que la bancarrota intelectual es paralela a la bancarrota financiera de ese evento.

Escribo, por supuesto, sobre la decisión del presidente Richard Nixon de cerrar oficialmente la «ventana del oro», a través de la cual el gobierno de EEUU estaba obligado a vender sus reservas de oro a los gobiernos extranjeros a 35 dólares la onza, que incluso entonces era una ganga. A medida que el régimen de Nixon alentaba al Sistema de la Reserva Federal a inflar el dólar para pagar sus abultados gastos militares y de bienestar social, como habían hecho los regímenes de Johnson y Kennedy antes que él, se hizo evidente que el dólar de EEUU estaba perdiendo valor rápidamente. Estados Unidos estaba en rápido declive—y el dólar caía con el prestigio de la nación.

¿Qué ocurrió? Hay varios relatos, y voy a dar los principales, terminando con la perspectiva austriaca. La primera será la keynesiana, la segunda la monetarista (escuela de Chicago), la tercera la versión de la oferta y la cuarta la de los austriacos. Sin embargo, antes de hacerlo, haré un breve recuento de los acontecimientos que comenzaron con la Conferencia de Bretton Woods en 1944 y que terminaron en una desgracia nacional, una ignominia que incluso ahora la narrativa oficial americana se niega a reconocer.

La Conferencia de Bretton Woods no se produjo en el vacío. Apenas un mes antes, las tropas aliadas habían asegurado una cabeza de playa en Francia y habían comenzado a empujar lentamente al ejército alemán hacia el este. Al otro lado del continente europeo, los ejércitos de la Unión Soviética estaban destruyendo lentamente a las fuerzas del Eje desde la otra dirección. En el Pacífico, los bombarderos de EEUU empezaban a arrasar las ciudades japonesas y los ejércitos japoneses sufrían una derrota tras otra. La victoria final de Estados Unidos y sus aliados no llegaría hasta dentro de trece meses, pero ya en julio de 1944 estaba claro cómo terminaría la guerra.

El Departamento de Estado de EEUU explica el objetivo declarado de la conferencia: ayudar a restablecer las relaciones comerciales en el mundo de la posguerra:

Las lecciones extraídas por los responsables políticos de EEUU del periodo de entreguerras sirvieron de base a las instituciones creadas en la conferencia. Funcionarios como el Presidente Franklin D. Roosevelt y el Secretario de Estado Cordell Hull eran partidarios de la creencia wilsoniana de que el libre comercio no sólo promovía la prosperidad internacional, sino también la paz internacional. La experiencia de la década de 1930 así lo sugería. Las políticas adoptadas por los gobiernos para combatir la Gran Depresión—altas barreras arancelarias, devaluaciones monetarias competitivas, bloques comerciales discriminatorios—habían contribuido a crear un entorno internacional inestable sin mejorar la situación económica. Esta experiencia llevó a los líderes internacionales a la conclusión de que la cooperación económica era la única forma de lograr tanto la paz como la prosperidad, tanto dentro como fuera del país.

Se puede excusar cierto cinismo si uno ve una desconexión entre la retórica altisonante del documento y las políticas reales de las administraciones de Wilson y Roosevelt que desempeñaron un papel importante en la creación de las calamidades desde 1917 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Pero es raro que el bombardeo gubernamental y la verdad se crucen. No es de extrañar que Bretton Woods fuera un intento de los gobiernos de hacer frente a los anteriores resultados desastrosos de la intervención imponiendo aún más intervención.

En su clásico What Has Government Done to Our Money, Murray N. Rothbard (que figurará en gran medida en mi interpretación de los acontecimientos del 15 de agosto) describe el Acuerdo de Bretton Woods:

Aunque el sistema de Bretton Woods funcionó mucho mejor que el desastre de la década de 1930, sólo funcionó como otra recrudescencia inflacionaria del patrón de cambio de oro de la década de los veinte y—al igual que la década de los veinte—el sistema sólo vivió de prestado.

El nuevo sistema era esencialmente el patrón de cambio del oro de los años 20, pero con el dólar desplazando bruscamente a la libra esterlina como una de las «monedas clave». Ahora el dólar, valorado en 1/35 de onza de oro, iba a ser la única moneda clave. La otra diferencia con respecto a la década de los veinte era que el dólar ya no era canjeable en oro para los ciudadanos americanos; en su lugar, se continuaba con el sistema de 1930, en el que el dólar era canjeable en oro sólo para los gobiernos extranjeros y sus Bancos Centrales. A ningún particular, sólo a los gobiernos, se le iba a permitir el privilegio de canjear dólares en la moneda de oro mundial. En el sistema de Bretton Woods, Estados Unidos piramidaba dólares (en papel moneda y en depósitos bancarios) sobre el oro, en el que los dólares podían ser canjeados por los gobiernos extranjeros; mientras que todos los demás gobiernos mantenían dólares como reserva básica y piramidaban su moneda sobre los dólares. (p. 99)

Dicho de otro modo, el Acuerdo de Bretton Woods fue realmente un plan para dar la apariencia de «dinero sano», asegurando al mismo tiempo que el régimen de dinero sano que existía antes del estallido de la Primera Guerra Mundial no se restableciera. Además, Henry Hazlitt, que entonces escribía editoriales para el New York Times (¡cómo han caído los poderosos!), lo vio todo y predijo que los nuevos acuerdos monetarios tendrían consecuencias desastrosas. Escribió:

La mayor contribución que Estados Unidos podría hacer a la estabilidad monetaria mundial después de la guerra es anunciar su determinación de estabilizar su propia moneda. Por cierto, nos ayudará que otras naciones también vuelvan al patrón oro. Lo harán, sin embargo, sólo en la medida en que reconozcan que no lo hacen principalmente como un favor a nosotros sino a sí mismos.

Pero Hazlitt sabía que los gobiernos de 1944 eran institucionalmente incapaces de volver al dinero sano y que las élites del gobierno, el mundo académico y los medios de comunicación eran hostiles a todo lo que no fuera dinero fiduciario. Al final, Hazlitt y el NYT se separaron por sus desacuerdos con las opiniones económicas keynesianas de la época. El NYT seguiría apoyando el socialismo monetario y hoy en día cuenta con Paul Krugman, que prácticamente ha respaldado la impresión de dinero de la teoría monetaria moderna. En otras palabras, Hazlitt predijo la desaparición del acuerdo de Bretton Woods veintisiete años antes de que se derrumbara oficialmente.

Como se ha señalado anteriormente, el dólar americano se estableció como moneda de «reserva» del mundo y se fijó en 35 dólares por onza de oro, lo que significaba que los gobiernos y bancos centrales extranjeros podían comprar oro americano a ese precio si deseaban canjear sus dólares en algo que no fuera bienes y activos denominados en dólares. Rothbard señala que, como los acuerdos fijaban los valores de cambio de las monedas a los niveles de antes de la guerra, el dólar estaba infravalorado y las monedas europeas sobrevaloradas, lo que aumentaba la demanda de dólares.

(Por razones de longitud, no hablo del Plan Marshall y de cómo las políticas monetarias internacionales encajan en el intento de hacerlo funcionar. Basta con decir que el Plan Marshall ha recibido demasiado crédito por la recuperación de Europa en la posguerra. En muchos casos, en realidad impidió la recuperación y sólo después de que los gobiernos de las naciones de Europa Occidental suavizaran los controles económicos establecidos durante las ocupaciones nazis, Europa tuvo una verdadera recuperación económica).

La devaluación intencionada del dólar americano proporcionó incentivos al Sistema de la Reserva Federal para inflar el dólar, lo que hizo en los años de la posguerra y más allá (y lo está haciendo hoy con venganza). Como la ley prohibía a los americanos comprar y poseer oro (con algunas excepciones para las joyas y las colecciones de monedas oficiales), el gobierno de EEUU no tuvo que preocuparse de que sus políticas inflacionistas crearan una corrida interna de sus reservas de oro. Sin embargo, esto no ocurriría en el extranjero.

Los economistas y políticos americanos adoptaron las teorías keynesianas que hacían hincapié en los programas gubernamentales expansivos financiados mediante el gasto deficitario. Los pocos disidentes, como los economistas Ludwig von Mises y F.A. Hayek, fueron tachados de «mossbacks» y «reaccionarios», ya que los medios de comunicación y los estamentos académicos y políticos americanos veían en la Nueva Economía una puerta a la prosperidad fácil.

Los gobiernos europeos, y especialmente el gobierno francés dirigido por Charles de Gaulle (que contaba con el asesoramiento del economista clásico del patrón oro Jacques Rueff), empezaron a comprar oro de EEUU en los años sesenta. En los primeros años de la posguerra, tenía sentido mantener dólares oficialmente infravalorados, pero en menos de dos décadas, el dólar se había sobrevalorado irremediablemente en relación con la mayoría de las monedas europeas. Había que financiar la guerra de Vietnam de Lyndon Johnson y sus programas de bienestar de la Gran Sociedad, y el gobierno optó por la inflación. La compra de oro de EEUU a precio de ganga era una forma de que los gobiernos extranjeros pudieran dar esquinazo a un sistema de intercambio monetario cada vez más desequilibrado.

En 1968, el gobierno de los EEUU trató de elaborar una medida provisional para detener la hemorragia de oro. (Rothbard entra en los detalles de las medidas, señalando que estaban condenadas al fracaso porque se basaban en un análisis económico defectuoso). Al tratar de cortar el vínculo entre el dólar de EEUU y el oro vendido en el mercado libre, la administración Johnson afirmó que las nuevas medidas forzarían a bajar el precio del oro a menos de 35 dólares la onza, haciendo que los almacenes de EEUU fueran una compra poco atractiva.

Sin embargo, como cualquier economista austriaco competente predeciría, las corridas hacia el oro de EEUU no disminuyeron, sino que se intensificaron, y para el verano de 1971, la economía de EEUU estaba estancada, los precios estaban subiendo, y el presidente Nixon anunció el 15 de agosto su plan económico «Fase Uno» de control de precios y cierre temporal de la ventana del oro. De nuevo, cualquier economista competente sabría que esta medida acabaría en fracaso, pero la medida fue inicialmente popular en los medios de comunicación y entre el público. Gene Healy escribe:

No había ninguna emergencia nacional en el verano del 71: el desempleo era del 6 por ciento.... Sin embargo, tras el anuncio de Nixon, los mercados subieron, la prensa se desvaneció y, aunque su discurso se adelantó a la popular Bonanza del Oeste, a la gente también le encantó: el 75% respaldó el plan en las encuestas.

En el aspecto monetario, el siguiente paso fue la aplicación en diciembre del Acuerdo Smithsoniano, que elevó el precio oficial del oro del gobierno de EEUU a 38 dólares la onza y permitió cierta flexibilidad en los tipos de cambio fijos, pero al final, la combinación de la inflación de EEUU y el estancamiento económico en el frente interno llevaría al colapso total de los tipos fijos. En 1973, el dólar estaba irremediablemente sobrevalorado y finalmente prevaleció el actual sistema de tipos de cambio flotantes.

Políticas keynesianas

Una de las declaraciones más famosas que surgieron de este episodio del «Nixon Shock» fue la afirmación del presidente a sus asesores: «Ahora todos somos keynesianos». También fue la declaración más acertada que haría cualquier persona del gobierno. En una acción, Nixon cortó los lazos con el oro, lo que J.M. Keynes había llamado «esa reliquia bárbara». La devaluación del dólar ayudaría a las exportaciones, y Nixon consideraba necesaria la intervención del gobierno para «equilibrar el poder» entre los sindicatos y las empresas.

De hecho, su presidente de la Reserva Federal, Arthur Burns, ya había anunciado su fidelidad a la economía keynesiana, y el propio Nixon había renunciado a cualquier noción anterior de libre mercado en favor de las políticas de inspiración keynesiana. La serie Commanding Heights de la PBS informó:

Independientemente de los efectos de la guerra de Vietnam en el consenso nacional de la década de los sesenta, había aumentado la confianza en la capacidad del gobierno para gestionar la economía y llegar a resolver los grandes problemas sociales a través de programas como la Guerra contra la Pobreza. Nixon compartía estas creencias, al menos en parte. «Ahora soy un keynesiano», declaró en enero de 1971—dejando que sus ayudantes redactaran las respuestas a las airadas cartas que llegaban a la Casa Blanca de los partidarios conservadores. Introdujo un presupuesto keynesiano de «pleno empleo», que preveía un gasto deficitario para reducir el desempleo. Un congresista republicano de Illinois dijo a Nixon que apoyaría a regañadientes el presupuesto del presidente, «pero voy a tener que quemar un montón de viejos discursos denunciando el gasto deficitario». A esto Nixon respondió: «Estoy en el mismo barco».

Toda la disciplina fiscal que Nixon había prometido durante su campaña política estaba por la ventana. Aunque sus enemigos en el mundo académico y político (y eran legión) siempre le odiarían, no obstante, les estaba dando lo que siempre habían querido: el control gubernamental de la economía. No es de extrañar que, si bien sus políticas fueron políticamente populares al principio, los años setenta acabaran siendo conocidos por la estanflación (aumentos simultáneos del desempleo y la inflación—algo que los keynesianos afirmaban que era imposible), la escasez de gasolina y gas natural (debido a los controles de precios) y un sentimiento general de desesperación.

Los demócratas acabaron echando a Nixon de la presidencia tres años más tarde, pero apoyaron su política económica, y especialmente su inclinación por los controles de precios. El presidente Jimmy Carter impulsaría sus «directrices» de precios salariales en un intento infructuoso de reducir la inflación de dos dígitos, y cuando el senador Ted Kennedy se presentó a la candidatura demócrata en 1980, hizo del control de precios el eje de su política económica.

Irónicamente, Carter y los demócratas se embarcaron en una aventura propia del lado de la oferta, desregulando los sectores financiero y del transporte y sentando las bases para desregular las telecomunicaciones. Así, el partido del New Deal deshizo en realidad parte del legado de Franklin Roosevelt—y en realidad proporcionó un impulso a largo plazo a la economía, al tiempo que ignoraba sus logros.

Economía de la oferta

Aunque el grupo de economistas que se autodenominaba Economía de la oferta planteó cuestiones importantes sobre cómo la intervención del gobierno en la economía estaba causando la estanflación y otros males económicos, no obstante, sus declaraciones sobre las acciones de Nixon fueron miopes. Durante la campaña presidencial de 1980, en la que Ronald Reagan apostó por la economía de la oferta, Jack Kemp, que defendía las políticas de la oferta en el Congreso, declaró que el error de Nixon había sido pasar a los tipos de cambio flotantes en lugar de mantener los tipos fijos del acuerdo de Bretton Woods.

Las acciones de Nixon, por muy deshonestas que fueran, no se produjeron en el vacío. Mantener los tipos de cambio fijos y un patrón oro (muy) modificado habría requerido el tipo de disciplina fiscal y monetaria que no había existido en Washington desde la Gran Depresión y que ciertamente no iba a comenzar en agosto de 1971. Debemos ser claros: Nixon no destruyó unilateralmente un acuerdo productivo. Las acciones de Nixon expusieron involuntariamente la bancarrota de las políticas del gobierno de EEUU, aunque él lo hiciera creer que EEUU se defendía de un ataque extranjero injustificado contra el dólar y los suministros de oro de EEUU.

Durante la época del patrón oro internacional, que se desmoronó en 1914, los tipos de cambio se fijaban, pero no unos frente a otros, sino a una medida de oro. Cualquier intento de manipular el sistema—como hizo el gobierno de EEUU con regularidad en los años de la posguerra—se habría detectado rápidamente, y las salidas de oro habrían ayudado a contrarrestar las trampas. Aunque el acuerdo de Bretton Woods se creó para emular el antiguo patrón oro con sus tipos fijos, al final fracasó porque los gobiernos son destructivos. Al final del verano de 1914, los gobiernos de Europa entraron en guerra y destruyeron un patrón oro internacional que tardó décadas en construirse. En 1971, los gobiernos armados con el dogma keynesiano destruyeron un sistema económico casi con la misma seguridad que los cañones de agosto pusieron de rodillas a la civilización occidental.

Monetaristas

Cuando Nixon anunció la imposición de controles salariales y de precios, Milton Friedman, de la Universidad de Chicago, los denunció en voz alta como un «fracaso absoluto». Sin embargo, como escribió Rothbard, a Friedman no le disgustaba ver cómo se rompían los últimos lazos del dólar con el oro. Como defensor declarado de los tipos de cambio flotantes fiduciarios, Friedman había denunciado durante años los vínculos del oro con el dólar, como explica Rothbard:

Desde que Estados Unidos abandonó por completo el oro en agosto de 1971 y estableció el sistema fiduciario fluctuante de Friedman en marzo de 1973, Estados Unidos y el mundo han sufrido el más intenso y sostenido brote de inflación en tiempos de paz de la historia del mundo. Ya debería estar claro que esto no es una coincidencia. Antes de que el dólar se desvinculara del oro, los keynesianos y los friedmanistas, cada uno a su manera, devotos del papel moneda fiduciario, predijeron con confianza que cuando se estableciera el dinero fiduciario, el precio de mercado del oro caería rápidamente a su nivel no monetario, estimado entonces en unos 8 dólares la onza. En su desprecio al oro, ambos grupos sostenían que era el poderoso dólar el que apuntalaba el precio del oro, y no al revés. Desde 1971, el precio de mercado del oro nunca ha estado por debajo del antiguo precio fijo de 35 dólares la onza, y casi siempre ha sido enormemente superior. (pp. 109-10)

En defensa de Friedman, los tipos de cambio flotantes no causaron la inflación de la década de 1970. Sin embargo, esos tipos flotantes no impusieron ninguna disciplina financiera al gobierno de EEUU, y cuando las cosas se torcieron las administraciones presidenciales culparon a los gobiernos extranjeros. Cuando el dólar cayó frente a las monedas europeas en 1978, el presidente Carter firmó un plan en el que el Sistema de la Reserva Federal garantizaba una compra masiva de dólares para apuntalar la moneda. No es de extrañar que el acuerdo no lograra fortalecer el dólar con el tiempo.

Austriacos

Mientras que los keynesianos y los monetaristas podrían despreciar el oro como dinero (o cualquier vínculo monetario con el oro), los austriacos no temen enfrentarse al ridículo de las élites. Sin embargo, más que nadie, los austriacos como Rothbard comprendieron perfectamente lo que estaba ocurriendo en 1971, y no se dejaron engañar por los diversos trucos monetarios del gobierno como hicieron otros. Rothbard escribe:

Todos los economistas pro-papel, desde los keynesianos hasta los friedmanistas, confiaban ahora en que el oro desaparecería del sistema monetario internacional; separados de su «apoyo» por el dólar, predecían todos estos economistas con confianza, el precio del oro en el mercado libre caería pronto por debajo de los 35 dólares la onza, e incluso hasta el precio estimado del oro «industrial» no monetario de 10 dólares la onza. En lugar de ello, el precio libre del oro, nunca por debajo de los 35 dólares, ha estado constantemente por encima de los 35 dólares, y a principios de 1973 había subido a unos 125 dólares la onza, una cifra que ningún economista pro-papel habría creído posible tan sólo un año antes.

Lejos de establecer un nuevo sistema monetario permanente, el mercado del oro de dos niveles sólo compró unos años de tiempo; la inflación y los déficits americanos continuaron. Los eurodólares se acumularon rápidamente, el oro siguió fluyendo hacia el exterior, y el mayor precio del oro en el mercado libre simplemente reveló la acelerada pérdida de confianza mundial en el dólar. (pp. 104-05)

La economía americana y el dólar se recuperaron durante la década de los ochenta, en parte gracias a la reducción de los tipos impositivos y en parte a los esfuerzos desreguladores instituidos por la administración Carter. Lamentablemente, las condiciones económicas favorables no condujeron a la solidez fiscal, sino que, por el contrario, parecieron alentar un comportamiento aún más imprudente en Washington. Durante los últimos veintidós años, la economía ha visto una burbuja financiera tras otra: primero la burbuja tecnológica de finales de los años noventa, luego la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008, y ahora una combinación de vivienda y renta variable parece estar subiendo de forma muy desincronizada con los fundamentos del mercado.

Al igual que en 1971, los economistas de élite de nuestros días son los animadores de la insensatez fiscal. Para que nadie crea que estoy exagerando, esto es de una columna reciente de Paul Krugman en el New York Times, que perdió su rumbo editorial después de que la dirección editorial echara a Henry Hazlitt. Avalando el llamado Proyecto de Ley de Infraestructuras, Krugman escribe:

Imaginemos, por utilizar una cifra redonda, que el gobierno federal pidiera un préstamo de 1 billón de dólares ahora mismo—y que lo hiciera sin hacer ninguna provisión para el servicio de la deuda adicional. Es decir, no aumentaría los impuestos ni recortaría el gasto para pagar el principal; ni siquiera haría nada para cubrir los pagos de intereses, simplemente pediría más dinero prestado a medida que los intereses fueran venciendo.

En estas circunstancias, la deuda crecería con el tiempo. Pero no crecería muy rápido: El tipo de interés actual de la deuda de EEUU a largo plazo es inferior al 1,2%, por lo que al cabo de una década la deuda sólo habría aumentado un 13%.

Y el crecimiento de la deuda se vería ampliamente superado por el crecimiento de la economía: La Oficina Presupuestaria del Congreso prevé un aumento del 50% del PIB en dólares en los próximos 10 años. La deuda no se convertiría en una bola de nieve; en relación con la economía, se fundiría.

Así que el hecho de que el proyecto de ley de infraestructuras pague, en la práctica, la inversión pública con dinero prestado no es algo que deba preocupar. Si la inversión merece la pena—y lo es—deberíamos hacerla.

Uno puede imaginar que Krugman habría defendido las medidas de Nixon, desde la derogación del Acuerdo de Bretton Woods hasta la imposición de controles salariales y de precios. Para un keynesiano como Krugman y los que le precedieron, la economía funciona mejor cuando los gobiernos gastan imprudentemente sin restricciones.

Los austriacos lo saben bien. El colapso del orden monetario en 1971 reflejó las dislocaciones masivas y la mala inversión de recursos que acabaron convirtiendo la década en una crisis tras otra, y la economía actual se enfrenta a riesgos de magnitud aún mayor. Desgraciadamente, los keynesianos son los que mandan, al igual que hace cincuenta años. Como escribió Charles-Maurice de Talleyrand sobre los Borbones en los años posteriores a la Revolución Francesa: «No aprendieron nada, y no olvidaron nada». Se puede decir lo mismo de los keynesianos. Medio siglo después de La Crisis, los keynesianos parecen empeñados en crear nuevas crisis e imprimir dinero para «arreglarlas».

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire