Mises Wire

Home | Wire | El exceso de gobierno en la era del COVID-19

El exceso de gobierno en la era del COVID-19

  • Quarantine Overreach

Etiquetas Gran GobiernoSocialismo

04/10/2020

En tiempos de crisis, los gobiernos tienden a sobrecompensar el riesgo. Esta tendencia puede ser de interés público, pero también podría servir a intereses gubernamentales más amplios. El interés del público y el del gobierno no son siempre los mismos.

Después de los ataques del 11 de septiembre, un Congreso bipartidista promulgó la desastrosa Ley USA PATRIOT «Uniting and Strengthening America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct Terrorism Act» (Ley para unir y fortalecer a los Estados Unidos mediante el suministro de los instrumentos apropiados necesarios para interceptar y obstruir el terrorismo) en un supuesto intento de detener el terrorismo. Tras la crisis financiera de 2008, el progresista Congreso implementó el Dodd-Frank, que amplió drásticamente la autoridad reguladora federal sobre el sector financiero. Durante la actual pandemia del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), los legisladores están contemplando medidas igualmente desastrosas. Algunos políticos han pedido la nacionalización de la cadena de suministro médico, mientras que otros proponen medidas draconianas de cuarentena que podrían dar lugar a la expansión de la vigilancia gubernamental.

Las crisis suelen proporcionar al público un estudio de caso útil para comprender cómo pueden funcionar los sistemas bajo tensión, razón por la cual algunas instituciones son «sometidas a prueba de tensión» en tiempos de paz y prosperidad. Resulta interesante que el gobierno federal realice este tipo de ejercicios de seguridad nacional con regularidad; sin embargo, las administraciones presidenciales, pasadas y presentes, han ignorado en gran medida las señales de alerta. Incluso hay pruebas de que el gobierno ha restado importancia a las señales de advertencia de la inevitabilidad de los ataques del 11 de septiembre.

La historia nos haría creer que los gobiernos no son expertos en formular las estrategias necesarias para enfrentar las crisis, pero los gobiernos están simplemente compuestos por personas. La gente es inherentemente imperfecta, y es increíblemente difícil abordar adecuadamente los riesgos de estas proporciones.

Estamos en un territorio incierto durante esta pandemia. Este virus, como su nombre indica, es novedoso. Nos falta información adecuada sobre su transmisibilidad, tasa de mortalidad, grado de criticidad y tratamiento. Como informa el Wall Street Journal, «La incertidumbre hace imposible sopesar los costos y los beneficios, como por ejemplo, si la reducción de la propagación de un virus vale el costo de un cierre económico». Este sentimiento de incertidumbre ha dado lugar a un «tsunami de noticias negativas» por parte de los medios de comunicación, lo que a su vez ha influido en los políticos para que actúen de forma irracional. El ex agente del Servicio Secreto y colaborador de Fox News, Dan Bongino, se ha referido a algunos en los medios como «comerciantes de histeria» y «vendedores de pánico». Este sentimiento de inseguridad es precisamente el motivo por el que escribí sobre la necesidad de abstenerse de exagerar «la novedad de nuestra situación».

Medidas propuestas

Algunos funcionarios electos y expertos de los medios de comunicación han estado promoviendo la histérica noción de que podemos aplicar medidas draconianas (nacionales) de bloqueo tanto a la economía como a los individuos o ser cómplices de la muerte masiva de millones de personas. Esta línea de pensamiento binario se ha convertido en algo muy común, pero seguramente no es la forma de gobernar una nación, y mucho menos una nación del tamaño de los Estados Unidos (aproximadamente 320 millones de personas). Dada la abrumadora diversidad de nuestra población y geografía, es prudente evaluar la situación estado por estado, que es precisamente la razón por la que la estructura política de los Estados Unidos —incluso después de décadas de centralización— sigue basándose en los principios del federalismo. Para mitigar el riesgo de exponer a la mayoría de las poblaciones no afectadas a «puntos calientes», los organismos de salud pública y las asociaciones médicas profesionales podrían proponer algunas medidas básicas para que los estados las apliquen, como garantizar que las personas no interactúen indebidamente fuera del mantenimiento de los servicios esenciales.

Hasta el 25 de marzo, más de la mitad de todos los casos de coronavirus han ocurrido en sólo cuatro estados (Nueva York, Nueva Jersey, Washington y California). La pregunta sigue siendo: ¿qué hacer para que el crecimiento del número de casos no sea exponencial? Algunos legisladores tratan de lograr un cierre indefinido a nivel nacional, mientras que otros prefieren un enfoque más específico. Una de las preguntas que deberíamos hacernos inmediatamente es qué autoridad o facultades tiene el gobierno federal y qué autoridad estamos dispuestos a dejarle tener nosotros, el pueblo.

Los legisladores federales se limitan a medidas que se pueden considerar dentro de los límites de la Constitución de los Estados Unidos y de los precedentes legales. Los ciudadanos de todo el mundo están soportando todo el peso de sus líderes «nunca dejar que una crisis se desperdicie». Algunos políticos se han dedicado a una serie de respuestas que infringen la libertad civil, como las técnicas de vigilancia de masas, las medidas de cierre obligatorio, las restricciones de la circulación y el cierre de instalaciones públicas, incluidos los lugares de culto.

Los Estados Unidos han estado comparativamente a salvo de las tendencias autocráticas a nivel federal —en comparación con muchos regímenes extranjeros— con funcionarios que ofrecen recomendaciones en lugar de mandatos explícitos. Por ejemplo, el Presidente Trump ha tratado de adoptar medidas más selectivas para cerrar los denominados «puntos calientes» afectados por el virus. Los críticos se han burlado de esto como si se pusiera el dinero por encima de la salud pública, pero como escribe el economista Paul Romer, «tenemos que pasar en un par de meses a un enfoque más selectivo que limite la propagación del virus pero que aún permita a la mayoría de la gente volver al trabajo y reanudar sus actividades diarias». Romer reconoce con razón que si la predicción del Secretario del Tesoro Mnuchin de un 20 por ciento de desempleo se hace realidad, la economía tal como la conocemos podría fracasar.

No hay necesidad de nacionalizar la cadena de suministro médico

En lugar de nacionalizar la cadena de suministro médico para «mejorar la distribución del equipo», los organismos de salud pública y de gestión de emergencias podrían ayudar a los estados conectando a los estados y localidades con los productores y distribuidores de equipo médico en función de las necesidades. Esto aseguraría que los estados tomen la iniciativa para determinar qué suministros médicos son necesarios, dados sus niveles de casos virales. Esta facilitación garantizaría que los estados con más casos nuevos de coronavirus reciban suministros adecuados hasta que la oferta pueda satisfacer la demanda.

Por otra parte, la nacionalización de la cadena de suministro distorsionaría las señales de precios presentes en un sistema de libre empresa. Como escribe Jon Miltimore, «Ningún productor y autoridad central puede saber qué es lo más necesario en una economía determinada que consiste en millones de personas y productos. Superamos este problema confiando en la información que proviene de las señales de precios». Los empresarios con ánimo de lucro entrarán para satisfacer la demanda, tal como Elon Musk ha propuesto hacer.

La empresa privada se está movilizando a niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial para combatir al «enemigo invisible», como lo llama el Presidente Trump. Dado que las empresas privadas están trabajando voluntariamente para proveer a los trabajadores de la salud con los recursos necesarios, el Presidente Trump ha dudado en hacer cumplir la Ley de Producción de Defensa. Mientras que la empresa privada trabaja con agencias gubernamentales para impulsar el suministro, los gobiernos de todo el mundo están «imponiendo cierres masivos de escuelas, lugares de viaje y de reunión, e impidiendo que muchos trabajadores vayan a trabajar». Estos límites de la libertad son preocupantes pero esperados.

La vigilancia masiva tampoco es la respuesta

Se están modificando las medidas en tiempo de guerra para combatir esta pandemia. Algunos legisladores extranjeros han propuesto y aplicado medidas de vigilancia masiva para rastrear a los pacientes infectados. Por ejemplo, el gobierno israelí aprobó recientemente una ley que permite al Shin Bet, o Agencia de Seguridad de Israel, utilizar los datos de localización de los teléfonos celulares para «rastrear a las personas que han estado en contacto con huéspedes infectados conocidos, y luego notificarles por SMS los próximos pasos que deben dar».

La Casa Blanca ha propuesto asociarse con compañías tecnológicas americanas como Facebook y Google para usar «datos de geolocalización para el seguimiento de enfermedades». Tal vez aún más preocupante, la Casa Blanca ha iniciado conversaciones con estas empresas sobre cómo limitar la propagación de la desinformación durante esta pandemia, lo que podría llevar a la censura.

Puede haber beneficios económicos potenciales al rastrear la ubicación de los americanos infectados. Si podemos evaluar adecuadamente la propagación del virus, entonces partes del país podrían reabrirse, asumiendo que el virus pueda ser contenido. Esos datos pueden informar la toma de decisiones del gobierno, pero el gobierno no debería tener acceso a los datos de geolocalización de los individuos, especialmente si no son desidentificados. Si la vigilancia específica de un país no es lo suficientemente aterradora, se ha hablado de «un plan de rastreo móvil internacional» que permita «a las autoridades vigilar los movimientos y potencialmente rastrear la propagación de la enfermedad a través de las fronteras».

Mientras esta pandemia continúe, el público debe asegurarse de que las infracciones «en el interés público» no perduren más allá de esta crisis. Los gobiernos tienen la tendencia a seguir encontrando nuevas justificaciones para las antiguas potencias bélicas. The Guardian, un medio de comunicación progresista, escribe: «Como hemos visto con las reacciones autoritarias al 11 de septiembre, las violaciones de emergencia de las libertades civiles no son fáciles de revertir, y a menudo se acumulan con el tiempo». En el Financial Times, Yuval Noah Harari esboza el empoderamiento ciudadano necesario durante esta pandemia. Escribe: «Cuando se le comunican a la gente los hechos científicos, y cuando la gente confía en las autoridades públicas para que les digan estos hechos, los ciudadanos pueden hacer lo correcto... Una población automotivada y bien informada suele ser mucho más poderosa y efectiva que una población vigilada e ignorante».

La vigilancia masiva en nombre de la salud pública, la nacionalización de la industria y las medidas de cuarentena  impuestas son posibilidades muy reales en los Estados Unidos. Esta crisis ha brindado a los encargados de formular políticas o a los líderes del pensamiento la oportunidad de demostrar su verdadero carácter, al tiempo que permite a los estadounidenses comunes y corrientes mostrar su espíritu empresarial. A diferencia de las crisis económicas pasadas, esta crisis de salud pública es un cierre de «negocios no esenciales» ordenado por el gobierno.

Conclusión

Cuando el nuevo coronavirus comenzó a infectar a los estadounidenses, algunas industrias y empresas cerraron voluntariamente sus operaciones para proteger la salud pública. Otras industrias y negocios siguieron el ejemplo como resultado de la orientación de los CDC y otros expertos en salud pública. Para manejar el choque en la cadena de suministro médico, la empresa privada se movilizó en masa para llenar el vacío entre la producción y la demanda. Dado que la libre empresa mitiga los riesgos del virus para la salud pública, el gobierno debería aprovechar esta oportunidad para aprender que el mejor camino a seguir es proporcionar liderazgo y orientación en lugar de coerción. El gobierno puede ser útil para proporcionar supervisión durante esta pandemia, pero no podemos dejar que la cura sea peor que el problema.

Las medidas drásticas son menos necesarias cuando las empresas y los individuos cooperan voluntariamente para combatir una crisis de salud pública. Si este estudio de caso puede enseñar una lección, es que la humanidad puede resolver los problemas cuando se le dan los incentivos adecuados, haciendo innecesaria la coerción. Esto es en gran parte por lo que la Casa Blanca no ha hecho cumplir la Ley de Producción de Defensa para coaccionar a las empresas a construir la cadena de suministro médico. Además, las empresas de tecnología como Facebook y Google proporcionan voluntariamente información a las organizaciones sin fines de lucro y a los investigadores de salud pública para que puedan proporcionar una visión adecuada.

Aunque algunos quisieran culpar al capitalismo por los primeros pasos en la respuesta federal al virus, lo cierto es lo contrario. Fueron los reguladores federales de salud pública los que obstaculizaron la respuesta del sector privado a esta crisis. Para asegurarnos de que los Estados Unidos superen esta pandemia, debemos adoptar un enfoque que minimice las infracciones gubernamentales a las libertades civiles; también debemos maximizar los incentivos de las empresas privadas y de los individuos que quieran ayudar en nuestros esfuerzos para combatir este «enemigo invisible».

Author:

Mitch Nemeth

Mitchell Nemeth is a Risk Management and Compliance professional in Atlanta, Georgia. He holds a Master in the Study of Law from the University of Georgia Law School, and he has a BBA in Finance from the University of Georgia. His work has been featured at the Foundation for Economic Education, RealClearMarkets, Merion West, and Medium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire