Mises Wire

Home | Wire | El estímulo del covid no es como otros estímulos. Es mucho más grande.

El estímulo del covid no es como otros estímulos. Es mucho más grande.

  • broke

Etiquetas Impuestos y gasto

08/25/2021

En lo que respecta a los debates políticos, ahora está bastante claro que si quieres parecer muy pintoresco y anticuado, asegúrate de expresar algunas preocupaciones sobre el tamaño del presupuesto federal y el gasto deficitario.

El político medio de Washington se toma ahora estas preocupaciones tan en serio como la constitucionalidad de la Ley PATRIOT. Prácticamente a nadie le importa.

Hay que admitir que la falta de interés en el gasto ya existía en gran medida antes de que comenzara la crisis del covid. Durante la administración Trump, el gasto federal imprudente fue la norma, y el gasto federal ajustado a la inflación se disparó incluso por encima del gasto de 2009, cuando el gobierno federal entró en pánico por la crisis financiera y la gran recesión. En otras palabras, la administración Trump nos dio un gasto a nivel de crisis cuando ni siquiera había una crisis.

No es de extrañar que el gasto deficitario también fuera notablemente alto bajo el mandato de Trump —previo a la crisis—. En 2019, Trump firmó un déficit de un billón de dólares, algo que muchos consideraron descabellado durante un periodo no recesivo anterior.

spe

Pero esas cifras —incluyendo las de los años de rescate de la Gran Recesión— parecen modestas en comparación con el aumento del gasto que se produjo con el pánico del covid de 2020 y 2021.

Comparemos el gasto en los dos períodos. Por ejemplo, de 2019 a 2020, el gasto federal aumentó un 54% -de 4,5 billones a 6,5 billones, respectivamente-, ya que el Congreso y la Casa Blanca destinaron dinero a rescates y estímulos. Por otro lado, tras la crisis financiera, de 2008 a 2009, el gasto «sólo» aumentó un 14%, de 3,6 a 4,2 billones de dólares.

spending

En términos per cápita, las cifras fueron similares. El gasto federal per cápita aumentó un 13% de 2008 a 2009, pasando de 12.000 a 13.700 dólares por cada americano. Pero de 2019 a 2020, el gasto per cápita aumentó un 44 por ciento, de 13.600 a 19.700 dólares. (Estas cifras están todas en dólares constantes de 2020).

Niveles de gasto similares a los de la Segunda Guerra Mundial

En este punto, los defensores del gasto desbocado suelen sugerir que lo que realmente importa es el gasto comparado con el PIB.

Así que veamos esa medida. En 2020, los gastos federales como porcentaje del PIB de la nación aumentaron hasta el 31%, la cifra más alta desde 1945.

gdp

Del mismo modo, el déficit federal como porcentaje del PIB aumentó hasta casi el 15% en 2020. De nuevo, se trata de la cifra más alta de esta medida desde 1945.

gdp

(Las comparaciones proporcionales de este tipo también tienden a subestimar el grado de crecimiento de la deuda y el gasto en comparación con el PIB global. Esto se debe a que el gasto público es en sí mismo un componente del PIB, y como el PIB se mide en dólares, la expansión monetaria -incluso sin un verdadero crecimiento de la actividad económica- puede alimentar también la expansión del PIB).

También tiene importancia política el hecho de que, mientras el gasto federal despegaba en los últimos 18 meses, el crecimiento del gasto estatal y local casi se estancó, cayendo al 0,38% de crecimiento respecto al año anterior. Se trata de la tasa de crecimiento más baja del gasto estatal y local desde 2011, tras la crisis financiera de 2008. Sin embargo, al mismo tiempo, el gasto federal aumentó un 25%, el mayor incremento interanual del gasto federal desde la Guerra de Corea.

En conjunto, esto significa que el gasto federal aumentó hasta abarcar más de dos tercios de todo el gasto gubernamental en EEUU durante 2020. Tendríamos que remontarnos a los oscuros días de la Guerra Fría y la Guerra de Vietnam para encontrar la última vez que el gasto federal dominó tanto el gasto gubernamental en Estados Unidos.

fed

Todo esto refleja el hecho de que los gobiernos estatales y locales se ven realmente afectados por las crisis económicas. Es decir, cuando los ingresos y la actividad económica caen, los ingresos -y el gasto- estatales y locales disminuyen. No ocurre lo mismo con el gobierno federal, que, gracias a la disposición del banco central a comprar deuda de EEUU, puede incurrir más fácilmente en grandes gastos deficitarios que los gobiernos estatales y locales.

Entonces, ¿cuándo vuelven las cosas a la «normalidad»? Hasta ahora no hay pruebas de que este inmenso cambio hacia el gasto federal haya terminado. Aunque las cifras de 2021 muestran algunos descensos con respecto al frenesí de gasto de 2020, las cosas están muy lejos de volver incluso a lo que eran durante los rescates de la Gran Recesión. La Oficina Presupuestaria del Congreso estima ahora que el déficit de 2021 volverá a superar los 3 billones de dólares, y «el Congreso tendrá un déficit presupuestario este año equivalente al 13,4% del PIB. Es el segundo mayor nivel desde 1945 y sólo lo supera el gasto de 2020».

Lecciones políticas aprendidas

Todo este gasto gubernamental apunta a un régimen y a un público votante que tiene tanto pánico al covid, que es poco probable que acepte cualquier límite significativo del gasto.

El hecho de que tengamos que remontarnos a la Segunda Guerra Mundial para encontrar reacciones políticas similares en términos de gasto es realmente notable. Cuando se mide en términos de gasto, ni la Guerra de Corea, ni la Guerra de Vietnam, ni siquiera la obtención de la bomba por parte de Stalin en 1949, justificaron el tipo de gasto por crisis de pánico que hemos visto en la Era del Covid. Más bien, debemos remontarnos a los días en que los americanos temían que Tojo bombardeara San Diego hasta el olvido para encontrar un ejemplo de la voluntad política necesaria para fomentar un gasto similar al de 2020.

Y ciertamente hemos visto esta actitud en el trabajo en Washington.

La escasa oposición que se produjo el año pasado provino de un minúsculo puñado de disidentes como Thomas Massie, que en una ocasión se atrevió a pedir que se celebrara una votación nominal sobre uno de los paquetes de ayuda de 2 billones de dólares del Congreso el año pasado.

Los líderes del Congreso querían sólo una votación a viva voz, sin debate y prácticamente sin presencia en el Congreso, para que no quedara constancia del voto de cada miembro a favor del proyecto. Por su pequeña objeción, Donald Trump declaró que Massie era «un desastre para América» que debería ser «expulsado del Partido Republicano». Los Demócratas no fueron más elogiosos. El Congreso no intentó mantener ni siquiera la apariencia de debate o cualquier apariencia de controles y equilibrios. El proceso presupuestario del Congreso no era más que un sello de goma, y los líderes no admitían la disidencia de ningún partido.

¿A quién le importa el gasto?

Y con cada nuevo paquete de ayuda multimillonaria que aprueba el Congreso, gran parte del público deja escapar un bostezo colectivo.

La actitud seguramente será «¿y qué?» entre gran parte del público, y eso significa que es poco probable que descubramos una masa crítica de activistas contra el gasto en el público americano. La razón es sólo el último ejemplo del efecto de «lo que se ve contra lo que no se ve».

El público ve que el gobierno gasta en infraestructuras, en pagos de desempleo, en préstamos a empresas y en dinero «gratis» para los hogares americanos. Es probable que la mayoría de los americanos encuentren algo que les guste en todo ese gasto, por lo que no se oponen precisamente con vehemencia. Al fin y al cabo, ven todos estos beneficios sin ninguna relación clara con el aumento de los impuestos.

Así, gran parte de la opinión pública ignora por completo lo «no visto» de lo que se podría haber comprado con todo ese dinero si no se hubiera redistribuido por decreto gubernamental. Lo «no visto» es la mala inversión, la inflación y más poder político para el régimen. Además, la inflación monetaria necesaria para mantener en marcha la máquina del gasto deficitario sigue alimentando la desigualdad económica artificial. El dinero fácil alimenta la inflación de los precios de los activos para los ricos mientras empobrece a la gente común a través de la inflación, los auges y las caídas.

[Leer más: «Cuatro razones por las que el gasto público es aún peor que los impuestos», por Ryan McMaken]

Pero como la situación actual del gasto público deja claro, estos hechos son prácticamente desconocidos para la mayoría del público, y por lo tanto el público no ve muchos inconvenientes en el gasto. Atrás quedaron los días de los viejos demócratas populistas de la época de Grover Cleveland, que entendían que el gasto público estaba estafando a alguien, y ese «alguien» probablemente seas tú.

También es probable que muchos crean que, como ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, las cosas volverán a la «normalidad» tras la crisis.

Por supuesto, las cosas nunca volvieron a la normalidad después de la Segunda Guerra Mundial. El gasto federal como porcentaje del PIB ha sido casi el doble de lo que era incluso durante los días de gran gasto del New Deal.  Además, las tres décadas de inmensa expansión económica que siguieron a la Segunda Guerra Mundial se produjeron en un mundo en el que las economías extranjeras se estaban recuperando de la ruina, y la mayor parte de la población mundial era demasiado improductiva para ofrecer mucha competencia a los trabajadores americanos. Estados Unidos tenía superávit presupuestario a finales de los años cuarenta y durante gran parte de los cincuenta. Los americanos eran jóvenes y había muchos más trabajadores produciendo que cobrando los cheques de la Seguridad Social del gobierno.

Esos días han pasado, y aunque los trabajadores americanos siguen siendo muy productivos, la carga que cada uno de ellos debe soportar para pagar a los ancianos y a los improductivos sigue creciendo.

Lo que tenemos ahora es un país fuertemente dependiente de cantidades cada vez mayores de gasto público y de expansión monetaria. Es una economía marcada por una creciente población de jubilados que envejecen, billones gastados en guerras perdidas y una montaña de deuda sin perspectivas de «volver a la normalidad» a corto plazo. Parece que a muchos americanos les gusta que sea así.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire