Mises Wire

Home | Wire | El culto a lo inteligente

El culto a lo inteligente

  • desks

Etiquetas Reseñas de librosEducación

01/02/2021

The Cult of Smart: How Our Broken Education System social
por Fredrik deBoer
All Points Books, 2020
276 páginas

¿Qué es el culto a lo inteligente? Según Fredrik deBoer, quien ha sido durante gran parte de su vida adulta un educador,

Es difícil exagerar cuán profundamente la carrera armamentista colegial domina la vida de los adolescentes ambiciosos. Los jóvenes invierten un esfuerzo maníaco en sus luchas por ascender en la escala académica, y no pueden evitar la insistencia de su cultura en que esto es todo lo que importa, que no lograr el éxito académico es arruinar su propia vida y renunciar a sus sueños... lo escuchan de la manera causal de que la inteligencia se equipara una y otra vez con el valor humano general. Este es el culto a lo inteligente. (p. 5)

¿Es esto cierto? Sin duda para algunos estudiantes el éxito académico excede todo lo demás en valor, y no ser admitido en una universidad de élite, idealmente entre la Ivy League, es un destino difícil de soportar, pero seguramente los estadounidenses valoran muchas otras cosas además de los «inteligentes» académicos. ¿No son los atletas, los artistas y los empresarios exitosos admirados por sus diversos logros más que por sus promedios de calificaciones en las mejores escuelas? Hace muchos años Robert Nozick escribió un artículo sobre «Por qué los intelectuales odian el capitalismo», y su respuesta fue que los intelectuales sobresalen en la escuela pero deben afrontar el hecho, que les molesta, de que aquellos a quienes consideran inferiores intelectuales lo hacen mucho mejor financieramente de lo que ellos logran. Un profesor de alto nivel en humanidades puede ganar más de 200.000 dólares al año, y unos pocos graduados de las facultades de derecho de Harvard y Yale más de 1.000.000 de dólares, pero los miembros de la familia Kardashian, que no son Einsteins, valen mucho más.

Aunque deBoer exagera la importancia de la búsqueda del éxito académico, hace algunos puntos muy útiles sobre la educación. El gobierno gasta grandes cantidades de dinero en programas educativos que tienen como objetivo dar «igualdad de oportunidades» a los considerados desfavorecidos, pero hay poca o ninguna evidencia de que estos programas logren algo. Por ejemplo,

Pocas iniciativas educativas son tratadas con tanto optimismo desenfrenado como el pre-kinder, o pre-K, programas académicos que sirven a niños de tres a cinco años de edad que son demasiado jóvenes para participar en el sistema escolar público....Desgraciadamente, el pre-K no tiene ni de cerca el impacto revolucionario que sus proponentes a menudo afirman....Hay malas noticias similares cuando se trata de programas extracurriculares, que están diseñados para dar a los estudiantes lugares seguros y académicamente enriquecedores para quedarse después de la escuela mientras sus padres están todavía en el trabajo.... Parece que ni los programas de pre-kinder ni los programas extracurriculares pueden ser justificados en base al registro de la investigación. (pp. 165-67)

No sólo estos programas no tienen mucho efecto: el punto se extiende de manera más general. El éxito académico se basa en gran medida en las habilidades innatas, y las escuelas, en comparación, tienen poco impacto. El autor rechaza lo que llama «plasticidad del resultado», la opinión de que «realmente no hay límites a la cantidad de educación que moldea a los estudiantes» (p. 87). Por el contrario, dice deBoer, la genética del comportamiento establece firmemente la posición del innatista. Como marxista de buena reputación, se apresura a asegurarnos que rechaza el racismo: no son diferencias raciales innatas, sino diferencias individuales innatas en la capacidad académica, que él acepta. Concluye que «la calidad de la oportunidad, a la luz de nuestra moderna comprensión del mundo, es imposible. Es un sueño que no puede realizarse en un mundo en el que los diferentes seres humanos individuales tienen un potencial académico profundamente diferente» (pág. 162).

Debemos reconocer, continúa el autor, que la educación superior no es para todos. Algunos adolescentes no ganarán nada en la escuela secundaria, y se les debería permitir abandonar a los doce años.

El simple hecho es que no todos están destinados a la escuela, tanto por razones de deseo como de habilidad... siempre habrá una porción de adolescentes que no tengan interés en continuar con la escolarización formal, y obligarlos a hacerlo no sólo afecta a su libertad sino que desperdicia tiempo, energía y recursos mejor invertidos en aquellos que quieren aprender. (p. 170)

Los empleadores suelen basarse en las credenciales de las universidades, especialmente de las instituciones de alto rango, como un sustituto de la inteligencia. A menudo la ley prohíbe a las empresas administrar directamente las pruebas de inteligencia, pero si te has graduado en Harvard, debes ser inteligente. En consecuencia, los estudiantes de Harvard tienen mucho mejor desempeño en sus carreras que los graduados de las universidades de menor rango, pero esto no muestra, como sugiere deBoer, que entrar en Harvard sea el camino al éxito. La causalidad va en el otro sentido. Harvard y otras universidades de alto rango se esmeran en admitir a estudiantes cuyas puntuaciones en los exámenes y otras calificaciones indican su habilidad innata, y es por eso que sus graduados tienen mayores tasas de éxito que otros. El autor no se opone a la educación superior. Lejos de ello: defiende las universidades como lugares de aprendizaje. Pero la búsqueda de títulos como una forma de mostrar superioridad a los competidores en el mercado laboral es derrochadora e innecesaria.

Algunos lectores pueden inclinarse a decir: «Si esto es marxismo, es un marxismo con el que podemos vivir». Pero deBoer no propone sacar al gobierno de la educación y permitir que el libre mercado proceda sin obstáculos por el falso objetivo de la igualdad de oportunidades. Reconoce la desigualdad de habilidades pero piensa que no debe afectar la cantidad de dinero que la gente hace. La gente no merece su inteligencia superior más de lo que merece otros «activos naturales». Estos surgen de la «suerte moral» y esto no debería ser la base de una posición económica superior.

Pero en el gran sistema de clasificación de nuestra sociedad, en la progresión a través de la escuela y las recompensas y oportunidades que se ofrecen allí, creo que debemos reconocer plenamente los caprichos del azar. Con nuestra comprensión contemporánea de cuán profundamente nuestra herencia genética da forma a nuestros resultados, ya es hora de que derribemos un sistema de recompensa humana que se basa en una ingenua filosofía de pizarra en blanco. (p. 153)

DeBoer apela al «velo de la ignorancia» de John Rawls. Si no conociéramos nuestras propias habilidades, ¿no elegiríamos un sistema social que hiciera la posición de los peores tan buena como fuera posible, en lugar de uno que permitiera a los de mayores habilidades buscar tanto como pudieran, sin tener en cuenta a los pobres? Después de todo, cuando salgamos del velo, podríamos resultar estar entre los menos capaces. El autor favorece así, en circunstancias ideales, la igualdad económica. En la actualidad, deberíamos acercarnos a este objetivo lo más posible a través de altos impuestos a los ricos y programas de ayuda masiva a los pobres.

Citar a Mises y Rothbard en oposición a esto dejaría a DeBoer indiferente, pero sus propuestas pueden ser encontradas deficientes usando el velo de ignorancia al que apela. Rawls reconoce que si las desigualdades benefician a los más desfavorecidos, la situación resultante es mejor que la igualdad. Ese es el punto de su «principio de la diferencia». De hecho, Rawls va más allá. Si prefieres la igualdad a una situación en la que otros que tienen más que tú te hacen mejor, eres irracional. (Hay algunas complicaciones en esto que pasaré aquí.) DeBoer, estoy seguro, negaría que el libre mercado hace que los pobres estén mejor que los programas redistribucionistas que él favorece, pero no apoya sus afirmaciones con un argumento cuidadoso. Él conjura a la existencia con un movimiento de mano el dinero para pagar estos programas. ¡Esto es lo que la moral socialista requiere, por lo que deben ser asequibles y beneficiosos! Muchos de nosotros lo encontraremos insuficiente.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire