Mises Wire

Home | Wire | El concepto contradictorio de «moralidad» de Bernie Sanders

El concepto contradictorio de «moralidad» de Bernie Sanders

  • ernie1.JPG
0 Views

08/23/2019

La campaña presidencial de Bernie Sanders ha servido para confirmar una vez más que su visión de la sociedad, y la de los movimientos «socialistas democráticos» y «progresistas», respalda una agresiva amenaza de violencia contra individuos inocentes, y trata de negar la moral misma.

Mientras que a menudo se declaran bienes como los «derechos» del cuidado de la salud y de las guarderías, Sanders también insiste en que las soluciones políticas, en lugar de la caridad voluntaria, son el único medio verdaderamente moral para lograr justicia.

Por ejemplo, Sanders recientemente tuiteó que su plan de Medicare para Todos es «lo que hay que hacer moralmente».

ernie.png

Compare esto con la aversión de Sanders a la caridad privada. A pesar de su condición de millonario, Sanders es notoriamente tacaño en dar a la caridad, y tiene un pasado de ser francamente hostil a ella.

«No creo en las organizaciones benéficas», dijo Sanders a una multitud reunida en una recaudación de fondos de 1981 en United Way, cuando era alcalde de Burlington, Vermont. Según el New York Times, Sanders «cuestionó los "conceptos fundamentales en los que se basan las organizaciones benéficas" y sostuvo que el Estado, en lugar de las organizaciones benéficas, debería asumir la responsabilidad de los programas sociales».

En otras palabras, Sanders nos hace creer que la única vía moral para ayudar a los necesitados es a través de medios políticos. De alguna manera, los «conceptos fundamentales» de las organizaciones benéficas privadas no son suficientes en opinión de Sanders.

Para evaluar estas afirmaciones, podemos comparar los dos marcos institucionales que constituyen el héroe y el villano en la narrativa de Sanders: programas del Estado frente a la caridad voluntaria y privada.

El uso de la fuerza respaldado por la amenaza de la violencia es la base sobre la que se construyen todos los programas gubernamentales. Su propia existencia se basa en obligar a los ciudadanos a pagar sus impuestos para que no sean castigados por su resistencia. Y para que quede claro, esas amenazas no se dirigen contra los autores de ningún crimen, sino contra las víctimas inocentes que no han agredido a nadie.

Por el contrario, los programas de caridad privados dependen de donaciones voluntarias y pacíficas para su existencia. Los donantes son libres de abstenerse de entregar su dinero a una organización a la que se oponen a que se proporcionen los bienes o servicios, o sienten que la organización no está utilizando eficazmente los fondos para beneficiar a los necesitados.

Contrasta eso con cómo reaccionaría el gobierno si decidieras dejar de pagar impuestos porque no te gustan los servicios que ofrece y proporciona a cambio. Los agentes del gobierno descenderían sobre usted y amenazarían con multas y encarcelamiento (recurriendo al asalto físico si fuera necesario) si usted no obedecía.

Así que, sin que usted haya amenazado o agredido a nadie, sino simplemente boicoteando la sumisión de su propiedad (a través de los impuestos) al Estado, esta organización no dejaría de invadir su propiedad e iniciar actos de violencia contra usted.

Tal es la verdadera naturaleza de cómo lograr el «código moral» de Sanders de los «derechos patrimoniales». Esto es a lo que los progresistas se refieren a menudo como «justicia social».

Prefiero la definición de justicia ofrecida por el economista Walter Williams: «Lo que se ha debatido durante siglos, pero permítanme ofrecerles mi definición de justicia social: "Yo me quedo con lo que gano y ustedes con lo que ustedes ganan". ¿No estás de acuerdo? Bueno, entonces, dime cuánto de lo que gano te pertenece a ti, y por qué».

Finalmente, la marca de «moralidad» de Sanders no sólo ensalza el uso de la violencia agresiva contra inocentes, sino que también corre el riesgo de extinguir la capacidad de los individuos para ejercer el juicio moral, negando así la moralidad real. La verdadera moralidad y la caridad para con los necesitados están alojadas en los corazones de las personas que expresan su propia compasión, no en respuesta a órdenes políticas.

Como dijo Friedrich A. Hayek: «La responsabilidad, no con respecto a un superior, sino a la propia conciencia, la conciencia del deber no exigida por la compulsión, sino la necesidad de decidir cuáles de las cosas que uno valora deben sacrificarse a los demás, y soportar las consecuencias de la propia decisión, son la esencia misma de cualquier moral que merezca ese nombre».

O, como escribió tan sucintamente Murray Rothbard: «Ninguna acción puede ser virtuosa a menos que sea elegida libremente».

Los seres humanos actúan de acuerdo con su propio juicio. Esto incluye el juicio acerca de ayudar a otros en necesidad, según lo determinado por la propia conciencia. El Estado, sin embargo, interfiere con la conexión entre el juicio y la acción. A medida que el Estado externaliza por la fuerza el ejercicio de la compasión moral, la capacidad de los individuos para hacerlo se atrofia.

La fanfarronería de Sanders y otros progresistas sobre la «moralidad» es realmente una cortina de humo diseñada para distraer de su visión de una sociedad organizada en torno a la amenaza de agresión del Estado contra inocentes y desprovista del ejercicio de individuos que expresan libremente actos morales verdaderos.

Bradley Thomas is creator of the website Erasethestate.com, and is a libertarian activist and writer with nearly 15 years experience researching and writing on political philosophy and economics.

Image source:
Wikimedia

Add Comment

Shield icon wire