Mises Wire

Home | Wire | El comunismo de Broadway y Hollywood

El comunismo de Broadway y Hollywood

  • ruffalo.jpg
0 Views

Tags Medios y CulturaSocialismo

A los muchos de los que el capitalismo les dio un ingreso y ocio cómodos anhelan entretenimiento.

Las multitudes acuden a los cines. Hay dinero en el mundo del espectáculo. Los actores y dramaturgos populares disfrutan de un ingreso de seis cifras. Viven en casas palaciegas con mayordomos y piscinas. Ciertamente no son «prisioneros del hambre». Sin embargo, Hollywood y Broadway, los centros mundialmente famosos de la industria del entretenimiento, son semilleros del comunismo. Los autores e intérpretes se encuentran entre los partidarios más fanáticos del sovietismo.

Se han hecho varios intentos para explicar este fenómeno. Hay en la mayoría de estas interpretaciones un grano de verdad. Sin embargo, todos ellos no tienen en cuenta el motivo principal que lleva a los campeones del escenario y de la pantalla a las filas de los revolucionarios.

Bajo el capitalismo, el éxito material depende de la apreciación de los logros de un hombre por parte de los consumidores soberanos. A este respecto, no hay diferencia entre los servicios prestados por un fabricante y los prestados por un productor, un actor o un dramaturgo. Sin embargo, la conciencia de esta dependencia hace que los que trabajan en el mundo del espectáculo se sientan mucho más incómodos que los que suministran a los clientes servicios tangibles.

Los fabricantes de bienes tangibles saben que sus productos se compran debido a ciertas propiedades físicas. Pueden esperar razonablemente que el público continuará pidiendo estos productos mientras no se les ofrezca nada mejor o más barato, ya que es poco probable que las necesidades que satisfacen estos productos cambien en un futuro próximo. El estado del mercado de estos bienes puede, hasta cierto punto, ser anticipado por empresarios inteligentes. Pueden, con cierto grado de confianza, mirar hacia el futuro.

Es otra cosa con el entretenimiento.

La gente anhela divertirse porque están aburridos. Y nada los cansa tanto como las diversiones que ya conocen. La esencia de la industria del entretenimiento es la variedad. Los clientes aplauden más lo que es nuevo y, por lo tanto, inesperado y sorprendente. Son caprichosos e inexplicables. Desprecian lo que apreciaban ayer. Un magnate del escenario o de la pantalla siempre debe temer la desobediencia del público. Se despierta rico y famoso una mañana y puede ser olvidado al día siguiente. Sabe muy bien que depende enteramente de los caprichos y fantasías de una multitud que anhela la alegría. Siempre está agitado por la ansiedad. Como el maestro constructor de la obra de Ibsen, teme a los recién llegados desconocidos, a los jóvenes vigorosos que lo suplantarán en favor del público.

Es obvio que no hay alivio de lo que hace que estas personas en el escenario se sientan incómodas. Por lo tanto, hacen el esfuerzo. El comunismo, algunos de ellos piensan, traerá su liberación. ¿No es un sistema que hace feliz a toda la gente? ¿No declaran los hombres muy eminentes que todos los males de la humanidad son causados por el capitalismo y que serán aniquilados por el comunismo? ¿No son ellos mismos gente muy trabajadora, camaradas de todos los demás trabajadores?

Se puede suponer que ninguno de los comunistas de Hollywood y Broadway ha estudiado los escritos de ningún autor socialista y mucho menos un análisis serio de la economía de mercado. Pero es precisamente este hecho el que, para estas glamorosas chicas, bailarinas y cantantes, para estos autores y productores de comedias, películas y canciones, da la extraña ilusión de que sus quejas particulares desaparecerán tan pronto como los «expropiadores» sean expropiados.

Hay gente que culpa al capitalismo por la estupidez y la crudeza de muchos productos de la industria del entretenimiento. No hay necesidad de discutir este punto. Pero vale la pena recordar que ningún otro medio estadounidense fue más entusiasta en el apoyo al comunismo que el de la gente que cooperó en la producción de estas tontas obras de teatro y películas. Cuando un futuro historiador busca esos pequeños hechos significativos que Taine apreciaba mucho como fuente de material, no debe dejar de mencionar el papel que el artista de strip-tease más famoso del mundo desempeñó en el movimiento radical estadounidense.

Extracto de La mentalidad anticapitalista

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises fue el líder reconocido de la escuela austriaca de pensamiento económico, un prodigioso creador de teoría económica y un autor prolífico.

Image source:
Flickr | Gage Skidmore | https://www.flickr.com/photos/gageskidmore/36076108462

Add Comment

Shield icon wire