Mises Wire

Home | Wire | El colonialismo no explica los problemas del mundo en desarrollo

El colonialismo no explica los problemas del mundo en desarrollo

  • colonialism

Etiquetas Historial mundial

12/11/2020

Hay abundantes estudios que postulan que el colonialismo explica el carácter del mundo en desarrollo. Por ejemplo, en su documento seminal titulado acertadamente «The Colonial Origins of Development: An Empirical Investigation» (2000), Daron Acemoglu, Simon Johnson y James A. Robinson avanzan la audaz afirmación de que en las regiones donde el medio ambiente era propicio para los asentamientos, los europeos construyeron instituciones inclusivas que promovían los derechos de propiedad, las innovaciones y el desarrollo a largo plazo. Esto era distinto de las colonias de colonos en lugares donde el clima era inhóspito para los asentamientos en gran escala, donde se establecieron instituciones de extracción para lograr ganancias a corto plazo. La imposición de instituciones de búsqueda de rentas para extraer recursos para el enriquecimiento personal se consideraba una alternativa práctica a la maniobra de la dureza de un entorno poco acogedor. Muchos han planteado objeciones a esta tesis por razones metodológicas. Pero incluso los críticos asumen que el colonialismo tiene un inmenso poder explicativo. La investigación, sin embargo, es más fructífera cuando los estudiosos evalúan el desarrollo durante un período más largo. Antes del dominio colonial, los países ya tenían instituciones propias, por lo que es apropiado sugerir que las instituciones precoloniales son un canal a través del cual podemos comprender los desafíos del mundo en desarrollo.

La guerra ha sido pregonada durante mucho tiempo como una explicación para el surgimiento del estado moderno. El historiador militar Bruce D. Porter exhorta este argumento en el párrafo inicial de su libro War and the Rise of the State:

Los estados hacen la guerra, pero la guerra también hace a los Estados. Los orígenes del Estado moderno, su surgimiento y desarrollo, están inextricablemente ligados a los conflictos violentos y al poder militar. Hoy en día hay pocos Estados en el mundo cuya existencia, límites y estructura política no haya surgido de algún caldero pasado de guerra internacional o civil.

Puede que la guerra haya sido sangrienta, pero estimuló las reformas institucionales en la administración fiscal y el emprendimiento. Por ejemplo, para financiar una guerra, el Estado exige impuestos, por lo que la guerra genera una demanda de burocracias.

Por lo tanto, no sería descabellado insinuar que en algunos países la guerra precolonial puede haber tenido un impacto en el desarrollo. Según Mark Dincecco, James Fenske, Anil Menon y Shivaji Mukherjee (2020), este marco puede aplicarse a la India. Los autores observan que la prevalencia de la guerra en la India precolonial fomentó el surgimiento de instituciones burocráticas y fiscales que facilitaron el desarrollo económico a largo plazo:

Los distritos que estaban más expuestos a los conflictos precoloniales —y por lo tanto pueden haber desarrollado instituciones de gobierno local más poderosas, y que con el tiempo han proporcionado una mayor seguridad interna— pueden estar mejor situados para hacer inversiones locales en capital físico....Nuestro estudio muestra que el marco de «competencia militar» se aplica más allá del caso paradigmático de Europa occidental. Este paralelismo entre Europa occidental y la India tiene sentido, dado que dos factores históricos clave en el contexto europeo —a saber, la persistente fragmentación política y la competencia militar interestatal— eran también características importantes del panorama precolonial indio.

Las antiguas colonias tienen una historia mucho más profunda que la del colonialismo, por lo que el estudio del fascinante vínculo entre las instituciones coloniales y precoloniales podría darnos respuestas a la letanía de problemas del mundo en desarrollo. Podría decirse que esta línea de investigación ha despertado el interés de una generación de nuevos estudiosos. Sin embargo, tales hallazgos no dominan la corriente principal. A menudo leemos historias sobre los efectos perjudiciales del colonialismo en los Estados en desarrollo, a pesar de la gran cantidad de nuevas investigaciones que dan primacía a las instituciones precoloniales. Por ejemplo, en un estudio intrigante, Luis Angeles y Aldo Elizalde sostienen con elocuencia que en América Latina las comunidades indígenas con mayor capacidad institucional muestran niveles más altos de desarrollo socioeconómico:

La complejidad institucional suele estar relacionada con el desarrollo económico, y es posible que las sociedades precoloniales más ricas hayan podido adaptarse mejor y aprovechar el nuevo entorno colonial simplemente por su riqueza.... Como muestran nuestros resultados empíricos, las instituciones precoloniales latinoamericanas —y más precisamente el grado de complejidad política— son poderosos predictores de las medidas actuales de desarrollo socioeconómico.

Curiosamente, el economista Fernando Arteaga también encuentra resultados similares en su investigación sobre México. Arteaga postula que los condados con comunidades indígenas complejas (pueblos) demuestran niveles más altos de educación e ingresos: «Los condados que abarcan pueblos más históricos, están más desarrollados y tienen menos pobreza..... Los efectos son más fuertes en los lugares donde las raíces prehispánicas son más profundas[,] lo que sugiere que el impacto institucional tiene una base precolonial». De hecho, tales hallazgos deben informar nuestra evaluación de los problemas en el mundo en desarrollo. Sin embargo, las instituciones precoloniales no sólo influyen en los ingresos sino también en los conflictos. Hay muchos datos que objetan la afirmación popular de que el colonialismo explica las tensiones étnicas en África.

Un defensor de esta posición es el politólogo Emilio Depetris-Chauvin. Afirma que las regiones con una larga historia de estado tienen una mayor facilidad para mantener el orden disuadiendo los conflictos:

Las regiones con largas historias de estado, deberían estar mejor equipadas con mecanismos para establecer y preservar el orden. Estas capacidades institucionales conexas pueden manifestarse, por ejemplo, en la capacidad de negociar compromisos, asignar recursos escasos o mitigar los problemas de compromiso; asimismo, en la existencia de organizaciones colectivas tradicionales y tribunales jurídicos capaces de resolver pacíficamente las diferencias sobre las controversias locales, o incluso simplemente en una mayor presencia policial.

De esta declaración, podemos inferir que las áreas con estructuras de gobierno superiores son más aptas para manejar el cambio y minimizar la interrupción.

Tore Wig proporcionamás pruebas de esta línea de razonamiento:

Los grupos con instituciones tradicionales fuertes que no controlan el gobierno tienen menos probabilidades de participar en guerras civiles, porque tienen una gran capacidad de negociación no violenta. Encuentro un fuerte apoyo a la principal expectativa, a saber, que los grupos étnicos excluidos con instituciones tradicionales centralizadas participan menos en el conflicto que otros grupos excluidos.

Evidentemente, el poder explicativo del colonialismo parece ser muy exagerado. Por lo tanto, sólo podemos implorar a los estudiosos que piensen de manera amplia cuando traten de examinar las trayectorias de los países en desarrollo.

Además, los investigadores contemporáneos suelen descartar el papel de las ideas en las sociedades precoloniales y la medida en que todavía pueden impregnar las sociedades modernas. Acemoglu y otros (2000) atribuyen las deficiencias económicas de las antiguas colonias a la creación de instituciones extractivas. Sin embargo, durante decenios los estudiosos, en particular los afrodescendientes, han observado que los gobernantes de las sociedades precoloniales propugnaban ideas estatistas; Ivor Wilks, por ejemplo, califica de mercantilista al Imperio Asante de África occidental. Asimismo, como señala A.G. Hopkins en su descripción del imperio:

El propósito de la política económica era promover la riqueza del Estado y sus principales representantes, no elevar el nivel de vida de la población. La empresa individual se controlaba siempre que fuera posible; las ideas del mundo exterior no eran bienvenidas a menos que apoyaran los objetivos oficiales.

Por lo tanto, las ideas de la élite gobernante en Asante eran compatibles con la mentalidad de búsqueda de rentas de los colonizadores europeos.

Aunque algunas instituciones coloniales causaron daños económicos después de la independencia, en varios países en desarrollo se produjo un retroceso hacia la izquierda. Por consiguiente, se puede afirmar que las instituciones extractivas no fueron abolidas debido a su compatibilidad con la mentalidad socialista de los líderes del tercer mundo. Acemoglu y otros (2000) nos proporcionan un convincente estudio de caso:

Después de la independencia, Paul Berenger y su partido Mouvement Militant Mauricien, que eran considerados comunistas en ese momento, llegaron al poder. Pero a diferencia de otros regímenes africanos, siguieron apoyando los derechos de propiedad y las empresas. De hecho, ampliaron considerablemente las zonas francas industriales, que fueron decisivas para la experiencia de crecimiento muy rápido de Mauricio.

El mayor obstáculo para el progreso en el mundo en desarrollo, por lo tanto, no eran los legados coloniales, sino más bien la visión intelectual del mundo de los líderes.

El colonialismo es el chivo expiatorio de la mayoría de los dilemas del tercer mundo. Sin embargo, un escrutinio cuidadoso revela que una intrincada mezcla de instituciones e ideas precoloniales son herramientas más útiles para examinar los obstáculos que encuentran los estados poscoloniales. La mejora de la calidad institucional mediante la adopción de las políticas adecuadas es una estrategia de probada eficacia para mejorar las condiciones en el mundo en desarrollo. The Economist, en un editorial reciente, volvió a examinar la importancia de la buena gobernanza y los mercados libres:

A principios de los años 90, Burundi era casi el doble de rico que Ruanda. Sin embargo, desde entonces, los ingresos en Rwanda han aumentado más de tres veces (ajustado por el poder adquisitivo). Los de Burundi han disminuido. Una gran diferencia entre ambos es la gobernabilidad. Aunque ninguno de los dos países es democrático, Rwanda tiene un gobierno funcional y una baja corrupción.

El escritor continúa:

Cuando Kenya y Tanzanía obtuvieron la independencia a principios del decenio de 1960, tenían economías similares, dependientes de la agricultura, e ingresos per cápita casi idénticos. Ambos suprimieron inicialmente la democracia para dirigir estados autoritarios de un solo partido. Pero eligieron modelos económicos muy diferentes. Tanzania nacionalizó las grandes empresas y obligó a la gente a trabajar en granjas colectivas en nombre del «socialismo africano». Kenya abrazó el libre mercado. Hoy en día los kenianos son 14% más ricos, ajustados por el poder adquisitivo[,] o 80% más ricos por los tipos de cambio del mercado.

En consecuencia, sobre la base de las pruebas presentadas, debemos afirmar que el legado del colonialismo en la explicación de la suerte del mundo en desarrollo está excepcionalmente sobrevalorado. Para superar eficazmente los obstáculos en el tercer mundo, los estudiosos deben buscar de manera creativa los orígenes de los enormes desafíos en factores que van más allá del colonialismo.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire