Mises Wire

Home | Wire | El Brexit: las predicciones de la catástrofe económica muestran por qué la gente ignora a los «expertos»

El Brexit: las predicciones de la catástrofe económica muestran por qué la gente ignora a los «expertos»

  • brex

Etiquetas Burocracia y RegulaciónProteccionismo y Libre Comercio

02/03/2020

El titular no era ambiguo: «Brexit Is Done: The U.K. Has Left the European Union» (El Brexit se hizo: El Reino Unido ha abandonado la Unión Europea). A partir del 31 de enero, la Ley de la Unión Europea (retirada) de 2018 se ha convertido en ley y el Reino Unido ha iniciado el proceso de retirada de la Unión Europea. El proceso de transición continuará a lo largo de 2020, a medida que los gobiernos del Reino Unido y de la UE negocien la naturaleza de la futura relación entre el Reino Unido y la UE.

Ahora que la salida de los británicos de la Unión Europea es una realidad legal, la situación económica en el Reino Unido ha sido sorprendentemente tranquila.

Esto será una sorpresa para aquellos que creyeron en las garantías de los expertos en medios de comunicación y en economía de que la economía del Reino Unido se vería cada vez más afectada a medida que Brexit se acercara.

Sin embargo, la agitación económica ha sido escasa. Ciertamente, los mercados y las empresas se han movido para adaptarse a la nueva realidad que se avecina en el Reino Unido, ya que en gran medida está fuera del mercado común de la UE. Pero no está claro que el país esté al borde de un desastre económico causado por Brexit. Esto es cierto aunque Brexit ha sido claramente casi inevitable desde las elecciones generales de diciembre.

Las predicciones de la fatalidad

No se suponía que pasara de esta manera.

Los opositores a una salida británica –y los economistas que empleaban– insistían en que no sólo la eventual retirada sería desastrosa para la economía del Reino Unido, sino que incluso la incertidumbre del mercado asociada a una eventual retirada paralizaría la economía británica.

Por ejemplo, el Tesoro del Reino Unido publicó un informe en mayo de 2016 que decía:

Un voto de la salida causaría una profunda conmoción económica que crearía inestabilidad e incertidumbre que se verían agravadas por las complejas e interdependientes negociaciones que seguirían. La conclusión central del análisis es que el efecto de esta profunda conmoción sería empujar al Reino Unido a la recesión y provocar un fuerte aumento del desempleo.

Según el informe, este desastre económico no requirió una salida completa de la UE. El mero hecho de votar a favor de la salida, se le dijo a los británicos, desencadenaría enormes problemas económicos.

Mientras tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe de abril de 2016 predijo que Brexit le costaría a Gran Bretaña el equivalente a más de tres mil libras por hogar y «sería un gran golpe negativo para la economía del Reino Unido, con repercusiones económicas en el resto de la OCDE».

Análisis más matizados debatieron los efectos de un «Brexit sin compromiso» en contraposición a un Brexit más «suave». Pero en el período previo a las elecciones y en los años siguientes, el mensaje era claro: Brexit va a hacer que Gran Bretaña sea significativamente más pobre.

Sin embargo, los inversores, los empresarios y los consumidores no parecen estar convencidos de que las barreras al comercio internacional planteadas por Brexit sean suficientes para hacer caer en picado la economía del Reino Unido. Los inversores no han abandonado las oportunidades de inversión en el Reino Unido y los empresarios no prevén una carga arancelaria aplastante. Aunque la UE insiste en ser petulante, el Reino Unido tiene otros socios comerciales importantes. En consecuencia, en enero de este año, The Telegraph reportó que «la fortaleza de la economía británica está desafiando las predicciones de la fatalidad posterior a Brexit», y Bloomberg reporta que, a pesar de las predicciones de pérdidas masivas en el sector financiero, «Londres ha ampliado su ventaja en el comercio de derivados de divisas y tipos de interés desde el referéndum». The Telegraph también ha observado que a medida que un Brexit finalizado se acerca, la contratación ha aumentado y el crecimiento económico, medido por los métodos habituales de los economistas, ha aumentado.

Los «costos de transacción» incluyen más que las barreras comerciales

La afirmación de que Brexit haría más pobres a todos se basaba en una obsesión con la idea de que el Brexit elevaría los llamados «costos de transacción» para las empresas británicas en términos de aranceles y otras barreras a la libre circulación de mano de obra y bienes. Se suponía que el negocio con el continente se realizaba de forma racional y básicamente sin fricciones, mientras que la retirada de la UE plantearía muchas nuevas barreras.

Este es un argumento común entre los economistas y políticos que favorecen una mayor racionalización del comercio y la migración a través de acuerdos internacionales.

Ciertamente, minimizar los costos de las transacciones de esta manera es siempre algo bueno, todo lo demás es igual. Es bueno cuando el comercio aumenta, y cuando los países –y los individuos dentro de ellos– son capaces de aprovechar la división del trabajo. También es bueno cuando los consumidores y los empresarios pueden elegir por sí mismos qué productos desean comprar y de dónde.

Pero el problema con la integración económica del tipo de la UE es que también tiende a venir con la integración política.

Así pues, la integración económica viene acompañada de una serie de condicionantes en forma de gestión burocrática desde arriba. Esa gestión ha sido amplia, y las cargas reglamentarias asociadas a ella son importantes.

Ralph Peters de la Institución Hoover se refiere a la UE como «un monstruo burocrático» que interfiere absurdamente con «las estructuras de la vida cotidiana».

Peor aún, tratar de reducir esta carga burocrática es extremadamente difícil para cualquier miembro de la UE. Cualquier cambio significativo en los edictos burocráticos de toda Europa requiere un enorme esfuerzo para conseguir el apoyo de otros Estados miembros y para impulsar las reformas. El peso que se impone a las empresas y empresarios más pequeños es especialmente perjudicial. Como señaló Peter Chapman en Politico, «la antipatía general de la UE hacia los empresarios sigue siendo un enorme obstáculo» para la mejora económica. Aunque los beneficios nominales de la pertenencia a la UE pueden ser fáciles de ver en términos de reducción de las barreras comerciales, los beneficios netos son mucho menos claros para quienes son conscientes del verdadero costo de la burocracia de la UE. La pertenencia a la Unión Europea no sólo conlleva altos costos de transacción en términos de regulaciones añadidas, sino que la naturaleza de las instituciones extranjeras y no elegidas de la Unión Europea probablemente hizo que la burocracia fuera menos receptiva, menos flexible y más permanente. Eso en sí mismo es una carga añadida más allá de los propios reglamentos.

Algunos comentaristas anti-Brexit han señalado lo obvio: que Brexit no alivia automáticamente las cargas reglamentarias. Esto es ciertamente cierto, pero todo esto significa que los empresarios y consumidores británicos confían actualmente en la idea de que al menos se producirá algún tipo de alivio reglamentario y que el costo del comercio internacional no aumentará hasta niveles paralizantes. Pero también significa que si los responsables de las políticas del Reino Unido quieren cambiar o reducir estas cargas burocráticas, no es necesario ir a Bruselas para pedir ayuda. En otras palabras, el sector privado parece estar adoptando una visión a largo plazo mientras que los expertos en anti-Brexit están obsesionados con el futuro inmediato.

Por lo tanto, aquellos que anticipan una ventaja económica del Brexit tienen razones para ser optimistas. Como señalaron numerosos observadores favorables al Brexit, las relaciones comerciales del Reino Unido son mundiales y no dependen de manera desproporcionada de condiciones favorables con el bloque de la UE. En muchos sentidos, la pertenencia a la UE ha restringido el comercio del Reino Unido con el mundo exterior. China y Asia oriental están adquiriendo rápidamente una mayor importancia para una estrategia comercial mundial que la UE. Esto es cierto incluso para los países centrales de la UE como Alemania. Además, si las coaliciones políticas de empresarios, contribuyentes y consumidores buscan un alivio normativo, tendrán mayor capacidad para buscar el cambio en Londres que en Bruselas.

Los economistas no pueden predecir el futuro

¿Y qué pasa después?

Hay que admitir que el hecho de que hasta ahora no se haya producido una grave caída económica a raíz de Brexit no significa que no pueda ocurrir. Pero entonces, incluso si la economía del Reino Unido va cuesta abajo, ¿cuánto de eso es atribuible a Brexit? Los ciclos de auge y declive son todavía una realidad, y pueden ser desencadenados por muchos factores más allá de la salida de un bloque comercial.

Pero hay una cosa que sí sabemos: los mismos «expertos» que predijeron un caos económico inmediato tras una votación de «baja», no es probable que prevean con exactitud ningún efecto próximo de Brexit.

En efecto, la complejidad de los cambios que se avecinan en el panorama jurídico, político e internacional es tal que cualquier economista responsable debería admitir que no sabe lo que va a suceder.

En un artículo titulado «Misión Imposible: Calculando los costos económicos de Brexit», Roch Dunin-Wasowicz escribe en la Escuela de economía de Londres:

De hecho, estimar los costos que rodean un futuro evento estocástico (o ruptura estructural) es tan fácil como predecir el clima del próximo año. Los matemáticos financieros conocen este asunto mejor que nadie. Teniendo en cuenta que no ha habido una salida previa de la Unión Europea (ni en ninguna zona económica altamente integrada), estimar los costos totales nunca iba a ser posible. Los intentos que se hicieron antes del referéndum implicaron muchas y pesadas suposiciones, incluyendo fuertes premisas respecto a la reacción de las otras economías y socios comerciales dentro y fuera de la UE. Además, la cuestión abarca una multitud de aspectos que van más allá de los estrictamente relacionados con el comercio, como la productividad y la ventaja competitiva, la movilidad de la mano de obra, la educación, la complementariedad firme a través de las fronteras, la interdependencia macroeconómica, los alineamientos de políticas (macroeconómicas), la interdependencia financiera, la flexibilidad del mercado financiero, la innovación financiera, la liquidez, los riesgos sistémicos y la estabilidad financiera, o la eficacia de las políticas prudenciales.

Esta realidad, sin embargo, no impedirá que los activistas anti-Brexit culpen al Brexit de todos los acontecimientos negativos que se produzcan en el Reino Unido en los próximos años, o a las personas que lo apoyaron.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire