Mises Wire

Home | Wire | Dos grandes problemas con la atención médica de pagador único

Dos grandes problemas con la atención médica de pagador único

  • hospital
0 Views

Tags Salud

01/08/2020

El sistema de salud de pagador único es un sistema de salud en el que una parte es el único proveedor de servicios médicos dentro de una sociedad. En términos generales, el partido que administra el sistema de pagador único es el gobierno. En los Estados Unidos, la idea de un sistema de pagador único ha ganado apoyo entre muchos estadounidenses bajo el grito de guerra «Medicare para todos», que es un término político utilizado para hacer que la propuesta suene más inclusiva. Sin embargo, también es un término que revela la sutil toma de control de la industria de la salud por parte del gobierno.

¿Qué deberíamos saber sobre el sistema de pagador único?

El principal argumento a favor del sistema de pagador único es que toda la industria médica sería administrada únicamente por el gobierno federal a favor de los intereses de los pacientes. Bajo tal sistema, cada miembro de la sociedad estaría cubierto directamente, lo que significa que él/ella tendría acceso a la atención médica sin importar su capacidad de pago. Todos los costos y gastos médicos serían cubiertos directamente por el gobierno federal, es decir, por los contribuyentes. Se eliminarían las primas, los copagos y los seguros privados; por lo tanto, los individuos no tendrían que pagar los gastos médicos de su bolsillo.

La idea parece atractiva para muchos en la superficie. Sin embargo, juzgar una póliza en base a su intención y no al resultado que produce es el error que toda sociedad comete en las decisiones de política. No obstante, las encuestas realizadas por la Fundación de la Familia Kaiser muestran que una gran mayoría (73 por ciento) del electorado estadounidense apoya la iniciativa. Estas encuestas han concluido, sin embargo, que la mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta de cuán dramáticamente las principales propuestas de Medicare para Todos reestructurarían el sistema de salud de la nación.

Es decir, muchos no saben que bajo un sistema de pagador único, el gobierno federal controlaría completamente el acceso a la atención médica. Si fueran conscientes de la amenaza que los sistemas de pagador único representan para el acceso y la calidad, no está claro si la idea gozaría de tanto apoyo. Como hemos visto en los últimos años en el Reino Unido y en Canadá, los sistemas de pagador único sí restringen el acceso y la calidad. Simplemente lo hacen imponiendo largos tiempos de espera, eliminando a los pacientes más costosos y restringiendo el acceso a las habitaciones del hospital.

Estos problemas no son sorprendentes. Desde el punto de vista de la teoría económica, hay dos razones principales por las que deberíamos esperar que el acceso a la atención sanitaria sea un problema de este tipo en un sistema de pagador único gestionado por el gobierno.

Uno: el problema del conocimiento

La razón por la que el sistema de pagador único producirá consecuencias negativas a largo plazo para la sociedad es porque ignora principalmente las leyes de la oferta y la demanda. Las leyes de la oferta y la demanda se basan en el principio de la escasez, que es la brecha entre las necesidades ilimitadas y los recursos limitados. El mismo principio se aplica al sistema de pagador único.

Los precios son señales precisas que se utilizan para determinar el volumen de producción necesario en una industria. En un sistema de pagador único no habrá un sistema de precios, y esta falta de precios distorsionará los conocimientos necesarios para determinar la cantidad de servicios médicos que hay que producir.

Por ejemplo, los burócratas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, a pesar de su supuesta pericia en la materia, no poseen suficientes conocimientos para determinar adecuadamente la cantidad precisa de suministros médicos que se necesita producir para 325 millones de habitantes. El sistema de pagador único teóricamente garantiza a todos el acceso gratuito a la atención médica, y este acceso aumentará la demanda de servicios pero sin ningún mecanismo de priorización de casos.

Se producirá una escasez de la oferta que creará largas listas de espera para ver a un médico y una escasez de disponibilidad de médicos. Esta escasez podría aumentar la tasa de mortalidad, porque los pacientes con condiciones urgentes y crónicas no serán necesariamente priorizados. Por ejemplo, en Canadá, que es uno de los pocos países desarrollados con un sistema de pagador único, los pacientes esperaron un récord de 21,2 semanas para recibir tratamiento de un especialista después de ser remitidos por su médico general.

Los canadienses de zonas rurales se enfrentaron a peores retrasos, con un período de espera de 42 semanas en Nueva Brunswick y de 38 semanas en Nueva Escocia.

Dos: el problema de la carga tributaria

En segundo lugar, el sistema de pagador único será una carga para el contribuyente estadounidense. De hecho, los primeros diez años de Medicare para Todos costarán 32,6 billones de dólares. Estos 32 billones de dólares no pueden ser asignados a menos que se aumenten los impuestos a la clase media y a las familias trabajadoras. Hoy en día, el 18 por ciento del PIB nacional ya se gasta en el cuidado de la salud (el gasto privado en salud y el gasto del gobierno combinados). Mantener niveles similares de prestación de servicios de salud bajo el control total del gobierno requeriría inmensas cantidades de gasto gubernamental y de impuestos.

Los reguladores de pagador único impondrían sin duda alguna restricciones de precios a los servicios. Pero el resultado sólo sería un aumento de la demanda sin una ampliación de los servicios, lo que daría lugar a tiempos de espera más largos y a un acceso restringido para ciertos grupos, tal como vemos en los ejemplos canadiense y británico de hoy en día. Evitar aumentos significativos en el tiempo de espera o recortes en el acceso requeriría aumentos de impuestos. Sin embargo, como hemos visto incluso en países de pagador único, los contribuyentes se resisten a los aumentos de impuestos. Y, por supuesto, un mayor gasto en atención sanitaria significa un menor gasto en otros recursos importantes. Debido a que los planes de atención médica ordenados por el gobierno generalmente se enfocan en el acceso más que en el costo y la calidad, el resultado de esta base impositiva limitada para la atención médica será un incremento en los costos para los pacientes en términos de tiempos de espera y otros métodos no monetarios para restringir el acceso.

Sin embargo, en última instancia, los pacientes no tendrán ningún otro lugar a donde ir. Mientras que muchos canadienses viajan hoy en día a los Estados Unidos para obtener acceso a la atención médica que les niega su propio sistema de pagador único, esta opción será eliminada si los Estados Unidos adoptan el sistema de pagador único. Los estadounidenses tendrían entonces que viajar a un lugar sin sistema de pago único, como Suiza, para evitar las restricciones impuestas por estos sistemas. No hace falta decir que esto impondrá grandes barreras al acceso a la atención médica fuera del sistema.

Los ricos seguirán pudiendo permitirse la atención de más alta calidad. Sin embargo, un gran número de personas comunes y corrientes pueden encontrarse en una situación considerablemente peor.

Author:

Germinal G. Van

Germinal G. Van is an author, political essayist and libertarian scholar. He was born and raised in Abidjan, Côte d’Ivoire, West Africa. He immigrated to the United States in 2010 with a student visa. He holds a bachelor’s degree in political science from the Catholic University of America and a master’s degree in political management from the George Washington University.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire