Mises Wire

Home | Wire | Desmontando la afirmación de Biden de que debemos «proteger a los vacunados de los no vacunados»

Desmontando la afirmación de Biden de que debemos «proteger a los vacunados de los no vacunados»

  • vacc

Etiquetas Ley

09/17/2021

La línea oficial sobre las vacunas es que son extremadamente eficaces para proteger contra enfermedades graves. Y sin embargo, estas mismas personas también afirman que los no vacunados son una gran amenaza para los vacunados.

Más concretamente, el presidente Biden afirmó el 10 de septiembre que los mandatos de vacunación eran para «proteger a los trabajadores vacunados de los no vacunados».

En otras palabras, se afirma que las vacunas son notablemente eficaces y que los vacunados también deben estar protegidos de los no vacunados. ¿Cómo pueden ser ciertas ambas afirmaciones al mismo tiempo? No pueden. La idea de que las personas vacunadas se ven perjudicadas con frecuencia por los no vacunados es una completa invención, basada en los propios datos de los promesantes.

Como señala Robert Fellner, según los datos oficiales,

La probabilidad de que una persona vacunada muera de COVID es de 1 entre 137.000.

La tasa de mortalidad de la gripe estacional, por su parte, es al menos 100 veces mayor. La posibilidad de morir en un accidente de coche es más de 1.000 veces mayor. Los ataques de perros, las picaduras de abejas, las insolaciones, las tormentas catastróficas y una serie de otros riesgos de fondo que aceptamos como parte normal de la vida son más mortíferos que el riesgo que supone la COVID para los vacunados.

Además, el riesgo de muerte de las personas vacunadas es similar al riesgo de tener un efecto secundario adverso a la vacuna. Y como no se cansan de decirnos los portavoces de las grandes farmacéuticas y del régimen, no hay que preocuparse por tener una reacción adversa, porque es muy poco frecuente e intrascendente.

Así que, según ese razonamiento, las personas vacunadas no deberían preocuparse por ponerse muy enfermas a causa del covid. Esos casos son tan raros como los tan, tan raros casos de reacción adversa.

Y aún así, incluso después de todo esto, los partidarios de los mandatos de las vacunas están tratando de azuzar la histeria sobre cómo debemos «proteger a los vacunados», que están en grave peligro, gracias a los no vacunados.

El nivel de incoherencia mental y lógica necesario para llegar a esta conclusión es toda una hazaña.

No detiene la propagación

También hay que recordar que la vacunación no detiene la propagación del covid.

Fellner continúa:

Pero como explicó el mes pasado el Dr. Walensky [de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades], aunque las vacunas contra el COVID siguen siendo increíblemente eficaces para prevenir enfermedades graves y muertes, «lo que ya no pueden hacer es prevenir la transmisión». Esto refleja también la posición oficial de la agencia, por lo que los CDC exigen ahora que las personas vacunadas se enmascaren en el interior y sigan el mismo tipo de prácticas de distanciamiento social que las personas no vacunadas.

La confirmación oficial de que el COVID es endémico y que la vacunación no puede detener la transmisión y, por lo tanto, eliminarlo de la forma en que podría hacerlo con cosas como la poliomielitis y la viruela, hace que los mandatos sean intolerables para una sociedad libre. Todo el argumento a favor de la vacunación obligatoria se basaba originalmente en la afirmación de que las vacunas podían detener la transmisión de forma fiable.

Además, quienes se vacunan suelen experimentar una forma leve de covid cuando se reinfectan, lo que significa que a menudo propagan la enfermedad sin siquiera saber que la tienen. Los vacunados también llevan la misma carga viral que los no vacunados, como señaló el mes pasado el Evening Standard del Reino Unido:

Aunque las pruebas demuestran que las vacunas reducen significativamente las hospitalizaciones y las muertes, los científicos creen ahora que los infectados por la variante Delta pueden seguir albergando niveles de virus similares a los de los no vacunados.

La idea anterior era que las vacunas detendrían la propagación, pero ahora

esto se ha puesto en duda y plantea interrogantes sobre los pasaportes de las vacunas... que funcionan bajo el supuesto de que las personas que se vacunan dos veces tienen menos probabilidades de propagar el virus.

Una vez más, vemos que la idea de que los vacunados están en peligro por los no vacunados es una fantasía de los activistas del mandato.

Al menos el CDC está siendo lógico cuando dice que los vacunados deben seguir usando mascarillas. De hecho, cada vez que oímos esto del CDC deberíamos recordarlo: la vacunación no detiene el contagio.

¡Están llenando los hospitales!

Hay una posición secundaria que los impulsores del mandato también utilizan: que los no vacunados están ocupando todas las camas de cuidados intensivos y, por lo tanto, negando a las personas con otras condiciones las camas de hospital que supuestamente son más merecidas para los demás.

Como señalé aquí, este es también un argumento incoherente, ya que este argumento se basa en la idea de que las personas que toman decisiones poco saludables (como no tomar una vacuna) deben ser tratadas como parias.

Esto sólo se aplica a una única «opción no saludable». Al parecer, estos impulsores de mandatos están perfectamente de acuerdo con que los drogadictos, los fumadores y los obesos mórbidos víctimas de la diabetes de tipo 2 —cuyo número se ha ido multiplicando— ocupen todas las camas de la UCI. No, esas personas se merecen sus camas de hospital aunque hayan elegido destruir su propia salud. De hecho, si uno sugiere a la gente que deje la pipa de metanfetamina, los Big Gulps o los Marlboro —en un esfuerzo por mejorar la salud— es un intolerable «avergonzador de gordos» o alguien que culpa a las víctimas.

En cualquier caso, también han surgido datos recientes que cuestionan si los datos de las hospitalizaciones son o no muy útiles para identificar la carga impuesta a las UCI por los pacientes con covid.

Un estudio reciente mostró que casi la mitad (es decir, el 48%) de las hospitalizaciones por covid en 2020 fueron casos leves. Según The Atlantic (que no es precisamente un semillero de retórica antivacunas):

El estudio descubrió que desde marzo de 2020 hasta principios de enero de 2021 —antes de que se generalizara la vacunación y de que llegara la variante Delta— la proporción de pacientes con enfermedad leve o asintomática era del 36%. Sin embargo, desde mediados de enero hasta finales de junio de 2021, esa cifra aumentó al 48%. En otras palabras, el estudio sugiere que aproximadamente la mitad de todos los pacientes hospitalizados que aparecen en los tableros de datos de COVID en 2021 pueden haber sido admitidos por otra razón completamente, o sólo tenían una presentación leve de la enfermedad.

¿Y por qué hay menos casos graves ahora? Puede deberse a que «los pacientes no vacunados en la era de la vacuna tienden a ser una cohorte más joven que es menos vulnerable al COVID y puede ser más probable que se haya infectado en el pasado».

¡Vacúnate aunque ya tengas covid!

Pero no importa. Lo único que importa es que la gente se vacune, y todo es por su propio bien, y los gobiernos deberían poder obligar a tomar medicamentos. El cínico estribillo de la izquierda proabortista, «Saquen sus leyes de mi cuerpo», sólo se aplica a un único caso. En todos los demás casos, el Estado es tu dueño.

Esta tendencia a la vacunación sin importar lo que suceda también puede verse en el esfuerzo por vacunar incluso a aquellos que ya se han recuperado del covid. La afirmación es que los que tienen inmunidad natural deben ser vacunados porque tienen una mayor incidencia de reinfección, aunque se admite que los casos de reinfección tienden a ser mucho más leves que el caso inicial.

En concreto, los que impulsan la vacunación en este caso pueden señalar un estudio que sugiere que los no vacunados tienen 2,34 veces más probabilidades de reinfectarse que los vacunados.

Sin embargo, según los promesantes, esto es 2,34 veces mayor que un número extremadamente pequeño. Después de todo, se nos dice con frecuencia que los casos de reinfección para los vacunados son «extremadamente raros» e intrascendentes. Por lo tanto, eso significa que para los no vacunados las probabilidades de reinfección son un poco más del doble de un número intrascendente. Ahora, no tengo un título en matemáticas, pero he tomado suficientes clases de cálculo y estadística para saber que 2,3 veces «básicamente cero» es también «básicamente cero».

Pero esa es la matemática que utilizan quienes insisten en que el riesgo de reinfección para los vacunados es insignificante mientras que el riesgo de reinfección para los ya recuperados es una enorme crisis de salud pública.

Según los propios datos de los impulsores del mandato, la campaña para proteger a los vacunados de los no vacunados no tiene ningún sentido. Pero sospecho que seguirán con el eslogan, o incluso lo redoblarán.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire