Mises Wire

Home | Wire | Conozca a los Derrochadores

Conozca a los Derrochadores

  • Profligate Government Spending is like Wilma's Fur Coat
0 Views

Tags Impuestos y Gasto

01/23/2020

(Canta como la canción de Los Picapiedras).
Los Derrochadores, conozcan a los Derrochadores,
Son la familia moderna derrochadora.
De la ciudad de DC,
La familia más imprudente de la historia.

Sus enormes gastos son tan despreocupados,
No tienen ningún concepto de la realidad.
Cuando estás con los Derrochadores,
El sentido común, la moderación y la honestidad son una broma.
Pronto todos estaremos en la bancarrota.

Conoce a los Derrochadores; pero ellos no son de la Edad de Piedra. Son una familia estadounidense que gasta mucho más dinero del que gana cada año. El año pasado, los Derrochadores ganaron un poco más de 34.000 dólares pero gastaron más de 44.000 dólares. Casi 10.000 dólares de sus gastos provinieron de préstamos; ellos pusieron el exceso de gastos en sus tarjetas de crédito. El problema es que la deuda de sus tarjetas de crédito era de más de $215.000 al comienzo del año, lo que la eleva a más de 227.000 dólares al final del mismo. Y no estaban haciendo ningún pago mensual de la tarjeta de crédito.

¿Cómo podían seguir aumentando los saldos de sus tarjetas de crédito sin hacer pagos mensuales? No podían. ¿Por qué las compañías de tarjetas de crédito les permitirían acumular tanta deuda con sus ingresos? No lo permitían.

Pero los Derrochadores no son una familia real. Más bien, representan al gobierno federal, y éste puede gastar sin restricciones porque es la compañía de tarjetas de crédito. Sólo agregue nueve ceros más a todos los números anteriores y terminará con el presupuesto federal y la deuda al 28 de septiembre de 2019, el final del año fiscal federal. Específicamente, los federales gastaron 4,4 billones de dólares pero sólo recaudaron 3,4 billones en ingresos. El déficit de casi 1 billón de dólares fue prestado, junto con algunos intereses no pagados, lo que resultó en una deuda de casi 23 billones de dólares.

Estas cifras dan miedo, pero no tanto como lo que serían si Bernie o uno de los otros candidatos presidenciales demócratas resultara elegido y luego se saliera con la suya. Medicare para todos, el New Deal Verde, la universidad gratuita y un sinnúmero de otros programas extravagantes añadirían literalmente decenas de billones de dólares a nuestra ya enorme deuda. Esto es insostenible, y el sentido común es todo lo que se necesita para entenderlo. Los federales pueden ser capaces de gastar más que los «Derrochadores», pero todavía tienen límites a la cantidad de préstamos que pueden incurrir sin dañar la economía y la integridad de nuestro sistema monetario.

La relación deuda/PIB es simplemente la deuda actual dividida por el Producto Interno Bruto actual (el PIB es una medida de la producción económica total de una nación). Para el final del año fiscal 2019, esa relación era de más del 106 por ciento (22,719 billones de dólares de deuda al PIB de 21,345 billones de dólares). El Banco Mundial ha determinado que el punto de inflexión de la relación deuda/PIB es de sólo 77 por ciento; cualquier cosa que supere esta relación a lo largo del tiempo reducirá el crecimiento económico.

La relación deuda/PIB más alta en la historia de los Estados Unidos fue de 118,9 por ciento en 1946, después de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, la proporción fue de sólo el 32 por ciento en 1980, subiendo al 68% en 2008, y luego explotando más allá del 100% en 2014. Desde el comienzo de la presidencia de George W. Bush en 2000, la deuda ha crecido a más del 7 por ciento anual compuesto. Si esa tasa de crecimiento continúa, la deuda se duplicará cada diez años.

La tasa de crecimiento de la economía estadounidense es de aproximadamente un 2 por ciento anual durante largos períodos. Con una tasa de crecimiento del 2 por ciento en el PIB y una tasa de crecimiento del 7,2% en la deuda, se proyecta que la relación entre la deuda y el PIB sea del 173 por ciento en diez años y del 284% en veinte. Para poner esto en perspectiva, la relación deuda-PIB de Japón rompió el 100% en 1997 y superó el 200% en 2009, y han tenido un crecimiento económico anémico en los últimos treinta años.

Tengan en cuenta que nuestra deuda aumentaría mucho más que las proyecciones anteriores con Bernie o prácticamente cualquier otro candidato demócrata a la presidencia en el cargo. Sus programas propuestos junto con la responsabilidad sin fondos de más de 85 billones de dólares para el Seguro Social, Medicare y Medicaid ciertamente llevarían a nuestro país a la bancarrota. Tenemos que arreglar nuestros derechos existentes antes de que podamos siquiera considerar los beneficios adicionales como el New Deal Verde.

Cuando las tasas de interés suban a las tasas del mercado en algún momento del futuro, se espera que los pagos de interés anuales de los federales excedan el billón de dólares (sin considerar siquiera los pagos de capital). Estos son fondos que no pueden ir para alimentar a los pobres, proveer seguro médico, proveer educación universitaria gratuita o ayudar a cumplir con los acuerdos climáticos. La deuda es actualmente de más de 71.000 dólares por ciudadano y más de 187.000 dólares por contribuyente.

Ciertamente, si tú te enfrentaras a la misma situación en tu vida personal, lo más probable es que intentaras frenar tus gastos y comenzar a reducir la deuda. Pero por alguna razón, el público no está lo suficientemente alarmado como para exigir que nuestros legisladores hagan lo mismo. ¿Por qué el público no está más preocupado por estos números? Creo que parte de la respuesta es que no pueden comprender cuán alta es la deuda y cuánto gastan los federales cada año. Un billón es un número muy difícil de comprender.

¿Cuánto tiempo hace que fue un billón de segundos? Aquí hay una pista: hay 86.400 segundos por día. La mayoría de las personas a las que les hago esta pregunta dicen algo así como diez años, cien años o incluso mil años atrás. Pero un trillón es un número insondable. Un billón de segundos fue todo el camino de regreso en el 29.690 A.C.!

Es triste que nuestro gobierno federal gaste más de 4 trillones de dólares al año y no nos damos cuenta de lo grande que es ese número. 4 trillones de billetes de dólar apilados uno encima del otro llegarían hasta la luna, a más de 238,000 millas de la Tierra (una pila de cien billetes de un dólar tiene menos de media pulgada de grosor). Si tu gastaras un millón de dólares por día, te tomaría más de 2.739 años para gastar un trillón. Estas cifras son ridículas.

El público puede pensar que una de las razones por las que elegimos a nuestros representantes y a un presidente es para administrar nuestras finanzas públicas con prudencia, pero están muy equivocados. La mayoría de los políticos no tienen un conocimiento real de la economía. Lo más probable es que ni siquiera puedan cuadrar sus propias chequeras, y mucho menos el presupuesto federal. Estas personas son elegidas en un concurso de popularidad, y una forma de hacerse popular es decirle a los votantes que recibirán muchas limosnas si el político sigue en el cargo.

A pesar de cualquier buena intención, los políticos se preocupan por sí mismos ante todo. Ellos obtienen muchos beneficios de estar en la oficina y muchos más cuando se van. Para permanecer en el cargo, necesitan votos. Decirle a la gente que el gobierno necesita recortar gastos y reducir la deuda es algo mundano y aburrido que no obtiene votos. Gastar el dinero de otras personas en otras personas es lo que hace el truco.

Todo vuelve al sentido común. Los federales no pueden seguir añadiendo más programas gigantescos que requerirán muchos impuestos y préstamos sin llevar al país a la bancarrota. Tomar prestado es sólo un enorme impuesto diferido sobre Millennials, Gen Z, y las generaciones subsiguientes. Y los ricos no ganan suficiente dinero para recaudar ni siquiera un billón de dólares en nuevos impuestos anualmente, incluso si las tasas máximas del impuesto sobre la renta se elevan al 100 por ciento.

Sin embargo, el problema del gasto no es todo culpa de los demócratas y los socialistas. El partido republicano habla bien de limitar el gobierno y el gasto, pero de alguna manera siempre hace lo contrario de todos modos. ¿Quizás tiene algo que ver con la compra de votos?

Los Derrochadores no existirían en el sector privado, ya que los prestamistas nunca les permitirían pedir prestado tanto con sus ingresos. Necesitamos hacer lo mismo con los federales, aunque es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Author:

J. Kyle deVries

J. Kyle deVries is a financial planner residing in southern California. He is the author of an Amazon #1 New Release entitled Bern, Baby, Bern!: Why Bernie Sanders’ Policies Would Incinerate the U.S. Economy.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
GetYarn.io
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire