Mises Wire

Home | Wire | Cómo las políticas covid anticientíficas están dañando a las madres que dan a luz y a sus recién nacidos

Cómo las políticas covid anticientíficas están dañando a las madres que dan a luz y a sus recién nacidos

  • childbirth pregnancy covid motherhood

Etiquetas Gran GobiernoSalud

La desafortunada reacción de las políticas gubernamentales e institucionales en relación con el covid-19 ha afectado a innumerables personas en los Estados Unidos desde que comenzó la pandemia. El suicidio, el abuso de drogas y las recetas de medicamentos para la depresión están en aumento, lo que indica la confusión que muchos estadounidenses están enfrentando. Con la atención puesta en la prevención de la propagación del coronavirus, cuya tasa de mortalidad es similar a la observada en una temporada de gripe grave, las madres que dan a luz y sus recién nacidos son otro grupo que se enfrenta a las consecuencias imprevistas de las políticas desacertadas establecidas por los administradores gubernamentales y las burocracias hospitalarias.

El parto en los Estados Unidos

Incluso antes del covid, los Estados Unidos tenían una de las tasas de mortalidad materna más altas de las naciones del primer mundo, donde el número de madres que fallecen debido a complicaciones en el parto y el embarazo es más de cinco veces superior al de Italia y Dinamarca. En comparación con el Reino Unido, aproximadamente dos madres y media más mueren, según las estadísticas de 2015.1

Lamentablemente, la tasa de mortalidad está aumentando; en 2008 se produjeron 13,3 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, para luego aumentar a 17,4 por cada 100.000 nacimientos en 2018.2 Un punto de interés es que ciertos grupos, a saber, las madres negras, se enfrentan a una tasa de mortalidad cercana al cuádruple de la de sus homólogas blancas, y la diferencia se hace más evidente con el tiempo.3 Recientemente se recordó esta realidad al público de la ciudad de Nueva York cuando los manifestantes del Black Lives Matter se pararon frente al Hospital Bedford-Stuyvesant, donde la esperanzada nueva madre Sha-Asia Washington falleció de forma controvertida a la temprana edad de veintiséis años.4

Es difícil comprender las razones de la disparidad en los resultados de los nacimientos entre las mujeres que residen en los EEUU en comparación con las de Europa, dados los problemas de la información estadística. Sin embargo, un fenómeno notable es que, por lo general, una de cada tres mujeres da a luz por cesárea, en comparación con la tasa recomendada por la OMS, que es del 10% al 15%.5 Aunque las cesáreas pueden ser intervenciones médicas necesarias en muchos casos, el procedimiento tiende a estar asociado a otros riesgos, como el error quirúrgico, el traumatismo en los órganos de la mujer, el aumento del riesgo de hemorragia e infección y las lesiones permanentes o la muerte.6

Las nuevas madres, ya sea que den a luz por vía vaginal o por cesárea, también pueden sufrir experiencias traumáticas en el parto como resultado de la atención médica moderna o de la negligencia de los profesionales de la salud. Esto puede hacer que las madres experimenten dificultades para establecer vínculos con sus bebés y a veces puede causar depresión o ansiedad posparto. Si bien la recuperación después del nacimiento nunca es fácil, la experiencia del nacimiento en sí puede tener efectos duraderos tanto para la madre como para el bebé, incluso si físicamente ambos están «bien».

Procedimientos hospitalarios durante el covid

Dada la realidad de los posibles resultados de los nacimientos a los que se enfrentan las madres, el consentimiento informado y un equipo de apoyo son cruciales. Lamentablemente, la respuesta de los hospitales al coronavirus en la búsqueda de medidas de seguridad cada vez mayores puede que no se haga teniendo en cuenta a la madre.

En todo el país, se restringe a las madres la posibilidad de recibir visitas durante el parto o puede limitarse a una sola persona.7 Del mismo modo, los consultorios de ginecología y obstetricia tienden a restringir las visitas maternas regulares sólo a la paciente. Dado que la pareja del parto probablemente vive con la paciente, por lo general no hay un mayor riesgo de incluir a la persona adicional (que suele ser el padre de la paciente o el padre del niño). Esta restricción también tiende a limitar la asistencia al parto y las visitas de la representante de la madre en el parto, su doula. Las doulas forman parte del sistema de apoyo a la madre, con el propósito de asegurar una experiencia positiva durante el embarazo y el parto, y al mismo tiempo ayudar a la madre a evitar intervenciones médicas innecesarias.

Estos cambios han tenido repercusiones sumamente personales en las madres. Han aparecido historias en los medios sociales sobre madres que han sido informadas de un inminente aborto durante las visitas de embarazo, en las que recibían la noticia en solitario. Otras han tenido partos traumáticos por no contar con su equipo de parto completo o su doula, lo que ha dado lugar a cesáreas potencialmente innecesarias, de las que puede ser difícil recuperarse tanto física como emocionalmente.

Además, muchos hospitales han exigido a las madres que usen máscaras durante el parto, lo que restringe el oxígeno durante una actividad físicamente agotadora que a menudo dura muchas horas. Esta estipulación es problemática dada la atención que necesitan las madres que dan a luz con dolor o que se han enfrentado a abusos previos, ya que las máscaras faciales durante tal calvario pueden causar un trauma. Del mismo modo, otros hospitales pueden exigir a las madres que den a luz acostadas de espalda totalmente en un intento de reducir la exposición al virus, pero en cambio pueden aumentar el dolor y las complicaciones del parto para las madres (y aumentar la probabilidad de una cesárea).

La triste realidad es que la mayoría de estos procedimientos son innecesarios, dado que muchos hospitales ya revisan a los pacientes que llegan y que las oficinas de obstetricia a menudo piden a las madres que se sometan a pruebas de coronavirus antes de la fecha prevista de parto. Para las madres que dan positivo, se ha sugerido un ritual para separarlas de sus bebés después del parto. Esta práctica puede tener efectos emocionales y psicológicos a largo plazo en los pacientes, sin ningún beneficio sustancial. Para las madres que desean amamantar, la separación de sus bebés puede disminuir su capacidad de amamantar con éxito, una práctica que es importante si el covid se considera un problema.8

Dejen de lastimar a las madres y a los bebés

Durante una pandemia, las respuestas de los hospitales son cruciales para asegurar una mayor calidad de vida en un momento como el de la entrada de una nueva vida en el mundo. Donde las prácticas no científicas se sostienen, los efectos personales a largo plazo durarán después de que el covid-19 se convierta en un recuerdo. El trauma puede ser psicológico, físico o emocional cuando la alegría y la paz deberían ser el objetivo principal. Cuando corresponda, la ciudadanía debe exigir que los hospitales y sus legisladores cambien estas prácticas, especialmente si creen que la vida de las madres importa, que las vidas de los negros importan y que las vidas de los niños importan.

Para las madres en la pandemia, tienen derechos de paciente, como no ser separadas de su bebé, no tener que usar una máscara durante el trabajo de parto, ni ser forzadas a una posición de espalda si no es su deseo. Las madres tienen derecho a un consentimiento informado para cualquier medicamento o intervención que se administre. Cualesquiera que sean sus preferencias para lograr la mejor experiencia de nacimiento posible, inclúyalas en su plan de parto y elija un compañero de parto que le proporcione apoyo. Si corresponde, por lo general puede cambiar de ginecólogo o de hospital/centro de parto antes de dar a luz. Algunas madres de bajo riesgo incluso han optado por partos domiciliarios asistidos por parteras durante la pandemia. Por último, sepa que eres importante y tan increíblemente fuerte.

Author:

Contact Felicia A. Jones

Felicia Aileen Jones works as the registrar and student services coordinator at the Mises Institute. She is a former summer fellow and a Troy University graduate, earning her MA in economics in 2020 and her BBA in economics in 2017.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Enzo Nguyen@Tercer Ojo Photography via Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire