Mises Wire

Home | Wire | China debería seguir celebrando el fin del comunismo de Mao

China debería seguir celebrando el fin del comunismo de Mao

  • flag1_0.PNG
0 Views

Tags Economía GlobalHistorial Mundial

10/08/2019

El 70º aniversario de la proclamación de la República Popular China, el 1 de octubre de 2019, dejó al mundo asombrado al celebrar China uno de los momentos más transformadores de sus más de 3.000 años de historia. Después de mostrar su arsenal militar de alta tecnología durante el desfile del aniversario, los observadores internacionales quedaron cautivados por el creciente poder de China. Esta admiración no es injustificada si se tiene en cuenta lo tumultuoso que fue el siglo XX para China.

De la guerra a la centralización política

Decir que el siglo pasado fue una montaña rusa política para la nación de Asia Oriental sería quedarse corto. Después de enfrentarse a varios ataques militares durante la Guerra Civil China (1927-1937), la Segunda Guerra Chino-Japonesa (1937-1945), y luego la última fase de la Guerra Civil China(1945-1949), Mao Zedong y sus fuerzas comunistas tomaron el control total de la China continental en 1949.

Con las fuerzas nacionalistas corriendo a la isla de Formosa (ahora Taiwán), Mao no se enfrentó a ninguna amenaza interna real a su gobierno. Para entonces, sólo se trataba de consolidar la burocracia china y sentar las bases de su dominio político. A partir de 1958, Mao dio a conocer el Gran Salto Adelante, un plan para catapultar a China a la modernidad. Bajo este plan, China colectivizaría su economía y pondría al estado chino en las alturas superiores de la economía.

Aparte de los carteles de propaganda y las altas expectativas, la economía de este plan fue fatalmente defectuosa desde el principio. La propiedad privada y el sistema de precios se convirtieron en algo secundario durante este período.

La economía subóptima ni siquiera araña la superficie. Dada la escala de este programa y la ya subdesarrollada economía de China, resultó ser una calamidad humanitaria para millones de chinos. El aniquilamiento de los sectores agrícolas de China provocó una hambruna que provocó la muerte de entre 20 y 45 millones de personas. El Gran Salto Adelante se convirtió en otro desgarrador caso de demolición, ya que la planificación central envió a millones de personas a la muerte.

La imagen política del presidente Mao se vio afectada durante la década de 1960 y se vio obligada a reagruparse políticamente después de que el Gran Salto Adelante resultara ser un «Gran Salto Atrás» para China. Los susurros por los pasillos de Pekín comenzaron a cuestionar la validez misma de la visión de Mao. Pero esto no impidió que Mao emprendiera otras ambiciosas empresas políticas.

La Revolución Cultural de 1966 a 1976 fue el último suspiro del maoísmo. Durante este período tumultuoso de la política china moderna, Mao intentó rediseñar la sociedad china de acuerdo con su visión de arriba hacia abajo. Convencido de que China no estaba suficientemente purgada de elementos «burgueses», Mao lanzó la Revolución Cultural para limpiarla de estas influencias residuales. De manera iconoclasta, Mao destruyó muchas reliquias de la historia china y encarceló a cientos de miles de disidentes durante purgas arbitrarias.

Al igual que su Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural demostró los límites de la visión política fanática de Mao. Para entonces, ciertos círculos de la dirección del Partido Comunista Chino se habían cansado del poder de Mao. Cuando Mao murió en 1976, la incertidumbre política se cernía sobre China. A los elementos pragmáticos del PCCh les quedó claro que Mao empujó el sobre demasiado lejos, tanto económica como políticamente.

Se necesitaba un nuevo camino.

China adopta el pragmatismo del mercado

En 1978, Deng Xiaoping llenó el vacío de liderazgo como líder supremo de China. Deng dejó su huella al introducir un conjunto de reformas que liberalizaron la economía china e incorporaron gradualmente características de mercado. Estas medidas, aunque de naturaleza limitada, marcaron la diferencia al impulsar la economía de China y sacar a millones de personas de la pobreza extrema. La privatización de pequeñas parcelas de tierra y el establecimiento de zonas económicas especiales devolvieron la vida a la economía china y finalmente la hicieron atractiva para el mundo exterior. Algunas estimaciones apuntan a un crecimiento anual del PIB de alrededor del 9,5 por ciento entre 1978 y 2013. Además, el PIB per cápita de China se multiplicó por más de diez durante este período, sacando así de la pobreza a millones de ciudadanos chinos.

Las espeluznantes imágenes de hambre y miseria económica del Gran Salto Adelante se convirtieron en recuerdos lejanos cuando se construyeron rascacielos desde Tianjin hasta Shangai y las fábricas produjeron un número sin precedentes de mercancías. En los años 90, el «Made in China» se convirtió en un elemento fijo de los asuntos de consumo en todo el mundo. Nada de esto habría sido posible sin que China al menos hubiera tratado de aflojar el control del Estado sobre la economía.

La libertad política sigue siendo una perspectiva fugaz en China

Comúnmente se asumió que el crecimiento económico de China iría acompañado de un aumento de las libertades políticas. Después de todo, Milton Friedman argumentó que, en términos generales, la libertad económica suele sentar las bases para la ampliación de las libertades políticas. A medida que se instala la libertad económica y se establecen el nuevo rico y las clases medias en ascenso, las demandas por las libertades civiles tienden a seguir. China no fue una excepción a esta tendencia.

Con el auge de la economía china a lo largo de la década de 1980, sus ciudadanos comenzaron a pensar más allá de los beneficios materiales. Después de Mao, China se vio envuelta en una nube de incertidumbre política, a medida que la recién empoderada clase media comenzó a agitar por más libertades políticas. Sobre todo, las clases estudiantiles exigían ciertas reformas al estilo occidental, como la libertad de expresión y la transparencia del gobierno. Entonces empezaron a surgir protestas en toda China, y las principales se concentraron alrededor de Pekín.

Temiendo que una posible agitación pudiera amenazar la cohesión política de China, Deng y su grupo de expertos del Partido Comunista acordaron enviar tropas para sofocar las protestas. La infame represión de la Plaza de Tiananmen de junio de 1989 atrajo la atención internacional por su brutalidad y represión. Se calcula que entre varios cientos y miles de personas murieron durante las protestas, mientras que otros miles de manifestantes y periodistas fueron arrestados. Como cualquier régimen autoritario paranoico, el gobierno de Deng purgó a los funcionarios que sospechaba que albergaban simpatías hacia los manifestantes poco después de este incidente.

Aunque la represión de la Plaza de Tiananmen recibió la condena de observadores internacionales, la posesión por parte de China de armas nucleares y el crecimiento económico meteórico la protegieron de la confrontación militar directa o de las represalias económicas con otros países que estaban disgustados por sus acciones. Esto contrastaba fuertemente con la China del siglo XIX, que se convirtió en un saco de arena para las potencias europeas y cedió esferas de influencia a países como Francia, Japón, Rusia y el Reino Unido. Los días en que se intimidaba a China habían terminado.

China está aquí para quedarse

Por amor o por odio, las élites políticas han tenido que enfrentarse a la presencia de un gobierno autoritario chino en constante ascenso con una gran economía mixta. Los sucesores del Deng reformista, como Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Xinping, han mantenido la dirección dominante del PCCh y han hecho muy pocas gestiones para llevar reformas democráticas a China. El último de esos líderes, Xi, está llevando a cabo un programa de censura sin precedentes que tiene al estado chino asociado con empresas tecnológicas para implementar un sistema de crédito social en China.

Además, China ha dejado claras sus intenciones de incorporar plenamente Hong Kong a la órbita de Pekín desde que la isla fue entregada a los chinos en 1997. Pekín ha adoptado un enfoque más gradual bajo el principio de un país, dos sistemas, que permite a la isla disfrutar de una autonomía relativa hasta 2047. Sin embargo, el inevitable control chino ha mantenido las tensiones altas, como lo demuestra la reciente serie de protestas en Hong Kong sobre un proyecto de ley de extradición que muchos manifestantes temen que disuelva por completo la independencia de Hong Kong.

De hecho, después de Mao, China ha sido situacionalmente pragmática cuando se trata de adoptar una forma limitada de capitalismo. Los múltiples milenios de control centralizado de China están bien arraigados en su estructura política. Va en contra del énfasis de Occidente en los principios básicos de la gobernanza, como la descentralización, la libertad de expresión y la asociación voluntaria. Por lo tanto, le llevará una cantidad considerable de tiempo hacer la transición a algo que se asemeje a un gobierno de estilo occidental, si es que alguna vez lo hace.

Aunque China ha experimentado un auge, todavía está sujeta a las muchas leyes de la economía que los países occidentales violan rutinariamente a través de la banca central y la mala gestión fiscal. Su frágil sistema bancario puede estar a punto de estallar debido a años de expansión artificial del crédito.

En resumen, China ha avanzado en la erradicación de la pobreza extrema de su anterior era maoísta. Sin embargo, todavía le queda un largo camino por recorrer en términos de libertad económica y restauración de las libertades civiles básicas que tanto Occidente como sus homólogos desarrollados de Asia Oriental –Japón, Corea del Sur y Taiwán– disfrutan.

José Niño is a Venezuelan-American freelance writer.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire