Mises Wire

Home | Wire | ¿Bitcoin utiliza «demasiada» electricidad?

¿Bitcoin utiliza «demasiada» electricidad?

  • war

Etiquetas Burocracia y Regulación

05/20/2021

La senadora de EEUU Elizabeth Warren afirmó la semana pasada que el bitcoin utiliza demasiada electricidad. Al hacerlo, emite un juicio sobre la cantidad «correcta» de uso de electricidad. Pero plantea la cuestión de quién tiene derecho a emitir ese juicio.

Está bien que Warren juzgue por sí misma, pero no está bien que intente imponer esa opinión a los demás mediante la fuerza o la coacción del gobierno.

Una pregunta complementaria de un periodista decente podría ser: «¿Realmente no hay suficiente energía disponible?».

Existen al menos dos siglos de petróleo en el subsuelo con los niveles actuales de uso. No se trata de si existe, sino de lo costoso que es conseguirlo. Las reservas de uranio durarán más que eso.

La energía es abundante y fácil de suministrar en un entorno de libre mercado. Sin embargo, un entorno de libre mercado puede ser difícil de conseguir, ya que el gobierno no deja que exista un mercado libre de energía. Los gobiernos de todo el mundo están tan ansiosos por controlar la generación y distribución de energía que el mecanismo de la oferta y la demanda no puede hacer su trabajo. En su lugar, nos encontramos con un montón de estipulaciones gubernamentales poco prácticas por parte de políticos y burócratas sabelotodo.

Está claro que quien toma esa decisión sobre si hay suficiente energía opera desde una mentalidad de escasez artificial.

Con luz solar ilimitada, uranio casi ilimitado y sustancias similares, y muchos años de petróleo, cualquier argumento de que no hay suficiente energía es, en el mejor de los casos, erróneo. En un mercado nunca existiría la preocupación de «¿hay suficiente?». En su lugar, habría una pregunta de «¿Cuánto hay y a qué precio?». El mercado maneja bien la escasez. Es el gobierno el que impone barreras artificiales en el manejo de necesidades como la energía para alimentar el desarrollo económico.

Nadie dice que Facebook utilice demasiada energía, y sin embargo tiene más de mil millones de personas que utilizan su red cada día. En cambio, hay miles de ordenadores que operan en la red bitcoin en un momento dado.

Nadie dice que la pornografía en línea consuma demasiada energía, y sin embargo es un uso dominante de Internet.

Nadie dice estas cosas, porque hace tiempo que consideramos que es un derecho de las personas decidir cómo utilizan sus recursos. Son ellos los que deciden lo que hacen con su tiempo y su dinero, no alguien en Washington, DC.

¿Qué tiene que hacer un senador de los Estados Unidos para meterse en este ámbito de la vida y decir eso?

Desde tiempos inmemoriales, la gente mala ha estado pensando en cómo quitarles la propiedad a otras personas, y la gente buena ha estado pensando en cómo proteger la propiedad de las personas. «No robarás» no es «No robarás a menos que seas senador de los Estados Unidos».

El gobierno lleva mucho tiempo extorsionando a la gente con la amenaza de la cárcel. Hartos de este proceso, a menudo se han producido revoluciones en las que la gente se liberaba de los gobiernos opresores y ladrones. La Revolución Americana fue vista como una revuelta de los impuestos por muchos participantes. La gente quería que el gobierno sacara las manos de su propiedad. No pasó mucho tiempo después de la revolución cuando Washington, DC, estaba extorsionando mucho más en impuestos que cualquier rey del otro lado del Atlántico había exigido a sus súbditos. Peor aún, en 1913, se añadió una forma de servidumbre a la Constitución de los Estados Unidos con la implementación del impuesto sobre la renta en la Decimosexta Enmienda, una política por la cual una parte del trabajo de un hombre debía pertenecer al gobierno.

El hombre tiene la capacidad de decidir lo que tiene valor para él y actuar en consecuencia. Lo que tiene valor económico para uno puede no tenerlo para otro. El valor económico es subjetivo. Lo que Elizabeth Warren y muchos otros están diciendo realmente es: «Decreto para mí el poder de decidir que el valor económico no es subjetivo, sino objetivo, y basado en las decisiones del gobierno».

Este es el corazón del socialismo: el control gubernamental de una economía. Cuando se intenta, esto siempre fracasa. Elimina la importante herramienta del precio, que comparte tanta información en un mercado y es necesaria para el individuo, y en su lugar deja que un comité se dedique a la planificación central por la fuerza bruta.

Esto es muy perjudicial para la sociedad.

Es revelador que Elizabeth Warren quiera que la gente tenga su hierba y su porno, artículos que debilitan y dañan, pero no quiere que la gente tenga su bitcoin.

Author:

Allan Stevo

Allan Stevo is the best selling author of The Bitcoin Manifesto. He is also the author of Somewhere Between Bratislava and DC and the forthcoming 17 Nov 1989. He writes specifically on Slovak culture and generally on Central European culture from an Austrian-School perspective at 52 Weeks in Slovakia.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire