Mises Wire

Nuestro analfabetismo económico

Mises Wire Caleb Fuller

«La economía», escribió Henry Hazlitt, «está acechada por más falacias que cualquier otro estudio conocido por el hombre».

Cierto. Ninguna época es inmune al azote del analfabetismo económico.

Sin embargo, nos encontramos en un momento de ignorancia económica sin precedentes. Hemos recorrido un largo camino desde los días de los editoriales de Hazlitt en el New York Times. En la década de 1930, aunque parezca mentira, el Times mantuvo la ortodoxia económica frente a la charlatanería emergente.

Pasemos rápidamente a los siguientes ejemplos de analfabetismo económico, extraídos de los titulares de nuestros periódicos más importantes:

  • La codicia empresarial causa inflación
  • Los controles de precios son una forma eficaz de «controlar» dicha inflación
  • El salario mínimo es una comida gratis para los trabajadores poco cualificados
  • La discriminación racial no tiene coste para el discriminador
  • China nos «gana» en comercio
  • Los beneficios son una «transferencia» de riqueza de los consumidores a los productores
  • Los precios son arbitrarios y los «fijan» los vendedores
  • El control del alquiler amplía la disponibilidad de vivienda para los más pobres
  • El comercio o los inmigrantes «roban» empleos nacionales
  • Las mujeres ganan menos que los hombres por realizar el mismo trabajo
  • El capitalismo degrada el medio ambiente
  • El nivel de vida material desciende en las sociedades industrializadas
  • Los monopolios pueden cobrar lo que quieran
  • Nuestra economía está erizada de monopolistas. 
  • El socialismo genera niveles de vida más altos y resultados económicos más equitativos que el capitalismo

¿Por dónde empezar? Cada una de estas afirmaciones es manifiestamente falsa —los economistas que las proponen son una pequeña minoría—, pero cada una de ellas cuenta también con muchos exponentes fervientes, por no hablar de los estridentes defensores de Twitter y de una aparente mayoría del público.

Tomemos la primera afirmación insustancial. Posee toda la potencia analítica de un ingeniero proclamando que un avión cayó del cielo debido a la gravedad. Los que seguimos el ejemplo de Moisés o Solzhenitsyn creemos que la codicia es una constante que recorre el centro del corazón humano. Y un principio causal básico sostiene que explicar la variación (la evolución de los precios) apelando a una constante (la codicia) es un fracaso científico. El punto de vista económico dirige nuestra atención hacia las limitaciones u oportunidades que deben haber cambiado para permitir la subida de los precios.

Mi favorita de esta lista es la afirmación sobre el control de los alquileres, una política que ha resurgido recientemente. Habrá que buscar por todas partes antes de encontrar a un economista que crea que el control de los alquileres muestra una estrecha relación entre intenciones y resultados. (Como prueba de mi afirmación, véase esta encuesta sobre el control de alquileres realizada a docenas de los mejores economistas del mundo).

Y con razón. El control de los alquileres genera escasez: hay más gente que quiere una vivienda que la que hay disponible. La vivienda no es especial en este sentido; veríamos el mismo resultado si se obligara a las naranjas a venderse a un céntimo la unidad. Esta escasez abre una caja de Pandora de patologías sociales que ningún defensor del control de precios pretende. Mencionaré sólo dos.

Por el lado de la oferta, los propietarios intentan aprovechar la escasez de viviendas en su beneficio. Al igual que un comprador de comestibles cuidadoso que busca en el cubo de la basura, la escasez permite a los propietarios ser más exigentes. A diferencia de un comprador de comestibles cuidadoso, los criterios de selección pueden ampliarse para incluir características arbitrarias de los inquilinos como la raza, el sexo o el credo religioso. El control de los alquileres no convierte a nadie en racista (como la codicia, el racismo atraviesa el corazón humano). Pero el control del alquiler sí reduce los costes de que los prejuiciosos expresen su fanatismo.

Por el lado de la demanda, los inquilinos potenciales suelen idear planes ingeniosos para hacerse con un piso antes de que esté ocupado. Con el control de alquileres, los pisos se venden como churros. En Nueva York, los solicitantes buscan en los obituarios. En el París posterior a la II Guerra Mundial, las jóvenes acechaban a los residentes más viejos y enfermos que encontraban, suponiendo que cuando uno de ellos no aparecía en su café favorito se había abierto una habitación por cortesía de la Parca.

A largo plazo, el control de los alquileres devasta el parque de viviendas, ya que los propietarios son llevados a la ruina. Algunos propietarios incendian sus propios edificios. Mejor cobrar el seguro de una sola vez que dejarse desangrar por la ordenanza de control de alquileres. Otros simplemente huyen. El resultado previsible es que el parque de viviendas sociales se desmorona. El economista Assar Lindbeck especuló que el control de alquileres puede ser un medio tan eficaz para arrasar una ciudad como los bombardeos aéreos.

Mientras tanto, la tasa de rentabilidad relativa de invertir en apartamentos de lujo o condominios, ambos exentos del control de alquileres, empieza a parecer más atractiva. Los empresarios responden reorientando sus inversiones. La oferta de viviendas de lujo se amplía; el control de alquileres (puede) proporcionar una subvención a los multimillonarios de Manhattan.

Dudo en mencionarlo porque no quiero dar una idea equivocada a un político, pero la economía prescribe una receta directa para impulsar la oferta de vivienda. Es muy sencilla: Poner precios máximos a todos los demás bienes: naranjas, televisores, camisetas, leche maternizada, sueldos de médicos... cualquier cosa menos la vivienda. A partir de ese momento, los empresarios sólo invertirán en vivienda, aumentando drásticamente su disponibilidad. Por supuesto, otra opción para los responsables políticos es cortar de raíz el bosque de normativas que han encadenado la oferta de vivienda en América.

Con ejemplos tan coloridos como estos, mi libro de 2021, No Free Lunch: Seis mentiras económicas que te han enseñado y que probablemente creas, arremete contra el paradigma cada vez más dominante en nuestra cultura, que ve la sociedad como plastilina que los responsables políticos deben moldear.

El gran economista Armen Alchian observó una vez: «Afortunadamente, las sociedades han progresado a pesar de la ignorancia casi universal de los principios económicos». Cierto.

Me pregunto, sin embargo, si el nuestro no habrá sucumbido a un «punto de inflexión» gladwelliano. Después de todo, no es necesario que el conocimiento económico esté explícitamente articulado para que la ciudadanía posea un «sentido del caballo» tácito e intuitivo sobre cómo funciona el mundo. En mi opinión, eso se ha perdido en los últimos años.

Alchian también observó acertadamente que «la ley económica no puede ser suprimida por la ley legislada». Ahora que la mayoría de los ciudadanos de los EEUU creen que la realidad económica puede ser derogada de un plumazo y sustituida por una ley, puede que estemos a punto de poner a prueba la primera afirmación de Alchian. ¿Hasta qué punto es compatible la ignorancia económica con el florecimiento humano?

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows