Mises Wire

No hay ningún milagro económico chino

Mises Wire Daniel Lacalle

El año 2020 será un año extremadamente difícil para la economía europea. A una caída sin precedentes se suma un fuerte impacto en el cuarto trimestre debido a los nuevos cierres. Morgan Stanley estima que el PIB de la eurozona caerá un 2,2 por ciento en el cuarto trimestre, una caída del 7 por ciento en todo el año 2020. Además, el banco de inversiones ha rebajado las perspectivas para 2021, con un repunte de sólo el 5 por ciento en el promedio de la zona euro, retrasando la recuperación del PIB de 2019 hasta 2023.

La «recuperación sin empleo» es aún más preocupante. Los datos de rebote aparentemente espectaculares del tercer trimestre dieron como resultado una creación de empleo nula. El desempleo en la zona euro se situó en septiembre en el 8,3 por ciento y en España en el 16,5 por ciento, sin contar los millones de puestos de trabajo de baja en Europa.

Image
Join or Renew Today!

En este ambiente, la recuperación de los Estados Unidos parece mucho más fuerte. El PIB se recuperó en el tercer trimestre a sólo un 3,5 por ciento por debajo de los niveles de 2019. El desempleo ha caído al 6,9 por ciento en octubre, pero sigue estando muy por encima de los niveles récord de empleo de 2019.

Sin embargo, los datos de China son aparentemente espectaculares. El índice de manufactura y servicios ya muestra una expansión envidiable. El PIB de los tres primeros trimestres ya está creciendo al 0,7% tras una expansión del 4,9% en el tercer trimestre. El desempleo urbano en China es del 5,4% después de dispararse a un mísero 6%. ¿Qué hay detrás del milagro chino comparado con la pobre eurozona?

Un PIB planificado. El PIB de China está dictado por la producción, no por la demanda. No es un PIB observado, sino planificado por el gobierno federal junto con las provincias. Por esta razón, muchos analistas examinan los datos y deducen varios factores, incluyendo el aumento y la valoración de los inventarios. No es casualidad que los inventarios de mineral de hierro, automóviles y productos terminados hayan aumentado al nivel más alto en siete meses a medida que la economía se recupera. Si la situación económica se encontrara en la expansión anunciada, los inventarios estarían cayendo rápidamente cuando se vendieran. Se produce mucho que luego no se vende y permanece en los almacenes. Por lo tanto, no es sorprendente que los precios industriales hayan caído un 2,1% en septiembre, los precios de las exportaciones un 0,9% y la deuda del país se haya disparado un 13,5% en medio de una recuperación aparentemente milagrosa. Los beneficios de las empresas industriales han caído un 2,4% entre enero y septiembre y, además, los precios de las puertas de las fábricas cayeron más rápido de lo previsto en septiembre y corrían el riesgo de deflación. Estos son signos de una economía que se recupera lentamente, como todas las demás, pero no de un milagro de crecimiento.

En la mayoría de las economías, los inventarios se valoran a precios de mercado, mientras que en China son valorados por las autoridades y ajustados posteriormente. Los constantes cambios metodológicos y de base también hacen dudar del crecimiento anual, a pesar del evidente aumento de la transparencia en los últimos años. Otro factor difícil de analizar es el crecimiento de la actividad de construcción en un país donde el exceso de capacidad es evidente y las ciudades fantasmas y los proyectos antieconómicos de elefantes blancos se están multiplicando.

La reducción del desempleo urbano también esconde una realidad más compleja. El desempleo en China está cerca del 11 por ciento en promedio, según el estudio «Tendencias a largo plazo del desempleo y la participación de la fuerza laboral en China» (NBER Working Paper No. 21460) y probablemente muy por encima del 13 por ciento en medio de la crisis covid-19.

Según Capital Economics, Nomura, o la Universidad HSBC de Beijing, otro reto importante es calcular el PIB con un deflactor realista. Al utilizar un deflactor—el impacto de los precios en el PIB—que es mucho más bajo que el observado, el PIB parece artificialmente más alto de lo que realmente es. En una economía en la que se subestima la inflación, los salarios nominales, que crecen a un ritmo oficial del 3,6%, pierden poder adquisitivo casi todos los años debido al costo real de la vida, especialmente en lo que respecta a los alimentos y los gastos diarios, que son mucho más elevados que los oficiales.

En un estudio reciente («A Forensic Examination of China's National Accounts» [2019]) los autores concluyeron que el PIB de China puede haber sido exagerado en alrededor de un 2% por año entre 2008 y 2016, lo que demuestra que el PIB real de China es probablemente un 18% inferior a la cifra oficial. El PIB de China nunca se revisa, y la cifra de diciembre simplemente se mantiene y se consolida sin duda alguna. Este es un factor importante que las autoridades chinas han intentado corregir con mayor transparencia y ajustes por parte de la NBS (Oficina Nacional de Estadística). El problema es que las provincias han acelerado su carrera en el esfuerzo de proporcionar cifras espectaculares y la magnitud de las correcciones de la oficina nacional no compensa estas «exageraciones».

Otro problema es que las revisiones anuales computan para el crecimiento, pero no se revisan en la cifra del PIB del año. La base de cálculo se reduce. Por ejemplo, según la consultoría independiente China Beige Book, la formación bruta de capital para el tercer trimestre de 2019 ha sido revisada a la baja en 2,3 billones de yenes. A medida que la cifra de 2019 cae, el crecimiento en los mismos datos de 2020 parece espectacular. Esa misma revisión se hizo con la cifra de ventas al por menor: las de agosto de 2019 se revisaron a la baja en 50 mil millones de yenes y la cifra de crecimiento para 2020 parece milagrosa. Sin embargo, una revisión de tal profundidad en el cálculo base de las cifras para 2019 no generó una revisión a la baja del PIB para ese año.

Estos problemas metodológicos se añaden a la encuesta utilizada para el cálculo. El gobierno utiliza una lista de empresas que generan una cantidad mínima de ingresos. Esa lista crece y se reduce, creando problemas de homogeneidad que el NBS trata de ajustar.

En los Estados Unidos, cada dato diario, semanal y mensual es analizado por diferentes entidades independientes y cada punto de datos es imposible de manipular por una autoridad gubernamental. Por eso el PIB es revisado constantemente. El PIB de China es el único que no se revisa. Se publica y se consolida.

Es una lástima porque la realidad que observan las empresas y los ciudadanos en China es que la economía se está recuperando lenta y desigualmente, pero se está recuperando, probablemente con una caída interanual del 2,5 por ciento, que sería, en cualquier caso, una cifra muy positiva. El hecho de caer en un exceso de capacidad planificada y en un triunfalismo excesivo por parte de algunas provincias que compiten por proporcionar mejores datos que otras termina por cuestionar la realidad de la mejora de la economía.

Beijing se ha comprometido a ajustar los datos a las normas del FMI, pero la falta de un escrutinio independiente y la competencia entre provincias a la hora de proporcionar cifras positivas y espectaculares siguen generando incoherencias entre las ventas, los inventarios, el consumo y los beneficios. La recuperación de la economía real en China se está produciendo, pero no es diferente de la de muchos de los principales países asiáticos.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows