Mises Wire

Los paleoconservadores necesitan mejores críticos

Mises Wire Tho Bishop

Paul Gottfried no es ajeno a las críticas de los guardianes «conservadores». Al igual que su amigo y colega Murray Rothbard, Gottfried ha sido blanco del conservadurismo buckleyano desde que fue expulsado de la National Review en la década de 1980. Además, al igual que Rothbard, las ideas de Gottfried han seguido inspirando a nuevas generaciones de americanos sinceramente interesados en lidiar con los problemas de la sociedad, a medida que el neoconservadurismo ha menguado en todas partes fuera de Washington, DC.

Recientemente, Michael Lucchese, de Law and Liberty, se unió a Bobby Miller, de National Review, y al destacado intelectual de Twitter James Lindsay para criticar públicamente la obra de Gottfried. La ocasión para los dos primeros es la reciente publicación de A Paleoconservative Anthology, editada por Gottfried y repleta de contribuciones influidas por su obra.

Lucchese y Miller tachan a Gottfried y a otros paleoconservadores de «marxistas de derecha». ¿Por qué? Gottfried admitió que eruditos paleoconservadores como Sam Francis «no sentían ninguna reserva a la hora de tomar ideas de fuentes marxistas si explicaban los desarrollos sociales [que estaban] estudiando en ese momento» e incluso apreciaban la eficacia de Lenin a la hora de crear y liderar un movimiento ideológicamente impulsado. En esto, Gottfried vuelve a encontrar un terreno común con Rothbard, lo que explica por qué los líderes intelectuales paleoconservadores y paleolibertarios crearon el Club John Randolph en la década de 1990.

En un discurso pronunciado en una de esas reuniones, Rothbard esbozó una «Estrategia para la derecha», afirmando que «el curso adecuado para la oposición de derecha debe ser necesariamente una estrategia de audacia y confrontación, de dinamismo y excitación, una estrategia, en resumen, de despertar a las masas de su letargo y desenmascarar a las arrogantes élites que las gobiernan, controlan, gravan y estafan».

Este tipo de enfoque ofende la sensibilidad de los conservadores modernos, que prefieren como referentes a William F. Buckley y Ronald Reagan. En opinión de Lucchese, el conservadurismo de Buckley y Reagan, «arraigado en una devoción reverencial a la Constitución, una sana apreciación del libre mercado y un vigoroso anticomunismo», puede atribuirse el mérito de «proteger la Constitución y derrotar a la Unión Soviética», lo que se tradujo en un «asombroso éxito electoral».

Aunque las victorias electorales de Ronald Reagan son indiscutibles, la eficacia de su conservadurismo sí lo es. Como señaló Rothbard en su obituario de la «Reaganomics», este supuesto campeón del libre mercado aumentó el gobierno federal en un 68%, generó el mayor déficit presupuestario en tiempos de paz de la historia de americanos a expensas del americano medio y no cumplió promesas fundamentales como frenar el Estado regulador y restaurar el patrón oro. De este modo, el legado del conservadurismo reaganiano fue continuado por republicanos como Paul Ryan, que se sentía cómodo citando públicamente a defensores del libre mercado como Ayn Rand y F.A. Hayek mientras apoyaba el crecimiento de la intervención del régimen a la hora de elaborar políticas.

En cuanto a la «protección de la Constitución», la fuerza que sigue atrayendo a estudiosos como Gottfried, Francis y Rothbard es precisamente la ruptura de las normas políticas y la escalada de la guerra política. El gobierno federal de América es más grande que nunca, promoviendo activamente perversiones culturalmente izquierdistas como la mutilación infantil, imponiendo decisiones médicas a los americanos y construyendo un elaborado aparato de vigilancia pública que puede espiar a cualquier ciudadano que utilice regularmente un teléfono, un ordenador o una cuenta bancaria. Por supuesto, fue Buckley quien sugirió que los americanos necesitaban aceptar un Estado tiránico en casa para luchar contra uno en el extranjero, y los herederos de su conservadurismo siguen encontrando nuevos enemigos extranjeros que puedan utilizarse para justificar estos abusos.

Los críticos de derecha del legado de Buckley se sienten cómodos afirmando, como hace Gottfried, que «la crisis de Occidente es real». Lucchese sostiene que esto es simplemente una «ideología de la desesperación». También sugiere que los intentos paleoconservadores de capitalizar estas ansiedades son un fracaso político, señalando el fracaso de la campaña de Blake Masters al Senado (no se menciona el hecho de que Masters tenía muchos más gastos, que se presentaba contra un titular popular y que hubo un fallo masivo de las operaciones de votación el día en que la mayoría de los republicanos decidieron votar). Mientras que Lucchese señala la exitosa campaña de Brian Kemp para gobernador de Georgia como una victoria de su marca preferida de conservadurismo throwback, también ignora la victoria mucho mayor de Ron DeSantis en Florida, a pesar de que el enfoque de DeSantis a la política se ha ganado los elogios de Gottfried.

Por supuesto, cualquier medida de éxito electoral a corto plazo no debe confundirse con un ataque efectivo al régimen, como demuestra el legado de Reagan. Aunque Lucchese sugiere que sus líderes conservadores favoritos «prefirieron a Washington y la Revolución Americana a Lenin y la Revolución Rusa», la realidad es que cualquier victoria de los conservadores del siglo XX no ha logrado evitar una América que está posiblemente tan lejos de sus primeras raíces republicanas como lo está la Rusia moderna. Atrás ha quedado el respeto angloliberal por los derechos de propiedad, la meritocracia y la virtud cristiana. En su lugar hay un régimen de derechos civiles, guiado por un ethos progresista destructivo de deferencia hacia los expertos acreditados por el Estado e impulsado por una agenda igualitaria que Rothbard identificó como una revuelta contra la naturaleza.

James Lindsay sugiere que el estado actual de América es culpa del marxismo. Gottfried lo ve como la consecuencia natural del liberalismo moderno, que abandonó su fundamento original de derechos de propiedad y moral bíblica en favor de una democracia social armada con un igualitarismo cultural impuesto por los derechos civiles. Por desgracia, la mayoría de los «liberales clásicos» modernos, como Lindsay, han hecho las paces con esta decadencia intelectual. Para los liberales clásicos como Lindsay, la solución a la izquierda moderna despierta no es una derogación del siglo XX, por la que abogaba Rothbard, sino más bien un restablecimiento cultural a una América pre-despertada. Destruir la creación moderna de directrices financieras ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) y de departamentos académicos de diversidad, equidad e inclusión (DEI), pero mantener en su lugar los fundamentos del régimen moderno de derechos civiles, mantenido por un sentido razonado de imparcialidad liberal secular.

Este enfoque, común entre los «liberales clásicos» modernos, una etiqueta que se entiende mejor como una forma de distanciarse de las tendencias contemporáneas de la izquierda y la derecha, no identifica hasta qué punto el control del poder por parte de la izquierda moderna se sustenta precisamente en este marco subyacente de derechos civiles. Esta es la razón por la que tanto paleolibertarios como paleoconservadores advirtieron hace décadas sobre los incentivos básicos de un Estado socialdemócrata capaz de recompensar con privilegios políticos a una creciente colección de grupos demográficos específicos.

Como Rothbard identificó en un artículo del Reporte Rothbard-Rockwell titulado «¡Kulturkampf!»:

El gobierno ha sido utilizado para crear un falso conjunto de «derechos» para cada grupo víctima designado bajo el sol, para ser utilizado para dominar y explotar al resto de nosotros para la ganancia especial de estos grupos mimados. . . . El asalto sigue y sigue: y en cada caso el gobierno, los tecnócratas, los «terapeutas» oficiales y la maligna Nueva Clase se conceden a sí mismos y a los grupos de víctimas acreditados un poder cada vez mayor para explotar, dominar y saquear a un grupo cada vez más reducido de: padres varones de mediana edad, blancos, angloparlantes, cristianos y especialmente heterosexuales. ¿Guerra cultural? Se inició hace décadas y los liberales estaban casi en la fase de limpieza antes de que los oprimidos despertaran por fin.

Esto fue escrito en 1992 en respuesta a la administración Clinton, que Lindsay todavía cree que la Derecha odia por razones «fabricadas». En opinión de Lindsay, el paleolibertarismo promovido por Rothbard y Lew Rockwell en los 1990, centrado en la restauración de un orden basado en los derechos de propiedad y en el respeto por el conservadurismo cultural y el papel de la Iglesia, es «claramente hostil» a su forma de «liberalismo». También critica a Rothbard por ser «muy... religioso», una crítica que confundiría a los conocedores de su biografía pero que podría haber complacido a su esposa cristiana, Joey.

Lindsay fue menos caritativo con el análisis de Gottfried sobre el wokeismo, tachándolo de «idiota».

Estas críticas recientes al paleoconservadurismo no significan, sin embargo, que no haya posturas contrarias a la ortodoxia paleoconservadora común que merezcan un duro rechazo. Aunque el Club John Randolph permitió una importante polinización cruzada entre paleoconservadores y paleolibertarios en cuestiones de estrategia y otros intereses complementarios, el enfrentamiento en cuestiones económicas continúa hoy en día. Destacados líderes paleoconservadores como Francis y Pat Buchanan desestimaron el valor de los «economistas austriacos muertos», una ocurrencia que perdura a través de los comentarios ocasionales de Tucker Carlson y Steve Bannon.

El resultado ha sido un punto ciego que favorece diversas formas de proteccionismo, regulaciones antimonopolio y otras intervenciones económicas esgrimidas por el régimen federal para recompensar a quienes están dispuestos a cumplir sus órdenes y castigar a las empresas incumplidoras, tal y como siempre pretendieron los políticos progresistas.

El nuevo interés de los jóvenes derechistas por el paleoconservadurismo hace que otras organizaciones intelectuales intenten aprovechar las críticas «populistas» al «libertarismo» para impulsar sus propios programas que comparten este mismo rechazo del libre mercado en favor de un intervencionismo económico agresivo. American Compass ha publicado recientemente un ambicioso programa político para «reconstruir el capitalismo americano», que pretende promover una agenda neohamiltoniana para el siglo XXI.

Curiosamente, los capítulos del manual político sobre la cuestión de «¿Qué le ha pasado al capitalismo?» y el tema más amplio de la financiarización no mencionan en absoluto la política monetaria ni el papel de la Reserva Federal. Ignorar el papel de la captura del dinero y la banca por parte del régimen, defendida por los líderes de la tradición nacionalista económica que pretenden revivir, en la subvención y cartelización de la clase empresarial americana permite al proyecto American Compass justificar sus ataques preferidos al capitalismo del laissez-faire.

En última instancia, es la batalla sobre la captura del dinero y la banca por parte del régimen lo que es necesario para eliminar los incentivos económicos que han permitido a la ideología del Estado capturar el poder financiero de las naciones.

Merece la pena señalar las diferencias en los objetivos declarados de los paleoconservadores y de los nacionalistas económicos de American Compass. Los paleoconservadores suelen expresar su deseo de proteger la vida provinciana de las sociedades rurales y agrarias en la tradición jeffersoniana. Los nacionalistas económicos modernos, por el contrario, favorecen planes más ambiciosos de poder industrial nacional y se sienten mucho más cómodos en compañía cosmopolita.

La adopción de lo que Hans-Hermann Hoppe ha denominado «nacionalismo social» sólo servirá como una amenaza continua para los objetivos de los paleoconservadores, manteniendo un sistema financiero que recompensa el tamaño económico y la alineación ideológica con Washington, socavando a los propietarios de pequeñas empresas en los pueblos y ciudades más pequeñas de América, y erosionando los ingresos y ahorros de los americanos que no están en condiciones de aprovechar los auges y caídas especulativos creados por las políticas de la Reserva Federal. Los nacionalistas económicos, por el contrario, siempre se verán incentivados a abandonar las cuestiones de la guerra cultural conservadora para dirigir mejor la maquinaria federal existente hacia su propia marca preferida de reformas económicas centralizadoras. Para revertir el triunfo del progresismo moderno, lo que se necesita es un respeto reaccionario radical por una sociedad de propiedad privada y por el papel de las instituciones cívicas, étnicas y religiosas que pueden florecer sin los desafíos de un Estado socialdemócrata rival.

Esto exigiría rechazar el régimen jurídico moderno de los derechos civiles, algo que no interesa a los conservadores modernos al estilo de Buckley, a los liberales al estilo de Lindsay, a los nacionalistas económicos y a los «postliberales» modernos como Patrick Deneen. Por el contrario, éste ha sido durante mucho tiempo un punto de acuerdo entre paleoconservadores y paleolibertarios.

Para amenazar seriamente al régimen, hay que atacarlo de raíz. Por eso debemos tomarnos los asuntos económicos tan en serio como los asuntos de decadencia cultural. Más paleoconservadores harían bien en seguir el ejemplo de Paul Gottfried y rendir respeto a esos «austriacos muertos hace tiempo».

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows