Mises Wire

El decoro impulsa el engaño de DC

Durante el discurso del martes sobre el Estado de la Unión, el presidente Joe Biden soltó una serie de aullidos que acabaron provocando el abucheo de los congresistas Republicanos. Los expertos se apresuraron a condenar la reacción contra Biden: «Han visto auténtica basura blanca», declaró James Carville en MSNBC. Carville, que fue el sicario del presidente Bill Clinton, afirmó que tenía «el equivalente a un doctorado en basura blanca». Cuando Paula Jones acusó a Clinton de agresión sexual en 1994, Carville respondió: «Si arrastras billetes de 100 dólares por parques de caravanas, no sabes lo que encontrarás».

El revuelo causado por los abucheos al Estado de la Unión ilustra cómo las normas de decoro en DC pueden subvertir cualquier esfuerzo por poner correa a los políticos.

Los expertos estaban mucho más disgustados por la reacción de los Republicanos durante el discurso que por la valla metálica negra de dos metros de altura que se levantó rápidamente alrededor del Capitolio antes de la visita de Biden al Capitolio. Era el tercer año consecutivo que el Congreso se atrincheraba para una comparecencia de Biden. Cuando la valla (instalada inicialmente tras el enfrentamiento del 6 de enero de 2021 en el Capitolio) se volvió a levantar el año pasado, la representante Eleanor Holmes Norton (D-DC), se quejó el año pasado de que el vallado «hace que los Estados Unidos parezca un régimen totalitario que intenta mantener fuera a su propia gente». La Unión Americana de Libertades Civiles declaró que el hecho de que el Congreso se esconda tras una valla proyecta «el tipo de mensaje que envían los jefes de regímenes autocráticos al enclaustrarse lejos de sus poblaciones en fortalezas blindadas». Pero los Guardianes del Decoro de Washington no tuvieron problemas con el «escaparatismo» que impide a la gente común acercarse al «Templo de la Democracia» cuando se están celebrando ritos sagrados.

Los discursos sobre el estado de la Unión colocan a los presidentes en un pedestal y se supone que los ciudadanos de bien deben sentir temor o, al menos, reverencia hacia el comandante en jefe. Durante una noche, los ciudadanos están obligados a tragarse sus promesas de resolver todos los problemas de la nación. Pero esta prerrogativa da derecho a engañar al pueblo americano. Lo que es bueno para Washington no es bueno para la democracia. La deferencia ha producido un desastre tras otro.

En su discurso sobre el Estado de la Unión de 1996, el presidente Bill Clinton anunció que «la era del Gran Gobierno ha terminado». En su discurso del Estado de la Unión del año siguiente (después de ser reelegido), Clinton abrió las compuertas, pidiendo una «cruzada nacional por los estándares educativos», creando un «ejército ciudadano» de un millón de tutores voluntarios, instando a las subvenciones federales para los seguros de salud privados, criminalizando a cualquier padre que cruzara una frontera estadual supuestamente para evitar pagar la manutención de sus hijos, abogando por una enmienda constitucional para los «derechos de las víctimas», e intensificando la guerra contra las pandillas y la guerra contra las drogas, así como ampliando la OTAN.

En su discurso sobre el Estado de la Unión de 2002, el presidente George W. Bush reveló que Irak, Irán y Corea del Norte formaban un «eje del mal». Bush puso a la nación en la senda de una guerra ruinosa de la que Oriente Medio aún no se ha recuperado.

En su discurso sobre el Estado de la Unión de 2016, el presidente Barack Obama notificó al Congreso que
«hay normativas obsoletas que deben cambiarse». En ese momento llevaba siete años como presidente, pero al parecer consideraba que todo su tiempo anterior en la Casa Blanca había sido un «mulligan», un golpe de golf que falló y que se puede ignorar educadamente.

En su Estado de la Unión de 2019, el presidente Donald Trump agitó una varita mágica retórica para proclamar que los americanos «permanezcan libres» de la «coerción, dominación y control del gobierno.» (Mucha gente se enfadó porque critiqué la patraña de Trump en un artículo de Mises).

Biden soltó muchos aullidos en su discurso del martes. También se puso el manto de terapeuta en jefe, un papel en el que fue pionero el Presidente Bill «Feeling Your Pain» Clinton. Biden declaró que los americanos habían perdido su «orgullo» y su «sentido de la autoestima». Pero gracias a los interminables decretos e intervenciones de Biden, la gente podría volver a respetarse a sí misma

En su discurso sobre el Estado de la Unión del año pasado, Biden declaró: «Cuando los dictadores no pagan un precio por su agresión, siguen avanzando». Por eso los Fundadores promulgaron la Carta de Derechos para ponerle correa a Washington. El profesor de Derecho Jonathan Turley observó: «El presidente Biden tiene posiblemente el peor historial de derrotas en [tribunales federales] los dos primeros años de cualquier administración presidencial reciente.» Y su lista de apropiaciones de poder previstas en su SOTU indica que «seguirá avanzando».

Las normas de decoro de Washington para debatir la política exterior prácticamente garantizan que las mentiras presidenciales recibirán un pase, independientemente de cuántas personas perezcan como resultado de su perfidia. Por ejemplo, los medios del establishment se mostraron descaradamente cobardes cuando Bush engañó a América para que entrara en la guerra de Irak. El jefe de la CNN, Walter Isaacson, explicó: «Especialmente justo después del 11-S. . . . Había una sensación real de que no se es tan crítico con un gobierno que nos dirige en tiempos de guerra». Jim Lehrer, presentador del Newshour de la PBS, subvencionado por el gobierno, justificó su doblegamiento en 2004: «Habría sido difícil celebrar debates [sobre la invasión de Irak] . . habría sido necesario ir contra la corriente». Cuando los periodistas desenterraban la verdad, los editores a veces ignoraban o enterraban sus informes. El corresponsal del Washington Post en el Pentágono, Thomas Ricks, se quejaba de que, en el periodo previo a la invasión EEUU de Irak, «había una actitud entre los editores: 'Mira, vamos a la guerra, ¿para qué nos preocupamos de todas estas cosas contrarias?». La corresponsal del New York Times en la Casa Blanca, Elisabeth Bumiller, explicó la conducta de la prensa en una rueda de prensa de Bush justo antes de invadir Irak: «Creo que fuimos muy deferentes porque... nadie quería entrar en una discusión con el presidente en este momento tan serio». La presentadora de noticias de la NBC Katie Couric declaró que había presiones de «las corporaciones propietarias de donde trabajamos y del propio gobierno para aplastar realmente cualquier tipo de disidencia o de cuestionamiento» de la guerra de Irak.

A pesar de la debacle de Irak, el establishment de Washington siguió más preocupado por las ofensas al decoro que por las atrocidades contra los derechos humanos. En diciembre de 2014, el Comité de Inteligencia del Senado publicó finalmente un resumen de seiscientas páginas de su informe sobre el régimen de tortura de la CIA. Los abusos de la CIA incluían muertes por hipotermia, alimentación rectal de los detenidos a modo de violación, obligar a los detenidos a permanecer de pie durante largos periodos con las piernas rotas y docenas de casos en los que se maltrató sin sentido a personas inocentes. Desde el principio, el programa estuvo protegido por falanges de funcionarios federales mentirosos. Un comentario del New Yorker señalaba que «las comparaciones con las torturas nazis y comunistas» se trataron como «una especie de salvaje violación del decoro». El presidente Obama dio una rueda de prensa justo después de que se publicara el informe, y justo antes de irse de vacaciones a Hawai. En lugar de preguntarle sobre el informe de torturas y el papel de la Casa Blanca en el intento de suprimir las pruebas, los periodistas de la Casa Blanca le gritaron: «¿Cuál es su propósito para el Año Nuevo?»

En realidad, la violación más peligrosa del decoro en la democracia americana hoy en día es el omnipresente secretismo federal. ¿Está el presidente Biden arrastrando imprudentemente a EEUU a una guerra con Rusia, Irán o China? Los americanos de a pie no tienen forma de saberlo porque los federales están creando billones de páginas de nuevos secretos cada año, ocultando casi todas las decisiones más controvertidas de política exterior. Los americanos ni siquiera tienen derecho a saber si su gobierno voló el gasoducto Nord Stream de Rusia a Europa. En lugar de autogobierno, la élite de Washington ofrece una parodia de democracia en la que los ciudadanos son responsables de cualquier desastre que sus gobernantes inflijan secretamente al mundo.

Pero volvamos al Estado de la Unión. Hay una solución fácil para evitar futuras violaciones del decoro por parte de miembros irritados del partido de la oposición. El presidente debería comenzar su discurso prestando el mismo juramento de honestidad que se exige habitualmente a los testigos en las audiencias del Congreso. Si un presidente hace una declaración falsa en el discurso sobre el Estado de la Unión, podría ser procesado y enfrentarse a penas de hasta cinco años de prisión. La disposición podría redactarse de forma que permitiera demandas ciudadanas que el Departamento de Justicia no pudiera sofocar para escudar los engaños presidenciales.

Personalmente, me parecería mucho más satisfactorio que gritar al presidente.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows