Mises Wire

Después de Trump, ¿qué?

El caso contra Clevinger estaba abierto y cerrado. Lo único que faltaba era algo de lo que acusarle.

—Joseph Heller, Catch-22

Los austriacos lo llaman preferencia temporal alta. En psicología es un área de investigación llamada orientación futura. El famoso entrenador de fútbol americano George Allen lo expresó así: «El futuro es ahora». Casi todo el mundo parece haber nacido con ella, y un número cada vez mayor no la supera.

Hoy, en la política americana, es más fuerte entre una facción en particular: los partidarios de Donald Trump. Lo quieren ahora. Cualquier retraso asegura la destrucción del país. Trump y sólo Trump limpiará la casa, y la casa que hay que limpiar apenas está en pie. Seguir el protocolo del gobierno significa que pasará un año entero antes de que Trump pueda empezar a salvarnos, si es que es elegido. Eso es inaceptable. Para entonces, nuestra casa será una ruina humeante.

Como saben todos menos los avestruces, los prevaricadores de Joe Biden están haciendo todo lo que pueden para enterrar lo que queda de Occidente, incluida su gente, mientras aumentan la perspectiva del Armagedón nuclear. No es torpe ignorancia. Es malicia.

Sócrates estaba equivocado. Algunas personas quieren hacer el mal.

Lo vemos en sus ataques a Trump. Mantenerlo en la corte —que sea en las cortes, en plural. Mantenlo fuera de las urnas. Si mencionan su nombre, escupan sobre él. Alquitranen a sus partidarios.

Sin duda, alguien tan malvado como Trump debe ser culpable de múltiples crímenes atroces. Sigue buscando hasta que los encuentres. O al menos uno.

Y si no puedes encontrar nada, invéntalo. Sigue inventando hasta que sea eliminado como contendiente.

Sólo que, por supuesto, no funciona y parece que le sale el tiro por la culata.

Si Trump sigue por ahí en noviembre siempre queda el viejo recurso, las elecciones. ¿Quién se encarga de las encuestas? Ni yo, ni probablemente tú. ¿Cuál es su política? Los RINO estarán encantados de ayudar por el efecto bipartidista. Los trabajadores electorales agradecen los horarios tardíos. Así funciona la democracia.

Si todo lo demás falla, siempre hay una bala. ¿Quién dijo eso? El cofundador del Proyecto Lincoln anti-Trump, Rick Wilson. Así funciona la democracia cuando a ciertas personas no les gustan los resultados.

Si buscan una solución segura, es ésta. Tal vez.

Si algún acontecimiento pudiera desencadenar un malestar político masivo, sería un asesinato. Los partidarios de Trump suelen ir armados, pero Biden les recuerda que él tiene armas más grandes. ¿Manejadas por quién? ¿Por qué apoyaría un soldado a Biden tras su desastrosa retirada de Afganistán?

La banda de Biden lo sabe, por supuesto. Es mucho más fácil apagar Internet. ¿Podría ser que los que temen que Trump pulse el interruptor en realidad estén sugiriendo que Biden lo haga primero?

¿Y si gana Trump?

Es posible, dado el vitriolo público contra Biden, especialmente entre los votantes jóvenes, y la amplia percepción de que las tácticas anti-Trump tienen motivaciones políticas, que Trump gane. ¿Y después?

Simple. Sigue pataleando y gritando.

Los guerreros anti-Trump nunca cederán. No es la democracia lo que temen perder, ya que no la practican, sino perder el triunfo del colectivismo llamado Gran Reinicio. Incrustado en ese triunfo está la muerte del capitalismo.

Aunque Trump consiga deshacer parte del daño de Biden, ¿cuánto durará? Si envía a los ilegales a casa, volverán más tarde. Los sacerdotes del cambio climático aullarán hasta que vuelva a estar fuera de la oficina, aunque las estufas de gas sigan en el mercado.

Algunas cosas serán difíciles de cambiar, como toda la degeneración woke. La diversidad, la equidad y la inclusión no desaparecerán, aunque los aviones empiecen a estrellarse.

Sólo si ordena que todas las tropas regresen a casa podrá mantener a los EEUU fuera de las guerras extranjeras. Ahora mismo, los EEUU tiene unas 750 bases militares en el extranjero repartidas por ochenta países. Esa nunca ha sido una estrategia para la paz.

Pero la paz no es el principio rector. Los lucros de la guerra caerían en picado si los EEUU se ocupara de sus propios asuntos. ¿Cómo de poderoso es el lobby de la guerra? ¿O el estrangulamiento israelí? Puede que Trump sea lo bastante fuerte como para hacerles frente. ¿Pero su sucesor?

Los cambios de Trump, por muy aliviadores que fueran, no durarán en una sociedad en la que demasiada gente no los quiere.

¿Qué tal un divorcio nacional? Se ha mencionado pero nunca se ha explicado. ¿Tendríamos a los deplorables en una parcela (de alguna manera) y a los wokesteristas en otra (de alguna manera) colindante?

El acuerdo suena tentador, pero está lleno de agujeros. Éste es el mayor: los wokesteristas necesitan a los deplorables para explotar. Como deploran el mérito, los wokesteristas necesitan almuerzos gratis. Por sí solos descubrirían que no los hay.

Conclusión

La clase política decidió nuestro destino hace mucho tiempo al crear la Reserva Federal, abandonar el dinero honesto (oro) y poner en marcha su imprenta con champán o whisky. Se puede argumentar que todo empezó antes de 1913, con la propia Constitución. Creo que es un buen argumento. No obstante, el castillo de naipes que se alza ahora no durará.

Aquellos que se hayan preparado para el colapso tendrán muchas posibilidades de sobrevivir y luego reconstruir una economía de mercado sólida con el Estado relegado a la historia. Espero que sea un reto largo y doloroso.

El colapso y la recuperación acabarán por «divorciar» a ambas partes.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows