Mises Wire

Anthony Fauci: capitán del capitalismo de amigotes médico

The Real Anthony Fauci: Bill Gates, Big Pharma, and the Global War on Democracy and Public Health
por Robert F. Kennedy Jr.
Skyhorse Publishing, 2021; 449 pp.

 

The Real Anthony Fauci es un libro iconoclasta que mata suficientes vacas sagradas como para mantener los congeladores de McDonald's abastecidos durante años. Aunque Kennedy ha sido tachado a menudo de «antivacunas», no hay ninguna incoherencia lógica en apoyar la idea de las vacunas en general y ver también los problemas con vacunas específicas. Sin embargo, su crítica directa a las vacunas del covid es una parte más pequeña de este libro de lo que uno podría pensar.

Más que criticar las vacunas, este libro expone la carrera de Anthony Fauci como un caso de estudio del capitalismo de amigotes. Los actores clave son las agencias reguladoras del gobierno dirigidas por Fauci y las principales compañías farmacéuticas. Las grandes farmacéuticas persiguen la agenda de Fauci y él la suya. Kennedy expone con minucioso detalle los entresijos de este proceso. Un mecanismo clave es el sistema de IP (investigador principal). Los IP son médicos que actúan para las compañías farmacéuticas y que son contratados para realizar ensayos clínicos. A través de los IP, Fauci controla la dirección de la mayor parte de la investigación biomédica estadounidense (pp. 135-36). A los que no están de acuerdo con Fauci se les niega la financiación, lo que disminuye en gran medida, si no destruye, sus carreras, o se guardan sus ideas heterodoxas como precio para mantener sus carreras.1

En cuanto a las vacunas del covid, Kennedy definitivamente encuentra un fallo en el proceso por el que fueron llevadas al mercado. Señala correctamente que la velocidad vertiginosa de ese proceso hizo casi imposible determinar su seguridad a largo plazo. Los ensayos clínicos diseñados para durar tres años fueron declarados exitosos después de sólo seis meses. A los seis meses, todos los miembros del grupo de control fueron vacunados, lo que eliminó la comparación de los efectos adversos con el grupo de prueba (p. 72). Esta crítica es la opuesta a la más típica que se hace a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que se demora en la aprobación de nuevos productos, lo que provoca sufrimientos y muertes innecesarias que podrían evitarse con una aprobación más temprana.2

La supresión del uso fuera de etiqueta de las terapias existentes hidroxicloroquina e ivermectina para tratar el covid es otra herramienta utilizada por los capitalistas amigotes.3  El uso fuera de lo indicado de los medicamentos de prescripción aprobados por la FDA es perfectamente legal. La verdadera razón de la supresión de estos medicamentos no es que se utilicen fuera de lo indicado, sino que no están patentados y, por lo tanto, no aportan nada a los beneficios de sus productores. La eliminación de los competidores de las terapias patentables fuera de la etiqueta permite a estos últimos obtener enormes beneficios.4  No hay nada malo en los beneficios, incluso masivos, obtenidos en una competencia libre y abierta. Gracias a Fauci, el mercado del tratamiento contra el covid era todo menos libre y abierto.

Fauci suprimió el uso de la hidroxicloroquina fuera de la etiqueta alentando a que se retiraran los debates sobre ella de las redes sociales, saboteando sus ensayos clínicos al probar dosis seis veces superiores a las recomendadas (p. 26), y retirando del mercado sesenta y tres millones de dosis del medicamento, a salvo de los enfermos de covid que podrían haber ayudado (p. 28). Fauci también dio cobertura a los que amenazaron a médicos y farmacéuticos con perder sus licencias y puestos de trabajo por recetar y dispensar hidroxicloroquina para el covid (pp. 31-32). La historia de la ivermectina es similar.

Los reguladores dieron una ventaja al remdesivir, un fármaco al que le quedan más de quince años de protección de patente. El ensayo ACTT-1 de remdesivir no logró su objetivo principal de reducir la mortalidad por covid. Lo mejor que pudo hacer fue mostrar una reducción estadísticamente significativa de las estancias hospitalarias de quince a diez días (p. 65). Para arrojar más luz sobre la conveniencia de la aprobación de la FDA, un estudio chino publicado en The Lancet descubrió que el remdesivir no cumple los criterios de seguridad ni de eficacia para su aprobación (p. 66). De hecho, tuvo efectos secundarios lo suficientemente graves en el 12% de los pacientes como para retirarlos de los ensayos, en comparación con sólo el 5% en el grupo de placebo. ¿Dejó Fauci que esto se interpusiera en el camino de la aprobación del remdesivir? Por supuesto que no. En su conferencia de prensa del 29 de abril de 2021 en la Casa Blanca, ignoró los resultados chinos y, sobre la base de dos débiles ensayos estadounidenses que aún no habían sido sometidos a revisión por pares, anunció que el remdesivir sería a partir de entonces el nuevo «estándar de atención» (p. 66).

Este es sólo el capítulo 1, que podría constituir un libro completo por sí solo. Los capítulos que siguen a esta discusión relatan lo que llevó a Fauci a manejar mal el covid. En concreto, señalan el estallido del sida a principios de la década de 1980, cuando Fauci desarrolló su libro de jugadas para suprimir la disidencia y oponerse a la reutilización de medicamentos ya aprobados para el tratamiento temprano.

A continuación, Kennedy apunta a Bill Gates por ignorar el derecho de los participantes en ensayos clínicos en África e India a un consentimiento informado, imponiéndoles subrepticiamente medidas de control de la población, y por no dedicar ninguno de sus vastos recursos a medidas de salud pública no farmacológicas como el agua potable y la nutrición adecuada. Un breve capítulo sobre episodios anteriores de infecciones víricas que se desarrollaron por sí solos antes de que la población pudiera ser azotada por el miedo que se desarrolló en 2020 y un capítulo más largo que ilustra el desarrollo de las armas biológicas y el solapamiento sustancial, tanto en personal como en métodos, entre el complejo militar-industrial y el complejo farmacéutico-industrial completan el libro.

Aunque Kennedy plantea preguntas importantes y da muchas respuestas plausibles al atacar sus objetivos, no todos sus golpes atinan. En la página 77, Kennedy critica a Pfizer por dar a conocer una muerte en el grupo de la vacuna frente a dos en el grupo del placebo, diciendo que su vacuna reduce el riesgo de muerte a la mitad. El artículo que Kennedy cita en realidad no saca la conclusión de la que le acusa. Para citarlos, «Las causas de muerte estaban equilibradas entre los grupos de BNT162b2 y de placebo (Tabla S4)». Para agravar esto, en la siguiente página Kennedy comete el mismo error por el que critica a Pfizer, citando cinco veces más fallos cardíacos en los que tomaron la vacuna que en los que no se vacunaron, una diferencia estadísticamente insignificante por debajo del 0,002 por ciento (p. 78).

Kennedy se contradice al castigar a Bill Gates por una vacuna contra el VIH y unos medicamentos antivirales que considera perjudiciales5  mientras que al mismo tiempo le echa en cara que se niegue a renunciar a sus patentes sobre esos tratamientos (pp. 303-04). Si realmente piensa que las vacunas contra el covid causan niveles inaceptables de muerte y lesiones (pp. 87-91) y no reducen la mortalidad del covid (p. 305), ¿cómo puede argumentar a favor de una acción que imponga más de estos medicamentos a los sufridos pueblos de África e India?

Este es el primer libro que he leído en el que he observado un reto a los destinatarios de sus páginas para que envíen sus críticas y correcciones al autor, que promete tratarlas adecuadamente (p. xiii). Espero que muchos lo acepten. El último defecto del libro que quiero mencionar, y que puede dificultar que el autor acepte su reto, es que carece de índice. ¿De qué sirve la riqueza de detalles que ofrece este libro sin una forma de acceder a ellos fácilmente? ... sobre todo cuando contiene tanto que vale la pena acceder a él.

A pesar de los problemas a los que me he referido, creo que los elementos centrales de The Real Anthony Fauci son correctos. Kennedy ha demostrado un gran valor al seguir los hechos hasta un lugar donde los liberales de gran gobierno como él normalmente se resistirían a ir. La crítica a unos pocos individuos ávidos de poder y venales como Fauci y Gates, aunque sea bienvenida, no es suficiente. Si estos dos hombres dejaran la vida pública mañana, sería poco probable que fueran reemplazados por gente mejor. Tal vez algún día Kennedy vaya más allá de ver que el gobierno tiene un papel legítimo en la medicina que simplemente está corrompido por unos pocos individuos y llegue a la tierra prometida de entender que el estado es una institución inherentemente corrupta que arruina todo lo que toca.

  • 1Véase el tratamiento dispar de Peter Duesberg, que se opuso a la opinión de Fauci sobre la causa del SIDA, y de Robert Gallo, que la defendió durante décadas, hasta que los científicos Papadopulos y Turner, fuera del alcance de Fauci en Australia, reivindicaron la opinión de Duesberg (pp. 210-21).
  • 2Véase, por ejemplo, el análisis de Robert Higgs sobre la FDA en Against Leviathan: Government Power and a Free Society (Oakland, CA: Independent Institute, 2004).
  • 3El uso de un medicamento fuera de lo indicado significa utilizar un medicamento aprobado por la FDA para una enfermedad para tratar otra.
  • 4En el caso de las vacunas del covid, se fue más allá. Para comercializar estas vacunas sin llevar a cabo el programa normal de ensayos clínicos, las vacunas recibieron inicialmente una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) en lugar de una aprobación completa. La EUA sólo puede concederse cuando no hay tratamientos seguros y eficaces ya en el mercado. La supresión del tratamiento fuera de la etiqueta era necesaria para garantizar que se cumpliera esta condición. Véase «Emergency Use Authorization», U.S. Food and Drug Administration, modificada por última vez el 4 de febrero de 2022.
  • 5«Podría decirse que es el peor de un largo desfile de planes occidentales paternalistas por parte de imperialistas, aventureros avariciosos, estafadores, intrigantes, charlatanes, pícaros de doble cara, y tontos bienintencionados que regularmente prometen acabar con el sufrimiento africano» (p. 300).
image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows