Mises Wire

¡Aclama a los especuladores! Ellos toman los riesgos económicos necesarios en nuestra economía

Mises Wire J.W. Rich

Hay pocos individuos tan denostados y vilipendiados en nuestra era moderna como los especuladores. Las turbulencias económicas de todas las formas y tamaños recaen directamente sobre sus hombros. ¿Por qué tenemos recesiones de vez en cuando? Por culpa de los especuladores irracionales, por supuesto. ¿Por qué existen las burbujas económicas? Por un exceso de especulación salvaje, sin duda. ¿Por qué suben tan rápido los precios? Por la incesante actividad de los especuladores, sin duda. Sin embargo, la opinión pública rara vez se pregunta si el especulador sirve para algo. La mayoría cree que es un parásito inútil e indeseado en la sociedad, pero ¿es realmente así?

En primer lugar, ¿qué es un especulador? Un especulador es alguien que apalanca dinero sobre el resultado de acontecimientos futuros. Se puede especular sobre casi cualquier cosa imaginable: que una empresa tendrá éxito, que una empresa fracasará, que la economía estará en auge, que la economía se hundirá, y así sucesivamente. Si un especulador acierta relativamente más en su visión del futuro, ganará dinero. Si acierta relativamente menos, perderá dinero. En esencia, el especulador valora cuáles serán las condiciones futuras del mercado e invierte de acuerdo con ese juicio.

Con esta descripción del papel del especulador, son comprensibles los cargos que se le imputan. El especulador no produce ni crea nada. ¿Para qué necesitamos especuladores? Si lo que todo el mundo dice de ellos es cierto, parecen dar muchos más problemas de los que valen. Podemos ver claramente la finalidad económica de los agricultores, panaderos, fabricantes, etc., pero ¿a qué finalidad económica sirve el especulador?

En primer lugar, hay que señalar que el especulador con su visión de futuro no es único desde el punto de vista económico. Toda acción, incluida la acción en los mercados, es siempre prospectiva. La acción en sí es el deseo de utilizar medios para alcanzar fines. Esta interacción de medios y fines es una interacción de causa y efecto. Las causas y los efectos nunca se producen simultáneamente, lo que significa que es inevitable que transcurra cierto tiempo. Este inevitable paso del tiempo se aplica a toda acción. Dado que la acción se basa en estas relaciones de causa y efecto, la propia acción no puede evitar el paso del tiempo. La acción siempre mira hacia el futuro, aunque sea un futuro muy próximo. Esto también se aplica a las acciones en los mercados; la compra y la venta, ya sea para la producción o para el consumo, siempre están orientadas hacia el futuro.

Aun así, no todos somos especuladores. Podemos especular con nuestras acciones, pero esto es cualitativamente diferente a hacerlo como profesión. Dado que la especulación forma parte de nuestra vida cotidiana, ¿qué valor social tiene la especulación realizada en busca de dinero? ¿Qué hace el especulador por cualquiera de nosotros?

El especulador, en sus estimaciones y valoraciones, altera los precios de mercado para que tengan en cuenta no sólo la información sobre el presente, sino también la información sobre el futuro. Por ejemplo, supongamos que los científicos anuncian que una enfermedad mortal ha empezado a extenderse entre los cultivos de fresas y que, dentro de varios años, será cada vez más difícil encontrar fresas. En ese momento, el especulador entra en acción. Empezará a comprar muchas de las fresas que se venden ahora con la esperanza de venderlas más tarde a un precio más alto. Este aumento de la demanda actual, junto con la disminución de la oferta, aumentará el precio de las fresas. Este precio más alto, sin embargo, actúa como una señal.

Dado que las fresas están a punto de volverse mucho más escasas, es importante conservarlas ahora mientras las tengamos para que no desaparezcan del todo cuando la enfermedad haga estragos por completo. Ahora se consumen menos fresas, pero más adelante habrá más. En esencia, esa información sobre las futuras cosechas de fresas se tiene ahora en cuenta en los precios actuales. ¿Quién es el responsable de este cambio de precios? El especulador.

Suponiendo que el especulador tenga razón en nuestro ejemplo y las fresas escaseen en un futuro próximo, podrá vender sus fresas a un precio superior al que pagó inicialmente por ellas, lo que le reportará un beneficio. Si, por el contrario, los científicos estuvieran equivocados y la cosecha de fresas siguiera siendo tan abundante como siempre, no ganaría nada o incluso perdería dinero debido al aumento de la oferta de fresas que ahora se vierten en el mercado, lo que hace bajar el precio.

Dado que el papel del especulador es contribuir a que los precios de mercado se ajusten a la información presente y futura, ¿a qué beneficio económico sirve esto? Uno de los beneficios que ya hemos enumerado es que los precios de mercado reflejan ahora la escasez de un producto no sólo en el presente, sino también en el futuro. Esta transmisión intertemporal de información da a los individuos la oportunidad de planificar sus decisiones de compra y venta intertemporalmente. Otra ventaja es que, a medida que estos precios de mercado se modifican en función de las nuevas aportaciones de información, los empresarios pueden alterar en consecuencia sus planes de producción. Si el precio de un producto aumenta porque se percibe una escasez futura, los empresarios se sentirán atraídos por ese campo para producir más cantidad de ese bien o servicio en el futuro, paliando esa mayor escasez.

En nuestro ejemplo, es una apuesta segura creer en lo que dicen los científicos y que el especulador actúe en consecuencia. En el mundo real, sin embargo, predecir los acontecimientos futuros del mercado rara vez es tan sencillo. Los especuladores nunca son perfectos, e incluso los mejores pierden dinero de vez en cuando. Sin embargo, el dinero que ganan no es arbitrario. Refleja la precisión con la que ayudan a reflejar la información futura en los precios actuales. El especulador, a pesar de los interminables insultos y vitriolo que se le lanzan, presta un servicio inestimable a la economía de mercado.

Simple y llanamente, el especulador ha recibido una inmerecida mala reputación. La razón no es la teoría económica, sino la falta de ella. Cada vez que se produce una crisis económica, el público en general, analfabeto en economía como desgraciadamente es, busca naturalmente a alguien a quien culpar. Los chivos expiatorios son tan antiguos como el tiempo, y el especulador es una víctima especialmente atractiva. Aun así, merece ser absuelto de todos los cargos ante el tribunal de la opinión pública. La teoría económica no le acusa, y nosotros tampoco deberíamos hacerlo.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows